Incinoticias:Mariano Rajoy frustra el chantaje fallido de los SMS

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

El Presidente aclara todo: Todo son calumnias y mentiras, salvo alguna cosa. La segunda ya tal.
20:00 15 de julio de 2013Ciudad: Madrid; EspañaInforma: María Antonieta Marioneta

Agencia Inciclopedia Express
Rajoy.jpg

¡Don Mariano sí que mola!

Ante las últimas revelaciones de la prensa nacional sobre los supuestos mensajes telefónicos de tipo SMS intercambiados entre el Presidente del Gobierno de España y el delincuente convicto y confeso Luis Bárcenas, Don Mariano Rajoy Brey, alias Caraplasma, tranquiliza a los españoles y les transmite seguridad y estabilidad gubernamental. El chantaje fallido de Luis el Cabrón se ha visto frustrado por nuestro Presidente, en un alarde de serenidad y buen mandar. La movida esa de los sobres está claro que es mentira, y así se ha podido comprobar en las últimas ruedas de prensa que los más altos cargos de nuestro Gobierno han tenido a bien conceder a los medios, en lo que supone uno de los ejercicios de transparencia más elevados de toda la historia de la democracia.

Poniendo el tema en perspectiva

En el año 2013, a Luis Bárcenas, alias «Luis el Cabrón», alias «Luis, cariño, no me jodas y cierra la boquita» le metieron en el trullo tras veinte años como tesorero del Partido Popular durante los que, con trabajo duro y perseverancia, logró hacer acopio de un pequeño colchón de ahorrillos (50 millones de ahorrillos, exactamente). Así que Don Mariano Rajoy empezó a sentir que se le iban encogiendo los huevecillos sin razón aparente.

Luis el Cabrón, tras sopesar pros y contras, decidió que si le iban a sodomizar durante los siguientes quince años en las duchas de Soto del Real, no le vendría mal tener cerca una cara amiga con la que compartir cuitas. Así que decidió contarle al juez instructor con pelos y señales el presunto tamaño, consistencia, olor y colorido de los sobres en los que le presuntamente pasó a Don Mariano 90.000 presuntos euros en presuntos billetes de 500. Tales infundias no tardaron en ser rebatidas con toda la contundencia que se merecían por nuestro barbado mandatario.

La rueda de prensa: los puntos sobre las íes

Ante la falta de una pantalla de plasma suficientemente favorecedora, Don Mariano optó por dar explicaciones en persona junto a su homólogo polaco (que a saber cómo se llamaba), aprovechando una cumbre conjunta en la que jugaron a los chinos, vieron un partido de España de cuando jugaba el Buitre, y se tomaron un par de cervezas que, por otra parte, tampoco estaban demasiado frías. Al principio de su intervención, Don Mariano quiso bromear con la audiencia empezando su discurso en polaco para ver si la gente la tomaba con el otro, pero el verdadero polaco no quiso cargar con el muerto y desarmó sutilmente la estratagema del mandatario español lanzándole un zapato del 43.

Ya entrando en materia, Don Mariano negó toda relación con su extesorero, salvo alguna cosa. Después de decir que los SMS que le había mandado se dirigían a la bancada socialista, aceptó dos preguntas nada menos. La primera fue muy complicada, pero por suerte traía la respuesta anotada en un papelito que guardaba en el dobre fondo de su calcetín. Y la segunda ya tal.

Nuestros compañeros del Diario ABC, que tuvieron la enorme suerte de hacer la primera pregunta, se mostraron incisivos hasta la asíntota, intentando poner contra las cuerdas al Presi para ver si flaqueaba por algún lado. Pero las tablas de Don Mariano le permitieron salir airoso de tan difícil trance, con la ayuda de Dios y la verdad por delante. En aras de la estabilidad, Rajoy ha negado tajantemente cualquier posibilidad de dimisiones. Estamos más o menos seguros de que se refería a la estabilidad de sus testículos, pero nuestras fuentes no se han mostrado demasiado tajantes a este respecto.

Véase también

Herramientas personales