Matías Prats

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Gañan.jpg Lor apañole' semos asín.

(Humor español que probablemente no entiendas si no provienes de la Península Ibérica o de las colonias restantes)

Cita3.pngPero ¿esto qué es? PERO ¿ESTO QUÉ EEEESSS?Cita4.png
Matías Prats al descubrir que le ha cerrado la licorería.
Cita3.pngPero ¿esto qué es? PERO ¿ESTO QUÉ EEEESSS?Cita4.png
Matías Prats cuando se queda sin agua caliente en plena ducha.
Cita3.pngPero ¿esto qué es? PERO ¿ESTO QUÉ EEEESSS?Cita4.png
Matías Prats sin monedas sueltas para la máquina de tabaco.
Cita3.pngPero ¿esto qué es? PERO ¿ESTO QUÉ EEEESSS?Cita4.png
cuando ves que Matías pasa a publicidad.

Matías Prats Luque es un humorista español famoso por sus monólogos en las horas de sobremesa, con los que ameniza con sus alegres chascarrillos los tristes informativos repletos de cadáveres y partidos de fútbol amistosos.

[editar] Trayectoria profesional

Prats tetas.png

Y ahora, ¡La información meteorológica! ¡Parece que se avecinan turgencias, digooo, tormentas!

Acostumbrado a acompañar a su padre (Bigote + Gafas de Sol) a retransmitir las corridas de toros, los goles de Telmo Zarra la misa de las 6 y el NO-DO los domingos por la tarde (justo antes de la partida de mus), el pequeño Matías pronto sintió la llamada del humorismo y se encaminó decidido a los estudios de Televisión Española con un espárrago en la mano que hacía las veces de micrófono. Enseguida le asignaron un puesto en el programa Estudio Estadio, concretamente en la sección de cátering y aperitivos. Pero su primera oportunidad en el mundo del periodismo serio fue cuando le encomendaron la retransmisión del Festival de Eurovisión de 1978, oportunidad que no desperdició, y logró agenciarse una gran notoriedad al intercalar varios chistes de gangosos, chistes de Lepe y chistes de mariquitas entre las actuaciones de los representantes de San Marino, Portugal, Yugoslavia e Israel (a la postre vencedora de la edición con la canción "Abanibí" quiere decir "Te quiero, amor").

Los directivos de TVE comprendieron que este mozalbete tenía un gran futuro en su empresa, porque por aquel entonces aún no se contemplaba la posibilidad de un ERE fulminante que afectara al 90% de sus empleados, y además no había más canales que los suyos. Tras un primer periodo no muy exitoso al frente de la Carta de Ajuste, Matías Prats encontró por fin su sitio en los espacios deportivos, labrándose una reputación admirable sobre todo a cargo de los Juegos Olímpicos:

  • En Moscú 1980 se hizo muy popular con su chiste titulado ¿Cuántos estadounidenses hacen falta para boicotear unos JJ.OO.?
  • En Los Ángeles 1984 se hizo aún más popular con su chiste titulado ¿Cuántos países del Bloque del Este hacen falta para robar dos medallas de bronce a los yanquis y cambiarlas por diez metros de cable de cobre de la habitación del hotel?
  • En Seúl 1988 se hizo extremadamente popular con su célebre frase de bienvenida en la ceremonia de inauguración: "Un saludo para los compañeros de Corea del Norte, que no nos pueden acompañar porque están ocupados con otro tipo de Juegos en recintos cerrados", y su célebre frase de despedida en la ceremonia de clausura: "Papá, no me esperes despierto, que he quedado con el cachondo de Ben Johnson y nos vamos a meter hasta las rayas del triple salto".
  • En Barcelona 1992 alcanzó las cotas más altas de popularidad con la frase "Ahí va un abanderado como Dios manda; nadie diría que es la primera vez que trabaja en su vida".

Mientras tanto, se hizo fuerte al mando de los informativos de TVE, compartiendo cámara con profesionales de la talla de Olga Viza, Ana Blanco o Rosa María Mateo. Todas ellas recurrieron a la excedencia profesional o a la baja por depresión, incapaces de soportar las excéntricas costumbres de Matías, que se obstinaba en presentar el telediario vistiendo camisa y corbata. "Efectivamente, nos gustaría que se pusiera algo más de ropa adicional", se oyó decir en una ocasión a una de sus partenaires.

Finalmente, un cambio en su oficina de management provocó un giro en la trayectoria profesional del humorista. En 1998 firmó contrato con la cadena privada Antena 3 y alcanzó unos ingresos brutos anuales de treinta millones de euros pesetas mediante el patrocinio de diversas marcas comerciales. Lamentablemente, una gran parte de su dinero desapareció misteriorsamente con la quiebra del Grupo ING. "Afortunadamente, en mi Cuenta Naranja me daban un 5% TAE desde la primera peseta. Lástima que me hayan dejado en Números Rojos." Cuando, desahuciado y en la más negra miseria, se vio obligado a pernoctar a la intemperie, tapado bajo unos cuantos periódicos (Diario ABC, por supuesto) en un banco de la Castellana, dio muestras de ingenio y reflotó su economía al acuñar un célebre eslógan que le rendiría enormes beneficios: "Tu otro banco, ¡y cada día el de más gente!".

[editar] Premios

Premio Emmy.jpg

Segundo Premio a la Mejor Frase de Paso a Publicidad, por "Yo me voy al bar". Antonio Gasset se llevó el Primer Premio.

A Matías Prats le han tocado todos los premios que rifan la Academia de la Televisión de España, la Revista TP, y la Asociación de Humoristas Incomprendidos. Destacan el Premio a la Retransmisión Más Divertida por "El funeral de Lady Dy"; el Premio al Mejor Presentador de Reparto por "Elecciones Generales 2002: Entrevista con el Vampiro", y el Premio Ondas al Mejor Comunicador de Malas Noticias por el programa especial "¡Que vienen los comunistas!".

[editar] Frases para la posteridad

Evento retransmitido Frase para la posteridad
La Guerra del Golfo ¡Me ha parecido ver el bigote de Sadam debajo de esa anciana de la silla de ruedas!
Inauguración de la Copa Mundial de Fútbol de 1998 Pero ¿esto qué es? ¿PERO ESTO QUÉ EEEEES?
El 11-S ¡La otra torre, Ricardo! ¡Ponte debajo de la otra torre!
El día en que se fue de vacaciones por primera vez en 20 años ¡Me voy a la playa, perretes!

[editar] Véase también


Jamon.jpg Artículo Español Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Española por el pueblo.
Por lo tanto, se trata de un artículo de Pata Negra, rico rico, y con fundamento.

Herramientas personales