Joaquín Sabina

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngY por eso os diigooooo, que el co-ma etí-li-co, es un estado anímico Cita4.png
Joaquín Sabina sobre su modo de vida
Cita3.pngVivooooo, en el número 0, calle del cementerio... vengo a buscarte deprisa, por la calle de la progresíaaaaaa... pero el tranvía se pierde... y caigo en la sodomíaaa, ahhhhhhhh...Cita4.png
Joaquín Sabina sobre su noción musical y poética
Cita3.pngEn la amargura me amargo, en la calle del Desamparooo, ahhhhh..... el cielo estará verde, debe ser Nochebuena, ahhhhhh.... por la Plaza de Marina d’Or, ohhhhhh....Cita4.png
Joaquín Sabina sobre su noción musical y poética
Cita3.pngSoy francamente republicano: mi mejor amigo es el ciudadano Felipe y su compañera Letizia, pero qué progre que es ser repubicano, ahhhhh...Cita4.png
Joaquín Sabina sobre sus tendencias políticas
Cita3.png(2009) Voy a citar uno de los versos de mi nuevo libro de poemas : "Como quien viaja a bordo de una yegua sombría..."Cita4.png
Joaquín Sabina en una de sus tantas autorrepeticiones

Cantador de poemas, QUE TIENE MAS CANCIONES QUE LATIDOS DEL CORAZON DE UN VIEJO DE 136 Años, para alcohólicos, borrachos, drogadictos y prostitutas de diversa índole y variada estofa. Su obra y sus divagaciones progremente republicanas, su lírica kafkiana de aires nietszcheanos y freudianos, combinados con el regusto ideológico de la Pensionaria y Pilar Bardem (la roja), sin embargo, han dejado una huella perenne en la historia del rojerío y la masonería de bodega o bar cutre y mal aireado. No tiene nada que ver con la familia de Sabino Arana, que conste. Ni siquiera con su guitarra. Es, sin duda, una de las grandes figuras del Siglo de Caspa español.

Bombin.jpg

Joaquín Sabina cantando 19 días y 500 noches.

Sabina, ademas de cantante, hace tambien las labores de:


[editar] Carrera penosa

Joaquín Sabina dice que es de Úbeda, pero parece que ni siquiera haya pisado Baeza o cualquier pueblo de la región (seguramente porque entre canción y vaso de ginebra no veía demasiado bien el paisaje).

Cuando nació ya empezó a cantar nostálgicas baladas por piedad a su biberón de vino, que era su única razón de ser. A los 10 años descubrió que un vecino de enfrente cultivaba con esmero una planta muy curiosa cuya hoja le fue de mucha ayuda para viajar por las estrellas de la lírica y compilar sus primeros versos alucinógenos. Desde entonces siempre se confió a esa maría (más que maría se llamaba Lucía) que era tan o más efectiva que la Virgen para trasladarlo a las regiones celestes de la canción de autor en estado etílico. No tuvo muchas novias, pero se le conocen varias botellas.

Sus padres decidieron trasladarlo a Londres para que estudiara algo decente y así aprendiese un poco de inglés, porque en Úbeda no hacía más que dedicarse a la horticultura de sustancias alucinógenas y a entonar baladas de perro perdido a altas horas de la madrugada (con el consecuente cabreo vecinal y denuncia al canto).

No sólo no estudió ni derecho, ni económicas, ni medicina, ni se fue a visitar el palacio de Buckingham, sino que se afilió al Partido Repubicano Inglés (hay dudas serias de si existe o si le timaron para cobrarle el carné de afiliado extranjero) y cantó para grabar su primer disco, que tuvo un fracaso digno de registrarse en el Libro Guinness de las Cervezas Guinness 1978. Pero Joaquín se compró un sombrero de poeta intelectualoide, un bastón que sobró de una obra de teatro dedicada a Charles Chaplin, y siguió con su destino lírico.

[editar] Primeros éxitos y borracheras

Su ánimo no flaqueó, y en 1980 se paseaba por el barrio más degenerado de una ciudad inglesa cuando vio un pub muy asqueroso y con pinta de burdel barato. Decidió entrar en contacto con la realidad local, exhibió su repubicanismo jugando a tirar dardos con una diana en la que estaba la cara de Diana de Gales (valga la redundancia) y luego se puso a cantar en gaélico (ignoramos cómo pudo producirse tal diglosia en menos de cinco minutos) con los tertulianos del local.

A raíz de las visitas que realizó a ese pub tan entrañable, compuso Malas compañías, álbum que ya lo dice todo con su título. Siguió trabajando con Ruleta rusa (1984), dedicado a un tío suyo que regentaba un casino en Baeza y era jefe local de las juventudes del PSOE, aunque malas lenguas afirmaron que en realidad las letras de sus canciones contenían mensajes satánicos y masónicos dirigidos a revelar secretos nucleares que Santiago Carrillo enviaba a Moscú vía centralita de la calle del Perdón, número 7, de Baeza. No se aclaró nada de este asunto porque los miembros del CNI desistieron durante los interrogatorios al cantautor debido al riesgo que comportaba el acabar sumiéndolo en coma etílico cada media hora.

La mejor de sus obras de aquellos años fue Hotel, dulce hotel (1987), dedicada a Lina Morgan y al Hotel Royal Manzanares, en el que se hospedaba a menudo cuando iba a emborracharse a la Plaza Mayor de Madriz (previa tapa de marrones glacés).

Un año más tarde fue atracado por un par de drogadictos que ya había atracado días antes de los de Mecago y a Pedro Almodóvar, así que decidió dedicarles un álbum titulado El hombre del traje gris (1988) porque como iba medio beodo creyó que sólo eran uno y además éste se trataba del Inspector Gadget.
Bombin2.jpg

Joaquín sonriendo a cámara.

[editar] Gira triunfal y progre

Tanto sus canciones como sus visitas a los bares y cafés madrileños son una leyenda inmortal. También lo fue su gira, con audiencias macroscópicas, que realizó por plazas de toros (bebía Sangre de Toro), grandes polideportivos (tomaba algo de coñac) e Hispanoamérica (el tequila fue un clásico en sus canciones con los hermanos latinos).

En 1990 repitió gira paseándose por Cuba Con un par, consumió 1674930,89 litros de ron Bacardí y obtuvo una audiencia con derecho a autógrafo de Fidel Castro, al que dedicó varias de sus canciones revolucionarias y una dosis de aires caribeños al licor de Barbados.

[editar] Técnica vocal

No se trata de un poeta al uso. Se trata simplemente de un poeta borracho (no deben dudar, por eso, de sus dotes poéticas, el vino hace verdaderos milagros...).

Varias críticas muy fachas lo han puesto verde aduciendo su militancia sectaria de sociolisto aborregado y sus injustificados comas etílicos.
Bombin3.jpg

Joaquín subido encima de alguien.

Además de todas estas calumnias infundadas, el pobre Joaquín ha tenido que soportar que el dinero haya inundado sus bolsillos hasta elevarlo a la elite más pija de la progresía española. Pero sus éxitos avalan tan eminente carrera musical. No lo ha digerido muy bien: de hecho se ha vuelto el triple de borde y el triple de creído, algo por debajo de Fernando Alonso pero muy por encima de Leticia Sabater.

Como de pequeño no simpatizaba demasiado con los laboratorios sionistas y capitalistas de la fábrica alemana Bayer, en 1992 aprovechó los Juegos Olímpicos de Barcelona para presentarse por ahí iniciando la primera venda top manta de Física y química, que lo llevó una vez más a aparecer como número 1 de los 40 Animales con un total de algunas copias vendidas al transeúnte en la final de vela Liechtenstein-Andorra.

[editar] Espectáculos

Su técnica (si es que la tiene) difiere en varios puntos de las de los borrachos normales. Estuvo ingresado en más de 23 hospitales en los años 90, pero ese recorrido médico resta credibilidad a su alcoholismo porque evidentemente tuvo que permanecer sedado por razones médicas (y sin tiempo para bajar a vaciar el bar, lógicamente).

Acostumbra a salir a cantar con una vestimenta de mendigo disfrazado de borracho, pero ni es mendigo ni está del todo borracho, aunque sí se ha comprobado que la austeridad de los colores oscuros beneficia su imagen de callejero indolente. Más que eso, sus canciones se inspiran en hechos reales (como ir de putas, dormir en una buhardilla asquerosa, perder un tranvía en Madrid si es que hay tranvías en Madrid, hablar todo el día de la vida en Madrid, repasar un callejero de nombres abstractos sin sentido alguno o bien volver a hablar de Madrid). Los juegos de luz y sonido que utilizan sus asesores para las giras han confirmado que le queda muy bien el tono gris violáceo con topos de mancha de grasa para pintar un aspecto guarrillo. Lo demás queda de su amplio bagaje cutreral.
Joaquín Sabina mano.jpg

¡¡¡DIOS!!! ¡¿Es que no había otra foto?!

[editar] Vida personal

Pues no sé. Se dice que alguien lo ha visto teniendo vida personal, pero ha acostumbrado a visitar más los bares y las pensiones de mala muerta que a su tía abuela que vive en Baeza y afirma borrarlo del testamento a menos que se haga abstemio y funde una fábrica de agua de Vichy. En todo caso repetimos que son fuentes no fiables y que su vida íntima interesa menos que una Biblia a la puerta de un Instituto de la ESO aunque diz que está de novio con una peruana cuya familia mafiosa es allegada al peruano Vladimiro Montesinos y que la madre de sus hijas Carmela y Rocío es la hija del director de RTVE, motivo por el cual lo invitan cada tanto a entrevistas y le pasan la promoción de sus malísimos discos. Se presume impotente.

[editar] Últimos trabajos

Pues no ha trabajado mucho, lo que se dice trabajar.

En 1994 apareció su álbum Mentiras piadosas, coincidiendo con los GAL y los debates que sostenían Felipe González y José María Aznar cada dos por tres. En 1996 sacó Yo, mí, me, conmigo, a raíz de las primeras palabras que dirigió a su enfermera al despertar de otro coma etílico en Zaragoza (se ignora cómo llegó ahí desde Madriz).

Su relación de amor-odio con Fito Páez consolidó Enemigos íntimos (1998). Logró asimismo aparecer en un episodio de Barrio Sésamo para enseñar a beber a los niños, lo que le valió un juicio sumario por recomendarles ponche segoviano en vez de papillas Nestlé. Salió absuelto tras confraternizar con el juez con unas copas de más y sacó 19 días y quinientas noches (1999) acerca de sus correrías nocturnas y su disfunción eréctil.

Actualmente esta ofreciendo uno de los espectáculos más ambiciosos del mundo. En el mismo día y en el mismo estadio aparece junto a Joan Manuel Serrat y luego Sabina, y luego Serrat y Sabina. Sin embargo, algunos conciertos debieron suspenderse debido a que el 107% del público presente en el estadio se durmió a los 15 segundos de empezado el show.

[editar] Recopilaciones y monumentos honoríficos

Joaquín Sabina fue investigado en 1997 por su supuesta implicación en el accidente mortal de Lady Di en París porque la policía había hallado la diana en la que lanzaba dardos cuando estuvo en Londres y hasta lo habían denunciado los servicios secretos británicos alegando su colaboración ilegal con la mafia del ron cubano. Sin embargo, al no hallársele pruebas (sólo hallaron diez quilos de LSD y cinco pastillas para el reuma caducadas) tuvieron que soltarlo.

Posiblemente esas traumáticas experiencias le sirvieron para sacar al mercado Nos sobran los motivos (2000) y Dímelo en la calle (2002). Como hasta se aburría entre copa y copa, se puso a escribir y logró elaborar algo decente: el poemario Ciento volando de catorce (realmente práctico en cuestiones de aritmética lírica) y Con buena letra (que recogía 200 letras de sus canciones con más faltas de ortografía).


Después siguió con otros discos menores, y hasta la fecha no ha pagado a las musas una mierda, por lo que cada carraspeo que da aparecen cien monotributistas de Argentina a cobrarle las cien copas que pagan para la Magdalena, como firmó alguna vez en una servilleta.

Herramientas personales