Johannes Brahms

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Johannes Brahms
link={{{3}}}
Brahmsantaclaus.jpg
Nacimiento Defunción Alemania

Austria

Origen El mismo sitio de donde es la hamburguesa
Su vida
Sobrenombres El Santa Claus de la Música Clásica
Lugar de residencia Viena
Se dedica a Repartir regalos el día de Navidad y componer música
Estado actual Muerto
Hazañas logradas Ser un manierismo de Beethoven
Relaciones La mujer de Robert Schumann, pero ella no lo sabe
Enemigos Franz Liszt, Richard Wagner, Anton Bruckner.
Poderes especiales Un sarcasmo que le deja a uno acojonado.
Objetos Trineo, renos, batuta, piano


Cita3.pngBrahms representa el arte de componer sin ideasCita4.png
Friedrich Nietzsche , haciendo amigos
Cita3.pngNietzsche representa el arte de filosofar sin ideasCita4.png
Johannes Brahms , correspondiendo al cumplido
Cita3.pngEn efecto tiene usted talento, pero MUY POCOCita4.png
Johannes Brahms , siempre amable con los jóvenes que se inician en el mundo de la Composición
Cita3.pngEstoy perdido, hasta los burros se dan cuentaCita4.png
Johannes Brahms , a un seguidor que le había hecho notar las similitudes entre su Primera Sinfonía y la Novena Sinfonía de Beethoven

Johannes Brahms (Hamburgo, 7 de mayo de 1833 - Viena, 3 de abril de 1897) fue un pianista y compositor alemán del romanticismo. Se le asimila habitualmente con un romanticismo conservador hasta el punto de ser un carca de cuidado. En realidad no podemos asegurar si, de vivir en nuestros días, hubiera votado a Angela Merkel o no, pero el caso es que se le tuvo por un plasta con el tema del conservadurismo frente a sus oponentes, los chavistas radicales de Weimar, representados por Franz Liszt y por Richard Wagner. No obstante Arnie Schönberg defendió que, en contra de lo que se cree, el chavista era Brahms y los carcas eran los otros aunque solo lo dice él

Nació y se crió en Alemania, donde su obra tan carca no fue bien recibida, o lo que es lo mismo, que pasaron de él como de la mierda, pues nadie es profeta en su tierra, ni profeta ni por lo visto Santa Claus. Por ese motivo decidió irse a Viena a ver si a esos les engañaba y lo cierto es que le fue bastante bien.

Las expresiones Las tres bes, La santa trinidad y Los tres chiflados (frases acuñadas por Hans von Bülow) se refieren a Bach, Beethoven y Brahms como tres de los mayores compositores de la historia de la Música Clásica. Aunque parece que lo de Brahms solo lo dijo Bülow para joder a Wagner, quien se follaba a su mujer (a la de Bülow).

[editar] Inicios

Hijo de una familia pobre, pero destacado niño prodigio musical, pronto contribuyó a la manutención de la familia con los ingresos que obtuvo por tocar el piano en casas de putas. Pronto empieza también a componer pero al principio nadie presta atención a sus obras porque el tipo de público al que se dirige prefiere escucharle una y otra vez Paquito el Chocolatero. Deseando progresar en la vida, se va de gira con unos músicos ambulantes, conociendo en la misma a Robert Schumann, quien era editor de una revista para adultos en la que de vez en cuando además publicaba críticas musicales. Los elogios de Schumann en la revista, quien en sus cada vez más frecuentes ataques de locura presenta a Brahms como una especie de mesías de la música, así como sus sobornos al mundillo musical de la época, pronto facilitan a Brahms el forjarse una sólida reputación.

La cosa es que Brahms y Schumann congenian tan bien que Schumann prácticamente le mete en casa a vivir con su familia. Hay camaradería, se comparte cerveza y en navidades empiezan a utilizar a Brahms para que se disfrace de Santa Claus, lo cual causa gran pavor en la numerosa prole del matrimonio Schumann. Todo está muy bien hasta que Schumann, quien realmente estaba muy girao, empieza a oir voces en su cabeza que le piden que se lance al Rhin. En estos momentos tan duros es cuando Brahms, el muy tunante, empieza a mirar con ojos tiernos a Clara, la mujer de su benefactor.

[editar] Su famoso encuentro con Liszt

Brahmspiano.jpg

Su voluminoso abdomen le causaba dificultades a la hora de tocar en el registro central del piano

Durante la gira de la que previamente hablábamos Brahms también tuvo ocasión de conocer en persona a Franz Liszt. El encuentro figura por derecho propio en los anales de la historia de la música, aunque no se dieran por el culo de manera, al menos, literal. Brahms enseñó a Liszt sus sonatas y este le miró con suficiencia y le palmeó el hombro con condescendencia. Tras esto, Liszt se dispuso a interpretar para Brahms su Sonata en Si menor, a la voz de "A ver si así aprendes algo, niñato". Durante la interpretación Brahms se quedó dormido para escándalo de la corte de discípulos pelotilleros de Liszt. Como después confesaría a Schumann, en realidad solo se hacía el dormido para putear a Liszt. Eso sí, la Sonata en Si menor le había parecido una mierda.

[editar] Pagafantas

Al poco Schumann se muere y ya no hay ningún obstáculo para que Brahms pueda realizar su amor por Clara. Que si la invita a pasear, que si la enseña sus partituras, que si se van a tomar unos tés y unos chocolatitos, que si puedes pagar tu que se me ha olvidado la cartera, que si me puedes acercar en tu carruaje que he quedado con unas amigas eres un cielín qué agradecida quedo... al final va a resultar que el obstáculo es la propia Clara. No obstante Brahms sigue inasequible al desaliento esperando que Clara en algún momento se de cuenta de que él es mejor pareja que amigo. Así que se queda toda la vida a verlas venir, que a saber cómo se aliviaría el pobre.

[editar] El campeón de la Música Pura

Instigados por el crítico musical Eduard Asslick, algunos músicos carcas firman un manifiesto contra la escuela de Liszt y Wagner, y lo hacen con Brahms a la cabeza. El manifiesto decía así:

Cita3.pngLos abajo firmantes han seguido con bastante cabreo las actividades de ciertos mamarrachos. Los abajo firmantes declaran que consideran las producciones de Liszt, Wagner y sus secuaces auténticas bazofias contrarias al espíritu más profundo de la música, por lo cual se cagan en su calaveraCita4.png

Brahms en un primer momento encajó con humor el enfado de Liszt y sobre todo de Wagner, quien dijo "Estoy indignado. Yo hasta ahora le consideraba un buen muchacho, incluso le tenía en mi lista de gente a la que sablear si se presentara la ocasión". Posteriormente Brahms intentó hacer ver que todo era culpa de Asslick, que él había firmado sin leer la letra pequeña y que ese día había tomado demasiada cerveza y no sabía lo que hacía. Pero el daño ya estaba hecho. Desde este momento el bando de los músicos carcas pasó a considerarle su guía espiritual: el campeón de la llamada Música Puta Pura.

[editar] Viena. Éxito y final

Brahms 02.jpg

¡Pero qué maneras de sentarse son esas, hombre!

Tras todo esto se traslada a Viena pensando que si allí había triunfado Beethoven, por qué no iba a hacerlo él que le copiaba descaradamente. Su primer éxito es el Requiem Alemán, obra en que expresa su opinión sobre el destino de Alemania ahora que él ya no está allí. Después está que si sí, que si no, que si la hace, que si no la hace y al final se lanza y hace su Primera Sinfonía a la que el público, que no es tonto o al menos no tanto como parece, apoda con cachondeo "La décima de Beethoven", y luego hace su Segunda Sinfonía, a la que apodan, con coña, "La undécima de Beethoven"... y así.

Cuentan que un día estaban el joven Mahler y el viejo Brahms asomados al Danubio jugando a ver quién escupía más lejos. Y entonces a Brahms, que se lamentaba sobre el posible futuro de la música tras haber escuchado una de las composiciones de un jovencísimo Giambattista Diverdi, se le ocurrió sacarse la chorra echar una meada. Mahler a su vez se sacó la chorra y echó otra meada junto a él, pero con mayor alcance debido a su potencia juvenil. Con esto le quiso decir que siempre llegará una generación más joven con bríos renovados.

Al final Brahms se murió, dicen que del hígado. Igual sopló demasiado durante su vida, pero ¿quiénes somos nosotros para juzgarle?

[editar] La grabación en el Fonógrafo™ de Edison

Un día un esbirro de Thomas Edison visitó a Brahms con objeto de grabar el jolgorio una de sus afamadas barbacoas con el nuevo invento del Fonógrafo™. Así que hoy día tenemos esta grabación pionera en la discografía en la que se oye, tras la presentación del esbirro con voz de pito, en primer plano el crepitar de las salchichas y hamburguesas haciéndose y, de fondo, a Brahms interpretando al piano una de sus composiciones para amenizar la fiesta.

[editar] Carácter y personalidad

En sus últimos años parecía un abuelillo encantador, pero luego tenía una mala leche que flipas y una lengua que si se la mordía se envenenaba. Cualquiera le decía nada que fácilmente salías escaldado. Con los niños era muy amable y siempre les daba dulces. Eso sí, las criaturas, muy crueles, le llamaban "El loco de los caramelos".

[editar] Algunas de sus obras

  • Tres Sonatas para Piano. Subtituladas posteriormente "Liszt, a ver si aprendes algo tu"
  • Trío para violín, piano y trompa. Dedicado a un amigo que bebía demasiado.
  • Concierto para Violín y Orquesta, alias "El pizpireto".
  • Concierto para Piano y Orquestan º1, alias "El inacabable" (sobre todo si uno escucha la interpretación de Glenn Gould).
  • Concierto para Piano y Orquestan º2, alias "El ligerillo" (estimulado por los ronquidos cosechados en el anterior).
  • Sexy Intermezzi para piano, dedicados a Clara Schumann, para ver si se daba por aludida.
  • Primera Sinfonía, apodada "La décima de Beethoven"
  • Segunda Sinfonía, apodada "La undécima de Beethoven", una blandengada de sinfonía, eso sí, tiene una nana muy bonita que todo el mundo canta sin saber de dónde viene.
  • Tercera Sinfonía, apodada "La duodécima de Beethoven", ya es cachondeo.
  • Cuarta Sinfonía, apodada "La decimotercera de Beethoven" y aquí ya se paró, que toda coña tiene un límite.
  • Variaciones sobre un tema de Haydn, aunque es un decir, porque el tema no era de Haydn. A saber de quién era, seguro que lo utilizó sin permiso y le aplicó Fairy.
Herramientas personales