FANDOM


Gañan Lor apañole' semos asín.

(Humor español que probablemente no entiendas si no provienes de la Península Ibérica o de las colonias restantes)

Cita3Pues esto es así, La Sexta en directo.Cita4
Patxi Alonso sobre Lopetegui
Cita3Ah... Ahh... - Plof -Cita4
Lopetegui sobre su gran actuación televisiva
Cita3Soy una persona absolutamente leal. Lo aprendí jovencito en el Real MadridCita4
Lopetegui tras fichar sorpresivamente por el Real Madrid tras su renovación como seleccionador de España
Julen Lopetegui
BanderaEspaña
Lopeteguipis
A veces, con los nervios y la emoción, en medio de un partido a un entrenador le pueden sobrevenir las ganas de hacer aguas menores
Nacimiento Defunción Asteasu, Gipuzkoa, ahiva la hostia.
Origen Hijo de un señor forzudo
Su vida
Sobrenombres El caiditas, la araña de los banquillos.
Lugar de residencia En el banquillo del Real Madrid
Se dedica a Entrenador de furgol.
Estado actual Tal vez preparando su fichaje sorpresa por algún club insospechado.
Hazañas logradas Fichar por el Madrid y el Barcelona para no jugar en ninguno. Causar, junto con Florentino Pérez y Luis Rubiales la eliminación de España del Mundial 2018
Relaciones Florentino Pérez, Fernando Hierro, Sergio Ramos
Enemigos Luis Rubiales, Iker Casillas
Poderes especiales Influir de forma decisiva en la técnica de David de Gea
Objetos Pues balón, supongo. Guantes, en sus tiempos


Julen Lopetegui Argote es un exfurgolista calientabanquillos español nacido en el País Vasco, ahiva la hostia. Como le gustaba tanto calentar el banquillo en su etapa de futbolista terminó haciéndose entrenador.

Trayectoria como jugadorEditar

Hijo de un famoso levantapiedras -Lopetegui nació en una tierra donde son tan brutos que levantar enormes piedras es un deporte profesional- él decidió dedicarse a un deporte menos esforzado como es el fútbol. En concreto lo de esforzarse nunca fue los suyo y su miedo a desmayarse por el esfuerzo de correr tras la pelota le hizo decidirse por su demarcación en el campo: sería portero para no tener que correr y así poder levantar con las dos manos la pelota, que pesaba bastantes menos que los pedruscos que levantaba su forzudo padre.

Formación en la Real Suciedad y Real MandrilEditar

Como en su primer equipo, la Real Sociedad, había porteros muy buenos (de esos de discoteca que son como armarios) decidió probar suerte en el Real Madrid, donde tras tenerle una temporadita en el filial y cederle a un equipo que con Lopetegui hizo honor a su nombre, Las Palmas, decidió valorar al guardamenta guipuzcuano en todo su esplendor y ofrecerle un puesto en el banquillo como tercer guardamenta del equipo, en el que apenas cató portería. Orgulloso de haber encajado solamente tres goles a lo largo de su etapa madridista (en el único partido en el que le dejaron jugar) ficha por el C. D. Logroñés.

Sus años dorados en el C. D. Logroñés, esa gran potencia futbolísticaEditar

Lopetegui fichó como decimos por el C. D. Logroñés, un equipo que está en Logroño, una ciudad que da la casualidad de que rima con coño. Los efluvios de la ciudad por lo que se ve le hicieron sentirse inspirado y tuvo allí una serie de actuaciones destacadas que le permitieron llegar a su cénit como portero: la Selección Española, donde Javier Clemente le ofreció el puesto calentando el banquillo como tercer guardamenta del equipo. Así, en 1994 durante el mundial de Estados Unidos, siguió haciendo lo que mejor se le daba, posar su culo en el banco, para ver como su selección no pasaba de cuartos de final, como de costumbre. Su decisiva actuación en este rol dentro del equipo (el rol de calientabanquillos) decidió al F.C. Barcelona a hacerse con sus servicios.

Su exitoso fichaje por el Barça de CruyffEditar

Lopeteguiparadon

Su más célebre actuación en el Barcelona.

Johan Cruyff, técnico conocido por sus excentricidades, tuvo en un primer momento la particular idea de cambiar a Lopetegui de demarcación y hacer que pasara de lo más recóndito del banquillo a la portería. La experiencia resultó un fracaso y tras unos pocos partidos como titular en los que encajó goles tan ridículos como el de la imagen que acompaña a estas líneas el propio Cruyff decidió devolverle a su puesto natural: chupar banco y ver como Busquets jugaba en vez de él. La experiencia previa en este puesto adquirida en sus etapas tanto en el Real Madrid como en la Selección Española se hizo notar y Lopetegui estuvo la friolera de tres temporadas ahí sentado, viendo como su permanencia en el club coincidía con el declive del Barça del Dream Team (pero esto es casualidad ¿eh?). No obstante Lopetegui dice que en este periodo fue cuando le picó el gusanillo de ser entrenador, pues aprendió mucho observando a Cruyff. Claro, como no jugaba, algo tendría que hacer, el hombre, y tiempo para aburrirse observando a Cruyff no le faltó.

Fin de trayecto en otra potencia futbolística: el Rayo VallecanoEditar

Ficha por el Rayo Vallecano, en esos momentos en segunda división, donde se le valora como el gran especialista que es en una demarcación a menudo poco reconocida dentro del mundo del fútbol: ser tercer portero del equipo, puesto que aquí ocupa tras Kasey Keller e Imanol Exteberria, por lo cual el club logra el ascenso a primera división. Tras unos pocos años mas se aburre al final de no rascar demasiada bola y se retira.

Como entrenadorEditar

Al poco de retirarse vuelve al Rayo Vallecano para vengarse pero esta vez como entrenador. Si algo se puede decir de Lopetegui es que en su trayectoria como jugador le había tomado tanta afición a los banquillos que no podía vivir sin ellos.

Rayo VallecanoEditar

Duró menos que un pedo en la mano. Se rumorea que el motivo del cese fue que Lopetegui rechazó el trigésimo cuarto flan Dhul que Teresa Rivero le ofreció un día que fue invitado a cenar a casa de los Ruiz-Mateos.

CastillaEditar

Poco después, el Real Madrid lo contrató como ojeador, reconociendo su gran trayectoria apoyando el ojete en una silla. También dirigió allí al filial del equipo blanco, el Castilla, donde se desempeñó con una encomiable mediocridad.

Seleccionador inferiorEditar

Esta mediocridad fue el motivo para que se fijaran en él desde la Real Federación Española de Fútbol, quienes viendo en ella el ADN de la casa se decidieron a contratarle para que la implantara en las categorías inferiores de la Selección Española de Fútbol. Su trayectoria allí no cumplió con las expectativas que se habían generado, pues obtuvo grandes éxitos.

¿Un Oportito?Editar

Sus grandes éxitos le llevaron al Oporto, club donde sí cumplió con la mediocridad que de él se esperaba obteniendo un segundo puesto en la liga local. Se hizo allí muy amigo de Iker Casillas, quien le recomendó vivamente en la Federación Española para que sucediera a Vicente del Bosque, el Krusty de los banquillos, quien había decidido sentarle en uno.

Seleccionador no tan inferior y llamado por el ser superiorEditar

Así tomó las riendas de la Selección Española de Fútbol absoluta, y su primer gesto fue agradecer a Iker Casillas su recomendación, no volviendo a convocarle para que pudiera centrarse en su desempeño en el Oporto, club al que el propio Lopetegui guardaba mucho cariño.

Lopetegui en la Selección se encontró con un equipo que venía de conquistar grandes gestas, pero que había devenido en una banda de jugadores fláccida, obtusa, aburrida de sí misma, y renqueante. Sus innovadores métodos hicieron que el grupo recuperara el pulso de antaño y tras una vibrante fase de clasificación se plantaron a las puertas del Mundial 2018 con los mejores pronósticos sobre sus posibilidades de reverdecer los viejos laureles. Pero...

... tras la huída marcha de Calvito Zidane del banquillo del Real Madrid a Florentino Pérez se le ocurrió que podría hacer un gran servicio a España fichando a su entrenador para dirigir al Real Madrid. El que un club de tanto prestigio contase con el técnico de la selección haría que a los rivales se les cayeran las pelotas al suelo y la batalla psicológica estaría ganada de antemano en cada partido del Mundial. Luis Rubiales, presidente de la Federación, no pensó al parecer lo mismo, y se tomó ligeramente mal que Lopetegui hubiera negociado con Pérez sin decirle nada, sobre todo porque acababa de renovar contrato con España. Así le echó de manera fulminante y España fue dirigida en el Mundial por nadie Fernando Hierro. De los resultados, mejor no hablar, pero digamos que la flaccidez previa a la llegada de Lopetegui fue el santo y seña de la Roja durante el campeonato.

Su papel en los medios de comunicaciónEditar

Lopeteguilasexta

Su paso por La Sexta fue como... como para caer de culo