La rendición de Breda

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar


Tiosam.png ¿Te aburres?

El autor de este artículo parece que no quiere perder su valioso tiempo
arreglándolo.
Venga, pues hazlo . Si no sabes cómo se hace, consulta las páginas de ayuda.


Cita3.pngEste cuadro debería haberse titulado Las Lanzas,maldito Velázquez!!Cita4.png
Felipe II al contemplar por vez primera el cuadro.


CONTEXTO HISTORICO




Durante la Guerra de los 8750 años de Flandes,las tropas de la Corona Española sitiaron la pintoresca ciudad de Breda (Holanda)...es decir,les cortaron la lúz,el agua y la marihuana a los holandeses.Finalmente este último hecho les llevo a la rendición incondicional ante las tropas españolas,que en aquella epoca no tenian enemigo que se atreviera a hacerles frente de ninguna de las maneras,por tierra,mar y aire,a excepción de unos pocos millones de alemanes,ingleses,franceses,italianos,hugonotes,calvinistas,otomanos,o moriscos,no habia NADIE que se atreviese a poner en duda nuestra superioridad moral,material y humana.


EL CUADRO



La rendición de Breda (también conocido como Las Lanzas) es un pastel... o un óleo... o más bien un lienzo según se mire,aunque para simplificar podemos resumirlo en que simplemente se trata de un cuadro.Fue obra del insigne pintor de la corte Don Diego Rodríguez de Silva y Velázquez,que elevó a lo más alto nuestro arte pictórico en el denominado Siglo de Oro,que curiosamente puede considerarse uno de los siglos más cortos de la historia de la humanidad,pues solo duró unos 80 años aproximadamente.Epoca dorada de nuestras artes en general,sin parangón en nuestra historia,salvo que se recuerde,más recientemente durante la llamada Movida madrileña,alguna que otra obra de Ouka Leele quizás se la pueda comparar en virtuosismo.Tampoco podemos olvidarnos del archiconocido Ecce Homo de Borja,o lol Jesús,de Cecilia Jiménez,que aunque no en virtuosismo,en fama puede competir con las más destacadas obras de nuestro Siglo de Oro.

Ecce home borja.jpg

El Ecce Homo de Borja puede competir en fama con cualquier pintura de nuestro Siglo de Oro

El cuadro representa la victoria de las tropas españolas,los famosos Tercios de Flandes,básicamente formados por italianos,mercenarios extranjeros y un par de españoles,comandados por el general italiano Spinola,sobre las holandesas del general Nassau.


SIMBOLISMO



Originalmente se ha venido dando por sentado que Velázquez quería representar con las lanzas en alto,la superioridad y el orgullo de nuestras tropas,aunque posteriormente se ha podido demostrar que las lanzas eran demasiado largas y,o bien pinchaban el culo de sus compañeros,o las tiraban al suelo,o como en el cuadro,las mantenían en pie,cosa que por otra parte parece mas práctico y lógico.Por su parte,los holandeses nunca tuvieron ese problema,pues las tenían muy cortas (me refiero a las lanzas,¡¡malpensados!!).Nassau porta las llaves de la ciudad,en actitud humilde,aparentemente derrotado,y parece decir algo al oido a Spinola...en un principio se ha venido discutiendo sobre este particular,pues se especulaba con la posibilidad de que le estuviese haciendo algun comentario jocoso,aunque finalmente,un sordomudo capaz de leer los labios,ha demostrado que le estaba diciendo “dumbass” (cabrón,en neerlandés). Como curiosidad,se puede observar en la parte central del lado de la derecha como un hincha porta los colores de la Real Sociedad,detalle este que pone en duda que realmente los orígenes del fútbol sean los que nos quieren hacer creer,o si por el contrario estos se remontan a una fecha muy anterior..la Edad de Oro,la Edad de Piedra,o el Pleistoceno a saber...

Velázquez - de Breda o Las Lanzas (Museo del Prado, 1634-35).jpg

Este detalle puede cambiar la historia del fútbol

El cuadro formó parte de la colección privada de la familia de los marqueses de Vistahermosa,ciegos de nacimiento todos ellos,por lo que al no poder disfrutar del mismo,lo donaron gentilmente,previo pago de 10000000 de ducados, al Museo del Prado,donde se puede contemplar en todo su esplendor en la actualdad.

Herramientas personales