Jericho

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngVamos a hacer una barbacoaCita4.png
La mujer del alcalde sobre como afrontar un holocausto nuclear
Cita3.pngNo lo abras, podría ser otro ataque nuclearCita4.png
El Yonki en otro de sus desvaríos sobre gente que arroja ojivas nucleares en paracaídas
Cita3.pngA ver si hoy hay suerte y se muereCita4.png
Un espectador sobre cualquiera de los protagonistas de la serie

Jericho es una serie americana cuyo único objetivo es conseguir que el episodio de Perdidos/Lost donde los personajes deciden si pulsar una tecla o no parezca estar lleno de acción trepidante.

[editar] Argumento

Bomba.JPG

Un inicio interesante, y después solo puede mejorar... ¿O no?.

La acción se sitúa en un pueblo perdido de la mano de Dios, justo después de que Edward Norton haya hecho explotar el mundo con los amigotes de su club (Y en Heroes se preocupaban por si explotaba Peter... ilusos). Naturalmente los del pueblo no saben nada de todo esto, porque no han visto la película, y empiezan a imaginarse cosas sobre terroristas y ataques nucleares.

Desgraciadamente, y a pesar de que la premisa resulte interesante, tras los dos primeros capítulos nos damos cuenta de que en realidad se trata de una especie de versión rural de Melrose place. Un mérito de esta serie es que todos los personajes caen igual de mal, en principio eso juega a su favor porque todo el mundo se traga los episodios con la esperanza de que la mayoría mueran de alguna forma espantosa y muy dolorosa, pero lo cierto es que no se sabe si realmente llegan a diñarla, porque nunca nadie ha acabado de verla entera.

[editar] Los protagonistas

Es difícil quedarse con los nombres de los personajes que aparecen, porque todos son más simples que el mecanismo de un chupete, pero a quien le importa... seguramente serán Jack, John, Ben, Linda, Catherine y cosas por el estilo. Veamos a continuación algunos de los pasmados que forman parte de este despropósito:

[editar] El yonkarra o jeik

GrupoJericho.jpg

Si hay alguien en el mundo capaz de ponerse a jugar con muñecos ante alguna desgracia es nuestro amigo el lisérgico.

En realidad no sabemos si se mete algo, pero con esos ojos huidizos y esa mirada perdida hace toda la pinta de que en algún momento le ha dado a la aguja, y no la de coser precisamente. Es el protagonista principal (o eso se cree él) aunque en realidad solo fue al pueblacho para tangarle algo de dinero a su padre, con la excusa de montar un negocio (probablemente relacionado con paquetes de polvillos blancos). Él ya se largaba antes de que ocurriera todo, pero tuvo un accidente de coche por estar mirando setas en vez de la carretera. Se ve que el golpe le dejo secuelas (además de los daños neuronales que ya llevaba a cuestas) y ahora no para de tener ideas absurdas, como encerrar a un montón de gente en la mina y volar la entrada para que no se mojen. Lo peor es que todo el mundo suele hacerle caso.

[editar] El hermano bicéfalo

Nuestro amigo el yonqui tiene un hermano que era un fenómeno de la naturaleza ya antes de recibir radiaciones. El tipo tiene dos cabezas, una que le sirve para sujetar las orejas y los ojos y otra que es con la que piensa, y que tiene situada en la entrepierna. Esta extraña morfología es la que le obliga a hacer cosas como cepillarse a la chorri del bar por la noche y a su mujer por la mañana, sin sentir remordimientos ni nada. Hay que ir con cuidado, porque le gusta meterse en todo tipo de agujeros.

[editar] La mujer del alcalde

Pues eso, es la emmmm... "primera dama del pueblo" y además la madre del protagonista y de su hermano el memo. Y si, te suena de haberla visto antes: salía con el Juarsenaguer (o como cojones se llame) en Poli de guardería. Es probable que además de limpiar la ropa, dar la tabarra y organizar fiestas tenga algún otro cometido, pero la gente deja de ver la serie antes de que desarrollen al personaje, o sea que nunca lo sabremos.

[editar] La rubia neurótica

Es una tía que esta bastante buena, pero mal de la azotea. Esta pájara responde al típico arquetipo de rubia = tonta del culo, ya que siempre se comporta de manera extraña, sobretodo con el yonkarra, probablemente por que tengan una historia pasada o alguna mierda de esas. Está obsesionada con un tal Roger, un novio imaginario que ella tiene y que al parecer vuela (tal vez no era eso, pero es que me dormí en esa parte). Más adelante aparece un tipo que se hace pasar por el Roger este para echarle unos cuantos polvetes, y es que la rubia se lo merece, solo la caga cuando habla.

[editar] El emo/gayer

No podía faltar en una serie catastrofista el rarito de turno. Este chaval es el típico friki amargado de esos que un día cualquiera acuden a la escuela con una escopeta (una costumbre típica americana) para pasar cuentas con la sociedad. Lo de las bombas le jode el plan, o sea que para pasar sus ansias necrófilas se desahoga de vez en cuando con una vieja en la trastienda del supermercado.

[editar] La madre de Norman Bates

Es la propietaria del único supermercado del pueblo (en realidad una tienducha de mala muerte), una vieja que si cuando está seria ya da mal rollo, cuando sonríe se te hiela la sangre. La verdad es que a ella esto de que hayan explotado bombas atómicas y el mundo se vaya a la mierda le trae al pairo, pero cuando alguien le roba una bolsa de Doritos se vuelve loca. Todo el mundo sospecha que es una pederasta, por la relación todo rara que tiene con el emo de antes.

[editar] El granjero

Este tío era normal, pero después de exponerse a la lluvia radiactiva, se convierte en un superpaleto (el truco está en que casi no vemos como era antes, y todo eso que se ahorran en efectos especiales). A él lo que le preocupa es el terruño y sus amigas de soledad: las vacas. Tenia una relación incestuosa con su hermana, ya que siempre estaba pensando en taparle la boca con algo, hasta que llega una tía de la ciudad a darle caña y de la que muy pronto se enamora, ya que al pueblerino le va el rollo sado.

[editar] La inspectora de hacienda

Una tipa de ciudad que ve cumplida su peor pesadilla cuando se ve atrapada en un pueblo de paletos que nunca han oído hablar de liftings o cremas hidratantes. Con que en algún sitio tiene que dormir, el granjero a quien antes había puteado con el tema de los impuestos o no se que leches, decide putearla a ella, literalmente, obligándola a inspeccionarle los bajos y a quitarle las malas hierbas al arbolito a cambio de comida (de la que se mastica, no de la otra) y alojamiento.

[editar] La sorda de los cojones

En realidad lo es de las orejas, y también habla raro. Es la hermana del granjero, y le gusta cagarse de la gente en su puta cara con el lenguaje de signos, aunque la verdad es que si lo hiciese hablando tampoco la entendería ni cristo, ya que es como si todo el día tuviese una po... una patata en la boca. No le gusta la inspectora de hacienda porque se cepilla a su hermano, lo quería todo para ella. Es una familia rara.

[editar] El negro de color

Junto con su familia, es el tipo a quien le ha tocado cubrir el cupo racial de toda serie que se precie para que luego no digan que solo es para blancos y todos esos rollos. Es un tipo raro raro, que aunque dice que es policía, siempre está trasteando con cosas muy sospechosas, como transmisiones de código morse u ordenadores portátiles blindados corriendo bajo Linux. Además de ser aficionado a las armas y guardar una bomba atómica en algún sitio de su casa, tanto él como su familia utilizan nombres falsos y siempre cuentan trolas sobre su vida pasada. Todos estos detalles podrían hacernos pensar que es un negro malo, pero... en serio, amigos, estamos hablando de una serie americana; eso es imposible.

Herramientas personales