Merchero

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Banderaespaña Este artículo contiene una alta dosis de humor español.
Si no eres de esta casta tierra, probablemente pierdas el tiempo leyendo esto.


Cita3Yo soy el único que no les tiene miedo. Ellos me respetan y yo les respeto.Cita4
Chuck Norris sobre los mercheros.
Cita3Es un ser superiorCita4
Butragueño sobre cualquier merchero.

Dícese del tipo chungo que puebla los malos barrios de España y es temido y odiado por la humanidad que ha jurado proteger por demás gentes del país, excepto por la chavalería que los admira y envidia.

Merchero creo

Este podía ser un merchero, o no.

[editar] Origen

Es casi una incógnita. Existen varias teorías, como que provienen de un cruce entre gitanos y payos, que antiguamente habitaban la península o lo que dice un colega mío la gente que los conoce bien, que son una etnia aparte.Gente que compra y vende son poco aseados y sus mujeres son muy zorras suelen tener muchos hijos y costumbres gitanas Desconocemos lo que dicen ellos sobre su origen, porque no hay huevos a preguntárselo se mantienen muy reservados al respecto.

[editar] Los jóvenes (12 a 17 años o por ahí)

[editar] Apariencia externa

Los pequeños visten prácticamente igual que los canis, con chandal nike, gorra y zapatillas de muelles. También llevan oro, como ellos (sólo que del bueno) debido al aprecio de su clan por los metales preciosos. Sin embargo existen diferencias por las que podemos distinguirlos claramente de los canis:

  • Los canis no tienen esa cara de mala gente, simplemente tienen cara de gilipollas.
  • Los mercheros jóvenes se rodean de canis que les hacen los recados y les hacen números de circo cuando se aburren. Estos piensan que los mercheros les defienden, cosa que no es así. Pobrecitos.
  • Los canis nunca van sólos porque no tienen cojones. A los mercheros es mejor dejarles solos.
  • Por cada 20 canis hay un merchero.
  • Con los mercheros realmente hay que tener cuidado, solo hay que temer a los canis cuando van en grupos grandes (de 15 o más). A veces ni así son peligrosos.
  • Un montón de cosas más, pero ahora no me acuerdo.

[editar] Comportamiento en suciedad

Se dedican a participar en movidas y dar palos hasta que se hacen un nombre entre los macarrillas de la zona. Gustan de liarla en discotecas, bares, institutos, colegios, parques, plazas, centros pokémon y en general en cualquier sitio. Suelen enrollarse con rumanas, portuguesas, mercheras, jessis y golfas similares. A cualquiera que mire a su novia, aunque sea el hermano pequeño de ésta, o un ciego que vende cupones, le da una paliza.

Normalmente permanecen en un instituto hasta que acaban hasta los cojones de ellos y los echan. Entonces permanecen en casa (como los canis) hasta que sus padres juzguen que ya tienen la edad suficiente para participar en el negocio familiar (la droga). Desde muy pequeñitos a los mercheros les inculcan en casa los valores de la familia, tales como la codicia, el gusto por la violencia y el desprecio por la autoridad.

[editar] Los mayores (18 a 30 y pico, porque no suelen vivir más)

[editar] Apariencia externa

Estos fulanos, cuando son ya creciditos, se dejan de tantas pintas raras y empiezan a vestir con ropa de pasta o con ropa de imitación si tienen algún colega/socio/esbirro en el rastro (normalmente gitanos a sus órdenes). Se meten ya en movidas más gordas como el atraco a furgones blindados, a bancos, macropeleas en discotecas y todos esos rollos chungos. Pueden trabajar en los siguientes oficios:

  • Traficando con droga
  • Vendiendo globos (los pringaos)
  • Traficando con narcóticos
  • En las ferias (los pringaos)
  • Vendiendo droga
  • Robando
  • Ejerciendo de proxenetas
  • Vendiendo narcóticos
  • Vendiendo chatarra
  • Traficando/vendiendo estupefacientes.

No suelen pasar de los 30 tacos porque suelen palmarla antes por distintas razones:

  • Tras un subidón de coca, siniestro con el coche.
  • Tras un subidón de coca, fallecimiento en una pelea.
  • Suicidio (Trás un subidón de coca).
  • Sobredosis de coca.
  • Con la cabeza reventada de una patada que le ha dado una persona normal. Si se la revienta uno de su especie no vale ya que son subnormales.
Herramientas personales