Karlheinz Stockhausen

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Karlheinz Stockhausen
link={{{3}}}
Stockhausen.jpg
En esta ocasión se había apuntado la partitura en la palma de la mano...
Nacimiento Defunción Un pueblo cerca de Colonia

Se trasladó a otra dimensión

Origen El Cosmos
Su vida
Sobrenombres Stocki. Doc Emett Brown
Lugar de residencia El Cosmos
Se dedica a Compositor.
Estado actual Ectoplasma en el éter.
Hazañas logradas Ser el padre espiritual de todos los bakalutis (aunque ellos no lo saben), haber fundado una religión de chufla.
Relaciones Oliver Messiaen, Pierre Boulez, John Chowning, Björk, Muhammad Ben Al Parrush
Enemigos Actualmente deben ser los Klingon
Poderes especiales Hacer músicas provenientes de otro planeta.
Objetos Estilosas chaquetas naranja y camisas con chorreras.
Cita3.pngBien, lo de las Torres Gemelas es, por supuesto —deben entender correctamente esto— la más grande obra de arte jamás hecha.Cita4.png
Karlheinz Stockhausen metiéndose en un jardín
Cita3.pngEs genial que ese Stockhausen haya dicho tal cosa de mi éxito Torres Gemelas, le enviaré una foto dedicadaCita4.png
Delfín Quishpe poco antes de que alguien le sacara de su error

Karlheinz Stockhausen (Mödrath, 22 de agosto de 1928-Viaje a otra dimensión desde Kürten-Kettenberg, 5 de diciembre de 2007) ha sido uno de los últimos y más extraños exponentes de los insospechados y bizarros mundos sonoros que puede llegar a ofrecernos la Música Clásica. También fue el líder de una religión inventada por él mismo y que solamente han seguido sus familiares y secuaces más cercanos.

Es conocido por salir en una portada de un disco de Los Beatles y ser citado de pasada en una de las interminables parrafadas del cómic Watchmen. ¡Ah, ya lo olvidábamos! también por sus trabajos e innovaciones como compositor.

[editar] Biografía

Docbrown.jpg

Trabajando en Radio Colonia. Su apariencia de Mad Doctor ha sido fundamental para configurar el arquetipo del compositor contemporáneo en el imaginario colectivo

[editar] Primeros años y correrías

La infancia de Stockhausen no fue lo que se dice del todo feliz. Cuando Stockhausen era muy pequeño todavía su madre se giró completamente (y eso que él no había empezado a componer y no llegó a escuchar sus músicas) y acabó ingresada en un hospital por los secuaces de Adolfito, quienes aplicando sus conocidas políticas referentes a los enfermos mentales le dieron una medicina que no le sentó bien. Su padre al quedar viudo empezó a poner ojos tiernos a la chacha y decide casarse con ella, y la jodía resulta ser una madrastra tan cabrona que ríete tu de la Señorita Rottenmeyer. Así que Karlheinz se va de casa tan pronto como puede. No obstante su padre, que es llamado a filas le dice "Hijo, tengo la corazonada de que no voy a volver, cuida de todo" a lo que Karlheinz respondió "Papá, pero si no tenemos nada". En efecto, el viejo no volvió.

Tras la guerra se va a París a estudiar con Olivier Messiaen donde conocería a algunos de sus futuros compañeros de trapisondas, como Pierre Boulez. Un día a Messiaen se le ocurre hacer una chuminada que llama Modo de Valores e Intensidades y ambos estudiantes quedan tan fascinados por la obra que deciden tomarla como base para sus trabajos en lo sucesivo, desarrollando lo que se llamará Serialismo Integral, que al ser Integral, es mucho más sano que el Serialismo convencional y favorece el tránsito intestinal. Messiaen, contrariado, declaró "Llevo todo el curso intentando enseñar planteamientos musicales decentes a estos petimetres y justo van a salirme con esta cosa que hice la otra tarde para pasar el rato mientras veía un documental sobre jirafas". Estos primeros años en París fueron tiempos gloriosos, todavía décadas después Stockhausen recordaría con emoción cómo su amigo Boulez contrataba matones para que golpearan al público durante los conciertos y así dar ambientillo a los cenáculos de la ultravanguardia.

[editar] Un puestín en la radio

Ya cansado de estudiar y no teniendo nada mejor que hacer, gracias a un soborno sus grandes aptitudes consigue un puesto en Radio Colonia como secuaz de un tal Herbert Eimert (cuyo nombre recuerdan solo cuatro frikis). El caso es que les habían contratado para que hicieran un programa de entretenimiento para todos los públicos, pero ellos, dos inconformistas, se dedicaron a pulsar todos los botones de la mesa de mezclas y a cortar y empalmar de cualquier manera trozos de cinta. El resultado lo emitían luego tal cual, inventando de esta manera la Música Electrónica, lo cual les otorgó un gran prestigio. En este tiempo compone alguna de sus obras más representativas.

Canto del Adolescente. A imitación de lo que hacían los franceses -que les daba por grabar ruiditos-, Stockhuasen grabó a un pobre crío recitando las Lamentaciones de Jeremías. Con este material debidamente cortado, empalmado, revertido y distorsionado y con ruidos filtrados, ondas taladrantes y clicks electrónicos epatantes fue con lo que Stockhausen dio forma a este trabajo. Basándose en la obra maestra del dadaísmo eusko-suizo Ursonate juega en el Canto del Adolescente con la semántica del discurso y sus niveles de inteligibilidad -a veces se entiende poco, otras veces no se entiende nada-. Su propósito era estrenar el Canto del Adolescente en la Catedral de Colonia, pero el Cabildo catedralicio le mandó a freir puñetas por considerar el resultado de la composición semejante en todo a las psicofonías con las que dan el coñazo los parapsicólogos y por tanto un invento del Demonio. Desde este momento Stockhausen empezó a considerar crear su propia religión para ahorrarse este tipo de problemas.

Kontakte. Es la primera obra en la que aborda el tema del contacto con otras civilizaciones alienígenas. Y precisamente por eso del espacio exterior la obra plantea el movimiento del sonido por el espacio, consistiendo en sonidos electrónicos que se mueven de un lado para otro en cuadrafonía con el público moviendo las cabezas de manera desorientada en el centro de los cuatro parlantes. Una segunda versión de la obra añade percusión y piano, para meter más ruido.

Gruppen. Intento de llevar a cabo lo anterior, pero esta vez con seres humanos. Tres orquestas tocan cada una una cosa diferente y el público, anonadado, está sentado entre las tres. Se le encargó a Stockhausen un artículo retrospectiva sobre la caspa en la música alemana bajo el título "... Cómo pasa el tiempo..." y en lugar de eso hizo una sesuda explicación de esta obra relacionándola con la teoría de la información y los bonitos dibujitos -de Hello Kitty- en los que se había basado para realizar la disposición de la música en partitura.

[editar] Los sesenta fueron años muy locos...

En estos años Stockhausen se dejó crecer melenas y se hizo medio hippie. No sabemos si la influencia del LSD o qué, pero es cuando las composiciones de Stockhausen comienzan a plantear la preparación de la humanidad para el salto a otra dimensión del espacio y del tiempo. También es en esta época cuando comienza a plantear improvisaciones electrónicas cuyo objetivo es alcanzar estados de conciencia alterados (sí, amigos DJ, ¿creíais haber realmente inventado algo?). Una obra representativa es Stimmung. La traducción literal del título es Voceando. Seis tipos se sientan en círculo con micrófonos y se pasan una hora cantando y siseando nombres de dioses de todas las religiones habidas y por haber en diferentes idiomas. Cantan todo el rato sobre un único acorde y al final de la escucha parece que queda uno medio colocado.

[editar] Y a partir de aquí fue un no parar...

Stockhausenestudio.jpg

Karlheinz Stockhausen en su estudio personal

En los años siguientes Stockhausen compuso piezas como Tierkreis que más adelante inspiraría la famosa serie Caballeros del Zodiaco o Mantra Zamorana (porque se puede meditar calentito). Pero lo que de verdad llega a despiporre es su proyecto Licht.

Licht es un conjunto de siete óperas cada una basada en un día de la semana y que tiene, cada una, un día de duración. Como durante la representación no da tiempo a comer en ella se hace patente el dicho popular "Es más largo que una semana sin pan". En estas óperas Stockhausen desarrolla su religión articulada en tres personajes. Lucifer, que es el malo y se pasa dando por saco todo el rato; Venus porque poner una mujer voluptuosa siempre vende mas y San Miguel, por la célebre marca de cerveza. También en ella pone en práctica su malvado plan desarrollado durante años: se había casado en dos ocasiones y tenido varios hijos, de los cuales la mayoría eran músicos profesionales dedicados íntegramente a su música y en concreto a esta ópera. De esta manera todo queda en casa y se les pueden meter las broncas que hagan falta si tocan mal porque si eres su padre y encima eres su jefe, ¿qué van a decir, eh?. También involucró a su tercera mujer, que tocaba el clarinete y a otra mujer que tenía con ellos estrecha comunión musical y espiritual y que también vivía con ellos (¡ey! no les juzgues, yo tampoco lo hago). Esta obra es un delirio con multitud de spin-offs y en el que introduce también parte de su producción anterior. La representación es tan bizarra que hasta las personas de espíritu más abierto necesitan un break para asimilarlo.

En este crisol de obras que entran y salen de Licht aparece el Cuarteto para Helicópteros. Consiste en meter a cada uno de los miembros de un cuarteto de cuerda en un helicóptero y tenerles dando vueltas por el aire mientras tocan. Tras los primeros ensayos, desastrosos, Stockhausen decidió que tal vez era buena idea que no fuera la misma persona la que tocara la música y a su vez pilotase el helicóptero, con lo que en cierta manera la obra se ha convertido en un octeto. A partir de ahí, la obra transcurrió sin accidentes aéreos y, entre el ruido de aspas, de vez en cuando se oye algo. Arnold Schwarzenegger, que asistió a la función, manifestó su voluntad de contratar a Stockhausen para aplicar sus técnicas musicales y de vuelo de ultravanguardia a sus películas de acción, si bien la exigencia de la tarea de Schwarzenegger como Gobernador de California le privó, gracias a Dios, de hacer películas por algún tiempo e impidió que la colaboración finalmente tuviera lugar.

[editar] ¿Muerte?

Existe cierta controversia sobre la desaparición de Stockhausen. Según cuenta una de sus mujeres un día se levantó de repente y dijo:

Cita1.pngSiento que un tiempo completamente nuevo ha comenzado. He encontrado un nuevo nivel de inspiración, ¡escucha!Cita2.png

Acto seguido se oyó una tremenda flatulencia y Stockhausen dejó de habitar en este mundo.

Según su mujer "... sucedió todo del modo en que Stockhausen se había siempre preparado a sí mismo para ‘saltar’ hacia la otra realidad. Él siempre dijo que deseaba continuar componiendo en el más allá y así lo hace.". Ciertamente unos años antes Stockhausen había dicho "Fui educado en [la constelación de] Sirio y quiero volver allí, aunque todavía vivo en Kürten cerca de Colonia.".

Los médicos, por su parte, dijeron que había sido simplemente un infarto.

Nosotros dejamos al lector que juzgue por si mismo.

[editar] Su apoyo a otros artistas

Karlheinz Stockhausen era conocido por ofrecer de manera entrometida desinteresada consejos a músicos emergentes, cosa que hizo en numerosas ocasiones. La inmensa mayoría de los artistas a los que prestó estos consejos se lo agradecieron públicamente, aunque alguno que otro lo hiciera nada mas que por compromiso. El por entonces joven compositor libio Muhammad Ben Al Parrush obtuvo también consejos de Stockhausen, y se mostró muy agradecido, pero conminó al maestro a "abandonar esa repugnante herejía que se ha inventado y convertirse a la fe verdadera del Islam y a la doctrina socialista del Yamahiriya, pues un artista de su altura debe de servir como ejemplo a los demás y dejarse de sandeces".

Björk, por su parte, obtuvo de Stockhausen una jugosa entrevista. Björk encabeza la misma mostrando su admiración a Stockhausen por su desapego frente a la música del pasado. Stockhausen, por su parte, se pasa toda la entrevista elogiando a compositores de siglos pretéritos como Johann Sebastian Bach vacilando claramente a Björk en sus mismas narices.

[editar] El lío aquel con lo de las Torres Gemelas

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York Stockhausen se descolgó con unas declaraciones que dejaron a todo el mundo con cara de muñeca hinchable:

Cita1.pngBien, lo de las Torres Gemelas es, por supuesto —deben entender correctamente esto— la más grande obra de arte jamás hecha. El hecho es que lo que esos espíritus han llevado a cabo en un solo acto es algo con lo que nosotros en la música jamás podríamos soñar, esa gente practica años de manera obsesiva, fanática para un concierto. Y entonces muere. Y esa es la mayor obra de arte que existe en todo el Cosmos. Solo imaginar lo que pasó allí. Esa gente que está tan concentrada en esta única interpretación, y luego cinco mil personas conducidas a la Resurrección. En un momento. Yo no podría hacerlo, comparado con eso, no somos nada, como compositores.Cita2.png

Hay que ver cómo se las gastan en la constelación de Sirio. Se montó un revuelo tremendo y alguien le explicó a Stockhausen que lo que se había presenciado no era un performance simulada de manera más o menos verosímil, sino un atentado REAL. Por lo cual tuvo que salir a corregir sus propias declaraciones.

Cita1.pngEsto... err... es una obra de arte... pero de Lucifer. Una obra del maligno ¿eh? Eso quise decirCita2.png

Nadar y guardar la ropa.

[editar] Proyectos inconclusos

En el momento en que murió... esto... perdón, en que regresó a Sirio dejó algunos proyectos sin concluir. Dado que ha manifestado su voluntad de seguir componiendo en la dimensión a la que viajó suponemos que estará en ello. Algunos de ellos

  • Jahr. Ópera que constará de 365 partes (y una mas si la representación tiene lugar en año bisiesto) cada una de ellas con un día de duración.
  • Jahrhundert. Ópera que constará de 100 partes, cada una de ellas con 365 partes a su vez (y una mas si la representación tiene lugar en año bisiesto) cada una de ellas con un día de duración.
  • Millenium ¿Esto no era lo de la Ensalander esa?

Como vemos el espíritu, ente... cosa en la que se ha convertido tiene entretenimiento para rato.

Herramientas personales