Literatura erótica

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Plantisexo.jpg PELIGRO: Este artículo tiene un alto contenido sexual

Leerlo sin tomar precauciones aumenta el riesgo de contraer
enfermedades venéreas o volverse ciego. Vaya con cuidado

Cita3.png"Zelda miró al deshollinador. Su padre, el vicario..." -¿"Vicario"?- "tardaría horas en regresar a casa. Le ardían las entrañas. Abandonó toda precaución, alargó la mano y le agarró la..." ¡Woaaah! ¡Ju-ju-juuu! ¡Pero si es una novela guarra!Cita4.png
Joey Tribbiani sobre los relatos eróticos.
Cita3.pngLa 99na vez es la vencida...Cita4.png
Escritor frustrado sobre su carrera, con una botella, intentando convencerse de que puede lograrlo.
Cita3.png¿Se lo digo yo o se lo dices tú? ¡Esto es peor que un chiste malo o una patada baja!Cita4.png
Dueño de editorial a su socia, sobre la pésima calidad del relato del tipo de la cita anterior.
SaintAugustin.jpg

Agustín hacía uso de su valioso tiempo leyendo todo relato erótico que podía. Nótese la atención que le prestaba.

Se conoce como literatura erótica al excelso subgénero de la rica gama que es la literatura, de carácter narrativo, que se caracteriza por su contenido de naturaleza sexual, frases difíciles de entender y descripciones demasiado descriptivas y alargadas sobremanera, dejando al lector perdido en el espacio de la lectura, sin saber si sigue leyendo o vuelve desde el principio, para poder captar algo de lo que sus ojos reciben y su cerebro decodifica y entiende (o intenta hacerlo, haciendo todo un esfuerzo posible); para, así, no quedar como un tonto más, al igual que los amigos con quien se junta a menudo a hacer sus actividades sociales; logrando, entonces, con todo esto, un intento de placer sexual al leer el texto.

A lo largo de la historia, la literatura erótica fue despertando el interés de mucha gente, a lo ancho y a lo alto del mundo, dando por resultado que cualquier idiota pueda hacer el suyo propio... Aunque esto, por supuesto, no significa ni tiene por qué significar que sean relatos buenos, pues hay cantidad y no calidad.

Aunque no solo se ha valido de aficionados escritores que intentan escribir tanto cuento como puedan, también ha cosechado grandes admiradores, incluso hasta grandes fanáticos, a tal punto de que muchos llevaron la ficción del relato a la realidad.

[editar] Historia

PortadaQuijote.gif

Portada del Quijote, libro que tenía alusiones sexuales en su contenido, aunque no lo parezca por la mala calidad de la foto.

Tanto el erotismo como el sepso, como pichones de aves excitadas por dar su primer vuelo, comienzan a publicarse en forma escrita desde el inicio de los tiempos de la existencia humana al igual que sus preocupaciones de por qué quema el fuego y de por qué duele si se golpea uno la cabeza; de forma tímida pero segura, debido a la apabullante censura que predominó siempre, impuesta por la gente "de bien, de educación, de sangre azul" por ser tan tristemente ignorante y prejuiciosa, por causa de posibles corazones rotos o sueños destrozados, debido a nunca poder haber dado el primer paso a declarársele amor y deseo a la amiga sexy de la madre o tener una noche de acción desenfrenada con el vecino velludo de la cuadra.

Asimismo, aunque raramente, también son frecuentes las delicadas alusiones al sexo, al acto sexual o a los cientos de categorías que implican el amplio tema en general en grandes y clásicas obras literarias; pues un buen y vasto libro vende, pero un libro con recurrente contenido prohibido vende más. Así, por nombrar ejemplos, se puede mencionar fragmentos altamente sublimemente eróticos en "Don Quijote de la Mancha" de el Mejor Señor Escritor en Español Carente de un Brazo o en el "Ulises" de el Señor Ezquizofrenia a la Irlandesa.

[editar] Comienzos

Papiro.jpg

Papiro egipcio que trataba sobre las leyes sobre contenido en libros de contenido adulto. Las letras en rojo usaban cierto idioma para que nadie respete esta ley.

En los lejanos tiempos, muchas de las históricas sociedades de la extasiante antigüedad tuvieron su cálido inicio en el inigualable placer que es el erotismo literario, algo así como un delicado virgen que "para la mano" con ciertas cosas de costumbre y, como un cuarentón que desea independizarse de su madre y de vivir con ella bajo el mismo techo, conoce por primera vez la haragana vida de clubes para adultos, creando un majestuoso hito para las generaciones futuras.

Así, entonces, grandes y cultas sociedades prolíficas de antaño -como, por ejemplo, los esbeltos egipcios, los divinos griegos, los fornidos romanos o los amarillos magnéticos chinos-, ya hacían sus tratados acerca del sexo, escribían obscenos poemas satíricos y diversos manuales sobre la práctica sexual, hasta tal punto que llamaron tanto la atención que la gente conservadora se tomó la gentil molestia de acusarlos de depravados y mandarlos a matar.[1]

Pero nada de lo ya mencionado con las peludas pero delicadas manos del que escribe esto para Ud. es comparación con la sensacional aparición del Kamasutra (el más famoso y universal de los manuales de sexualidad, un rudo pero excelso motor de felicidad y mucho más célebre que la Biblia Otaku o cualquier otro de esos incesantes libros de ciencia ficción parecidos a ésta) en la India, el el siglo IV, cuando un casi célebre e infértil hindú quiso hacer algo por los demás. Así que, en un cierto período de tiempo (entre postura y postura con su hermana, su madre, su tía, su hija, su mujer, todas las miembros femeninas de la familia de ésta y de cuanta mujer se le cruce) pudo recolectar y redactar las poses en capítulos y con explicaciones didácticas para personas más lentas.

Otra de las obras destacadas de los comienzos de la literatura erótica fue la publicación de "Las mil y una noches", una extensa gama de relatos islámicos basados en la vida personal de Mahoma (en su época de juventud, cuando tenía más libertades en cuanto a mujeres, fiestas y mujeres), relatados todos por una delicada dama que tuvo que recurrir a esto para no ser merecidamente decapitada.

[editar] Desarrollo

Contorsionistas.jpg

La publicación del Kamasutra llevó a la imaginación de mucha gente, tanto para crear su a su propia manera como para recrear las posturas del manual (foto).

Que a pesar de que la Edad Media fuera una época difícil para la literatura erótica, y todo por culpa de raros movimientos que surgían entonces, no significó que haya muerto; sino era, más bien, como un preinfarto o una subida de presión. El Renacimiento ayudó bastante, principalmente en Italia, aunque hayan prohibido libros que narraban historias de monjes seduciendo monjas. Más adelante, durante el siglo XV, en Francia (el país de los delicados aromas apestosos y las exquisitas delicias que son y parecen caracoles, muy a menudo), se redactaban libros con tono humorístico que trataban sobre el matrimonio e historias breves sobre lujuria y perversiones, como también ciertos libros con posturas sexuales (algo así como una versión simplificada del Kamasutra) y que contenían frases muy explícitas,[2] no muy diferente a lo que son en éstas épocas.

A lo largo de los siglos XVI y XVII, la literatura erótica sufrió el cambio que venía esperando ansiadamente hace mucho tiempo: la liberación. Tal como un convicto espera la libertad condicional para salir de la maldita cloaca donde fue condenado o como un adolescente en un autobús, que olvidó su reproductor de música en casa y está tan deseoso por llegar que se contiene las ganas de golpear a la anciana de a su lado que le viene contando su vida y la de toda su familia, la literatura sexual tenía su esperado cambio. Algunos ejemplos pueden ser: la publicación de ejemplares que trataban sobre amor, lujuria, infidelidad, sexualidad y el aburrido romanticismo; como también sexuales y pornográficas en Ámsterdam (la capital euro-mundial del coito y la depravación... literalmente); el uso del personaje "Don Juan", un tipo seductor con un grave trastorno de hipersexualidad crónica, carente de amor; en Francia el contenido de inmoralidades (tales como descripciones explícitas de todas las partes íntimas, la promiscuidad, el lesbianismo y hasta el sadomasoquismo) y en Inglaterra el contenido de incesto.[3]

Juliette Sade Dutch.jpg

Justine, del Marqués de Sade, quien le dio mejor formato a la literatura erótica e inspiración a la nueva generación de pervertidos.

Otro ingrediente que ayudó mucho a la receta de la sopa de la abuela que es literatura erótica fue la Ilustración (movimiento intelectual europeo, caracterizado por su anárquico espíritu de queja contra la caprichosa y constante censura del Gobierno, la Iglesia Católica, quienes imponían la llamada "represión sexual"). Hubo mucha preocupación por parte de las clases altas, pues que su gente[4] vea semejantes contenidos explícitos era un golpe bajo a sus dudosos ideales. Otros, en cambio, criticaban y rumoreaban historias en sus publicaciones, tales como la homosexualidad de María Antonieta, fantasías con ésta y sus orgías incestuosas con sus hijos o la impotencia sexual de Luis XVI; en fin...

Aunque, desde la época de la Revolución francesa, ni antes ni después, absolutamente nadie ha podido superar a las publicaciones del pervertido más grande de la historia mundial: el Marqués de Sade (escritor de las obras más asquerosamente obscenas de la literatura universal), publicador de retorcidas historias como las de monjas cachondas y pervertidas o tipos adinerados y encerrados que ponen en práctica historias sexuales que alguna vez escucharon. Como sea, el Marqués marcó un hito en la historia literaria y le dio mejor formato a la misma, como así también dio imaginación a la nueva generación de minipervertidos que día a día crece.

A pesar de que en el siglo XIX aparezca el Romanticismo, esto no acalla a la literatura que se pone más salvaje aún; pues aparece un fulano llamado Von Sacher-Masoch, quien hizo publicaciones con contenido un tanto perturbadoramente violentos, dando lugar al masoquismo, en honor s su nombre. Así, también, tipos alemanes no se quedaban atrás, pues unos publicaban sobre orgías contínuas y otros sobre prostitución infantil, entre otros; cabiendo destacar que también algunos escribían libros para niños[5].

[editar] Actualidad

A comienzos del siglo XX, la literatura erótica sufre pequeños pero constantes declives, por culpa de Wikia herederos de las viejas costumbres menonitas/puritanas/tradicionalistas/moralistas que se quejaban de cuanto libro de contenido sexual saliera, pues le interesaba más lo que hacía el otro que ellos mismos o sus propias familias.[6] Pero, igualmente, a lo largo del siglo XX, la literatura erótica no se quedaba atrás, pues tuvo numerosas publicaciones como desempleados hubo en la Gran Depresión.

Muchos y más temas de los ya mencionados fueron abarcados a lo largo del siglo XX en cuanto al contenido; tales como el adulterio, el anti-feminismo, la prostitución, el exhibicionismo, la pokefilia, el sepso entre adolescentes, erotismo con fluidos, el voyeurismo, la pedofilia, sexo santo y muchas cosas similares más, siempre y cuando sea lo suficientemente tosco y/o enfermizo estimulante para el lector.

Actualmente y desde hace varios años, gracias a las imprescindibles nuevas tecnologías que hacen que todo sea más facíl, que logra cosas de la misma manera y que nos hacen más sedentarios y más idiotas a cada día, ha aumentado considerablemente el número de fanáticos a lo que hoy se llama "relato erótico". Muchos internautas disfrutan, entre enciclopedias humorísticas en línea y páginas web de contenido adulto (Ya sean de edad o no de edad), el leer éste tipo de relatos contados por otro internauta más. Y, al igual que en el dasrrollo de la historia de la literatura erótica, también aquí se incursionan diversos temas más, como el sexo con menores y la zoofilia.

[editar] Y, en la cama, ella me proponía...

[editar] Referencias

  1. Primer y segunda opciones principales. La tercera, pero menos importante, se trataba sólo de censurarles.
  2. Un ejemplo perfecto decía: "Quiero darte como conejo y llenarte la madriguera... suena sucio, pero te hará sentir bien.". A saber cómo iría luego a mantener a su numerosa familia.
  3. Lo que todo ésto hace pensar que los europeos son los más grandes pervertidos incursionistas y creativos en el arte de la literatura erótica.
  4. (esposas, hijos, hijas, abuelos, abuelas, esclavos, analfabetos, retrasados mentales y hasta el perro, el gato y el guacamayo en peligro de extinción que se trajeron ilícitamente de sus últimas vacaciones en Brasil)
  5. Ésto refuerza la referencia número 3, sobre que los europeos son los más grandes pervertidos incursionistas y creativos en el arte de la literatura erótica
  6. Pues siempre fue costumbre del que se creía religioso hacerle miserable la existencia del otro, ¿no?


Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Litterato.png
Artículo Literario Destacado
Herramientas personales