Los Otros

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Cuando los chicos del vuelo 815 decidieron hacer escala en El Pedrusco Maldito rápidamente se dieron cuenta de que por ahí había gente que no les sonaba de nada. Inteligentemente, convinieron en llamarles "Los Otros" en un alarde de originalidad. Estos tipos, que en un principio aparecían disfrazados de Los Picapiedra, enseguida revelaron sus aviesas intenciones pederastas al secuestrar a todos los niños y a una embarazada e intentar ahorcar al yonki. Incomprensiblemente, los supervivientes no consideraron estas acciones como algo bueno, y les declararon formalmente la guerra. Con el paso de los capítulos, Los Picapiedra muestran su verdadera identidad: se trata de una agrupación de Testigos de Jehová que viven en urbanizaciones como la de Mujeres Desesperadas y tienen un Club de Lectura. Además, hacen cosas muy raras en laboratorios secretos y son todos vegetarianos. Hay un huevo de ellos; hablaremos aquí de los más importantes:

Lost8.jpg

Los Supervillanos dando pena

[editar] Integrantes

[editar] Benjamin Linux Linus

Tío feo muy listo, probablemente Jefazo de Los Otros. Él fue quien diseño Linux, el sistema operativo responsable del Humo Negro. La francesa le clava una flecha en el páncreas; el Irakí le tortura inmisericordemente (tras jurar que no lo haría más); su novia le deja por ser demasiado malvado; tiene un tumor en la columna vertebral del que es operado sin anestesia previa, y todos sus subordinados le quieren matar. Le gusta simular asesinatos, decir que es de Minessota, dispararle a los calvos, a las rubias y a la gente putrefacta del barco. Además, se sospecha que es el responsable de la desaparición de la Atlántida, y tras su precipitada huida del peñasco directamente al Desierto del Gobi pasa las noches en vela urdiendo un plan para regresar porque es un lugar maravilloso.

[editar] Juliet Burke

Regentaba una clínica abortista ilegal en Miami, pero tras asesinar a su marido atropellándole con un autobús escolar, y sometida al acoso implacable del teniente Horatio Cane y sus secuaces, puso pies en polvorosa hacia La Isla acompañada de un Veterinario. Allí intentó matar al Jefazo, por lo que fue condenada a ser marcada en el culo por el herrero municipal con un hierro incandescente. Entonces su cometido se redujo a prepararle sándwiches de queso a Jack y barrer la jaula de los osos. Ahora está de vacaciones en la playa.

[editar] Mikhail Bakunin

Pirata ruso borrachín que llevaba once años jugando al Buscaminas y cuidando vacas hasta que llegó el Irakí para torturarle (después juró que no lo haría más). Su primo John Locke le arrojó sin contemplaciones contra el Perineo de Seguridad al no poder soportar su fea cara y su acento poco seductor. El muy cabrón resucitó. Fue arponeado, y el muy cabrón resucito, pisoteado y el muy cabrón resucito, submarinistamente autoinmolado y el muy... bueno, se entiende. Hay que tener mucho ojo con él.

[editar] Richard Alpert

Es el único Canario con acento cubano que vive en la isla. Regenta una sucursal de Corporación Dermoestética y lleva en la Isla varias décadas practicando liftings y masajes terapéuticos con barro y gas mostaza. Gran amigo de Linus, de vez en cuando sale a promocionar su clínica y reclutar nuevos incautos clientes. Hace una serie de rigurosas pruebas a Locke para ver si es el elegido de la fuerza, apto para transplante de peluquín, o bien para descubrir si es la próxima reencarnación de Buda, Kant, o incluso el mismísimo Monstruo de Spaguetti Volador.

[editar] Jacob

Señor muy raro y algo hippie que invierte sus abundantes ratos libres confeccionando una lista donde va apuntando cosas. No se deja ver mucho por la Isla, vive en una cabaña prefabricada del IKEA y da la impresión de estar hasta los mismísimos huevos del Humo Negro y demás mandangas. Podría tratarse de Dios. Seguramente no se trata de eso. En realidad vive en la estatua mutante del faraón Cocodrilín, le gusta hacer tapices persas a la luz de la hoguera, pescar y confeccionar su ropa blanca que lava con suavitel. Es asesinado por un clon malvado de Locke, o más bien por un tipo muy malo que succiona cuerpos y chupa sus entrañas para hacer tacos de moronga.

[editar] Véase también

Herramientas personales