Independencia de Chile

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaQuemandose.jpg ¡Advertencia! Este artículo hace humor con emblemas o personajes históricos patrios. Si temes que tu héroe u orgullo nacional baje de tu pedestal imaginario, entonces NO leas este artículo.
NO DIGAS QUE NO TE LO ADVERTIMOS
Cita3.pngEl 18 de septiembre de 1810, Bernardo O'Higgins mató al rey de España en la batalla de Maipú y así Chile consiguió la independencia.Cita4.png
Niño sobre la historia de Chile.
Cita3.pngInfluencias, sugerencias. Europeos, llévense su decadencia. Advertencia, vamos a declarar: ¡Independeeeeeeeeeeeeeencia cultural!Cita4.png
Los Prisioneros proclamando la independencia de Chile.
Independencia Chile BMP.gif

Proclamación y jura de la independencia de Chile, por Pedro Subercaseaux.

La independencia de Chile fue el proceso químico-histórico gracias al cual los chilenos tienen una buena excusa para disfrazarse de huasos, curarse y llenarse de anticuchos cada 18 de septiembre. También fue el suceso por el que esta copia feliz del Edén pasó de ser una colonia de España a convertirse en un protectorado gringo una república soberana con banderita y todo. Para los señores historiadores, este periodo comprende los años transcurridos desde el establecimiento de la Primera Junta Militar Nacional de Gobierno (1810) hasta el fin del gobierno del Libertador General Bernardo O'Higgins Riquelme (1823), aunque algunos más choros se extienden hasta 1826, año de la anexión unilateral de la República de Chiloé.

[editar] Causas

Tras 200 años de dominación española, los criollos ya se estaban hartando de esos personajes que habían traído el progreso, agua potable y otros horrores a Chile. Empezaron a surgir en el seno de las universidades y los sindicatos obreros algunos elementos radicales que admiraban las ideas de la Revolución francesa y vestían poleras con la cara de Robespierre.

Ya en 1780 había tenido lugar una conspiración tramada por tres tipos llamados Antonio que pretendían derrocar a la burguesía monárquica, abolir las clases sociales, eliminar la esclavitud, redistribuir las tierras, darle poder efectivo a las minorías y exportar la revolución al resto del mundo, pero ésta, como todas las buenas ideas, fracasó, porque uno de los Antonios extravió los papeles con los detalles del complot.

Así, tres grandes corrientes comenzaban a dibujarse:

  • Los conservadores, que le juraban lealtad hasta al presidente del Real Madrid sólo por ser español.
  • Los moderados, los que no eran ni chicha ni limoná sino todo lo contrario, que tenían la poca vergüenza de respetar la autoridad de la Corona española al mismo tiempo que esperaban que Chile fuese considerada una república autónoma (véase el caso de Canadá).
  • Por último, estaban los "exaltados", que salían a quemar buses del Transantiago exigiendo la retirada de los españoles imperialistas.

[editar] Patria Vieja (1810-1814)

[editar] Primera Junta de Gobierno

Primera Junta de Gobieno Chile.jpg

¡Putas queremos!

En 1808 el soberano del Imperio de los Gnomos, Napoleón Bonaparte, llegó a España y le pidió educadamente la renuncia al rey Carlos IV y al príncipe de Asturias Fernando el Inútil, cosa que éstos hicieron para demostrar el respeto de la Corona hacia los extranjeros. Así, el rey y su legítimo heredero se convirtieron en esclavos sexuales de Don Napo, mientras el diminuto emperador ponía en el trono español a su hermano Pepe Botella. La noticia llegó a Chile recién en 1810 porque en esa época el internet era de 1,2 kbps.

El 18 de septiembre de 1810, en Santiago, se reunieron en cabildo abierto un montón de vejetes para golpear el piso con sus bastones gritando "¡Junta queremos! ¡Junta queremos!", porque querían organizar una "junta" (carrete) aprovechando que el rey no estaba. Don Mateo de Toro y Zambrano, el más viejo de todos los presentes, malinterpretó el gesto como un llamado a formar una Junta de Gobierno y entregó el bastón ceremonial, agregando: "He aquí el bastón para que dejéis de huevear. Disponed de él y del mando, o se lo pueden meter por la raja". Ese día, la Primera Junta Nacional de Gobierno le juró obediencia al rey de España declaró la independencia nacional. Después se fueron todos a tomar chicha, jugaron al palo ensebado, hicieron un asado y bailaron un pie de cueca en las fondas del Parque O'Higgins (sí, siempre se ha llamado así).

[editar] O'Higgins y la dictablanda de Carrera

O'Higgins2.jpg

Bernardo O'Higgins, el primer prócer XL de Chile.

Muchos criollos pro-independistas o "patriotas" recibieron la noticia de la creación de la Junta con un júbilo casi orgásmico, pero cuando llegaron al cabildo ya sólo quedaba el caballero que hacía el aseo. Uno de estos criollos fue Bernardo Riquelme, quien era era hijo natural del Profesor Rossa, pero doña Isabel Riquelme (su madre) le hizo agarrar papa diciéndole que su verdadero padre era el virrey del Perú, Ambrosio O'Higgins. Bernardo prefería el apellido O'Higgins porque evidentemente sonaba más chileno, así que no dejó en paz al pobre Ambrosio hasta que le reconoció como su hijo poco antes de morir.

Aunque la mayoría de los que conformaron la Junta eran putitos moderados leales a la Corona, los españoles igual no vieron con buenos ojos que Chile fuera gobernado por sudacas. Cuando se anunció la creación de un Congreso Nacional, el gobierno español y la CIA financiaron en secreto al teniente coronel Tomás de Figueroa para que derrocara a la Junta. El 1 de abril de 1811 los hombres de Figueroa fueron interceptados en la Plaza de Armas por un grupo de peruanos granaderos. La gracia terminó con 56 muertos y Figueroa fue fusilado, pero su bisnieto Emiliano Figueroa Larraín sería elegido presidente de la República casi un siglo después (y no es hueveo).

Carrera Héroes.jpg

José Miguel Carrera planeando dar un golpe de Estado y robarte tu polola.

La Junta no tomó ningún tipo de represalia contra la Real Audiencia, que era la que estaba detrás del motín de Figueroa, porque "son cosas que pasan". Meses después se formó el Congreso Nacional, cosa que no le agradó a José Miguel Carrera, militar y vocalista de un grupo folclórico llamado Los Hermanos Carrera. Éste decidió dar un golpe de Estado bombardeando el Congreso con tanques y aviones. Todos los moderados que defendían el doblaje español por sobre el latino fueron desterrados a Tuvalu Ulterior y Carrera quedó al mando de un gobierno de corte liberal libre de democracia, el cual decretó, entre otras medidas, la abolición de la esclavitud (que dejó a cientos de esclavos sin casa y sin empleo) y la creación de la primera revista porno del país, La Aurora de Chile. Según los carrerinos, un régimen totalitario era necesario para acelerar el proceso de independencia de Chile.

No obstante, empezaron a surgir desacuerdos y conflictos dentro del gobierno de Carrera, siendo el más grave la polémica entre los que escribían "el porqué de las cosas" contra los que decían que la forma correcta era "el por qué de las cosas". Para evitar el estallido de una guerra civil, Carrera dio otro golpe de Estado porque no hay primera sin segunda. Así, el gobierno carrerino pasó a ser una dictadura militar, con todos los escalofríos que provoca ese término.

O'Higgins, envidioso de no ser él el dictador, fundó con sus colegas libertadores Simón Bolívar, José de San Martín y Francisco de Miranda la Logia Lautarina, una fraternidad masónica que pretendía dominar el mundo liberar América. La Logia empezó una campaña del terror poniendo mensajes subliminales en la publicidad con el propósito de levantar al pueblo en contra de Carrera, la cual funcionó. En Valdivia, Concepción y la enigmática zona conocida como Acuerdo entre la República de Chile y la República Argentina para precisar el recorrido del límite desde el monte Fitz-Roy hasta el cerro Daudet, los militares se rebelaron contra el gobierno carrerino y depositaron todos sus ahorros en la cuenta de O'Higgins sin saber por qué.

[editar] Comienza el genocidio antiespañol la guerra de independencia

O'Higgins montado.jpg

Cita3.png O vivir con Leonor, o morir con Gloria. ¡El que esté caliente, que me siga! Cita4.png
Bernardo O'Higgins a punto de asaltar un burdel realista (17 de octubre de 1813).

Aprovechando el desconcierto que se vivía en Chilito, el virrey del Perú envió a Mortadelo y Filemón con la misión de empezar una contraofensiva realista en el sur, pero éstos terminaron muriendo de pulmonía en San Vicente. En su reemplazo se designó al brigadier Antonio Pareja, quien le envió una amenaza en HOYGAN al gobierno de Carrera. Éste se limpió el culo con la carta y se dirigió a sitiar a las tropas realistas que se cagaban de frío en Chillán. Después de unas cuantas victorias patriotas, la situación se congeló (literalmente) y Carrera fue obligado a entregarle la jefatura del ejército y de la Junta de Gobierno a O'Higgins, mejor conocido como el "Huacho Riquelme". Carrera pensaba que O'Higgins era el general más capaz para dirigir la guerra, puesto que era un hijo de puta, pero un hijo de puta que no se acobardaría ni firmaría un acuerdo de paz con los españoles.

Carrera vs O'Higgins.jpg

Una rivalidad más amarga que la del Colo y la Chile.

El 5 de mayo de 1813, O'Higgins se acobardó y firmó un acuerdo de paz con los españoles (Tratado de Lircay). Carrera había sido apresado, pero como los realistas eran unos cabrones lo liberaron sólo para sembrar cizaña entre los patriotas y meterle cuco a O'Higgins. En 1814 un emputecido Carrera, con la ayuda de sus hermanos, hizo lo que todos esperaban: dio otro golpe de Estado que derrocó a la Junta. El traidor O'Higgins volvió a desconocer la autoridad de Carrera y mandó tropas para derrocarlo, pero los carrerinos le sacaron cresta y media.

Después de "reconciliarse" públicamente, O'Higgins y Carrera organizaron en Rancagua una fiesta para los españoles, para que se éstos se confiaran y bajaran la guardia. Sin embargo, no se tomó en cuenta que llegarían más invitados de lo esperado. Los ánimos se caldearon y la fiesta se convirtió en un auténtico desastre que terminó con miles de patriotas muertos. Los realistas se aprovecharon de esto para ocupar Santiago mientras O'Higgins y Carrera huían valientemente hacia Argentina, poniéndole fin a la Patria, vieja.

[editar] Reconquista (1814-1817)

Manuelrodriguezgordo.jpg

Manuel Rodríguez, guerrillero del amor.

O'Higgins fue recibido como héroe en Mendoza por su pareja de hecho compadre, el gobernador José de San Martín. En su exilio dorado, el Libertador se dedicó a escribir libros y dar charlas acerca de cómo perdieron la guerra en Chile por culpa de Carrera. San Martín se negó a reconocer a Carrera como el jefe del gobierno chileno y lo mandó al destierro dentro del destierro, hacia Buenos Aires.

Mientras tanto en Santiago las cosas iban excelente... si vivías en Corea, Suiza o cualquier lugar que no fuera Santiago. Los chilenos conservadores y pro-monárquicos que habían recibido con los brazos y las piernas abiertas a los ejércitos realistas tras su victoria en Rancagua, se dieron cuenta muy tarde que el nuevo gobernador español, Casimiro Marcó del Pont, sentía de todo menos aprecio por los criollos. Las masacres, destierros, arrestos y sacadas de chucha indiscriminadas contra todo el que tuviera cara de chileno se hicieron frecuentes. La esperanza de la independencia parecía perdida, hasta que de entre las sombras surgió la figura justiciera de Manuel Rodríguez que era básicamente una combinación entre el Che Guevara y El Zorro.

Rodríguez, ex ministro y amigo-camarada-yunta de Carrera, también había sido desterrado a Mendoza, pero San Martín le encargó la misión de volver a Chile para organizar la resistencia popular, mientras O'Higgins turisteaba por Argentina preparaba la invasión. Rápidamente se hizo conocido por matar españoles y fornicar damas a partes iguales. Todas las noches salía a patrullar las calles de Santiago, moviéndose por los tejados sigilosamente a lo Assassin's Creed y pintando grafitis de "Godos Go Home!". También era un maestro del disfraz, llegando a engañar al mismísimo gobernador Marcó del Pont cuando éste fue a una sex-shop a comprar artículos de fetichismo y no se dio cuenta que el vendedor era el propio Rodríguez.

Con el tiempo Manuel Rodríguez creó una red de espías integrada por ladrones y prostitutas, y se unió a unos forajidos de poca monta para formar en Colchagua el FPMR (Frente Patriótico Manuel Rodríguez). Dicen que era como un rayo cuando galopaba sobre su corcel, y que al paso del jinete todos murmuraban su nombre: Manuel. Sus aventuras se publicaron en forma de cómics y fueron llevadas a la pantalla grande.

En 1817 O'Higgins y San Martín por fin se decidieron a cruzar los Andes. Para ese entonces Manuel Rodríguez y sus guerrilleros ya se habían piteado a casi todas las tropas realistas, así que no fue raro que vencieran a los que quedaban en la batalla de Chacabuco. Así terminó la Reconquista.

[editar] Patria Nueva (1817-1823)

[editar] Purgas ohigginistas

Logia Lautarina.jpg

Por el Mal, señores. ¡MUAHAHAHAHA!

O'Higgins fue elegido Director Supremo de Chile por San Martín... perdón, por la Logia Laut... quiero decir, por "aclamación popular". Su primera medida fue agradecer a los guerrilleros de Manuel Rodríguez sus servicios prestados a la patria, fusilándolos.

José Miguel Carrera, por su parte, aprovechó de escapar de Argentina en balsa hacia Estamos Armados, donde gracias a su poder de persuasión convenció al presidente gringo de regalarle una flota para regresar a Chile. No obstante, al llegar a Buenos Aires no pudo pasar la aduana por tener la visa vencida (pese a que la había renovado el día anterior), así que San Martín lo deportó a Uruguay. Luego del fusilamiento de sus hermanos, por orden de Stalin O'Higgins, Carrera cruzó el río de la Plata a nado y se unió a la guerrilla de los Montoneros para derrocar la tiranía ohigginista desde Argentina, pero fue traicionado por sus propios hombres, quienes se sublevaron porque no les pagaba bien, y fusilado en Mendoza. Sus últimas palabras fueron: "¡Muero por la libertad de AméricAAAGH!"

[editar] El imperio contraataca

El 12 de febrero de 1818 se proclamó oficialmente la independencia de Chile fue un día sin relevancia alguna dentro de la historiografía nacional. Esto porque el pato del Banco Estado convenció a O'Higgins de celebrar las Fiestas Patrias en septiembre.

Cancha rayada.jpg

Sorpresa de cancha rayada.

Pero no todo eran traiciones y purgas en el gobierno de O'Higgins. También promovió grandes obras públicas, como la Escuela Militar del Libertador Bernardo O'Higgins, la Alameda del Libertador Bernardo O'Higgins, y una cancha de fútbol para el club O'Higgins de Rancagua. El 19 de marzo de 1818, un día después de su inauguración, el ejército patriota se encontró con la sorpresa de que la cancha había sido rayada por vándalos carrerinos. En ese momento, fueron emboscados por tropas realistas que el malvado virrey del Perú había mandado en un último intento por recuperar Chile.

Se habló de desastre total. Una IP anónima editó el artículo de O'Higgins en Wikipedia diciendo que éste había muerto en la sorpresa de la cancha rayada y pronto el rumor se esparció por Facebook y Twitter. El pánico se apoderó de Santiago (porque Santiago es Chile y que se joda el resto). Se hablaba de un contingente de 6.000 millones de realistas que marchaban hacia la capital, pero Manuel Rodríguez arengó a la población, diciendo "¡aún tenemos patria, conchetumare!" En apenas un día reunió a un contingente de los malos más malos de Chile, que se hicieron llamar los Húsares de la Muerte, y se preparó a defender la capital.

Virgen Maipú.png

—¡Che Bernardo, estoy viendo a la Virgen, loco!
—José, ya deja el opio, caramba.

Pero 30 horas después apareció O'Higgins en el Palacio de Gobierno, vivito y coleando, aunque malherido (o bien herido). Pasa que se poco antes se había autoinflingido un tiro en el brazo para fingir que lo habían herido en combate, cuando lo que en verdad pasó fue que San Martín le había desgarrado el ano mientras jugaban a "Historia de O(Higgins)" en la Logia Lautarina. Todos los rumores del desastre de la cancha rayada resultaron ser falsos.

El 5 de abril de 1818 se libró la decisiva batalla de Maipú. Rodríguez le ofreció los servicios de los Húsares de la Muerte, pero O'Higgins lo mandó a la cresta por carrerino. Al final el único que peleó la batalla fue San Martín, porque a O'Higgins todavía le dolía el bracito. El Padre de la Patria sólo se dignó a aparecer al término de la batalla, cuando ya estaban destripando a los heridos con bayonetas, para abrazar a su amado San Martín (ahí se le fue todo el dolor) y felicitarlo en nombre de la Logia Lautarina por otro trabajo bien hecho.

Poco después, Manuel Rodríguez fue detenido por orden de O'Higgins, acusado de poner bombas en cajeros automáticos, y llevado a Til-Til amarrado a la montura, donde también lo mataron los asesinos. Según la versión oficial ohigginista, en realidad tropezó sin querer con unas balas que pasaban por ahí mientras intentaba escapar. Su espalda quedó sangrando sobre el camino. Sobre el camino, sí, ¡quién lo diría! Él, que era nuestra sangre, nuestra alegría. La tierra está llorando, vamos callando.

[editar] Expedición "Libertadora" del Perú

Los Pincheira.jpg

Los Pincheira fueron tan populares que se interpretaron a sí mismos en una teleserie.

San Martín cachó que sería imposible anexarse Chile si el virrey del Perú seguía mandando soldados a amargar el pepino. Lo mejor sería enviar una expedición para liberar Perú. O'Higgins tomó los barcos de Carrera y les echó una mano de pintura para que parecieran nuevos, denominándola Primera Escuadra Nacional. Luego, para llenar la plaza de almirante de la flota, contrató a un escocés borracho y pendenciero que había sido abandonado en Chile luego que se descubriera que iba de polizonte en un barco. Se llamaba Thomas Cochrane.

Armado de sólo una botella de whisky, Cochrane demostró su valía cuando, al mando de un cuerpo de gaiteros, logró la rendición de los españoles que defendían el fuerte de Valdivia. Esto allanó el camino para liberar el sur del país, pero O'Higgins terminó jodiéndolo todo cuando trató de capturar Ancud y perdió. Resignado, decidió enfocarse en la expedición al Perú.

San Martín, por su parte, tuvo que encargarse de "pacificar" a los grupos de bandoleros que habían surgido aprovechando el vacío de poder que había en algunas partes del país. Montoneras, mapuches odiosos y grupos de ex realistas convertidos en cuatreros (como la banda de Vicente Benavides, los Pincheira, los Longueira, los Moreira y los Piñeira) asolaron el sur en esos años, en lo que fue conocida como la "guerra a muerte".

Sueño San Martín.jpg

San Martín luchando por la independencia peruana.

En 1820 zarpó la Escuadra con destino a Perú, comandada por Thomas Cochrane, quien iba al mando de la fragata O'Higgins (puta que era humilde el Director Supremo). O'Higgins decidió que pelearan bajo la bandera chilena a pesar que la mayoría de los oficiales eran argentinos, y anunció que se quedaría en Chile porque tenía deberes importantes de Director Supremo que cumplir. Después de tomar la ciudad de Pisco, ya que San Martín era demasiado precavido como para ir directamente a Lima, las fuerzas patriotas consiguieron liberar el sur de Perú, dejándole la tarea de liberar el norte a Simón Bolívar y su perrito faldero, Antonio José de Sucre.

[editar] Abdicación de O'Higgins

En 1823 la política cada vez más autoritaria de O'Higgins, sumada a los "fusilamientos accidentales" de todos sus rivales políticos y el aumento de los impuestos para construir edificios con su nombre, motivaron el descontento popular. Así, Ramón Freire, uno de los pocos colaboradores de O'Higgins que no fue ejecutado, preparó una sublevación en Coquimbo y Concepción para derrocar la dictadura.

O'Higgins primero pensó en resistir el ataque con un ejército imaginario, pero después se encerró a llorar en el Cabildo. A los gritos de "¡abajo el tirano!" y "¡te tiraste, huasho culiao!", una turba enfurecida entró en el edificio. O'Higgins, desesperado, se subió a un escritorio, se arrancó la casaca de un tirón y se echó crema chantilly en los pezones, poniéndose a disposición de cualquiera que quisiera aprovecharse de él a cambio de perdonarle la vida. Los manifestantes quedaron pasmados y le pidieron que por favor se fuera, así que se retiró al Perú, donde murió cantando el himno del club Magallanes. Años después, Arturo Prat traería su gordo cadáver de vuelta a Chile.

[editar] Finalización del proceso de independencia

El nuevo Director Supremo, Ramón Freire, hizo lo que ningún presidente de Chile había hecho antes ni volvería a hacer después: reconoció el derecho a la autonomía de la nación mapuche para que se dejaran de joder. En 1826, al mando del Caleuche y con ayuda del Trauco, logró capturar la isla de Chiloé, derrotando a las últimas fuerzas realistas que quedaban en Chile. Con esto quedaba consolidada la independencia del país, pero esto a nadie le importa porque como todo el mundo sabe el Padre de la Patria fue er vernardo ojiguin.

Los Fundadores de Chile.jpg

Ya, muchachos, quédense quietos mientras preparo la cámara.
Carrera: Huacho de mierda.
O'Higgins: ¿Perdón? Cuando tengas una región, o al menos un equipo de fútbol con tu nombre, ahí hablamos.
Portales: ¿Y qué hace el Che Copete acá? Pensé que esto era sólo para chilenos.
San Martín: ¿Y a vos quién te conoce, papá? Andá a cagar, pedazo de forro.

[editar] Ver también

[editar] Enlaces externos


Sombrero huaso.jpg ¡Conchesumare! Artículo Chileno Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Chilena por la gallá.
¡Se ha ganado el sombrero de huaso de oro!

Herramientas personales