Libro de Esther

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
From father to clown.jpg ATENCIÓN: Se prohíbe leer este artículo en shabat.
Su lectura puede provocar que apedreen su automóvil.
Gatito.jpg ATENCIÓN: Este artículo puede poner su alma en peligro
Cada vez que alguien lo lee, Dios mata un gatito.
Cita3.pngNo me gustó el finalCita4.png
Hitler sobre el Libro de Esther.
Jerjes pensativo.jpg

Jerjes y Esther juntos (Esther no se ve porque la foto está tomada por encima de la cintura)

El Libro de Esther es una novela rosa erótica que está contenida en la Biblia y narra de forma ficticia lo que fue un afamado escándalo de sexo y prostitución en que se vio involucrado el rey de Persia Jerjes, muy similar al caso Clinton-Lewinsky de nuestra época.

La fuente son unos pergaminos encontrados cerca del Mar Muerto y que parecen contener un antiguo tabloide amarillista de la época donde se relatan las aventuras sexuales del Rey Jerjes con una call girl judía llamada Esther.

[editar] Los protagonistas

Jerjes: Gran Rey de Persia quien cansado de enfrentar a los 300 espartanos en un esfuerzo interminable por conquistar el mundo, y tras ser derrotado o más o menos por Leónidas volvía muy estresado deseoso de quitarse la tensión con las mujeres más hermosas de su reino. Así, organizó un certamen de belleza para escoger a Miss Persia.

Jafar.jpg

Amán el malvado Visir

Mardoqueo: Es un proxeneta que mató a sus tíos y “adoptó” a su prima cuando era muy pequeña para abusar de ella criarla como su hija y entrenarla para que algún día fuera puta reina. Su lema era: yo me llamo Mardoqueo y cuando te agachas te manoseo.

Esther: la ya mencionada huerfanita que su primo Mardoqueo ha estado entrenando desde niña en los artes amorosos. Según la Biblia: “Fue proclamada reina pues ganaba "la gracia de todos los que la veían" (Est 2:15). Como puede verse, ella provocaba gracia así que era muy buena comediante aparte de puta.

Amán: el villano de la historia, Amán era el visir de Jerjes y su mano derecha. Odia a Esther porque es el único de la corte con quien no se acuesta, y porque le quitó el puesto de compañero sexual consejero de confianza ante Jerjes.

[editar] Lo que sucede

Según se relata, básicamente, Mardoqueo presenta a Jerjes con Esther. Por aquel entonces la amante de Jerjes (aparte de Leónidas) era una tal Vasti. Esther empieza a hacerle mejor sexo a Jerjes al tiempo que se gana la ira del celoso Amán. Amán ordena la muerte de todos los judíos de Persia (sin saber que Esther era judía, era pura casualidad) y ya estaban listos para adelantársele a Hitler en tres mil años, pero entonces Esther convence a Jerjes usando su dulce lengua para que perdone la vida a los judíos. Jerjes accede, y extrañamente le da permiso a los judíos de que maten persas (a lo que acceden los hombres cuando están teniendo sexo). Esther es nombrada Reina de Belleza por sobre Vasti, Jerjes continúa teniendo sexo con Esther por el resto de su vida y manda a matar a Amán, Mardoqueo recibe la tarifa básica del 80% que le corresponde como proxeneta y los judíos y persas se masacran mutuamente culminando así en un final feliz.

[editar] Extractos

Llegada de Jerjes al Reino

DSC 2244.jpg

Esther fue presentada así ante Jerjes por su primo, padre adoptivo y manejador Mardoqueo

Cita1.png1. Y en aquellas épocas llegó a Persia el Rey Jerjes derrotado por los espartanos y furibundo y se sentó en su trono y dijo: “He aquí al Rey Jerjes soberano de toda Persia y su Imperio que se extiende desde India hasta Etiopía y a todos los extremos del mundo. 2. Gobernante de muchas naciones y lenguas y pueblos. Y he aquí que regreso derrotado por los griegos. 3. Y su consejero y ministro de confianza Amán se le aproxima y le dice: “Señor de señores y Rey de reyes, grande y sabio, oh túm poderoso Rey Jerjes, los responsables de tu derrota han sido aquellos conocidos como judíos quienes conspiraron con los espartanos”. 4. Y Jerjes pensó que aquella era una buena explicación para su fracaso y Amán continuó: “Extermina a ese pueblo de ratas y envíalos a la muerte, oh Gran Jerjes, que todos los judíos del reino sean exterminados todos su hombres y mujeres y ancianos y niños y bestias”. 5. Y Jerjes dijo: “Que así sea, aniquilad a todos los judíos hombres y mujeres y ancianos y niños y sus bestias pero hacedlo de manera discreta, pues no quiero que me acusen de antisemita. (Esther, cap. 69). Cita2.png

Mardoqueo y Esther se enteran de la noticia.

Cita1.png17. Y se encontraba Mardoqueo conociendo a su prima en el lecho cuando escucharon a los voceros del Rey anunciar en la plaza central la noticia de que todos los judíos debían presentarse ante el verdugo voluntariamente para ser ejecutados. Y Mardoqueo oró a Dios por aquella desgracia. 18. Y se escuchó la voz de Jehová el Dios de Israel diciendo: “Mardoqueo, Mardoqueo, ¿Dónde estás que no te veo? Y Mardoqueo respondió: “Acá estoy Jehová, mi Señor, Dios de Israel”. 20. Y Jehová dijo: “Mardoqueo toma a tu prima a quien he visto que pones a trabajar en la esquina todos los días en busca de clientes y entrégala a Jerjes para que lo complazca y talvez así no me quede yo sin esclavos que me adoren”. 21. Y respondió Mardoqueo: “Mi señor, entregaré a mi prima a Jerjes como pides pero entonces me quedaré sin medio de subsistencia pues es gracias a ella y a los clientes que pasan por la esquina que tengo para vivir. A lo que Jehová respondió: “No temáis, que yo os proveeré, así sea”. Entonces dijo Mardoqueo: “Ya oíste, ahora te pondré a practicar para que estés en buena forma al llegar ante Jerjes” y de inmediato empezó Mardoqueo de nuevo a conocer a su prima y he aquí que Esther dijo: “Oh Dios, Oh Dios” y Jehová respondió: “¿Qué?” y ella dijo: “No, nada, es un decir”. (Esther, cap. 69). Cita2.png

Esther conoce a Jerjes

Cita1.png43. Y se presentó Esther ante Jerjes y Jerjes vio que estaba muy buena. Y Esther se arrodilló ante Jerjes y dijo: “He aquí a mi Señor, Gran Rey Jerjes, ante ti soy tu esclava y cumpliré todos tus deseos”. Y Jerjes complacido dijo: “Acostúmbrate a estar de rodillas pues así pasarás gran parte de tu tiempo de ahora en adelante”. (Esther, cap. 69). Cita2.png


Esther salva a los judíos

Cita1.png62. Y por el clamor de Dios los judíos estaban siendo asesinados como si fueran animales en el matadero, mientras Jerjes se divertía en su palacio con Esther. Y he aquí que Esther le dijo: “Mmmgmmmgggmmm” a lo que Jerjes respondió: “Mejor sácatela de la boca que no te entiendo”. 63. “Que no me puedo concentrar con tantos gritos allá afuera, oh Gran Rey Jerjes Señor de señores y Rey de Reyes, soberano de Persia y su imperio que se extiende desde India hasta Etiopía sobre muchas naciones y lenguas y pueblos”. 64. Pero Jerjes sin conmoverse respondió: “No puedo hacer nada porque ya ordené matar a todos los judíos y aaaaaaah sigue, sigue así”. 65. Y Esther dijo: “Mi señor tengo algo que confesarte aunque me cueste la vida, pues te diré que si sigues eliminando a todos los judíos pues tendrás que eliminarme a mí ya que el primo de un amigo mío es judío… Y ya no podré seguir satisfaciéndote pues tendré que ir al Verdugo a que me corten el cuello.”. 66. Entonces Jerjes respondió: “¿Será que tú eres judía? ¡Por que de ser así…aaaaah sigue sigue!. 67. Y Esther dijo: “Mi señor, perdona la vida a los judíos y permite que puedan defenderse de los persas”. Y respondió Jerjes: “¡No! ¿Estás loca? Aaaaaah bueno, bueno sí, está bien. 68. “Y manda a matar a Amán por bocón y porque me cae mal”. “¿A Amán? ¿Mi visir de confianza? Aaaaah sí, está bien, lo que tu quieras pero no te detengas”. 69. Y salvo de esa manera Esther al pueblo de Israel. (Esther, cap. 69). Cita2.png

[editar] Artículos relacionados

Herramientas personales