Luis Echeverría

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaMéxico.png Este artículo contiene un chingo de humor mexicano.

Igual y si no le agarras el pedo, lo mejor es ir a México y preguntar, pero si no entendistes el nahuañol de los mexicanos, ya te chingaste.

Presidente vector.png
Luis Echeverría
BanderaMéxico.png
Luis Echeverría.jpg
Una visitadita a la cárcel, al cabo saldrá en unos dos días señor presidente
Escudo de México.png
Genocida de México
Mandato Del 70 al 76, justo luego de lustrarle los zapatos al presi.
Residencia Su cómoda casa, nunca pisará prisión
Hechos Mató cientos de personas y sigue libre.
Anterior Siguiente
Gustavo Díaz Ordaz
José López Portillo
Personal
Nacimiento Defunción México
Todavía no, como se aferra el cabrón.
Afiliación PRI, obvio
Estado actual Vivo, aún. Lástima
Sobrenombres PRInocida
Relaciones De JOLOPO hasta EPN, sin faltar ninguno. Incluso hasta Vicente Fox quien se la tenía prometida, lo dejó libre.
Enemigos Personas con memoria
Cita3.pngNo nos beneficia ni nos perjudica, sino todo lo contrarioCita4.png
Luis Echeverría sobre la temporada de caza de estudiantes

Luis Echeverría Álvarez es un hijo de la gran puta conocido genocida mexicano, que también fue subsecretario de Marina, Señor Oscuro de Gobernación y ¿por qué no? también Presidente de los Estados Unidos Mexicanos que lo volvió inmune a entrar a la cárcel o siquiera a pagar una multa u ofrecer una disculpa pública.

[editar] Biografía

Nació en chilangolandia, a finales del siglo XIX como producto de un aquelarre de brujas. Obviamente había algo mal en el pequeño porque se la pasaba todo el santo día bajo la cama, llorando y diciendo que veía gente muerta y metiendo gatitos en bolsas para arrojarlos al río, pero se interpretó simplemente como paranoia esquizofrénica violenta, nada de qué preocuparse. Lo único que necesitó para curarse era una lobotomía (quitarle un pedacito de cerebro), pero los doctores se equivocaron y le quitaron la parte del cerebro que controla la vergüenza. Estudió en la UNAM, donde todos se burlaban de él y lo llamaban “Luisito cuatro ojos” o simplemente “El chiquito de ahí”, excluido y humillado, los demás estudiantes se iban a hacer fiestas con ron, tequila y mariachi a gogo y a tener orgías , mientras él se quedaba encerrado en el sótano de la casa de su abuela leyendo libros de Lovecraft con su amiga Manuela.

Su maldad lo llevó por el camino natural del partido en el poder, colocándose como el abogado que tenía que sacar a los niños del orfanato por no pagarle la cuota de protección al PRI. Pero si se requerían medidas más extremas, también servía de sicario haciendo estallar el orfanato o dando visitas nocturnas a los líderes sindicales que no estaban muy de acuerdo con el presidente Adolfo López Mateos y su política antisindical, amablemente sin costo aluno les regalaba botas del mejor cemento del país y los llevaban a vivir a terrenos muy exclusivos bajo el río donde no tenían que pagar nada.

[editar] Masacre del 2 de octubre de 1968

Artículo principal: Matanza de Tlatelolco
Luis-echeverria-armado.jpg

"Ese es estudiante de educación física, corre muy rápido".

Gracias a que supo mantener la paz, la estabilidad y el orden constitucional del país, Pronto fue nombrado “Secretario de Gobernación” o Virrey de México por el presidente caballo Gustavo Díaz Ordaz dejándolo un día gobernando solo y diciéndole “bueno, voy a visitar a mi amante, si haces bien el trabajo por mis huevos te hago presidente, de todos modos no creo que pase nada importante hoy”, eso fue un 2 de octubre de 1968. Sin embargo, Echeverría era sumamente pendejo nervioso y quiso hacer que todo saliera perfecto, tanto así que había una marcha de estudiantes para pedir que el gobierno no se hiciera nervioso pendejo y dejara de reprimir, cazar, tortura y acariciar a la gente. Por supuesto, como hasta Fecal sabe, la manera más efectiva para resolver los problemas nacionales es mandar al ejército a escuchar las peticiones sociales. Y pues bien, no fue tan mal, el General de división se comunicó con Echeverría diciéndole que los estudiantes accedían a retirarse si el Secretario de Gobernación se disculpaba públicamente de ser un cabrón nefasto. “¿Ah, sí? Ahí van sus disculpas” y ordenó abrir fuego contra todo lo que se moviera, incluidos los odiosos gatitos que siempre se burlaban de él.

Cuando Díaz Ordaz regresó del rapidín con su novia en el motel de La Merced se enteró de las 100 000 muertes de estudiantes, regresó a los Pinos y le dijo a Luis “¿Qué hiciste güey? Te dije que no hicieras mamadas cabrón” (así hablan los presidentes, rogamos al lector no espantarse) a lo que Echeverría respondió “lo que pasa es que no eran estudiantes, en realidad eran un grupo de zombies adolescentes mutantes que querían conquistar México, entonces el Jefe del Efecutivo dijo “bueno, siendo así, felicidades, te has ganado la presidencia, si alguien pregunta, no pasó nada, no queremos que se enteren que hay chupacerebros en el país y no vayan a querer cancelar los juegos olímpicos” y así todo quedó solucionado.

[editar] Presidente de México

Díaz Ordaz cumplió su sucia promesa y con un solo dedo dejo a Luis siendo el Presidente Prostitucional de México, cargo que ocupó con miedo pues se había dicho tanto la mentira de los zombies que hasta él se la había creído y pensaba que los estudiantes se iban a levantar a comérselo, como si estuviera tan bueno. Por ello decidió enmendarse y empezar a trabajar entre las universidades para poder ser popular e incluso para ver si ahora sí podía acostarse con alguna universitaria borracha. No sólo dejó a un lado la temporada de caza de colegiales, sino que donó para su conservación y les ayudó para mejorar su habitad protegido, la UNAM donde podían vivir en libertad sin tener que salir a la calle pues era muy peligrosa, por ejemplo cuando en 1971 un grupo de ellos salió a manifestarse y accidentalmente les llovieron balas ese día.

Una característica clave de su gobierno es que estaba bien zafado de la cabeza, pues en realidad ha sido de los pocos sistemas socialista-fascistas que se han tenido bien definidos, porque Echeverría se consideraba rojillo (y no sólo porque estaba rosado) sino porque defendía al comunismo en África, Asia, pero sobre todo en Latinoamérica, donde constantemente mandaba besos a Salvador Allende y a Fidel Castro, diciéndoles que ya mero México también se haría socialista y que le darían un fregadazo a Estados Unidos, mientras adentro del país le gustaba salir a cazar raros especímenes guerrilleros como Genaro Vázquez y Lucio Cabañas, en la llamada Guerra puerca: para que el socialismo no llegue a tus hijos, casi llevando a esta especie también al borde de la extinción.

De no haber sido porque fue muy rojo, su gobierno hubiese sido bastante gris pues no se logró nada, no se propuso nada, no se solucionó nada y ya mejor nadie dijo nada, no vaya siendo. Así que ya para irse a descansar un rato y dedicarse a la cacería privada, pasó a entregar su gobierno a un amiguito íntimo de la infancia, un tal José López Portillo. Quien pronto lo mandó a La Chingada por andar de culero entrometido.

[editar] Después de la presidencia

Echeverría Fujimori.Hernandez.jpg

Echeverría y Fujimori. Encuentre las diferencias.

Luego de ser presidente, es normal que uno se acostumbre al poder y quiera seguir manipulando detrás de las sombras a cuantos personajes nos deban favores, creo que a todos nos ha pasado, pero José López Portillo no estaba de acuerdo y no quería que don Luis le hiciera lo mismo que Plutarco Elías Calles a sus achichincles. Por eso, Echeverría fue designado para irse a un lugar tan alejado de la realidad para que nunca pudiera estar en contacto con el mundo real nunca más, ese lugar es la UNESCO, donde gracias a su perfil y alguno que otro regalito por ahí casi logra ser el Secretario General, pero como todos sabían que gustaba de la cacería humana nada más le dieron una medalla y lo mandaron para su casa.

Luego desde París quería seguir mandando todavía, para lo que Portillo ahora sí se agarró los blanquillos y lo exilió al lugar más alejado de la Tierra, la lejana Tuvalu Ulterior para que hiciera las labores diplomáticas ahí y ni siquiera pudiera regresar. Instalado en Ukelele comenzó una plantificación para volverse presidente de esa nación y poder aventurarse a una guerra para reconquistar territorio mexicano y convertirse en su emperador absoluto. Pero una plaga de mapaches interrumpió el proceso y con la llegada de las monarquías tiounoístas ya no se logró nada.

Echeverría regresó a México cansado y decrépito donde recibió la sorpresa de que ya se juzgaba a los expresidentes como a simples mortales y que podían ir a la cárcel por haber cometido delitos de lesa humanidad, “Maldito Fujimori y sus ejemplos de ir a prisión” dijo, y le fue dictado un auto de formal prisión. Pero había una pequeña trampa, el delito de genocidio también caduca como la mayonesa o los derechos humanos, y la masacre del 68 caducó un mes antes de ponerlo tras las rejas, por lo que tuvo que ser no sólo liberado (aunque en realidad no piso nunca la cárcel), sino que se le tuvo que pedir una disculpa pública por parte de los familiares de los asesinados, se le regresaron sus predios mal habidos, se le dio una compensación económica de varios millones por daños morales, se le otorgó un cupón gratis para cenar en Samborns y Felipe Calderón lo invitó a ver el desfile del bicentenario con él desde el Palacio Nacional.

[editar] Ver también

Presidente de México
Escudo de México.png
Precedido por:
Gustavo Díaz Ordaz
Luis Echeverría
1970 - 1976
Sucedido por:
José López Portillo
Herramientas personales