Miedo

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3A lo único que hay que temer, es al miedo mismo.Cita4
Psicópata tranquilizándote antes de decapitarte con su motosierra.
Cita3Dadme agua oxigenada y os cagaréis de miedo.Cita4
Cita3En Lepanto sólo tuve miedo a dos cosas: a la pericia de nuestros pilotos, y a las cárceles turcas. Aunque me dijeron que tenían un servicio de sauna y masajes envidiable.Cita4
Miguel de Cervantes sobre el expreso de medianoche que tomó Billy Hayes.
Cita3El horror... El horror...Cita4
Coronel Kurtz al descubrir que no le iban a pagar por su participación en Apocalypse Now.

El miedo es esa emoción de júbilo que te entra al saber que te van a matar o que el fisco está investigando tus cuentas bancarias. Puede aparecer en menor medida en otros casos, como cuando los curas te meten el miedo en el cuerpo con la posibilidad de que te quedes ciego por tocarte (pero no si te tocan ellos). También puedes tener miedo a cosas irracionales como la oscuridad, el número pi, o tu suegra.

Homer devorando a su hijo

El paso del tiempo produce miedo. Homer devorando a un hijo (1819-1823) pintura de Joya.

[editar] Historia del miedo

Las primeras bacterias eran muy temerarias, se acercaban a las dioxinas con alegría y alborozo. Las pobres descubrían demasiado tarde lo fatídico de sus acciones, por lo que por el método de la selección sobrenatural fueron desencadenando unas mutaciones que hacían que desarrollasen el miedo como sistema de defensa. Los seres pluricelulares hicieron su aparición hace más de mil millones de ciclos solares, y estaban impacientes por estrenarse en el mundo que les esperaba. Luego ocurrieron cosas más o menos entretenidas, se inventó el sexo y los extraños trilobites colonizaron la tierra.

La evolución siguió su curso hasta que aparecieron los dinosaurios. Seres de fantasía, por mucho que se empeñen los paleontólogos en llenarnos la cabeza y los museos con nombres ridículos como el Alvarezsaurus o el Condorraptor. Sin embargo, el miedo que nos provocan estas criaturas antediluvianas demuestra que en nuestro cerebro primigenio, el de la capa reptilínea (sí, esa que nos hace ser tan rastreros), existe un retazo de cuando eramos lagartijas y teníamos que huir despavoridos de nuestros hermanos situados en un escalafón superior en la pirámide alimenticia. Más tarde llegó la hominización, proceso por culpa del cual los hominidos fueron perdiendo fuerza, algo de pelo, colmillos y garras. De esta forma, el ser humano se fue transformando en un animal lamentable, sin armas para defenderse, por lo que empezó a cagarse del miedo. Se encontraba sólo y abandonado ante el esplendor glorioso del universo . Por si no fuera suficiente con los miedos naturales, el Hombre (y alguna mujer también) inventó demonios, dragones, fantasmas y demás seres mitológicos aterradores. Desde entonces, es incapaz de salir de noche por los bosques sin temor a ser violado por un pánfilo fauno o un pitufo ebrio.

[editar] Mecanismos del miedo

Los mecanismos que provocan el miedo están en dos puntos extremos muy relacionados: uno es el cerebro, y el otro es el evacuador de desperdicios. Para pasar verdadero miedo tienen que estar conectados y trabajar coordinadamente. Todo comienza cuando los sentidos perciben un peligro, puede ser:

Solo en casa

Expresión característica del terror extremo.

  • La vista, cuando el doberman de su vecino se acerca corriendo hacia usted.
  • El tacto, al palpar esa "chica" tan atractiva que se ligó en la discoteca.
  • El oído, si escucha a su madre gritando desde la otra punta de la casa.
  • El gusto, al descubrir que mientras estaba en el baño del bar sus amigos le cambiaron la cerveza por otra cosa.
  • El olfato, cuando horrorizado se da cuenta de que la ventosidad que se acaba de tirar es de la variante ninja, y se encuentra de comida con la familia de su pareja. Familia compuesta por la friolera de doscientas personas.
  • El sexto sentido, cuando descubre que está muerto y en ocasiones puede hablar con niños siniestros.

El cerebro procesa la información, pasa por un filtro de spam especialmente diseñado para que sólo anuncios de Viagra y de oportunidades de trabajo en una plataforma petrolífera los pase por alto. Es en este momento cuando la amígdala da un golpe de Estado y toma el control de las funciones motrices. Lo primero que hace es enviar señales a los esfínteres, después abre los ojos y dispone los músuculos faciales en modo "me hago caquita", como se denomina científicamente. El corazón palpita con más rapidez, la bilirrubina sale a chorros del hígado y los niveles de glucosa aumentan para permitir que el terror sea más dulce y engorde.

Finalmente, se produce la respuesta. En algunos casos se puede entrar en un estado de pánico extremo en el que el miedo se retroalimenta (es que la glucosa está muy rica), y la víctima no puede hacer nada más que contraerse como un feto y ponerse en modo "vibración".

[editar] Tipos de miedo

[editar] Miedo psicológico

Es el miedo que nos dan los psicólogos, esa gente obsesionada con que estamos enamorados de nuestros padres y nos extienden cuantiosas facturas. también podria ser los miedos a la sociedad

[editar] El miedo disculpa

Es aquel que se siente cuando intuimos que están a punto de ordenarnos que realicemos un trabajo. Por ejemplo: estando en la oficina, una de las bombillas se funde. Todos nos miran esperando que tomemos un taburete para cambiarla. Es entonces cuando hay que decir algo como: «Sí, yo la cambiaría de buena gana, pero es que tengo miedo a las alturas».

[editar] El miedo a los medios

Los medios de masas han servido para que el miedo pueda propagarse a más gente y en menos tiempo. Piénsese que cuando los hunos comenzaron su conquista del Imperio Romano, la noticia no llegó a Roma hasta pasados dos años, por lo que no les dio tiempo a que se cultivase el pánico y la hambruna asoló la región. Hoy en día, las falsas alarmas de atentados terroristas se conocen en poco tiempo gracias a que los blogs se enlazan unos a otros.

[editar] Radio

El 17 de diciembre de 1902, Guglielmo Marconi envió una señal de radio que atravesó el Atlántico. En principio simplemente tenía que transmitir un mensaje de agradecimento del rey Eduardo VII a Teodoro Roosevlet. El contenido era el siguiente:

Telegrama2

El terror inundó las calles de Washington y provocó la declaración del Estado de Alarma (ese Estado donde es lícito matar escoceses usando un arco). Miles de milicianos y voluntarios tomaron las armas. Por miedo a una invasión anfibia, acudieron a los puertos y abrieron fuego contra las decenas de barcos llenos de inmigrantes ilegales europeos. Nunca antes se había demostrado lo útil de la cuarta enmienda.

[editar] Televisión

Gemelas

Escena mítica de El resplandor de Stanley Kubrick.

Hoy en día, las programaciones de algunos canales de televisión producen verdadero pavor en los televidentes. La lista de programas de la prensa rosa, telenovelas y demás sería muy tedioso, simplemente vaya a su salón, encienda la tele y prepárese a pasar un momento desagradable.

[editar] Cine

El cine nos enseña que no hay que ir a la escuela, un lugar muy peligroso lleno de posibles asesinos enmascarados corriendo por los pasillos con sus cuchillos en alto, esperando al primer alumno que se acerque para poder cortarle el cuello. Mejor es quedarse quieto en casa, no encender el televisor, no contestar al teléfono, no tocar los juguetes, no alimentar al gato y bajo ninguna circunstancia (repito: bajo NINGUNA circunstancia), llevarle un pastel de manzana a al nuevo vecino de arriba con cara de asesino en serie en potencia. Recuerda siempre que todas las personas que te rodean, todas sin excepción, tienen al menos dos personalidades, (si no tres, cuatro o hasta veintisiete y media). Recuerda que al menos una de esas personalidades es infaliblemente diabólica y está a punto de matarte. No desesperes, primero tiene que matar al repartidor del periódico, a tus amigos, a tus padres y a otros personajes secundarios en tu vida, antes de que corras verdadero peligro.

[editar] El miedo a la literatura

De pequeñitos, nuestros maestros se empeñaban en que aprendiéramos a leer, y malditos sean por siempre, porque nos enseñaron otra manera de tener miedo. Menos mal que los analfabetos somos inmunes, gracias a Dios.

Guillermo del Toro

Guillermo del Toro confesó tener un miedo atroz hacia las cabezas de perro disecadas.

Lovecraft es un ejemplo paradigmático de literato terrorífico. Escribió sobre el miedo, pero sobre uno viscoso, primigenio y arquetípico. Muchos críticos literarios mantienen discusiones acaloradas, ya que un grupo de ellos afirma que la figura de Cthulhu está basada en su suegra. Otros por el contrario sostienen que esta afirmación es gratuita y sólo sirve para seguir manteniendo unos tópicos contra estos desagradables entes habitantes de dimensiones oníricas, máxime si se tiene en cuenta que jamás se casó. Tras un repaso rápido a la Wikipedia, y si tenemos la suerte de que ningún vándalo haya modificado el artículo en ese momento, podremos descubrir que sí estuvo casado, aunque su costumbre de acudir a las prostitutas provocó que se contagiara de la sífilis, por lo que nunca conoceremos la verdad y lo único que podemos hacer es especular sobre su posible homosexualidad.

El rey actual del género del terror es Stephen King, con permiso, por supuesto, de Elvis Presley. Su universo literario está plagado de ratas mutantes, lavadoras asesinas y demás cosas que nos producen terror. Basa muchas novelas y cuentos cortos en experiencias personales, pero dándole un matiz fantástico y grotesco. De este modo, ir a un supermercado puede acabar en una pesadilla, las palomas pueden convertirse en terroríficas criaturas voladoras, o un coche con el embrague calado es una máquina infernal dispuesta a asesinarnos por celos. Incluso una menstruación femenina puede desvelar un miedo en los hombres a ser castrados y privados de su virilidad.

[editar] Otros miedos

[editar] Miedo a las invasiones extraterrestres

Orson Marciano

La verdad es que Orson Welles era un agente-doble marciano.

Desde el día 30 de octubre de 1938 en que Orson Welles narró la adaptación radiofónica de La Guerra de los Mundos de H.G. Wells, la Humanidad vive en vilo y contempla los cielos con miedo. ¿Qué secretos se esconden más allá de nuestra tenue capa atmosférica? Aunque la astrofísica ha tratado de responder a estas respuestas con vaguedades, nuestra intuición nos pone sobre aviso: algo viscoso nos está observando como si fuéramos bacterias en un laboratorio.

Algunos conspiranoicos ven en películas como E.T. de Steven Spielberg o Star Wars una serie de mensajes subliminales que nos inducen a creer que los extraterrestres son benévolos. Todo lo que hemos visto en Independence Day o en Mars Attacks! es una horripilante mentira.

[editar] Wikifobia

Algunas personas sufren trastornos de ansiedad y se quedan paralizadas cuando se les menciona la palabra Wikipedia. Este fenomeno ha venido aumentando los últimos años y ha desconcertado a la comunidad científica. De este modo, se ha experimentado con un grupo reducido de personas a las que se sometió al siguiente test: Se les colocaba en una reunión con unos amigos, y allí debían ir sacando distintos temas hasta que se produjese una discusión. Entonces, uno de ellos tenía que decir «Eso es mentira: lo leí en la Wikipedia». Lo más sorprendente es que en este punto, las personas aquejadas de este miedo se levantaban y huían de la escena. Se cree que era para modificar dicho artículo.

Se ha encontrado cierta explicación a este comportamiento tan inusual, y es que parece ser que los aquejados del síndrome de la wikifobia fueron antaño bibliotecarios en ella. Durante su experiencia en ese oscuro mundo, sufrieron mobbing por parte de sus compañeros o recibieron algunas palizas en plena calle cuando algún otro usuario que fue bloqueado los reconoció.

[editar] Cómo superar el miedo

Naturalmente, los psicólogos recomiendan enfrentarse al miedo, eso sí, si usted sufre del famoso miedo a pagar, estará perdido y se tendrá que curar solo. Para curar a alguien que sufra de aracnofobia y de claustrofobia, lo mejor es introducirlo en un ataúd lleno de tarántulas y aplicar el mismo sistema analógicamente. Por otra parte, lo que casi siempre funciona es imaginarse a la gente desnuda. Si le tiene miedo a los payasos, imagíneselos desnudos. Si le tiene miedo a los asesinos en serie, imagíneselos desnudos. Si les tiene miedo a las actrices porno, este método no le será de utilidad. Si le tiene miedo a los terremotos, imagínese que... bueno, en realidad mejor métase debajo de una mesa.

[editar] Asústese más

Oscuridad

Y recuerda: cosas aterradoras pueden salir de la oscuridad. ¡Ay que miedo!

[editar] En el cine

  • Alone in the Dark (película), el argumento de esta película, o mejor dicho, la falta de argumento puede producir un miedo insuperable.
  • Hotel Transylvania También por momentos el argumento o, más bien, la falta del mismo puede provocar pánico.
  • M. Night Shyamalan, sus giros argumentales han hecho llorar sangre a más de uno.
  • Secuela, las hay que dan mucho miedo.
  • Ovejas asesinas. ¿Puede haber un animal más siniestro?

[editar] En la sociedad

[editar] En la literatura

[editar] En la música

  • Metallica, lo más aterrador de esta banda fue cuando suavizaron su estilo en los años noventa.
  • Pop, sus canciones pueden quedarse en tu mente para siempre, especialmente si las odias, como una maldicion (o peor).
  • Black Sabbath, uno de los primeros grupos de Rock tétrico, dando paso al Heavy Metal.
  • Rihanna, su participación con Slash hizo mojar los pantalones a más de uno.

[editar] Enlaces externos

Herramientas personales