María Teresa Fernández de la Vega

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Gañan.jpg Lor apañole' semos asín.

(Humor español que probablemente no entiendas si no provienes de la Península Ibérica o de las colonias restantes)


Cita3.pngAlguien debería cortarle la cabeza a esa viejaCita4.png
Enrique VIII sobre la vicepresidenta

Sex symbol y agente secreta grisácea por fuera y roja por dentro, actualmente infiltrada en las más altas esferas del estado español y que actúa disfrazada de vicepresidenta del gobierno.

MartianVFX.jpg

María Teresa es conocida por su afición a la moda.


[editar] Orígenes

Momia.jpg

Maritere sin maquillaje, echándose una siesta

Más conocida en su tierra como Mariteresothep Fernank-su'namun, nació hace 3.980 años (poco después de que Fraga acabase la mili) en Tebas-o-Tequedas, (Egipto) en el seno de una familia noble que le otorgó el título de princesa así por la cara. La mayor parte de su vida transcurrió haciendo cosas típicas de egipcios: andar de perfil, esclavizar hebreos, dibujar graffitis en las paredes y bañarse en sustancias raras.

Apasionada por la lectura, fue esa afición la que le hizo cambiar de vida, al caerle encima una novela rosetta grabada en un bloque de granito de 700 kg (la edición de bolsillo de la época). Después de recuperar lo que se pudo en un cubo, y viendo que a pesar de todo algún cacho aún seguía medio vivo, se la recompuso (así a ojo) a base de esparadrapo y grapas y se procedió a momificarla momentos antes de que la palmara del todo, para que, según la tradición, pudiese vivir eternamente (que con el puzzle que había quedado también es tener mala idea). Sin embargo, con que la familia seria muy noble pero más bien tirando a pobretona, solo pudieron construirle una pirámide con tetrabricks de leche y latas de cocacola, y entachonarla como buenamente se pudo en un baúl comprado en el Ikea, en vez de hacer un sarcófago a medida como Dios manda. En ese lugar pasaría miles de años hasta ser descubierta.

[editar] Descubrimiento de la Tumba

Jeroglificos.jpg

Extraños jeroglíficos hallados en el sepulcro

Corria el año 1932 d.C. cuando una expedición arqueológica comandada por un tal Jesús Caldera (no, no es ninguno de estos) encontró lo que en principio creyeron que era un antiguo vertedero de la época de los faraones. Sin embargo, rebuscando entre la basura, pronto se dieron cuenta de que estaban ante los restos de la pirámide pérdida de Mariteresoteph (por que todo el mundo queria perderla de vista) y así empezaron las excavaciones para buscar algo de valor (y que a ser posible se pudiese sacar del país de tapadillo).

[editar] La maldición

Aún antes de encontrar la caja el sarcófago, ya se empezó a notar una presencia maligna que produjo extraños cambios de comportamiento entre los trabajadores que participaban en la excavación: de repente empezaron a trabajar menos y supervisar más a quienes lo hacian, escaquearse del trabajo para ir al bar o pedir horas extra, vacaciones pagadas y una jornada de 30h a la semana. Lo cierto es que entre esto y el hecho de que solo encontraban quincalla y bisuteria barata, los ánimos del personal no es que estuviesen en su mejor momento. La cosa aún iria a peor...

[editar] La criatura es liberada

El 7 de Marzo de 1933 marca el día en que no pasó nada de especial, pero es recordado por ser la fecha en que los trabajadores empezaron a hacer botellones por la noche. A partir de aquí todos los integrantes de la expedición perdieron la noción del tiempo y el espacio, se ignora si a causa de la maldición de la momia o por las turcas que se pillaban. No se sabe exactamente cuando (probablemente entre una semana y un par de meses después), un tío que buscaba un lugar apartado donde echar la papilla se tropezó por casualidad con lo que los arqueólogos habían buscado ansiosamente: el sarcófago. Siempre poseído por algún tipo de alucinación etílica, abrió el baúl y al encontrar únicamente lo que le pareció algún tipo de carroña desecada soltó su cargamento sin darle más importancia al tema. Al cabo de unos minutos ya se había olvidado de todo y continuaba intentando ahogar sus penas bebiendo whisky y esnifando arena.

Inesperadamente, la combinación de sustancias orgánicas y cerveza de la barata infundió la vida de nuevo a Maritere, a quien, a pesar de todo, este tipo de despertar no le hizo demasiada gracia. Junto con el hecho de tener el estómago vacío, y el haber pasado varios miles de años con la nariz encajada en la rabadilla, lo cierto es que no estaba precisamente de buen humor para hacer nuevas amistades, así que empezó a matar a toda la gente del lugar a sustos e indirectas para luego chuparles la sangre. Nada podía detener a la criatura hasta que, cuando le tocó el turno a Caldera, este se hizo pasar por un esclavo hebreo, le indicó donde estaban escondidos sus compañeros y le prometió que le entregaría al máximo culpable a cambio de que le perdonase la vida. Experto falsificador, mientras Maritere despachaba al resto de la expedición, con un folleto de propaganda del Mercadona y algo de Tipp-ex se las ingenió para crear un documento oficial del Tercer Reich, donde Hitler le ordenaba ir a buscar quincallas religiosas por ahí.

Una vez más o menos recuperada (dentro de lo que fue posible) y después de ver el documento falso (Caldera ya se habia largado echando mistos, por si las moscas), decidió dirigirse hacia Europa.

[editar] Maritere viaja a Rusia

Vega-stalin.jpg

Maritere y Stalin, conversando acerca de la clase obrera

Al llegar a Europa, se da cuenta de como han cambiado las cosas por el vecindario: El Imperio Romano ha quedado reducido a una pandilla de pizzeros estrafalarios gobernados por un tal Benito y las túnicas de lino ya no son nada fashion. Además resulta que el tal Hitler es un pavo importante y va a ser difícil hincarle el diente, por lo que disfrazada de revolucionaria obrera decide pedir ayuda a un faraón de por ahí llamado Stalin para organizar una pequeña revolución bolchevique en la zona de Alemania. Sin embargo, la cosa se les va un poco de las manos y, no se sabe como, se organiza la segunda guerra mundial, así, por las buenas.

Gracias a la ayuda de los tíos que hicieron la momia de Lenin y varios kilos de maquillaje, Maritere se disfraza de Eva Braum Silk-epil, a quien suplanta después de ponerla en un estuche de madera. Tal vez por estar tan ocupado gaseando judios, la guerra y todas esas cosas típicas de genocidas o porque padece miopía y astigmatismo y no ve un burro a cuatro pasos, lo cierto es que Hitler no empieza a tener ciertas sospechas de que le han cambiado a la moza hasta que Maritere le envenena, le practica un agujero adicional de respiración en medio de la chola y luego lo rocía con gasolina y le prende fuego, culminando así su venganza.

[editar] Cine

Maritere es mundialmente conocida por ser actriz, actuó como Minerva McGonagall en la película de Harry Potter (la profesora con mala leche)

Herramientas personales