Lucía y el sexo

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cine ícono.png
Lucía y el Sexo
Movie-lucia-y-el-sexo.jpg
Dos tetas tiran más que una carreta.
Ficha técnica
Dirección Julio "gafapasta" Medem.
Producción Alessandra Rampolla.
Intérpretes Paz "flacucha" Vega, Tristán "triste" Ulloa, Najwrja "susurritos" Nimwjrjwji, Enela "morbosa" Canalla.
Guión
Música
Fecha de estreno 2001.
Género
Calificación
Premios

Película completamente freak que ha visto la mayoría de la gente porque sale Paz Vega en bolas.

[editar] Sinopsis

Un triste se va de vacaciones a Tenerife, donde conoce a una chorba que habla en susurritos, Najwrja Nimwjrjwji. La enraba vilmente, aunque siempre desde el cariño. Nuestra protagonista queda embarazada, y el público mientras se pregunta qué hace la pava ésta chupando cámara y cuándo sale Paz Vega. Luego saldrá una niña en tomas absurdas, que se supone que es la hija del triste y la susurritos.

En éstas que el triste tiene una crisis de escritor gafapasta. A continuación conoce (¡por fin!, diréis con alivio los chicos) a Paz Vega, que se le tira encima con las bragas en la mano y se convierte instantáneamente en la protagonista. Está muy buena aunque sale un poco flacucha. Seguramente se llamaría Lucía en la peli, más que nada porque de otra forma el título cantaría; aquí la llamaremos "la flacucha" para darles alguna alegría a las chicas envidiosillas que lean este artículo (pero que conste que está buenísima). Llega el momento que todos esperábamos y Paz Vega se despelota múltiples veces, mientras el triste la enraba con saña. De ahí lo de "y el sexo".

El triste escribe como loco tonterías cada vez más gordas. Más o menos por esta época conoce a Enela Canalla, que tiene las tetas más gordas que la flacucha y sale más morbosa; la llamaremos "la morbosa". Por algún motivo el triste ya está harto de endiñársela a la flacucha y decide probar con la morbosa, pasando de triste a pichabrava: no en vano cada tía que sale en la peli pasa por taquilla, sólo se libra la cría y porque sería delito. En el momento en que justo tiene a la morbosa a cuatro patas y mirando hacia Teruel, sale un Rottweiler que se come a la niña que estaba cuidando, que casualmente es la hija que el propio triste le hizo a la susurritos. El triste se queda tan triste que se suicida, aunque ya tardaba, la verdad.

En escenas entremezcladas salen dos de las tres enrabadas, la susurritos y la flacucha, en una isla extraña con un argentino que (atención chicas) tiene un pollón. Es imposible saber qué pinta aquí este tipo, aunque durante un rato se recubre de barro y tiene aspecto de pitufo. Pero, al contrario que el triste, no consigue enrabar a la flacucha; y al final el triste vuelve de entre los muertos y hace un menàge a trois con todas las que pilla por la isla. O algo así, no me acuerdo bien, a estas alturas ya estaba harto de hacerme pajas y no prestaba mucha atención. Bueno, en realidad lo pasé rápido a ver si se veían más tetas, qué pasa.

[editar] Grandes momentos freak

Lucia-y-el-monstruo.jpg

El monstruo de la lagua hizo una notable aparición en la cinta.

Cuando la susurritos vuelve de la isla, con el grumo la semillita del triste dentro se supone, se casca un dedazo en la cama recordando la pasión de esos momentos isleños. En realidad cualquiera habría dicho que sólo fue un polvo tonto, pero se ve que el triste la dejó hecha polvo.

Cuando el triste conoce a la morbosa, ésta le cuenta que su madre es actriz porno, y que ella se masturba sin cesar viendo sus penícolas: "me pone muchísimo ver follar a mi madre". ¿Es morbosa o no es morbosa?

El momento gafapasta por excelencia es sin duda cuando la flacucha llega a Tenerife (todo el mundo acaba allí, hasta la niña). Se acerca a un chiringuito y, para calmar sus penas, no se le ocurre otra cosa que trapiñarse una paella. El camarero le dice "Lo siento, pero no hacemos paellas para una sola persona" (la carta lo dice bien clarito: "mínimo dos personas"), y la flacucha se da cuenta de lo solísima que está. Sutil, ¿ein?

Otro día, la morbosa le cuenta al triste que quiere tirarse a su padrastro, que es clavado al argentino (seguramente para ahorrarse un actor). Por lo visto un día la morbosa se está duchando, al tiempo que se hace el dedo de rigor (no disimuléis, chicas). Entonces llega el colega y casi la pilla. Mientras se acuerda, el triste llega a casa y se encuentra a la flacucha metida en la bañera. Así que se dedica a hacerle un dedo, hasta que la flacucha se corre y al triste le salta un chorreón de algo. ¿Squirt en la gran pantalla? Impagable.

La susurritos regenta una especie de motel cutre donde todo el mundo parece que está por la cara, incluyendo el argentino del pollón; sólo le falta darles una pulserita y llevarles cubatas. Todos se recuperan de alguna catástrofe de sus vidas, y es que en Tenerife las penas parece que no existen.

Más tarde, mientras el argentino se disfraza de pitufo, la flacucha le agarra un poco el pollón; pero luego se arrepiente y le dice que no está preparada o algo que el tipo no oye porque le zumban los oídos. Sorprendentemente, el colega se lo toma bien; es posible que esa noche la susurritos lo pagara con su salud, aunque eso no sale, lógicamente. Está claro que el argentino no es ni director ni guionista de esta farsa.

Al final creo que el triste, que se había suicidado, no estaba muerto sino que estaba de parranda. Llega a la isla y da una sorpresa falsa, porque el suicidio había sido tan tonto que nadie se lo creyó en su momento.

[editar] Significado

El significado gafapastil está más que claro: las relaciones psico-somáticas entre la muerte, la vida, el sexo y los perros marca Rottweiler. Tras esta sarta de tonteridas se esconde una verdad mucho más horrenda: se trata de publicidad barata hacia los tristes gafapasta. En efecto, chicas: el triste no deja una suelta, mientras que el argentino (que es alto, misterioso, sabe disfrazarse de pitufo y además tiene un pollón) no se come un rosco. ¿Por qué? Porque el triste escribe moñadas que las flipa, igual que (casualmente) el gafapasta de Julio Medem. Vaya por dios.

Queridas amigas: en la vida real no hagáis caso al Médem, que lo único que quiere es llevarse a los pibones a la cama, y dejad que os enrabe el del pollón. Y luego si queréis, el triste también, pero no rechacéis una experiencia gozosa sólo porque el disfraz de pitufo no sea perfecto; con barro de Tenerife tampoco se llegan a hacer milagros.

[editar] Auténtico Significado

Pero desde esta página queremos ahondar un poco más. Cada vez que el triste disfruta, o la caga bien (preñando a una y consiguiendo que un perro se coma a su niña, con lo que por lo menos compensa) o escribe chorradas. Está claro que lo que quiere el autor es perpetuar el mito judeo-cristiano de que el placer (y sobre todo el sexo) lleva a la catástrofe, a no ser que uno se case antes. O por lo menos se ponga un condón. O le ponga el bozal al perro... En fin, que el sexo es malo para vosotros, chicos y chicas, aunque gocéis como perracas. Avisados quedáis.

[editar] Puntuación

Un 4.5 sobre whiskas.

[editar] Para saber más


Este artículo ha sido traído desde ultratumba,
lugar del eterno descanso de Frikipedia:
Luc%C3%ADa_y_el_sexo
Logo frikipedia.jpg
Herramientas personales