Jasón y los Argonautas

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Jason 1

Jasón y los argonautas preparados para matar y beber.

Cita3Esta es mi arma es mi cañón, voy a la lucha mi diversiónCita4
Stewie Griffin sobre los Argonautas

La historia comienza cuando su tio Pelias tras haber destronado a Esón, padre de Jasón, le manda una misión imposible llena de peligros, tormentas... y Jasón como un tonto decide cumplirla en vez de atravesar a su tio con una espada que es como acaban siempre los mitos. Pues bien, la misión consiste en atravesar medio mundo para conseguir una chorrada, en este caso era el vellocino de oro que había sido bendecido por Zeus y estaba en un árbol custodiado por Jackie Chan y Tio1.jpg y esas cosas que tanto gustan a los griegos, como seres que echan fuego por la boca y demases.

[editar] Reunión

Jasón

Jasón y Medea, elijan ustedes cuál es cuál.

Jasón reunió a todos los amiguetes que tenía de otros mitos y leyendas porque quería hacer un mito con estrellas invitadas, para eso llamó a Hércules, Cástor, Pólux... Una vez que hubo reclutado a todos los héroes, que eran alrededor de cincuenta, mandó construir un barquichuelo (como no) a otro griego famoso. Reunida la tripulación y tras comprobar que tenían cerveza y marihuana de sobra, zarparon rumbo a Cólquida. Pero como todo buen mito que se precie, no podían llegar directamente a su destino. La primera isla, ya que en Grecia todo son islas, fue a Lemnos. Que era una isla habitada solo por mujeres que habian sido castigadas por Afrodita a no poder depilarse nunca, y por eso todos los hombres las rechazaban, pero la reina de la isla se encaprichó con Jasón, pero este, que no era tonto, dijo que salía a comprar cigarrillos, reunió a la tripulación y nunca se le volvió a ver por allí.

[editar] Salmideso

Jasonposter1

Poster promocional de la expedición del siglo XI antes de Cristo.

Despues de pasar por otras islas, que no serán nombradas porque son muchas y con nombres raros, llegaron a Salmideso. Donde encontraron a Fineo, que era un pobre ciego que se había perdido en una excursión de la ONU y no podía alimentarse porque había unos terroristas por la zona que le quitaban la comida; Fineo pensaba que eran arpías, pero que iba a saber si no veia nada. Fineo que para ganarse el pan que luego le robaban, trabajaba de adivino, y como Jasón le ayudó a deshacerse de los terroritas, le dijo lo que debía hacer para llegar a Cólquida y los peligros que debía pasar como varios controles de alcoholemia y dónde estaban los radares.

Tras superar los peligros que Fineo le había dicho, llegó a Cólquida donde en vez de ir directamente a buscar el Vellocino, se presentó al rey del lugar y se lo pidió amablemente, y como no, el rey no solamente no se lo dio, sino que en vez de eso le mandó llevar a cabo unas increibles hazañas para a cambio recibir el Vellocino.

[editar] Pruebas

La primero que tenía que hacer era conseguir que Tio1.jpg y Chuck Norris arasen un campo cual bueyes, sembrar hamburguesas en los surcos y por último, resolver un Sudoku de los difíciles. Entonces Medea, la hija del rey de Cólquida, que era hechicera, quiso ayudar a Jasón. Para conseguir que Tio1 y Chuck arasen la tierra, intentó cuantos hechizos tenía, pero todo el mundo sabe que esos dos son invulnerables a cualquier cosa. Así que tuvieron que pedírselo por favor y barrerles el piso durante dos meses. En cuanto al Sudoku, fue sencillo ya que Jasón se pasaba las tardes haciendo pasatiempos. Tras coger el Vellocino salieron cagando leches ya que el rey, que tenía muy mal perder, ordenó que les capturaran.

Cuando volvieron a casa, Medea hizo que mataran a Pelias y huyeron a Corinto donde hicieron una gran familia hasta que Jasón, que era un mujeriego, se fue con otra y dejó tirada a Medea. Al final, Jasón muere desangrado porque la tapa de una lata en conserva le saltó al cuello y le cortó la yugular.

[editar] Los Astronautas

Los astronautas eran alrededor de cincuenta, de los que se conocen a los siguientes :

Ellos viajaron en el Argo en busca de Vellocio Tesoro con Jasón

Herramientas personales