Leonor de Aquitania

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Leonor de Aquitania (Poitiers, 1122 - Fontevraud-l'Abbaye, 1 de abril de 1204) fue una noble medieval, duquesa de Aquitania, reina consorte primero de los franchutes y luego de los ingleses y una mujer de armas tomar. Pues agárrense que vamos a ello.

[editar] Orígenes

Leonor era hija de Guillermo X, que era Duque de Aquitania. Hoy día eso puede parecernos algo tan inútil como ser, qué se yo, Duque de Palma. Pero no. Aquitania de aquella era semi-independiente de Francia y mucho más poderosa, al punto que los franceses andaban medio acojonados. Este Guillermo X, padre de Leonor, era a su vez hijo de Guillermo IX el Trovador (como vemos en esa familia lo que se dice imaginativos con los nombres no eran) que como su propio apodo indica era trovador -y aunque no tenga que ver lo diremos, también un tanto pichabrava- y llenaba su corte de otros trovadores, poetas, y demás gente de mal vivir, siendo aquello una juerga continua que ríete tu de las que se corre Pocholo. Y además de todo esto, su padre le dio una educación un tanto montuna enseñándola a montar a caballo, luchar la espada y hacer el bruto igual que hacían de aquella los chicos, por tanto nuestra Leonor nada tenía que ver con las princesitas de cuento, como la Sansa esa. Pero no todo era levantar troncos ¿eh? que también se dedicaba a leer y a escribir, a la música y tenía por lo menos tres doctorados, que de tonta ni un pelo.

En estas resulta que el hermano de Leonor, que se llamaba ¿adivinan?¡eso es!¡Guillermo! y que era el heredero casualmente fallece. Y por tanto, Leonor se convierte en la heredera. Y en estas que a su padre le da por hacer la Ruta Xacobea y debió ser que se reventó a caminar, porque casualmente también fallece. Total, que ahí la vemos de Duquesa de Aquitania siendo todavía una cría.

Reinamedievalsexy.jpg

Grabado que representa a Leonor de joven ¡menuda jaca!. Lo que lleva en los pechos en el pecho es el escudo de Aquitania, que de ahí lo han copiado los Lannister

[editar] Reina de Francia

Al poco de morir su padre la casan con Luis VII de Francia. Al llegar a la corte de París, Leonor vio que allí eran todos una panda de gañanes que tenían menos cultura que un programa de Tele 5 -a excepción del sibilino abate Caramelo de Suger-, y procura atraer a la corte a parte de los trovadores y poetas que tenía en la suya, lo cual es visto por los franchutes como pecaminoso -porque esta es otra, eran así morigerados y medio meapilas- y Leonor, acostumbrada al caracter semiorgiástico de su corte ahí estaba más aburrida que un cobrador de peaje.

También en la corte se la miraba mal porque mientras que Luisito era pusilánime, calzonazos, medio atontao, parecía que acababa de caer del guindo y lo que de verdad le hubiera apetecido en la vida es ser monje, Leonor era todo lo contrario: resuelta, dominante, espabilada y, como antes decíamos, de armas tomar. Y aparte estaba la moza para mojar pan y el Luisito estaba tan enamorao que entre eso y que era medio tonto como indicábamos, hacía todo lo que a ella le daba la gana. El abate Caramelo de Suger contra este tipo de encantos no podía competir en sus ansias de mangonear al rey y por eso conspiraba contra Leonor. Bueno, y contra todo el mundo.

Es en estas que se van de cruzada. Al principio Luisito no quiere que vaya Leonor, pero ésta dice que si van todos los nobles ella no va a ser menos, que es heredera de Aquitania y que si ponemos las tierras de uno y otro al peso ella tiene mas que el pringao de Luisito, y también que va por sus ovarios, que qué pasa.

Así que están de cruzada y resulta que Leonor empieza a hacerse amiga de Raimundo de Poitiers, quien por cierto era su tío. Luisito que por qué vas tanto con Raimundo, Leonor que qué pasa ¿no puede una sobrina hablar con su tío sobre filosofía medieval, y mas ahora que estamos en el medievo?. Y resulta que Leonor empieza a hacerse muy amiga de Raimundo. Y Luisito que si para tanto da la filosofía medieval, y Leonor que sí, que es todo un mundo intelectual de conocimiento. Y resulta que Leonor empieza a hacerse muy, muy amiga de Raimundo. Y Luisito que si es necesario desnudarse para hablar de filosofía medieval, y Leonor que están hablando de la dualidad entre lo masculino y lo femenino, que no es lo que parece. Y Luisito que hasta aquí hemos llegado y que ya no cuela, que uno sera tonto pero tanto, tanto no. Total que se lleva a Leonor a Francia poco menos que a la fuerza y aunque el Papa les medio obliga a reconciliarse al poco se separan aduciendo que son primos y que por tanto su matrimonio es nulo (y ya tenían dos hijas, pero bueno, daños colaterales).

[editar] Reina de Inglaterra

Tras esto se estaba tirando Leonor a un tal Geoffrey -o eso dicen las malas lenguas- que mira por dónde, tenía un hijo que parecía estar bien situado para ser el próximo rey de Inglaterra. Y bueno, si bien ya no era Reina de Francia, podía serlo de otro país ¿no?. Así que le pide al tal Geoffrey que le presente a su chiquillo, de nombre Enriquito, y al poco se casa con éste (con el chiquillo, no con Geoffrey) que a no mucho tardar se convertiría en Enrique II de Inglaterra. Y esto a Luisito mucha gracia no debió hacerle porque sumando Inglaterra mas Aquitania su ex mandaba un montón, y Francia, por mas que en teoría los aquitanos le debieran vasallaje, al lado de todo eso era una piltrafa.

Este Enriquito al principio era tan dócil como Luisito, pero como sus cortesanos eran menos cabezatroncos, no hubo ningún problema en convertir a la corte de Inglaterra en un referente de las letras y del saber, cosa que a Leonor le sulibeyaba y a Enriquito no parecía sentarle mal. Tuvieron un montón de hijos y fueron felices para siempre. Bueno, en realidad no. Aunque tras todos estos partos seguía, milagrosamente, siendo el pivón de antaño lo cierto es que Enriquito, que era un tanto veleta, se aburría algo de ella. Además ya tenía edad para que empezaran a llamarle Enrique y quería llevar los leotardos en casa (de aquella no era común el uso de pantalones y no caía Enrique en que no le convenía, pues su mujer era bastante más lista que él). El caso es que el muy ceporro hasta se echó una amante, Dios da pañuelos a quien no tiene mocos. Leonor se cabreó bastante y contactó con su ex (sí, Luisito, el mismo de antes: pelillos a la mar) y entre él y los hijos de Leonor (y de Enrique) le montaron una rebelión a este último de cagarse por las patas abajo. A su ex esto le venía bien como posibilidad de dar la vuelta a la tortilla geopolítica, pero...

La rebelión fue un completo bluff porque Luisito y los hijos de Leonor se presentaron con sus figuritas de orcos y elfos pensando que se lo iban a jugar al Warhammer mientras que Enrique se llevó al ejército de Inglaterra. Así que la cosa fue reprimida rápidamente y Enrique fue magnánimo... con sus hijos. A Leonor la encerró en un torreón donde se pasó los siguientes dieciséis años murmurando intrigas que no podía llevar a cabo y haciendo calceta. Pero llegó un momento en que su marido se murió y la vieja (para entonces ya lo era) salió con ganas de comerse el mundo.

[editar] Saliendo del torreón

Viejafea.jpg

Al salir del torreón llamaba la atención cómo seguía conservando su belleza legenderia, así como que su inteligencia estaba más afilada que nunca y se sentía plena de sed de venganza energía y vitalidad

Muy contenta conque su hijo favorito[1] Ricardo Corazón de León fuera el nuevo rey de Inglaterra se dispuso a gobernar en su ausencia, ya que a él le apetecía irse de cruzada (en realidad el muy tunante se iba de juerga y ligoteo, pero eso no se podía vender de cara a la opinión pública). Y lo cierto es que, siendo la primera vez que gobernaba sin cortapisas de ningún marido inútil, lo hizo bastante bien, tejiendo toda una red de poder, de firmes alianzas matrimoniales entre su descendencia y los hijos de otros reyes y reinas y realizando una buena gestión, ayudada por su hijo menos favorito, Juan sin Tierra, quien era muy hábil para las cuentas a pesar de tener la costumbre de intentar conspirar contra su hermano (y llevarse por ello las collejas de su madre).

Todavía la tía se hizo un viaje a Castilla con ochenta añazos (y de aquella los viajes no eran como ahora, que no había ni AVE ni nada y tenían que ir en carruaje o en burro) para elegir entre sus nietas a aquella que había de casarse con el nuevo Rey de Francia -nieto a su vez de su primer marido, como se dijo, pelillos a la mar-.

Al final se murió en un convento con ochenta y dos años, lo cual para su tiempo era ser más vieja que Cascorro.

[editar] Reconocimiento posterior

Debido a su carácter independiente, emancipado, resuelto y algo viva la Virgen se la considera culpable precursora del Feminismo. También favoreció mucho la cultura, y la música y las letras y esas cosas, pero eso parece que no le importa mucho a nadie.

[editar] Notas

  1. Lo único que se le puede echar en cara realmente a Leonor de Aquitania es que su hijo favorito fuera este zascandil, vago y vividor, que no pensaba nada mas que en darse a la juerga constante y al mariconeo promiscuo, y al que la posteridad ha tratado injustamente tan bien frente a su hermano Juan, que si bien era un jodido envidioso, también era diligente y responsable. Cierto que Juan, a diferencia de su hermano, como militar fue un completo inútil y le llamaban "espada fláccida", pero eso ya es otra historia.
Herramientas personales