Manuel de Falla

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Gañan.jpg Lor apañole' semos asín.

(Humor español que probablemente no entiendas si no provienes de la Península Ibérica o de las colonias restantes)


Cita3.pngUm... ¡Y a este quién lo conocía!¡No tiene ritmo!Cita4.png
Tony genil mirando de mala manera a su porro mientras hace el baile del pañuelo
Cita3.png¿Falla? A mí me gustan mucho los ninots y todo eso ¡al caloret!Cita4.png
Rita Barberá haciendo gala de su amplia cultura

Manuel María de los Dolores Falla ¡y Ozú! (Cádiz, 23 de noviembre de 1876 - Alta Gracia, Argentina, 14 de noviembre de 1946) (Lolo para los amigos, o Manuelo para la clase social alta), fue un compositor xarnego a la inversa (andaluz de orígenes catalanes) que para unos representa la modernidad musical filtrada por un sutil nacionalismo español y para otros es el más puro representante de la caspa musical patria.

Musbio falla1.jpg

Falla después de una inspiración de helio.

[editar] Su vida

[editar] Acordes iniciales

Manuel de Falla nace en Cádiz en una familia así un poco pijilla en la cual recibe una temprana estimulación musical (con electrodos) siendo sometido de continuo al sonido de las canciones populares, las charangas carnavaleras y el sarrusófono. Es por ello que desde el primer momento aflora en él la intención de ser cualquier cosa menos músico, inclinándose por el periodismo, animado a ello por la admiración que en él producen figuras de hondo calado como Jose María García o Pedro J. Ramírez. No obstante un día asiste a un concierto de música clásica, y a pesar de que en el mismo se interpretan obras de Edvard Grieg da otro bandazo y decide que su vocación definitiva es la música.

[editar] Y se matricula en el Conservatorio

Debido a su condición de católico practicante es morigerado y observante de las buenas costumbres, lo cual le convierte en un estudiante aplicado que es proclive a obtener muchos sobresalientes en todos los cursos de Solfeo. Allí, interesado en el estudio de la escuela franco-flamenca se pone en contacto con Felip Pedrell quien le descubre las maravillas del cante jondo que sulibeya de tal manera al joven Falla que para cuando descubre el malentendido ya casi que le da igual. Víctima del tedio de la cateta y trasnochada vida musical española decide salir por piernas e instalarse en París.

[editar] En la ciudad de la luz y el amor

En París conoce a un montón de gente, muchos de ellos franceses de estos de segunda fila cuya música no hay quien aguante, pero también conoce a Debussy y a Ravel. El primero le anima a fundir las vaporosas y andróginas sonoridades impresionistas con la caspuza del folclore hispano mientras el segundo le da por el culo hace vivir, junto con el pianista Ricardo Viñes, la delicada relación entre tres caballeros que se admiran y se quieren mucho (pues Falla, con todo lo católico que era, marica también era un rato, así que no queremos ni pensar qué usos daba al Rosario).

[editar] Y vuelve a España

Vuelve a España y como todos los que se han ido a estudiar fuera, aunque no hayan aprendido nada de particular, es recibido como una eminencia, da muchas conferencias sobre cualquier tema y compone muchas obras. Algunas de las más destacadas son:

Amorpequeño.jpg

Uno de los éxitos más desastrosos de su carrera, igual el brujo le echó una maldición

  • El amor brujo. Obra que versa sobre el sexo con nigromantes.
  • Noches en los jardines de España. Trata sobre el ya por entonces polémico tema del botellón.
  • El sombrero de tres picos. Ballet dedicado a la Guardia Civil
  • Fantasia Baetica. Obra para piano que dedica a su equipo de fútbol favorito.
  • El retablo de maese Pedro. Pantomima que escenificaría Luis Buñuel y en la que incluiría, para disgusto de Falla, ojos rasgados, sanitarios "Roca", jirafas y burgueses despistados.

Es también en esta época cuando en su casa se congrega una tertulia con algunos de los más destacados personajes del momento en torno a la música española: Federico García Lorca, Adolfo Salazar, Ernesto Halffter... todos ellos partícipes también de las mismas pasiones que en su día le descubriera Maurice Ravel.

Como la República era poco afecta al catolicismo las simpatías de Falla se inclinan por el bando franquista nada mas empezar la guerra, y hasta les compone un himno (en realidad era una adaptación de Clavelitos, pero con una letra de exaltación patriótica). No obstante pronto se ve decepcionado al ver que su lado más rosa no va a tener buen acomodo en el nuevo orden que va a regir los destinos de España y se exilia.

[editar] Final Argentino

Establecido en Argentina, Paca la Culona reclama su vuelta desde España y hasta le ofrece un sueldín y una puerta giratoria en una empresa del sector energético si acepta a volver, pero Falla no se deja engatusar. Está en este tiempo embebido -nunca mejor dicho porque la cosa va de agua- en una obra sobre la Atlántida, tema que le fascina porque... ¿cómo sonará una orquesta bajo el agua?. Por suerte para los músicos, para los que no había previsto ningún sistema de buceo más allá de una piedra atada al cuello como pesa, al morir la dejaría inacabada. No obstante años después sería rescatada, al menos en parte, como banda sonora para un videojuego en el que el célebre arqueólogo Indiana Jones visita esta subsumida tierra, videojuego que alcanzaría una gran popularidad y ventas en acuarios, piscifactorías y museos de la marina.

[editar] Sabías que?

  • ... Manuel de Falla no tiene nada que ver con el penalty de Sergio Ramos?
  • ... Manuel de Falla se abrillantaba la calva con una toalla?
  • ... Manuel de Falla saltaba por encima de la valla?
  • ... Manuel de Falla casi nunca iba a la playa?
  • ... Manuel de Falla gustaba del zumo de bayas?
  • ... Manuel de Falla jamás cocinó una raya?
Herramientas personales