Letizia Ortiz

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Gañan.jpg Lor apañole' semos asín.

(Humor español que probablemente no entiendas si no provienes de la Península Ibérica o de las colonias restantes)


Letizia Ortiz, también conocida como La Del Braguetazo del Siglo, es una periodista famosa por haberse infiltrado en la Casa Real Española.

Si nadie lo remedia, es también la futura Reina de España.

[editar] Precedentes

Prince.jpg

Letizia anunciando un detergente

Hubo una peli que se llamaba Gorilas en la Niebla que iba sobre una valiente bióloga que se iba al monte a vivir con los monos para poder estudiarlos y escribir libros sobre ellos sin tener que usar demasiado la imaginación. Hay que señalar que gracias a ella existen en nuestras casas detergentes como ariel, colon, neutrx... en fin todos ya que la familia real en su estancia en mallorca de vacaciones se dedica a eso entre otras cosas... a la izquierda ella haciendo un anuncio de un detergente misterioso.Por cierto, vino del futuro solo para anunciar detergente. Luego hubo un valiente periodista que, para escribir sobre el mundillo skin-head, se rapó el pelo, se integró en una pandilla de neonazis cocolisos, y se puso a patear turcos con unas botas reforzadas al acero.

Luego varios listillos, uno tras otro, se pusieron a investigar el mundo de la trata de blancas y se jartaron de mezclarse con seres despreciables y de follar a destajo con la excusa de escribir después sobre la experiencia y denunciar el lodazal de corrupción en el que se habían hundido adrede.

(Puede parecer un poco asqueroso mezclarse con según que gente o con según que primates, pero la Verdad sólo sucede dónde sucede y los científicos o periodistas que la busquen tendrán que mojarse el culo.)

[editar] El Braguetazo

Mercuriofelipe.jpg

Letizia pasó a ser una de los Avengers.

Y, hablando de mojar, Letizia Ortiz dio el paso definitivo en este tipo de periodismo extremo y simiesco, protagonizando la historia de una valiente reportera que, harta de que todo el mundo se burlase de ella por su cara de niñata soplapollas y por tener una falta de ortografía en el nombre de pila, decidió dar un vuelco a su carrera profesional integrándose ni más ni menos que en la Casa Real Española...

Aunque son obvias sus intenciones de escribir un bestseller del periodismo de investigación (en el que desvelará todos los secretos de la institución medieval más cara del siglo XXI) los habitantes del Palacio de la Zarzuela no se enteran de nada y la han aceptado entre ellos como los monitos en la niebla, sentando de paso un bonito precedente al mezclar su excelsa sangre azul con la roja sangre de sus insignificantes súbditos.

Es fácil imaginarse a Ortiz cada noche charlando animadamente con Sus Altezas y preguntando cosas como "A ver, recapitulemos, ¿qué tipo de drogas toma cada uno? Y a ver, volvedme a explicar lo de las fiestas y las prostitutas de lujo... ¿se las paga en blanco o en negro?" y luego encerrándose en el baño con un boli y un cuaderno a escribir sobre todo lo averiguado a lo largo del día (y es fácil imaginarse también al Príncipe golpeando la puerta con timidez y preguntándole si está bien y por qué tarda tanto... y ella respondiendo que sí, que no pasa nada, que tiene un poco de bulimia y está vomitando el banquete de la cena).

[editar] Trayectoria profesional

Letiziaconzeta, también tuvo su trayectoria becaria como la mismísima Lewinsky, en 1992 estuvo en prácticas en La Nueva España, el director del diario habla de ella con nostalgia: "Como yo ya era viejísimo, le tomaba el pelo inventándome autores sobre los que le preguntaba y que Letizia afirmaba firmemente no ya haber leído, sino encontrarse en trance de relectura". Leticiaconzeta, antes de dar el braguetazo real, trabajaba [principalmente] de contadora de noticias. Es decir: su trabajo de periodista era el que le proporcionaba la mayor parte de sus ingresos. No es seguro que terminara la carrera de periodismo,como tantos otros compañeros que empezaron a ejercer sin tener el título,entonces se marchó a Méjico a estudiar un súper máster de la muerte. Allí trabajó sus inicios profesionales. Paseó su anatomía por la redacción del periódico "Público" en el que se dedicó a la sección de ocio. Memorable una crónica suya en la que escribió la súper profesional y cargada de objetividad periodística frase "De dónde yo vengo, las mujeres ...". Sin haber leído la tesis pero habiendo hecho los créditos del doctorado, la periodista del siglo se embarcaba rumbo a España para revolucionar las televisiones de la piel de toro.

Una vez en España, la periodista entre las periodistas consiguió trabajo en el canal de noticias Bloomberg (un canal que no veía ni su madre). Después dio el salto a CNN Plus. Ella se muestra muy orgulloza de su paso por ese canal y sus jefes y aduladores destacan su paso por allí aunque lo cierto es que allí tampoco la veía ni el tato. Sin embargo sí que está en la memoria colectiva de los ocasionales videntes de ese canal el rostro de una periodista con flequillo que ahora presenta las noticias en Tele5. Pero de Letizia y su paso por allí, sólo pueden dar fe los documentos gráficos. ¡Y eso que era la periodista del siglo! Total, que nadie recuerda su paso por ahí. Cuando hubo trabajado a diestro y siniestro por CNN+, Letizia le dio plantón a su marido para retozar en lechos profesionales más prometedores. Letizia no tenía suficiente, necesitaba más, más, más, más reconocimiento profesional y decidió que ya era hora de dar el salto a la televisión pública nacional.

Ni corta ni perezosa, envió un BíDIO suyo presentando las noticias a la dirección de Tve1 haciéndoles saber que ELLA era la periodista que estaban buscando, con su perfil griego, su magnífica dicción, su magnífica pronunciación y sus memorables crónicas periodísticas. Letizia llegó a Tve1 como un huracán. Ella lo valía, ella se quería mucho a sí misma y entró vestida para matar. Después de estar un tiempo presentando los informativos (para que la peña que luego la mantendría se fuera quedando con su cara de curranta), se despidió sin más para pasar de contar la noticia a protagonizarla. Su orgasmo más placentero.

[editar] Post braguetazo

Una vez dado el braguetazo de su vida y cuando ya se veía con la corona reluciendo sobre su melenaconmechas, Leticiaconceta pasó a planificar el segundo asalto. Si el terror de las monarquías de antaño era la guillotina, la pesadilla de las monarquías de ahora es la opinión pública y el también llamado cuarto poder: LA PRENSA. Mary Leti, como profesional del medio, sabía la suerte que habían corrido las anteriores aspirantes a princesas. A Eva Sanum se puede decir que la sacaron a leches de La Zarzuela porque la prensa y la opinión pública creían que una señora que se dedicaba a enseñar las bragas en una pasarela no era apta para desempeñar el papel de futura reina de las Españas. Qué ironía, ¿no?

Bueno, a lo que íbamos: Mary Leti sabía que tenía que guardar el secreto, porque era consciente de que si se filtraba a la prensa que el príncipe iba a casarse con una "divorciada-republicana-atea", la relación se iría al garete. El tiempo fue pasando y Mary Leti siguió con su relación secreta. Cuando sus amigos y compañeros le preguntaban por su novio, Leticiaconceta se hacía la longuis y lo único que decía es: "Viaja mucho. Todavía no os puedo decir quién es pero, cuando lo sepáis, os vais a quedar de piedra". Mary Leti pasó a presentar el telediario de más audiencia de Tve1 . También recibió un premio de dudosa credibilidad. El galardón en cuestión era un "Premio a la periodista menor de 30 años del pasado año". Sospechoso, si más no. Sólo faltaba añadir "de labios carnosos y pronunciado perfil". Según fuentes consultadas por quién esto escribe, el premio se creó el año en que se lo dieron a ella, quedó desierto al año siguiente, y al otro desapareció. Ya que no queremos ser malpensados, le daremos el beneficio de la duda.

Pero es no fue el único premio que ganó la periodistísima del siglo. No, no. También ganó el TP a la mejor presentadora; premio que decidían los lectores mediante sus votos. Ni qué decir tiene que la votaron su familia, sus amantes, la mujer que le hacía la pedicura, la mujer que le depilaba los pelos del sobaco y, de paso, se votó ella misma. Más vale que sobre, que no que falte. También la enviaron a cubrir eventos de importancia como el desastre de las torres gemelas, dónde hizo una gran conexión en directo cuando, entrevistando a un hombre que había perdido a seres queridos en el ataque terrorista, le preguntó: "Supongo que, en esos momentos tan duros, la emoción... eh... te llenó. ¿No?". Eso es ser una buena periodista y todos los demás son AFICIONADOS. También fue a cubrir el desastre del Prestige. Mary Leti (también conocida como "el máximo exponente de la elegancia y el saber estar) se dedicó a pasearse entre el chapapote sin mancharse las manos ni los pinreles, importunando a todo Dios que estaba trabajando en las tareas de limpieza, para lucirse y hacer crónicas 'in situ' entre las rocas cubiertas de fuel. Eso sí: melenazo va, melenazo viene, base de maquillaje y 'camarógrafo sácame bien mona, que ésto luego lo van a meter en los reportajes biográficos que me dedicarán en la tele cuando sepan con quién me casaré".

También fue a Irak para hacer currículum y mostrarnos las penurias que pasaba la población a causa de la guerra. Memorable el momento del "making of" de uno de sus reportajes, en el que Leticiaconceta-enviadaespecialaIrak hacía una crónica delante de un grupo de hombres, mujeres y niños sedientos y hambrientos para luego largarse cagando leches sin mirarlos a la cara. Letizia la solidaria. Cubrió también los premios "Príncipe de Asturias" mientras los ojos le brillaban por la emoción de pensar: "El año que viene, en vez de estar aquí currando como una vulgar proletaria, voy a estar ALLÍ ARRIBA mientras todo el mundo me aclama, me admira, se siente orgulloso de mí y las marujas se mueren de envidia porque no son sus hijas las que andan en mis zapatos". ¡Ja! Fue el momento mítico del apretón de manos entre Mary Leti y el príncipe que tantas veces han emitido en la televisión.

El compromiso se hizo público un sábado por la noche antes de empezar la emisión de Salsa Rosa. La Casa Real anunció el compromiso matrimonial entre su retoño y la periodista Letizia Ortiz Rocasolano. El clamor general inicial de los españoles fue: "¿Y quién es esa chica?". Pronto lo descubrimos. Empezó una espiral de saturación informativa y una vorágine de reportajes de las que hacen historia. Los primeros detalles empezaron a caer con cuentagotas. La prensa internacional también se hizo eco del asunto. Las revistas del cuore anunciaron la noticia con titulares tan vergonzosos y totalmente falsos como: "El príncipe se casa con una estrella de la televisión". Letizia debió tener el orgasmo de su vida al ver su cara en todos los medios nacionales e internacionales habidos y por haber. Sí: el momento había llegado. Por fin tenía lo que había estado buscando toda su vida: FAMA, RECONOCIMIENTO Y ENVIDIA AJENA.

Nos presentaron a la periodista divorciada de labios carnosos unos días después. Leticiaconeldoñadelante se presentó ante el mundo como una mujer trabajadora, curranta, inteligente, rebosante de sabiduría y buenas maneras, el súmum de la elegancia, la candidata perfecta para el puesto de princesa, la periodista namber guan de España (cuando lo cierto es que no la conocía ni el tato, pero bueno). En la pedida de mano rompió el protoculo y apareció con un traje pantalón blanco (que costaba lo que el proletario medio español no gana en un año trabajando), con la manicura hecha, las patas de gallo mal disimuladas y el pelo más rubio. Allí respondió a las preguntas de sus antiguos compañeros y se encargó de dejar claro que era una mujer trabajadora. Total, para cortar el rollo: desde el momento de la pedida hasta el día de la boda la Ortiz se dedicó a ir de aquí para allá con su novio, a dejarse ver y tocar por el pueblo que la aclamaba, a creerse la envidia de todas las mujeres españolas (lo siento, nena. Una mujer cuyo trabajo es salir bien en las fotos, parir herederos y caer bien al pueblo llano no es el modelo a seguir por las mujeres españolas) y a gastarse el dinero del pueblo en trapitos, bolsos y zapatos.

[editar] Pariendo herederos y pillando bajas maternales de longitudes históricas

Nuestra Leti ha parido, hasta la fecha, dos herederas. Leonor y Sofía. Echando cálculos, podemos observar que, de los 3 años y pico que llevan casados, Mary Leti ha trabajado, a lo sumo, uno. ¿Que no? Vale, ahí va: llevan casados 39 meses. Restadle 18 meses (dos embarazos durante los cuales la tía, amparándose en "molestias típicas de cualquier embarazada), no pega ni chapa. Quiero decir: a los actos oficiales no va [sólo va cuando el rey se cabrea y la obliga a currar] pero a comprar y a gastar el dinero del pueblo sí que puede ir. También viaja a Milán cuando el día anterior había escurrido el bulto de un acto oficial por encontrarse mal. No sabe ni ná, la tía ). Vale, de momento nos quedan 21 meses. Restamos unos 8 meses más por bajas maternales. Nos quedan 13 meses. A estos 13 meses le restamos los tres meses de veraneo en Mallorca y nos quedan 10. ¿Veis? Leticiaconceta ha trabajado 10 meses de 39. No está mal, ¿no? Es cuestión de montárselo bien, queridos proletarios. A partir de ahora, en mi trabajo yo también me acogeré al plan laboral Letizia Ortiz. Seguramente me sacarán a leches de la empresa, pero oye... quien no arriesga no gana.

Eso sí: a pesar de todo, la queremos.

Librorojodepetete.png

Dicen que su libro va a ser difícil de entender

No podemos más que admirar la labor que está llevando a cabo esta chica, y más ahora que lo que empezó como una travesura juvenil se ha complicado sobremanera, pues resulta que el Príncipe no tenía suficiente con una boda para acallar los rumores sobre su homosexualidad, y a Ortiz no le queda más remedio que dejarse fecundar una vez tras otra, y llevar en su vientre maléficos zigotos a ver si sale algún Borbón macho que pueda convertirse en el amo y señor de todos los españoles.

Cuando Ortiz saque su libro va a haber más colas en las librerías que en la puerta del cine cuando estrenan precuelas de Star Wars.

[editar] Enlaces externos

Herramientas personales