FANDOM


Filosofía ícono
Juan Escroto Eriúgena
BanderaIrlanda
Johannes-Scotus-Erigena
Todos flotan, Pseudo Dionisio, todos flotan
Personal
Nacimiento Defunción Irlanda
Inglaterra
Estado actual En el cielo
Lugar de residencia Escapando siempre de la inquisición
Sobrenombres Escrotinho
Su obra
Se dedica a Hereje de tiempo completo.
Origen Irlandés, como un duende.
Hazañas logradas Ser el primer proto ateo irlandés.
Relaciones Carlos el Calvo, que sin él hubiera terminado como un cordero asado
Enemigos El Papa en turno, y posiblemente Dios en persona.
Cita3¿Así que yo no me conozco a mi mismo? tú y ese otro condenaron a la Europa, ahora librense de las ratas ja ja jaCita4
Dios castigando a los humanos con la peste negra
Cita3"Dios se crea, creando", y por esto si se pensara a sí mismo, se limitaría, mejor piensa en destruirnos antes de crear másCita4
Juan Escoto Eriúgena

Juan Escroto Eriúgena, llamado así porque a su madre le entraron ganas de llamarlo Juan y su padre era irlandés y sus escrotos también, fue un filósofo escolástico y renombrado peluquero que trabajó al servicio de la corte de Carlos el Calvo. Entre sus aportaciones se encuentran hacer la primera herejía del período y por inventar el soccer, pero eso es otra historia.

Biografía

The-Hague-KBjpg

Momento exacto en el que Juan Escoto partió al cielo.

De Hibernia a la corte del Calvo

De los primeros años de Juan Escoto no se sabe gran cosa, menos mal. No sabemos si se educó en Irlanda o ya en el reino franco, si es que a lo suyo se le puede llamar educación. El caso es que terminó en la corte de Carlos el Calvo que gustaba de coleccionar irlandeses. No consta que fuera ni monje ni sacerdote, pero no obstante se metía en todas las controversias teológicas de su tiempo, que no se sabía estar callado. Y así armaba las que armaba. Es en esta época cuando dice todas las herejías y blasfemias que casi le cuestan el pellejo (y no solo el del escroto). Le salvó que le había caído en gracia a Carlos el Calvo, que se descojonaba con las ocurrencias de Escoto.

Y después

Una vez que el pelón fue enterrado, Escoto se quedó sin protector. Suerte tuvo que en Roma las cosas ya se habían aplacado. Se dice que quería irse para Inglaterra, pero el rey Alfredo el Grande no le invitó por hereje subversivo. Así que probablemente se quedó en el reino franco. No hay registros de lo que hizo allí, así que probablemente no hizo nada. Se moriría de asco y aburrimiento, es de suponer.

Obras

  • Sobre la predestinación. Motivada por la controversia predestinacionista, debió ser ejecutado por eso.
  • Sobre la procrastinación. Análisis filosófico y teológico de por qué Escoto se levantaba a las siete de la mañana y a las dos de la tarde andaba todavía en pijama y sin haber hecho ninguna tarea productiva.
  • Sobre la predestinación a la procrastinación. Como corolario de los dos anteriores tratados Escoto se pregunta... ¿Estamos predestinados a procrastinar? ¿Es la procrastinación determinista? ¿Es inevitable que pierdas horas y horas leyendo Inciclopedia?
  • Sobre la división de la naturaleza. La naturaleza y una que otra bestia mitológica, así que si una lagartija es pequeña su madre es un dragón.
  • Exposiciones sobre la jerarquía celeste. Una obra sobre jerarquía de el cielo, si el ángel tiene las alas más pequeñas o más cortas que el arcángel o si el tamaño de sus salchichas los hace merecer su puesto en la jerarquía del cielo.

Filosofía

Erigenaje

Juan Escoto saliendo de una ensalada. Y con su sombrero fabricado con piel de auténtico escroto.

La filosofía de Escoto era una cosa así como pedir a gritos que le dieran de hostias. Que el tipo se puso a darle vueltas sobre lo mismo en su cabeza y cuando se quiso dar cuenta estaba diciendo unas barbaridades que iban en contra de todos los dogmas de la Iglesia, y claro, eso en el Medievo se llevaba mal.

Escoto quiso explicar la realidad mediante un sistema racional y unitario, y al pobre le salió lo que le salió, que al que hace lo que puede no se le puede pedir más. El caso es que afirmaba que Dios y el mundo no son dos realidades diferentes, sino que las cosas del mundo son emanaciones de Dios, una cosa así como si Dios se licuara y de la pastusa viscosa resultante surgieran las cosas que pueden captar nuestros sentidos. Igualmente de este plasma pastoso provienen los seres humanos, que al final volverán a Dios a pedirle cuentas por sus acciones, y no se condenarán, sino que se solidificarán en mojamas divinas. Estas afirmaciones causaron que el Papa Nicolás I se interesase en grado sumo por la obra de Escoto y ordenase que todos sus libros fueran llevados a Roma. Una vez los tuvo allí el Papa ordenó que fueran quemados en las estufas de la Santa Sede, y no veas lo que se ahorró de calefacción ese invierno. La pena con la que se quedó fue que no pudo quemar también a Escoto, a quien condenó por hereje, porque este se había refugiado tras los faldamentos de Carlos el Calvo.

También defendía Escoto que no puede afirmarse nada sobre Dios porque eso es limitarlo y que de Dios solo se puede decir lo que éste no es. Así uno puede decir que Dios no es un inspector de Hacienda, o que Dios no es demasiado listo, o que... Como el lector imaginará estas afirmaciones también movieron al Papa Nicolás I a cagarse en todos los muertos de Escoto.

Ya puestos a llevarse mal con el Papa, y llegados a este punto ya simplemente por trollearle, Escoto se puso a afirmar que Cristo no estaba en la Eucaristía, sino que andaba por ahí de parranda, apostando a las chapas. Su puesto lo habría ocupado un tipo cualquiera que pasaba por ahí.

Por otra parte Escoto estaba convencido de que su filosofía no la entendía ni Dios. O lo que es lo mismo, para Escoto, Dios era un jodido emo que no se comprendía ni a sí mismo, ni a su propia esencia, además de ser un ignorante con problemas de memoria de corto plazo y desconocimiento sobre todo, sólo existe para gobernar el mundo celeste, y además lo gobierna de aquella manera.

Herejetísese también


Cervantes

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.