Luis Buñuel

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Dali Simpson.jpg Artículo sobre surrealismo
Escrito en una meditación sobre una vaca transparente rumbo a conseguir más planta feliz.
Luis Buñuel
link={{{3}}} link={{{3}}}
Buñuelporron.jpg
Buñuel preparando un guión.
Nacimiento Defunción España
México
Origen Un bruto aragonés
Su vida
Sobrenombres "El padre de Wyoming"
Lugar de residencia En los bares.
Se dedica a Hacer películas demoníacas.
Estado actual Solo sale de su tumba a leer las noticias.
Hazañas logradas Cortar un ojo con una navaja voladora. Inventar cócteles alcohólicos.
Relaciones Federico García Lorca y Salvador Dalí
Enemigos Salvador Dalí y Paquísimo
Poderes especiales Hacer que el sinsentido tenga sentido y que lo que tenga sentido se convierta en sinsentido.
Objetos Navaja, boina, coctelera.

Luis Buñuel Portolés (Calanda, Teruel, Aragón, España; 22 de febrero de 1900 - Ciudad de México, México; 29 de julio de 1983) fue un director de cine español, según los mexicanos y mexicano, según los españoles. También es conocido por ser el sosias de El Gran Wyoming

[editar] Biografía

[editar] Primeros años

Todos los datos de esta biografía provienen de la autobiografía de Buñuel, que fue escrita por otro señor.

Buñuel nació en Calanda, que era un pueblo de gañanes en el que gustan cada Semana Santa de aporrear tambores hasta sangrar. Su padre tenía bastante pasta y lo primero que hizo fue meter a Luisito en un colegio de curas de Zaragoza, donde pasaría una infancia de lo más, sosa y beata, entre ir a misa e ir a coger bichos, que es lo que se hacía en España de aquella. De pequeño también tocaba el violín, para martirio de sus vecinos.
Buñuelos.jpg

La familia Buñuel

A los 17 años entra en la Residencia de Estudiantes de Madrid para estudiar Ciencias Naturales, pues era muy aficionado a los bichos, como decíamos. Como todo buen estudiante, se dedicaría a emborracharse, irse de putas, boxear y ponerse estrafalarios disfraces, obteniendo, como consecuencia de todo ello, la licenciatura en Filosofía y Letras. Fue en esta época cuando conoció a otros niños de papá estudiantes como él, con los que se iba de juerga por Toledo. Entre ellos destaca Federico García Lorca, quien le enseñó a Buñuel el mundo de la poesía y pretendía descubrir a Dalí, sin mas, y el propio Salvador Dalí, que de aquella ya era todo un friki insoportable, pero menos expansivo que en posteriores años. Así Buñuel empezó a sentir ansias por ser artista, y como no sabía muy bien cómo hacerlo, empezó a emborronar papeles con las paridas que se le iban ocurriendo, con el ánimo de ser escritor.

[editar] Siempre nos quedará París

Total, que después de esto se traslada a París y decide que no quiere ser escritor, que mejor prefiere ser cineasta. Se reúne con su amigo Dalí y se ponen a escribir en un papel ambos cualquier cosa que se les va ocurriendo con la única condición de que cada cual tenía que ser una gilipollez todavía más grande que la anterior. Finalmente le ponen como título Un Perro Andaluz y deciden que es el guión de una película. En esto solo vemos navajas volando por los cielos, gente que se cae de la bicicleta, mariposas con calaveras, gente que come vello de la axila y danzones en la playa. Tras sablear a la madre de Buñuel lo ruedan y lo estrenan con la secreta esperanza de que les partan los morros (en su origen, la intención era más que hacer una película hacer una performance sadomaso, siendo la película un pretexto). Lo que Buñuel y Dalí no midieron es que los franceses siempre han sido un tanto raritos y en lugar de golpearles lo que hicieron fue romper a aplaudir, a raíz de lo cual ellos entraron como miembros de honor en el Grupo Surrealista. Lorca por su parte se enfadó mucho, ya que interpretó que el perro andaluz era él mismo, y desde ese momento dejó de intentar sodomizar a Dalí.
Bunuel-Dali.jpg

Buñuel y Dalí. Estas pintas traían los dos freaks

Debido al fracaso que esto supuso, ambos planearon un nuevo proyecto para, esta vez sí, conseguir que les partieran la cara. Desgraciadamente no llegaron a llevarlo a cabo juntos, porque Dalí se una echó novia que a Buñuel le parecía un zorrón desorejado y, por tanto, intentó estrangularla. No con intención de matarla, según sus propias palabras, sino para ver cómo ella sacaba la lengua. Esto hizo que los dos amigos se distanciaran. Buñuel llevaría el proyecto La Edad de Oro a término sin su ex-amigo y esta vez la película fue tan bruta que ni siquiera gustó a los franceses y el director aragonés pudo ver satisfecho su anhelo de que le partieran la cara, e incluso superar las metas que se había propuesto: los asistentes a la proyección inciendiaron el cine.

[editar] De la tierra sin pan al país de la Coca-Cola

Tras rodar un documental sobre extremeños retrasados por ser producto de múltiples incestos, estalla la Guerra Civil. No queremos decir que hubiera una relación de causalidad entre ambas cosas, simplemente que ocurrieron una después de la otra. El caso es que Buñuel se pone del lado republicano y como pierden se tiene que ir piernas, así que se va a Estados Unidos.

Estando en Estados Unidos se reencuentra con Salvador Dalí. El encuentro es efusivo y se dan muchos abrazos. Buñuel pide dinero a Dalí, y este no se lo deja, pero Dalí tendría un gran gesto con su amigo, le señala como ateo y comunista, con lo cual Buñuel se tiene que ir de Estados Unidos por piernas también, sintiendo desde entonces un profundo agradecimiento hacia el genial pintor catalán.

No obstante antes de abandonar el país todavía tuvo tiempo de, invitado por Charles Chaplin a celebrar con él la Navidad, atacar violentamente al árbol y destrozar los regalos.

[editar] ¡Que viva México, cabrones!

Se instala en México. Cuando estaba muy deprimido y planteándose abandonar el cine para buscar trabajo como cajero en el Mercadona le ofrecen una oportunidad excepcional: hacer películas bobas e insustanciales sobre mariachis. Acepta sin pensárselo dos veces aunque rechaza poner su nombre en tales bodrios y filma bajo el pseudónimo de Pepe Endejo. Obtendría un gran éxito con estas películas comerciales, lo cual le permitiría relanzar su carrera cinematográfica y volver, por tanto, a las andadas, realizando algunos de sus mejores flims:

  • Los Olvidados: al principio la película iba a ir sobre las cosas que Buñuel habitualmente se olvidaba en casa (las llaves, el tabaco...) pero finalmente reescribió el guión y va sobre los niños de la calle.
  • Simón del Desierto: caleidoscópico güestern que va sobre la vida de un meapilas que se pasa el día subido en una columna. Sale un enano (no el de Juego de Tronos, otro, siempre son divertidos), el Diablo apareciéndose en forma de voluptuosa mujer que enseña las tetas, cabras... a media película se quedaron sin presupuesto, con lo que tuvieron que acabarla de cualquier manera. El Festival de Cannes interpretó el chapucero montaje final como un acto de ultravanguardia y premió a la película con el Pelma de Oro.
  • Ensayo de un Crimen: va sobre un tipo que intenta convertirse en asesino en serie pero no logra matar ni una mosca. Así que ni asesino, ni serie.
  • Él: va sobre un sujeto que toma mucho interés por la costura, al punto que le da por intentar coser el coño de su mujer.
  • El Ángel Exterminador: el argumento de la película se centra en unos aristócratas que hacen una fiesta del pijama.

Y tantas, tantas mas. Entre medias de todo esto volvió momentáneamente a España, para hacer una de sus mejores películas, Viridiana, deliciosa comedia doméstica: una chica monjil mete unos yonkis en su casa y se producen divertidas situaciones de enredos en las que ellos intentan violarla mientras la desvalijan joyero, despensa y se le llevan la televisión.

[editar] La vuelta a Francia

A partir de este momento volvería a Francia donde alcanzaría de nuevo un gran éxito: los franceses, cincuenta años después, seguían siendo raritos. En su nueva etapa los temas centrales serían la blasfemia, la befa de las convenciones sociales, los insultos a la autoridad y la Teología, resumiendo, los mismos temas que en las anteriores etapas. Destacan entre sus películas de este tiempo:

  • La vía láctea: a las personas religiosas les pareció una blasfemia, pero los ateos murmuraban que estaba financiada por el mismísimo Vaticano.
  • El fantasma de la libertad: en la que no se entiende absolutamente nada, pero que es muy divertida porque comienza con la Virgen María sacudiendo una colleja a un general francés y luego aparecen unos cagando en el comedor.
  • El discreto encanto de la burguesía: no es de las mejores, pero tenemos que mencionarla porque por ella le dieron el Oscar

Es de destacar que en estos últimos años Dalí quiso recuperar la amistad perdida y hacer la segunda parte de Un Perro Andaluz ya que, total, Lorca ya estaba muerto y no podía enfadarse. Buñuel rehusó y respondió a sus demandas mandándole, educadamente a tomar por el culo cariñosos recuerdos.

[editar] Carácter y personalidad

Era un tanto gañán, pero muy simpático y bromista. De hecho le gustaba fingir su propia muerte para acojonar a familia y amigos. Aunque de ideología progresista en su vida privada era más bien rancio, tenía a su mujer prácticamente atada a la pata de la cama y a sus hijos derechos como una vela. Le gustaba practicar deportes en los cuales primaba la estrategia y el intelecto, siendo sus preferidos el boxeo, fumar y beber. Cuando tenía ocasión, disfrazarse de monja, ya que, aunque ateo, sabía mucho de cosas de curas y lo mismo se te pasaba la tarde hablando del dogma de la Transustanciación o del Cuerpo Místico de Cristo, para echar el rato.

Buñuelmonja.jpg

Con su traje favorito, que utilizaba solo por comodidad

[editar] Sabías que...

  • ... Wyoming y Buñuel no son familia?
  • ... un capítulo de su autobiografía va sobre fumar y beber?
  • ... él y sus amigos vomitaban por un mirador cuando se emborrachaban?
  • ... no le gustaban los buñuelos?
  • ... ha amenazado con volver desde su tumba de cuando en cuando, pero solo para leer el periódico?
  • ... de pequeño quería ser compositor para seguir los pasos de Giambattista Diverdi?


Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Herramientas personales