Juana de Arco

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Wikilogo botante Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
Juana de Arco
KISSdeArco

Uno de los carteles promocionales de la Gira de Juana por Francia.

Cita3Vive deprisa, muere joven y deja un cadáver boni... errr... bueno, deja un cadáver. O algo parecido a un cadaver. En realidad, cualquier cosa que dejes vale, mientras hayas vivido deprisa y muerto joven.Cita4
James Dean sobre lo que aprendió de Juana de Arco

También conocida como la Doncella de Orleans, Juana de Arco fue una rockera del siglo XV que cantó grandes éxitos como "Lord told me to rock your ass" o "Let's put Troyes under siegue tonight". También se la recuerda por ser el primer travesti de la histora, aunque se ignora si en realidad era mujer u hombre.


[editar] Orígenes

Churrería

Los modestos orígenes de Juana

Juana de Arco nació en Domrémy en una fecha indeterminada alrededor del año 1412, por que su madre, Isabelle, estaba tan drogada que ni ella se acuerda. Su supuesto padre fue Jacques Darc, así llamado por la churrería que regentaba en bajo el arco de entrada al pueblo.

Además de ser fruto de un experimento fallido de su padre, que pretendía inventar el churro-preservativo, éste contaba ya con otros tres hijos canis que no paraban de pedirle francos para pastillas y para tunear sus motos. Así que Juana fue dejada un poco de lado por su familia, que la obligaba a hacer porras con chocolate hasta bien entrada la noche.

Por lo demás, Juana, popularmente conocida como Juanita la Chocolatera, tubo una infancia bastante común y anodina, haciendo botellón en la plaza del pueblo y quedando por mésenller con desconocidos para chingar en el pajar.

En 1425, la gran estrella Begoña Duke va a cantar a Domrémy, provocando desmayos, lipotimias, y saqueando a la población con entradas a precio abusivo. Más tarde se repetiría de nuevo, concretamente en 1428. En esta segunda ocasión el fanatismo llegó a límites tales que los admiradores quemaron la iglesia del pueblo y todos fueron luego al after-hours más cercano: Neufchâteau.

[editar] Las revelaciones de Juana

Jimi hendrix

Jimi Hendrix hablándole a Juana.

Estos acontecimientos afectaron enormemente a Juana. Contando trece años, y posiblemente bajo los efectos de las pastillas abortivas que le había vendido el Chuzas en el parque, Dios le habló a través de la imagen de Jimi Hendrix. Él le dijo que era hora de terminar con la puta influencia del BritPop que Begoña Duke había traído a Francia. Para ello le dio una guitarra, una AK-47, una botella de vodka que hiso desender desde el cielo en un peladero cerca de su casa, y le dijo que debía montar un grupo y hablar con Charly Seven, dueño de la discográfica Dolphin, que estaba de capa caída y en los últimos años sólo había publicado un disco recopilatorio de Rafaela Carrá. Hendrix, que como todo el mundo sabe vivía en el país del vicio, confundio a Juana con un hombre y le dijo que se dejara de mariconadas y se pusiera unos pantalones de cuero, como un auténtico rockero. A continuación tocó un solo de guitarra y desapareció. Hay varias explicaciones a las visiones de Juana: desde una crisis mística de Jimi, que le impulsara a volver atrás en el tiempo para realizar una buena acción que compensase su vida de sexo drogras y rocknroll, hasta que unos terroristas islámicos cambiasen la señalización para hacer que el desfile del orgullo gay pasase por Domrémy. Sin embargo, está totalmente descartado que Juana mintiese para justificar su ausencia durante los dos días que duró la explulsión de los tres fetos que albergaba, ya que, por lo que su padre sabía, podían ser suyos.

[editar] Sus campañas militares

Rebajas

Juana cargando contra el enemigo, seguida de su ejército. Una visión escalofriante

Para Juana, el primer paso fue ponerse en contacto con Robert de Baudricourt, quien regentaba un garito de mala muerte llamado Chinon. Le habían informado que lo frecuentaba un cazatalentos de la Dolphin. Para ello, Juana recurrió a su tío Durant Laxant, así llamado por que verlo y cagarse era todo uno, si bien su familia ya había desarrollado la inmunidad.

Tras salir del despacho de Baudricourt, Juana tocó en Chinon, no sin antes tomarse un caramelito para quitarse el sabor amargo de la boca. Como les gustó la actuación, decidieron poner a prueba a Juana. Baudricourt le dijo que él era Charly Seven, pero Juana se dio inmediatamente cuenta del engaño, acudiendo sin dudar al auténtico Charly, quién se ocultaba en la multitud.

Entonces le preguntaron cómo había reconocido al dueño de la discográfica, a lo que Juana respondió: Por que al oír la canción, en vez de seguir el ritmillo como los demás, hacías cuentas con los dedos.

[editar] Concierto campaña de Loira

JuanadeTio1

Juana disfrazada de ¿hombre?. Causaba terror en los campos de batalla.

Este fue el punto culminante de la trayectoria artística de Juana, las ciudades fueron rindiedose una tras otra en cuanto la veían comerse murciélagos sobre el escenario, y sus pantalones de cuero hacían furor.

Esto culminó con la llegada a Loira, donde le entregaron un disco de oro que le dedicó a Charly Seven estampándoselo en la cabeza (estaba muy borracha).

[editar] Concierto batalla de Rúan

Aquí comenzaron las desavenencias con la discográfica Dolphin. En este momento, Charly Seven había hecho una pasta con Juana y se volvió conservador y conformista. Le dijo a Juana que cantara baladas de amor y se pusiera minifalda, a lo que ella contestó escupiéndole en la cara, ajustándose los pantalones de cuero y diciéndole "La gente como tú es la que mata el rock'n'roll".

A continuación siguió con su campaña hasta Campéigne, dónde fue detenida por conducir bajo los efectos de sustancias alucinógenas por los pasillos del hotel en compañía de una prostituta. Podría haber llegado a su habitación a tiempo de evadir a la poli, pero el dueño del hotel le cerró la puerta. Vomitar encima de las fuerzas de la ley no jugó en su favor.

[editar] El proceso de Ruán

Tras su captura, Juana fue acusada de cuatrocientos cincuenta y ocho cargos, desde escándalo público hasta plagiarle las canciones a milli vanilli. Le propusieron dejarlo correr si se quitaba los pantalones de cuero, pero ella se negó en redondo.

El proceso fue psicológicamente muy duro para Juana, le quitaron la cerveza y usaron astutas tretas psicológicas para hacerla confesar, aunque lamentablemente el anciano obispo de Ruán no logró convencerla de que era Jimi Hendrix a pesar de la guitarra eléctrica y el peinado afro.

[editar] La muerte de Juana

Tipo hoguera

Un turista inglés posando con la hoguera de Juana de fondo. Poco después empezó a darse de ostias con el fotografo sin motivo aparente.

Como declaraciones más destacadas de los inquisidores, N. De Vendères la condenó por hereje a la justicia secular; rogando que esta la tratara más dulcemente de lo que se merecía. ¿Qué tal si usais ese fuego que quema un poco menos?. Gilles, abad de Fécamp, la acusó de reincidente, de hereje y también apeló por el buen trato a la justicia secular. No sé dijo Podrían darle un abanico para que no pase tanto calor y unos picatostes para ir picando mientras se quema. J. Pinchon simplemente dijo que era reincidente y que el resto era cosa de los teólogos. A mi me la refanfinfla, pero le dijimos que no se volviera a poner los jodidos pantalones y ella erre que erre, que si me los pongo, me los quito, me los vuelvo a poner... ¿Te gustan los pantalones, cacho puta? ¡Pues arde con ellos! ...Aunque ya digo que a mi esto me da igual. Ejem.

Juana realizó unas plegarias a Dios con contrición, penitencia y fervor de fe. Invocó además de a Dios, a la Virgen María, todos los ángeles del paraíso, la Santísima Trinidad y un dragón de hielo de nivel quince que mató cincuenta soldados ingleses. Estuvo una media hora aproximadamente, hasta que un clérigo le recomendó que subiera su inteligencia para disminuir el tiempo de invocación.

Algunos jueces y algunos ingleses, incluso lloraron viendo que no era más que una buena chica, tanto fue así que decidieron indultarla. Ella, como agradecimiento, comenzó a cantar Stairway to heaven. Los ingleses alzaron sus mecheros, pero a un hooligan borracho, que siempre tiene que haber un imbécil que la cague, se le cayó el suyo en la leña. Los fans estaban entusiasmados con la pirotecnia del concierto de Juana, que no paraba de chillar "¡Jesús!" entre las llamas con voz de falsete. Todos estaban de acuerdo en que aquél era el toque de Heavy metal que le faltaba. Los fans empezaron a gritarle "¡Canta Lets burn down the street!" "¡Come on baby light my fire!" "¡Enseñanos las tetas!". Juana respondió a esto último diciendo Esa no me la sé.

Posedetonto

El legado de Juana llega hasta hoy en día, sus seguidores no la olvidan.

[editar] El comienzo de la leyenda

Tras su muerte, el verdugo Geoffroy Therage, muy consternado, fue a buscar a Ladvenu e Isambard de la Pierre a una taberna diciendo que había quemado una santa. Se contó que sus restos se lanzaron al Sena. Algún soldado inglés, también afligido, afirmó haber visto el alma de la joven marchándose del cuerpo, algún otro afirmó haber visto el reflejo de Jesús, como otros dijeron también haber visto salir una paloma, o que en efecto Juana les había enseñado las tetas. Ladvenu se preguntó qué coño les habrían echado en la comida e Isambard de la Pierre se lamentó por haber estado mirándo un trozo de estiércol que se le había pegado al zapato en vez centrarse en el escenario.

Historiadores apócrifos afirman que Juana no murió porque llevaba una túnica roja como la de Link, y que todo fue una maniobra para vender más discos, aunque no les cree ni su mamá.

[editar] Enlaces relacionados

Herramientas personales