Maggie De Block

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Presidente vector.png
Maggie de Block
BanderaBélgica.png
Maggie De Block.JPG
Maggie, captada por lo paparazzis mientras metía tres kilos y medio de chocolate en su oficina.
Mandato Hasta que se termine toda la sopa.
Residencia Amberes
Hechos La ministra de salud más obesa del mundo, llegar a pesar 130 kilos, ser Miss Fatty, comer, comer y comer sin parar.
Poderes Morfarse cuatro pizzas familiares ella sola y luego dos kilos de helado para después bajar todo con un cafecito (con crema)
Anterior Siguiente
???
Esperemos que alguien más delgado
Personal
Nacimiento Defunción Bélgica
Afiliación Cualquier cosa que tenga que ver con el morfi
Estado actual Comiendo
Sobrenombres Gorda, Gordis, morsa, adicta al chocolate, etc.
Relaciones Maru Botana, Doña Petrona, Ferran Adriá, Pierre Gagnaire, Daniel Humm.
Enemigos Los anoréxicos.

Maggie De Block es una médica y política belga actualmente encargada del Ministerio de Salud de su país. Como tal, es la responsable de promover el cuidado de la salud entre sus compatriotas, si bien hay un "pequeño" detalle que juega en su contra: sus ciento treinta kilitos de masa corporal no benefician mucho que digamos a su imagen. Pese a ser duramente criticada y acusada de no ser apta para el cargo que ocupa, Maggie se defiende diciendo que no es gorda, sino fuertecita, y que tiene huesos anchos y un problema corporal, y que lo que importa es lo de adentro, no el embalaje. Debe ser uno de los pocos casos en los que el embalaje pesa mucho más que aquello que contiene.

Lean rápido este artículo antes de que Maggie lo vea y se lo coma.

[editar] Biografía

No es mucho lo que se sabe de la gor... de esta eximia política y profesional de la salud. Se sabe que nació en Ciudad Obesa, una localidad de Flanes, una región con nombre de postre ubicada al norte de Bélgica. Tenía una hermana menor hasta que se la comió. Según ella afirma, ya desde los tres años era gordita, mientras que a sus compañeros los enviaban a la escuela con un plátano o una manzana en la lonchera a ella la enviaban con una barra de chocolate, seis chorizos, medio kilo de paella, dos morcillas, cuatro waffles con chocolate derretido, para que no pasase hambre en la mañana, pero Maggie muchas veces tenía ganas de más y se comía las viandas de sus compañeros. Ya de pequeña quería pisar fuerte.

Al crecer entró en la secundaria donde conoció su primer gran amor: el chocolate belga. Coqueteó con él hasta que por razones sentimentales lo tuvo que abandonar: su estómago había sido flechado por el asado con cuero y salsa barbacoa. Luego fue a la Universidad de la Pizza con Anchoa donde se graduó Cum Laude como Doctora en Medicina con especialización en Nutricionismo gracias a su tesis de graduación "Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago."

[editar] Carrera política

Un día Maggie andaba paseando por Bruselas, luego de almorzar, cuando tuvo ganas de picar algo antes de su comida intermedia entre el almuerzo y la merienda. Buscó en su celular con forma de hamburguesa algún restaurante barato y entró al más cercano, sin darse cuenta de que era la cantina del Parlamento Belga. Allí, comenzó a insultar a la desdichada empleada congoleña porque se estaba demorando demasiado con sus papas fritas. Un italiano pedófilo y homosexual la vio en ese momento reaccionando con tanta furia y energía contra una pobre inmigrante y de inmediato tomó cartas en el asunto: la nombró Ministra de Asilo, Asimilación Cultural e Inmigración. Ya en dicha cartera, a Maggie no le tembló el pulso en realizar profundas reformas y ni se inmutó cuando algunos refugiados se pusieron en huelga de hambre ante su decisión de reducir las cuotas de inmigrantes que Bélgica podía recibir.

-Mejor, más comida para mi.- fue todo lo que dijo en esa ocasión.
Maggie1.jpg

Hay que ser medio... tonto, para dejar que esta mujer se haga cargo de tu sistema sanitario.

Luego a Elio lo rajaron, Bélgica atravesó un tiempo de crisis, llegando a superar a Irak como el país sin gobierno estable durante más tiempo, la llegada de refugiados sirios y australianos empeoró, y tras un año y medio de no saber hacia dónde ir un peladito llamado Charles Michel fue electo como el nuevo Kapo de la tierra de Stromae y Tintín.

Una de sus primeras y más polémicas medidas fue la de elegir a Maggie como Ministra de Salud y Asuntos Sociales, la morsa no lo podía creer, ella siempre decía que ocupar dicha cartera era su "sueño", sobre todo por el delicioso menú del restaurante ubicado enfrente del Ministerio, aunque lamentó que tuviese que caminar cincuenta metros desde su despacho hasta las puertas del local. Muchos críticos y enemigos políticos la atacan acusándola de no ser un buen ejemplo para la salud pública, pero ella se los comió y dejaron de protestar.

Una de sus primeras medidas políticas fue poner un impuesto a las gaseosas así la gente disminuía un poco su consumo... deberías ponerle un impuesto al chocolate y a los pasteles de crema así vos paras un poco en su consumo; en serio, aflojale a las tiras de asado, gordis.

Después, otra medida fue la de comer lo máximo posible así quedaba menos para sus compatriotas, atendiendo al hecho de que el 47% de los belgas sufre de sobrepeso... muy astuto, Maggie, muy astuto.

[editar] Aficiones de Maggie

  • Comer
    Maggie2.jpg

    Maggie, rozagante como siempre.

  • Beber
  • Tragar sin masticar
  • Comer
  • Seguir comiendo
  • Dormir
  • Despertar sólo para comer
  • Ir al baño (Y comer mientras hace lo que hace)

[editar] Vida Personal

Lucasselman.png

Luc Asselman, el marido de la bestia.

Maggie está casada pero no tiene ballenatos (capaz se los comió también). Es actualmente la política más popular de Bélgica gracias a su imponente figura, y siempre afirma que "la felicidad consiste en estar gordito, en comer y comer lo máximo posible, lo digo como médica." Dice que en su casa con su marido siempre cocinan flancitos, gelatinas, ensaladitas, grisines, huevos duros, y de vez en cuando algún heladito, diciendo que aunque coma poco igual es gorda, que no puede hacer nada para adelgazar. Sí que podes, elefante marino, podes sencillamente comer menos y de paso ir y pisar algún gimnasio, que mal no te va a hacer, si Kardashian pudo vos no tenés excusa. Aparte, la grasa no surge de la nada, necesita algún combustible que alimente ese tejido, 130 kilos de peso no se ganan en una rifa, una dieta extraordinaria tenes que estar realizando para llegar a pesar tanto. Ella se defiende diciendo que figuras como Churchill, Kim Jong Un o Angela Merkel también tienen o tuvieron sobrepeso y sin embargo realizaron brillantes carreras políticas. Maggie no comprende que sobrepeso no es lo mismo que obesidad mórbida, por lo pronto es probable que continúe con su política de obligar a todos los niños a hacer media hora de gimnasia así no tienen que pasar por lo mismo que pasó ella, pobrecita.

[editar] Artículos relacionados

Herramientas personales