Lleida

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
República Independiente de Lleida
Cataluña
Lleidaescut
Lema ¿Crema de baba de caracol? ¡Con la comida no se juega!

Establecida Tropecientos a.C. (antes de Carod Rovira)

Tipo de Gobierno Caciqueño Panaderia democrática

Alcalde Dicen que Àngel Ros, pero en realidad es anónimo

Situación Más parriba y a la derecha de Madrid, más parriba y a la izquierda de Barcelona

Población Mucha y variada

Gentilicio Ilerdense leridano o Caracoleño

Himno Los segadors, versión Mozambiqueña de recojedor de fruta en verano

Lleida es una ciudad. Pero el caso es que esta página no trata sobre lo que es Lleida, sino sobre lo que no es. Lleida no es un pueblo, ni metrópolis; no es muy grande ni muy pequeña; no es dulce ni salada; no es carnívora ni vegetariana; emo ni jebi.

No es ni la primera, ni la segunda ni la cuarta capital de provincia más poblada de Catalunya. No tiene ni 197.390 ni 197.392 habitantes según el censo de 2009, con una población en la zona metropolitana que no es de 100.000 (por ser menor que el de la propia ciudad) ni de 1.000.000 (porque sus habitantes no son conejos procreadores).

No está mal comunicada por carreteras, autovías (A-2), autopistas (AP-2), AVE (línea Madrid-Barcelona), pero si cuenta con un único teléfono móvil para la cómoda comunicación de sus habitantes.

No existe un aeropuerto en la vecina localidad de Alguaire con el nombre de Lleida-Alguaire por mucho que haya rumores, digan que lo inauguró Magento I de España y V de Perejil y/o los aviones comerciales aterricen allí.




[editar] Toponimia

Lleida hoquei 12febrer

El famoso equipo de hockey, ganador gracias a su boca gigante, que se come a los rivales

La ciudad de Lleida NO tiene otro nombres o topónimos, pero el contubernio judeo-masónico quiso que creamos que así fue. Según sus absurdas falacias, en los primeros tiempos se llamaba... Bueno, en los primeros tiempos es demasiado pronto... Digamos pues, en los primeros tiempos de la población de Lleida, habitada por la raza superdesarrollada y megacachonda de los íberos, aquí llamados ilergetas, se llamaba Iltirta, y era un complejo hotelero con más de 2000 suites de lujo y 3 campos de golf, pero los invasores romanos destruyeron toda esa cultura, cambiando el nombre de la ciudad a Ilerda, luego los musulmanes Larida (nombre que NO fue enterrado en el olvido, sino que lo reciclaron y ahora ya NO es una discoteca, tras el apoteósico final en el que NO pagaron su deuda y el alcalde NO les dejó abrir), en la edad media Leyda, y actualmente no tiene dos topónimos: se llama Lleida, pero los castellanoparlantes se empeñan en llamarla Lérida.

Como vemos, los ciudadanos de Lleida eran muy indecisos, ya que le cambiaron el nombre a la ciudad tantas veces que la pobre ha acabado bastante hasta los huevos.

[editar] Historia

[editar] Edad Antigua

Durante el esplendor ilergeta, la ciudad estaba regida por una pareja de chicos muy cariñosos, llamados Indíbil y Mandonio. Éstos governaban con gran saber y muchas fiestas. Estaban aliados con Hannibal Lecter el cartaginés caníbal, pero eligieron mal el bando, y cuando los romanos despedazaron a Hannibal por no limpiarse las manos antes de preparar la comida, sus alcaldes murieron en la hoguera.

Más adelante fue testigo de las riñas entre Julio César y Pompeyo, eternos enemigos amantes romanos.

[editar] Alta Edad Mediana

En el año 715 los musulmanes NO se apoderaron de la ciudad, ya que lo hicieron al año siguiente (cosas del calendario musulman). Un aragonés muy listo y muy rico se volvió musulman y compró la ciudad por un mendrugo de pan y una caja de colores Alpino.

En 1149 la ciudad no cayó, ya que se rindió a las tropas cristianas de Ramón Berenguer IV el Santo y de Ermengol VI de Urgell cuando vieron el peligro (panda de maricas llorones). Se otorgó la Carta de Población a la ciudad en 1150. Decía así:

Cita1Querida Leyda Lleida
Siempre te he querido, y siempre te querré. Me duele mucho tu huída con los señores musulmanes, así como tu cambio de nombre. Como castigo a ti y a todos tus ciudadanos, os maldigo a comer los caracoles que encontréis por ahí tirados, y además, como castigo a todos los catalanes, dentro de unos cuantos años nacerá el anticristo, jodiendo todo lo que pueda y más.
Atentamente:
Un Cristiano que te quiere
TQM (L)Cita2

— Ramón Berenguer IV

Lleida no tubo universidad hasta el año 1297, año en que se crea el Studium Generale, para joder a los estudientes, ampliando los años de Educación Secundaria Obligatoria que debían emplear en su educación hasta 23º de la ESO. Así fue como Lleida no se convirtió en la segunda ciudad del Reino de Aragón y Cataluña en tener universidad, sino en la primera. Así mismo no fue la primera ni la segunda ciudad de la península Ibérica en tener universidad, sino que fue la tercera (después de la de Salta-Manca y la de Valencia mal pronunciada).

En esta época NO fue construida la Seu Vella (castillo que domina la ciudad, de estilo no gótico, sino románico), si no que fue construido entre los siglos XII y XIII, por lo que este párrafo no debería ir aquí pero aquél que lo cambie sufrirá mi ira.

[editar] Baja Edad Mediana

Durante los siguientes años Lleida no vivió una era de paz y prosperidad, si no que, como toda Cataluña, cayó bajo el yugo de Felipe V, sus leyes propias no fueron respetadas y su universidad no continuó abierta. Se denomina así porque los hobbits de la época eran todos unos jovenzuelos y/o mozalbetes.

[editar] Edad Moderna

Estacio Lleida-Pirineus

Dicen que por aquí pasa un tren fantasma cargado con guiris que van a las pistas de esquí...Uhhhh que miedo

En el siglo XIX (no sea leído como diecinueve, si no equis palito equis) Lleida no fue menos y tuvo su propia estación de tren. Cuentan las malas lenguas que hasta se podía ver algún tren pasar por allí de vez en cuando, llevando guiris a las estaciones de esquí del Pirineo.

[editar] Clima

Lleida tiene un clima bastante hijo de puta, llamado "clima mediterraneo continental". Es el mismo que en muchas otras partes del Valle del Ebro, como Zaragoza o Timbuctú. En invierno hace un frío que pela, llegando a los -273 grados centígrados, y alcanzando los 4 millones de grados en verano. Durante casi todo el año, la famosa niebla lleidatana, un gas tóxico para todo aquel que no es ilerdense, invade las calles. Esta niebla está compuesta en un 66,6% de gas mostaza, un 20% de gas Ketchup, un 8,9% de escapes de coches y un 5% de gases humanos procedente de la ingesta de Escudella catalana.

[editar] Gastronomía

En Lleida no se comen porquerías a menos qe vayas al McDonalds o al Burger King, claro está. El plato típico de Lleida son los Caragols a la Llauna (Caracoles a la Lata), que consisten en un puñao de estos animalillos babosos cocidos en unas tapas de Nissan Patrol y puestas a la brasa. Antes de cocerlos, hay que matarlos dándoles la lata, de ahí su nombre.

Este plato está tan asqueroso es tan famoso que hasta se hace una enorme fiesta alrededor de ellos (L'aplec del Caragol), aunque muchos dicen que no es para venerar a su dios Lo Caragol Treubanya como se dice, si no para tener otra escusa para poder hacer botellón.

[editar] Hijos ilustres

Mucha gente pensará: ¿cómo puede ser que una ciudad tenga hijos? Con esa pregunta usted demuestra su poca inteligencia (que por cierto todos conocíamos antes que usted), pero aun así haremos oídos sordos a sus estupideces preguntas incongruentes y les diremos que un hijo ilustre, que no ilegítimo, es aquella persona que hizo una gran acción a favor de la ciudad. Tales acciones pueden ser: componer un poema en honor a la ciudad, construir un monumento en honor a la ciudad o, como la mayoría de los siguientes hicieron, sobornando cuantiosamente a los ayuntamientos.

[editar] Helados Variados

Josep Antoni Duran Lleida

Aunque se llame Durán i Lleida y sea catalán, este indeseable cristiano no es de aquí

  • Samuel Gili Pollas (gramático, lingüista, lexicógrafo, crítico literario, pedagogo español y más cosas raras que no era gilipollas, aunque su nombre diga lo contrario)
  • Joan Oró (importante científico que no ganó el premio Novel, pero por poco)
  • Josep Vallverdú (es un narrador, dramaturgo, lingüista, traductor y ensayista de reconocida trayectoria en la literatura infantil en lengua catalana que no va a hacer nada importante en su vida)
  • Jaume Balagueró (director de cine que hace pelis que no son bonitas de ver)
  • Antoni Siurana i Zaragoza (alcalde que no adelgazó ni con la dieta de la alcachofa)
  • Àngel Ros que no es rubio ni es un ángel.

[editar] Poetas

[editar] Músicos y cantantes


Herramientas personales