Las Aventuras de Tintín

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Tintín
link={{{3}}}
Tintinzanahoria.jpg
Este chico siempre corriendo, que parece que tiene prisa.
Nacimiento Defunción Es Inmortal
Origen Los Boy Scouts
Su vida
Sobrenombres ¿Tintín? El del copete erecto.
Lugar de residencia Vive con tu madre, en un castillo.
Se dedica a Reportero o espía, no está claro.
Estado actual Amigo de los niños.
Hazañas logradas Una vez reventó un rinoceronte con un petardo.
Relaciones Milú, Haddock, Chang, Zorrino... rarito todo.
Enemigos Un millonario gordo que se parece a Onassis.
Poderes especiales No envejecer, es como Dorian Gray, el jodído.
Objetos Pantalones bombachos, kilt tableado, gel fijador, gabardina pasada de moda

Las Aventuras de Tintín es una de las más influyentes series de cómics europeas del mundo mundial, a nivel planetario, cósmico y sideral (ha sido traducida a más idiomas de los que <inserta tu nombre aquí> será capaz de aprender en toda su vida) y en contra de lo que piensan las generaciones más jóvenes de seguidores del personaje, no es una puta serie de televisión. Su creador fue el dibujante belga Georges Remí (conocido como Hergé) y con ella estableció el estilo de la llamada línea clara que se volvía no tan clara, e incluso temblona, cuando Hergé se tomaba unas copas de mas.

El personaje principal es más soso que un yogur de agua, el pobre. No tiene familia de ningún tipo, ni padres, ni primos, ni cuñados ni ná, no se sabe qué edad tiene, se supone que trabaja de reportero pero solo una vez se le ve escribir un artículo, en principio no bebe, no fuma, no juega al balón, las mujeres no le interesan tampoco lo mas mínimo, por no tener, no tiene casi ni nombre, al punto que todo el mundo se refiere a él como Tintín y no sabemos si eso es un mote, su apellido, el diminutivo de Martín o que Hergé tiró una lata al suelo a ver cómo sonaba y así puso el nombre al personaje. Lo que sí tiene es un perro -Milú- con bastante más carisma que él mismo y un mechón de pelo rubio o pelirrojo (él, no el perro) peinado igual que el de Cameron Díaz en Algo Pasa con Mary (se ignora si utiliza el mismo tipo de gel fijador).

Es así que este pusilánime y morigerado muchacho correrá las más extraordinarias aventuras alrededor de todo el mundo e irá ampliando su pandilla de secundarios rodeándose, cada vez mas y principalmente, de compañía masculina.

Advertencia: Esta sección contiene detalles de la trama y el argumento; si eres tan rarito que prefieres leer el libro o ver la película antes, no te recomiendo que leas esto.

[editar] Primera época, en el periódico de curas

El culpable directo en la creación de Tintín fue el Abate Wallez, un risueño sacerdote admirador de Benito Mussolini que quería inculcar a través del suplemento del periódico ultraderechista que dirigía los piadosos principios de sus héroes fascistas y nacionalsocialistas en las cándidas almas infantiles. De esta manera, el buen clérigo solicita a Hergé que cree un personaje a tal efecto. Es así como Tintín, en sus primeros años, lejos de ser el muchacho modoso y casi afectado de sus cómics de madurez, es prácticamente un übermensch, una bestia rubia que es más basto que bajarse las bragas a pedos y resuelve todas las situaciones en las que se encuentra fundamentalmente a guantazos, dando unas hostias como panes que le hacen vencer a cualquier enemigo por fuerte que sea y que nos hacen pensar en lo engañoso de su aspecto enclenque.

Tintín en el Infierno Soviet. Es la primera de las aventuras de Tintín y Milú. En ella el intrépido y bruto reportero y su glotón can nos cuentan, de forma objetiva e imparcial, la situación de la Unión Soviética estalinista, que básicamente consiste en lo siguiente: los comunistas son más malos que la tiña, tienen a todo el pueblo muerto de hambre, y tratan a los niños a puntapiés en el culo. La aventura agradó mucho al abate así como a los tertulianos de El Gato al Agua, pero su propio autor la consideró siempre tan aberrante que fue la única que no obligó a colorear a sus negros en los años posteriores.

De Conga en el Congo. Hablando de negros, en su segunda aventura Tintín va al Congo Belga donde se lo pasa en grande: se dedica a tratar a los negros de imbéciles y retrasados mentales con la conformidad de los mismos y a maltratar a todo animal que se encuentra por la selva de tal manera que hace parecer a Holocausto Caníbal un picnic de niñas exploradoras. Cuando a Hergé se le afeaba lo racista, brutal y colonialista del cómic decía "En ese tiempo nos parecía que era así ¿qué pasa?".

Tintín y Los Gringos. Aquí nuestros héroes la toman con los gangsters y el capitalismo, los cuales vienen a ser la misma cosa.

Los Porrillos del Faraón. Este es de muchas aventuras y la cosa va de tráfico de drogas, de armas, de psiquiátricos siniestros y de sociedades secretas que visten como si fueran cofrades de Semana Santa. Dos policías imbéciles intentan apresar a Tintín todo el rato y terminarán convirtiéndose en dos de sus mejores amigos.

[editar] Habrá que documentarse un poco ¿no?

Tintincensored.png

Debido a la política de gestión de los derechos por parte de los herederos de Hergé, este es el único dibujo de Tintín que podemos usar en este artículo

Estaba pensando Hergé en ambientar la segunda parte de Los Porrillos del Faraón en China cuando recibe la carta de un curilla que se encontraba en tal país diciéndole que por Dios bendito en lugar de dibujar burradas, salvajadas y barbaridades como hasta ahora hiciera el favor de enterarse sobre qué iban los temas de los que iba a tratar. Como le consideraba un auténtico palurdo, para ayudarle en esta tarea el curilla le mandó a un chinurri estudiante de arte llamado Tchang (el nombre se lo pusieron, al igual que a Tintín, tirando una lata al suelo y según como sonara, así se quedaba). Es así como empezaba la llamada época documental (como esos que echan tras el telediario, sí).

El Choto Azul. Sigue el rollo del tráfico de drogas, los japos son muy malos y los chinurris hablan tan bonito que a uno le sulibeyan. Tintín se hace amigo de un niño que casualmente también se llama Chang y aquí comienza su costumbre de hacerse siempre amigo de un niño y nunca de una niña.

La Almeja Rota. Este cómic versa sobre el fetichismo, en general.

La Isla de la Culebra. Tanto rollo conque si un monstruo para que al final el monstruo sea un gorila. Tintín a la primera ocasión se nos pone en faldas, el muy mariposón.

El Cetro de Roccokar. Trata sobre la falocracia, y los buenos ganan porque Milú aparece con el chisme en la boca. El malo, que no sale, se llama Müsstler en alusión a Mussolini y Hitler, así que este cómic seguro que no gustó al cura Wallez. Tintín conoce aquí a la única mujer importante en la serie: una gorda marimacho que canta pegando unos berridos tales que espanta a todos cuantos se ponen a tiro. Posiblemente sea incluso un castrato travestido, así que lo de mujer es cuestionable.

[editar] Época colaboracionista

Lo más oscuro de la línea clara. Hergé se pone a trabajar en el periódico de los nazis que habían ocupado Bélgica (estos eran nazis genuinos, los curas de antes no pasaban de aficionados) y por peloteo hacia ellos los temas se vuelven mas como de fantasía y menos documentales que no está el horno para bollos.

El Manejo de los "Compro Oro". El álbum en sí ni fu ni fa, pero Tintín amplía su círculo de amistades masculinas conociendo al que se convertirá en su favorito: un marinero cincuentón y borracho como una cuba que cada vez que bebe es como un volador sin palo y las arma que da miedo. A diferencia del pavisoso Tintín tiene mucho carisma, tanto que eclipsa incluso al perro, y gracias a él generaciones de niños han deseado que su mejor y más íntimo amigo sea un hombre mayor, soltero y barbudo.

Tiontionhaddock.jpg

Antes de la película de Spielberg el personaje ya había sido llevado al cine sin mucho éxito

La Estrella de la Muerte. En este no se entiende nada. Todo es así onírico, apocalíptico, profético y estrambótico. Y con puyitas antisemitas para contentar a los patrones, que nunca viene mal.

El Secreto de Capricornio. Resulta que el marino barbudo, de nombre Haddock, que no lo dijimos, es de rancio abolengo y un ancestro suyo escondió un tesoro que había mangado a un pirata.

El Tesoro de Chavez el Rojo. Continuación del anterior. Van a buscar el tesoro y luego resulta que estaba escondido a tiro piedra de casa, que para ese viaje no hacían falta alforjas. Eso sí, conocen al Profesor Tornasol, que al principio medio les cae mal, pero como al final les paga a Tintín y al Capitán Haddock de su bolsillo un palacete al que se irán a vivir los tres juntos, ya todos tan amigos. El heroísmo desinteresado es lo que tiene.

Las Bolas como de Cristal. Pronto veremos que el tal Tornasol es como las princesas de los cuentos y le rapta todo Cristo. Aquí le raptan unos peruanos que estaban currando en Bélgica de teleoperadores.

El Templo del Culo al Sol. Continuación del anterior. Van a rescatar a Tornasol de los peruanos peleones esos, salen llamas y montañas, y selvas y es muy bonito todo. Tintín (cada vez se parece mas a Michael Jackson) se hace amigo de otro niño cuyo nombre, Zorrino, lo dice todo. Y por hacerse, se hacen al final amigos hasta de los peruanos que habían raptado a Tornasol, que tampoco era para tanto la cosa.

[editar] Los felices vientos de posguerra

La Segunda Guerra Mundial acabó y a diferencia de lo ocurrido en otros universos paralelos en el nuestro los nazis perdieron. Hergé se queda en la puta calle e incluso lo encarcelan por lameculos, pero tuvo suerte de que le cayó en gracia a uno de los antiguos miembros de la Resistencia que le vuelve a dar curro. Serán los años más felices para Hergé, que poco a poco se va volviendo menos facha, más vago, montará un estudio de negros e incluso, en el colmo de la felicidad, llegará a separarse de su mujer. Los "tintines" de esta época vuelven a tratar temas de actualidad.

Tintín en el País del Oro en Negro. El álbum trata sobre la evasión fiscal. Hergé había comenzado esta historia ya antes de la guerra y se le había quedado a medias, así que ahora la enchapuza para meter en la trama al Capitán Haddock aunque sea a calzador. Aparece aquí otro niño, Abdallah, pero Tintín, a pesar de su sospechosa propensión a estas cosas, no se hace amigo de él, porque es bastante repelente, caprichoso, cansino y no hay quien le aguante.

Vomitivo a la Luna. Emulando a los héroes de Julio Verne y de Meliés, Tintín y sus amigos deciden ir a la Luna a hacer un botellón. Este álbum cuenta con todo detalle científico sus preparativos así que resulta un tanto tostón, es como leerse un tratado de astrofísica.

Se han emborrachado sobre la Luna. La continuación es más emocionante porque van a la Luna y pasan cosas. Cabe mencionar que unos años después Neil Armstrong y sus amigos harían lo mismo que Tintín y los suyos y harían, igual que ellos, otro botellón y terminarían ebrios. De todo esto Tintín fue un profeta.

El Apuro Tornasol. Ya habíamos dicho que Tornasol era propenso a ser raptado. Aquí le raptan los bordurios, que son una especie de comunistas nazis que quieren abusar sexualmente de él y ya de paso que les construya un arma de destrucción masiva. Pues vuelta a salvarle.

Spock de Coke. Historia patrocinada por la compañía Coca-Cola que es un crossover entre Tintín y Star Trek. Hergé quiso quitarse el sambenito de racista y Tintín y sus amigos ayudan a unos negros, pero como los negros que aparecen, aunque han progresado, siguen pareciendo un poco tontos le cayeron todavía más acusaciones en este sentido.

Haciendo el cabra en el Tíbet. Van a salvar a Chang, que vuelve a aparecer, y que ha sido secuestrado por el Yeti, que al final no es abominable y es un bicho de lo más simpático que se parece mas a Maguila el Gorila que a otra cosa. Todo el libro es una metáfora del divorcio de Hergé, metáfora, como se ve, rebuscada al punto que casi no se ve la relación entre una cosa y otra.

[editar] Etapa final: todo se la trae floja

Habíamos dicho que Hergé se divorcia de su mujer, que le traía al hilo, y se casa con otra más joven, que estaba más buena y que era medio jipilondia. A partir de este momento se dedica a follar la buena vida y pasa absolutamente de todo. Y de hecho sus siguientes cómics se caracterizan porque pasar, lo que se dice pasar, no pasa nada en ellos.

Las boyas de la Castafiore. Cómic muy experimental: Tintín y el Capitán se quedan en casa. Parece que van a pasar muchas cosas, pero no pasa nada de nada.

Vuelo 714 a EuroDisney. Les secuestran los malos, pero luego los extraterrestres les secuestran a los malos y a ellos. Lo mismo les sodomizan, pero como no se acuerdan de nada, pues como si nada hubiera pasado.

Tintín y los Bígaros. Van a un país sudamericano, dan un golpe de Estado vestidos de mamarrachos pero como el nuevo dictador es igual que el que había, todo queda igual que estaba. Así que tampoco pasa nada.

Con esto acaban las aventuras de Tintín, pero hubo un cómic mas que quedó inacabado porque Hergé fue y se murió.

Tintín va a darte Alfalfa. ¿Habría muerto Tintín?¿Se hubiera echado una novia como tapadera para lo suyo, igual que se casó el mentado Michael Jackson? Todo son interrogantes.

Y otro que es la adaptación de una película de dibujos animados y que pasamos de comentar porque no es de Hergé y nos parece una mierda no lo consideramos canónico.

[editar] Principales Personajes

Los buenos

  • Tintín: ya hemos dicho todo lo que había que decir sobre él, así que no decimos mas.
  • Milú: es el perro de Tintín. Un fox-terrier mutante completamente blanco. Se caracteriza por ser glotón, borracho y ligeramente sádico. Entiende todo lo que Tintín le dice, cosa que a la inversa no tenemos claro que suceda. Y es una pena, porque suele decir cosas más interesantes que su dueño.
  • Hernández y Fernández: los dos policías. Son imbéciles y prácticamente iguales, visten igual, van juntos a todos sitios, viven juntos y duermen en la misma habitación (como Epi y Blas) pero... no son hermanos. No decimos mas y que cada cual interprete.
  • El Capitán Archibaldo Haddock: es como Milú pero en humano. Adicto enfermizo al alcohol y al tabaco, propenso a arranques violentos e irracionales, iracundo en general, gongorinamente tan malhablado que habría que lavarle la boca con jabón... el amigo que todos quisiéramos tener, el yerno ideal.
  • El Profesor Tornasol: sordo como una tapia y desesperante en grado sumo, inventa todo tipo de cachivaches y es el único personaje de la serie que muestra síntomas de una reprimida heterosexualidad.
  • Chang: es como una versión china de Tintín, como un Tintín de bazar chino. Sus padres mueren ahogados en una riada y él está a un tris de sufrir la misma suerte, pero Tintín le rescata y a las dos viñetas ya está tan contento.
  • Bianca Castafiore: la cantante de dudoso género de la que hablábamos antes.
  • Serafín Latón: simpático padre de familia que cuenta unos chistes que te meas de risa. Y en la que te descuidas te vende un seguro, una hipoteca y una preferente que te ves en la puta calle sin darte cuenta siquiera.
  • Martina: la única chica que se fija en Tintín, que sale en el cómic inacabado. Él incluso la acompaña a casa con el Capitán Haddock de carabina, eso sí. No se, se la ve un poco pánfila ¿no?.

Los malos

  • Rastapopoulos: millonario cabrón muy aficionado al tráfico. Tráfico de armas, de drogas y de esclavos, queremos decir. Escurridizo como una anguila y con una nariz que si huele un bacalao lo deja soso.
  • Allan: esbirro del anterior. Anteriormente era el camello del Capitán Haddock.
  • Dr. Müller: pobre pluriempleado, su vida oscila entre psiquiatra sádico, espía nazi y chantajista internacional. Y más calvo que una sandía.
  • Mitsuhirato: japonés con nariz como de cerdito. Un día fue a depilarse el pecho y se le fue la mano. con lo cual pareció que se había hecho el Harakiri.
  • Jorgen Boris: espía recalcitrante. Va hasta la Luna con nuestros amigos escondido de polizón, para darles una sorpresa. En el viaje de vuelta algo le sienta mal (concretamente que le pegan un tiro, cosa que no sienta bien a nadie) y echan su cuerpo al espacio, aunque no habían comprobado antes si aun estaba vivo. Ahora creo que ya no lo está.
  • Hermanos Pájaro: pues eso, unos pajarones de cuidado.
  • Abdallah: hay niños que no son simpáticos ni de visita.

[editar] Fuentes de Inspiración

Tintin.jpg

Igual si lo disfrazamos así, cuela y engañamos a la jipilondia y su nuevo marido...

Hergé utilizaba a sus personajes para descojonarse públicamente de las personas de su entorno. De esta manera llamó al perro igual que a una novia que le dejó (en otra metáfora sutil), los policías Hernández y Fernández son una parodia de su padre y su tío, que iban todo el día juntos, vestían igual, eran medio lerdos y entre los dos hacían un bobo completo, la Castafiore es su cansina primera mujer, el aspecto de Tintín está tomado de su hermano, que era militar y desde entonces tuvo que aguantar cachondeo en el regimiento... así se explica que amigos no tuviera muchos.

[editar] Gestión del Legado

Wikialogo.png Como era de esperarse,
una tropa de frikis han alojado
en Wikia una wiki completa sobre:
Las Aventuras de Tintín

Hergé, gracias a Dios, manifestó que una vez él muriera no quería que nadie hiciera nunca mas un cómic de Tintín. Así su viuda (la jipilondia) puso en la puta calle a todos los del taller de negros según esto sucedió y se casó con otro tipo a quien Hergé dejó el trabajo hecho en todos los sentidos. Ellos son ahora los dueños de Tintín y se encargan de sablear y amenazar con métodos mafiosos a cualquiera que intente utilizar su imagen, incluido <inserta tu nombre aquí>. A Steven Spielberg sí que le han dejado hacer una película, pero esto es porque lo que ha hecho al final se parece a Tintín como un huevo a una castaña y porque han percibido sus buenos milloncejos.

Chibi Batman.jpg
Artículo de Cómic Destacado
Herramientas personales