Incinoticias:Mujer humana y real besa a un estudiante de Informática. Y no era su madre

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Investigaciones confirman que no fue la madre quien besó al joven
17:10 6 de octubre de 2009Ciudad: Manchester; Estados UnidosInforma: Federic Bobbers

Agencia Inciclopedia Express
Beso amor.jpg

No se equivoque, no fue un beso tan romántico como este.


El descubrimiento del fuego, la Revolución Industrial, un McDonald's que sirve una hamburguesa como la del anuncio... cada cientos de miles de años, sucede algo que trastoca el futuro de la humanidad, algo irrepetible, que agita con fuerza los pilares en los que se basa nuestra vida. Esta vez el suceso ha tenido lugar en la Universidad de Manchester en California. Un suceso único en el mundo: Un estudiante de Informática ha recibido un beso.

¿Cómo pasó? (Escrito por Stephenie Meyer)

Andrew Mulberry parecía el típico alumno de Informática: solitario, apestado, alejado de la sociedad, sin amigos, deformado, tullido, amorfo y raro. El típico chico que ves por la calle y te hace pensar que tu vida no está tan mal, que podría ser mucho peor, que podría ser como la de ese chico. Sin duda, era un chico desgraciado.

Cita3.pngNo tenemos nada que decir de él. No sabíamos que existieraCita4.png
JB.jpg

Incluso en forma de botella, J.B. enamoraba a todos los hombres.

A su clase, como un milagro de Dios, asistía la única mujer de toda la facultad de Informática, J.B. (la cual no vamos a pronunciar su nombre, ya que a Julia Bobbers no le gusta nada que escribamos su nombre en la Inciclopedia). J.B. no era especialmente guapa, ni especialmente simpática, ni especialmente cuerda; mas bien todo lo contrario. Pero eso poco importa en un lugar donde ver a una mujer es igual de probable que ver a un unicornio. En la facultad de Informática, ella era todo un ángel.

Y al igual que el resto de la Facultad, Andrew se enamoró perdidamente de ella.

Cita3.pngCuando entraba en clase, el silencio y las hormonas se notaban en el ambiente. Era el sueño de todos.Cita4.png

Fueron tan fuertes los sentimientos de amor de Andrew Mulberry que se olvidó de comer durante varios días, por lo que su madre tuvo que darle los bocatas de atún con sondas. Se enamoró tan locamente, que dejó de visitar la publicidad donde le pagan un céntimo por cada click. Ya no dormía, ni jugaba con sus juguetes, ni se duchaba (aunque esto no era nada raro en él). Solo se dedicaba, enfermo de amor, a cantarle baladas a la Luna.

Cita3.pngYo supe que le pasaba algo cuando no hubo rastro alguno de porno en el historialCita4.png
Madre de Andrew sobre el enamoramiento de su hijo.

Y un día, se produjo el milagro: ¡J.B. se sentó al lado de Andrew! A este se le llenó el corazón de júbilo, la boca de saliva y las manos de sudor. De pronto, J.B sufrió un ataque de locura típico en ella, propinándole un guantazo a Andrew en la mandíbula. Este cayó inconsciente en el suelo, y ella, de pronto, besó la mejilla del chico. Para el inconsciente Andrew, ese beso lo valía todo, incluso las dolorosas operaciones que tuvieron que hacerle para recuperar la mandíbula.

Connotaciones

A pesar de que el beso fue solo causa de una debilidad mental, y que la chica huyó al instante para no volver a ver nunca más a Andrew, este es sin duda el acontecimiento del siglo. La revista "Jóvenes de hoy" afirma que "Es super total, ¿sabes?, super total", mientras que el periódico El Times admite que "Es una historia sorprendente, pero sería mejor si nombraran a Inglaterra en algún momento".

Por otro lado, informáticos de todo el globo se han puesto en huelga. Según su representante, no piensan tolerar que un niñato que ni siquiera ha acabado la carrera sea besado y ellos no. Aseguran que hasta que ellos no sean también besados, dejarán de mantener las redes sociales, y si hace falta acudirán a profesionales. Los adolescentes tiemblan, y las prostitutas se frotan las manos.

Los que también se frotan las manos son los dirigentes de las religiones, ya que después de un milagro como este, se duda que quede algún ateo en pie.

Herramientas personales