Incinoticias:Nuevo robo de isla preocupa a autoridades

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Fuertes discrepancias sobre cómo enfrentar el flagelo
15:25 11 de febrero de 2011Ciudad: Niza; Francia — Informa: Esperpento Oxímoron

Agencia Inciclopedia Express
Islaauto.jpg

Así era la isla antes del robo. Se aprecia el vehículo utilizado en el delito.

  • Cinco sujetos fueron aprehendidos anoche intentando reducir en el mercado negro una pequeña isla robada hace dos semanas de las costas del mar Mediterráneo. Para perpetrar el ilícito, los delincuentes hicieron uso del automóvil que el propietario de la isla poseía, guardando en el maletero del vehículo gran cantidad de piedras, tierra, algo de vegetación, los ladrillos de la vivienda y los enseres de la misma.
  • Hecho deja al descubierto un fenómeno en franco aumento.

Ampliación de la noticia

Para no evidenciar el delito, los antisociales abandonaron el ahora "no-lugar" guiando el automóvil a golpe de remo para no hacer ruido.

El robo de islas es una actividad muy lucrativa. Debido a lo anterior, en algunos países de Europa ha desplazado meteóricamente a flagelos como el tráfico de drogas y el tráfico en hora punta a un segundo plano de la actividad delincuencial.

Según propia confesión de uno de los imputados, "lo que obtiene mejor precio es el material rocoso y la tierra". Agregó el individuo, de iniciales C.S.M., que en comparación resulta mucho más difícil reducir televisores, equipos de audio de alta fidelidad y mobiliario fino.

Problema creciente a nivel mundial

Madonna3.jpg
Cita3.pngDespués del robo, ya no pude cantar nunca más "La Isla Bonita"Cita4.png
Madonna en 1985, cuando le usurparon su isla bonita.

Este tipo de delito ha cobrado importancia en distintas partes del mundo. En 1995 se registraron dos casos emblemáticos, cuando grupos del crimen organizado intentaron robar la Isla de Pascua y Sicilia. En el primer caso los moais impidieron la acción de los delincuentes. Distinta fue la suerte de la isla italiana, por la cual el gobierno de ese país debió pagar un rescate y bailar la tarantella durante 30 días y sus noches. Geógrafos de ese país afirman además que una vez devuelta la isla no quedó exactamente en el mismo lugar, ubicándose una mitad sobre aguas italianas y la otra sobre el mar territorial de Grecia.

Sólo este año han sido robadas 15 islas en el mar Caribe, mientras sus dueños pernoctaban o estaban ausentes por vacaciones. En el primer caso se han configurado además los delitos de secuestro o de chapuzón forzado.

Piotr Zwgyz, comisionado de la Organización Mundial Contra el Robo de Islas (OMCRI), expresándose en un inglés algo flojo, señaló anoche que dicho organismo ya está pensando en posibles estrategias para enfrentar este fenómeno. "Hay algunas mejores y otras no tanto", indica Zwgyz. "La más efectiva tiene un costo relativamente bajo y permitiría eliminar este tipo de delitos en dos años, a nivel global", continúa el representante, "pero no la implementaremos porque en tal caso el año 2013 la OMCRI debería disolverse y me quedaría sin trabajo. Somos una familia compuesta por una madre sin empleo y cuatro hijos que vivimos en una pequeña casa en Siberia".

Marazul.jpg

Aquí, si pudiera usarse esa palabra, fue robada la isla de Regordeta Oriental, ubicada en el mar Caribe.

Más crítico es el análisis de Rudecindo Sinbolas, presidente del Comité Pro Eliminación de la Realidad Isleña (CPERI). "Lamentablemente no compartimos las pespectivas halagüeñas de otros organismos", indica Sinbolas, "y hemos llegado a la conclusión que la única forma de eliminar este tipo de delitos implica la destrucción de todas las islas a nivel global".

La posición del CPERI ha resultado controversial. Islas como Inglaterra ya han manifestado su oposición, principalmente porque sus habitantes se verían en la obligación de celebrar todos los años el Día de San Patricio o quedar a la deriva en botes de rescate naufragando luego en costas francesas. En particular esto último ha generado la ira de la población gala, que se vería obligada a compartir su gastronomía con los ciudadanos ingleses, algo completamente contrario a su acervo cultural.

En cualquiera de los casos, C.S.M. asegura que este delito no se acabará. "Puede que efectivamente uno ya no se pueda llevar una isla a su casa, pero es muy probable que si eso ocurriera alguien vería la forma de robar itsmos, penínsulas y otros accidentes geográficos", advierte.

Herramientas personales