Mimosín

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Peluche famoso de orejas cortas y rasgos caucásicos que se dedica a anunciar artículos de limpieza, aunque se sospecha que también está metido en asuntos sucios. Junto con el borreguito de Norit, el conejito de Duracell y el perrito de Scottex, forma parte de una organización secreta que conspira desde la sombra para lograr la supremacía sobre la raza humana.

[editar] Biografía autorizada

Mimosin.jpg

El sujeto, sobando la ropa

La historia oficial sobre nuestro protagonista, escrita por profesionales de confianza (de su confianza, claro), nos presenta un personaje bondadoso, inocente y de reputación intachable. He aquí un extracto:

Mimosín es un osito de peluche que nace en el país de los algodones y los colorines, donde vive feliz con papa oso y mamá suavizante. Todo en este mundo es perfecto: la ropa no amarillea con el uso, los jerseys no se encogen ni hacen bolitas y las toallas siempre son suaves y esponjosas. En este paraíso idílico, donde el cielo es eternamente azul y radiante y todo huele a florecillas del bosque, brisa marina, pinos silvestres y lavanda, Mimosín juega y salta todo el día, y se adormila cómodamente sobre cositas suaves y blanditas cuando está cansado.

Sin embargo, un día, papa oso se entera de que hay un sitio, la tierra, donde las cosas no son tan bonitas y la gente sufre injusticias abominables, como asperezas en los calzoncillos, olor a sobaco en las camisas y manchas de sem... café en los vestidos. Conmovido por todo esto, decide enviar a un salvador, un mesías que les indique el camino, les enseñe la verdad y les devuelva la vida que los manchurrones de ketchup se llevaron, y confía esta trascendental misión a un guia potente y victorioso que libere al mundo de la opresión de la suciedad: su propio hijo, Mimosín: parte oso, parte peluche, todo héroe.

Al llegar a la tierra, muy pronto encuentra a señores buenos que comparten su causa y que le dejan salir gratis por la tele para que, mediante varios consejos pueda hacer llegar su mensaje al mayor número de personas. Estos señores buenos también se encargan de recaudar donaciones entre los fieles para financiar la causa.

[editar] La historia real (con multitud de detalles escabrosos)

Como ocurre casi siempre con estos famosillos, la realidad es otra muy diferente; la carne es débil y el relleno de algodón aún más:

[editar] Inicios

MimosinNegro.jpg

Mimosín antes de sus transformaciones.

Nacido con pelo negro en 1975 en una fábrica coreana, desde muy joven es separado de su familia de 30.000 hermanos y vendido en un mercado ilegal de peluches en Hong Kong, como regalo para un niño de 5 años exigente y autoritario, que por lo regular le pega y lo humilla ante los otros muñecos. "No se si yo era su peluche preferido o que, pero era muy severo, solo con esa mirada psicópata me asustaba, había veces que me ponía enfermo e incluso vomitaba bolas de pelo." declaró en una entrevista varios años después. Muy afectado psicológicamente por todos estos abusos, decide suicidarse tirándose a un cubo lleno de lejía, pero la cosa no sale bien y en vez de matarlo lo deja de color gris sucio. Por lo menos se libra de su siniestra familia de acogida, que lo abandonan en un cubo de basura al no poder soportar el pestazo. Con apenas un año, sucio y demacrado, vagabundea por las calles. Sin nada que llevarse a la boca (entre otras cosas porque es de mentira, tontaina) surge su oportunidad cuando acude a un cásting de peluches para un anuncio de detergentes para la televisión y es seleccionado para interpretar al "Antes". El éxito es instantáneo: a le gente le da tanta pena que asaltan en masa los supermercados para llevarse el producto.

Después de esto, Mimosín decide iniciar su carrera en solitario (no es que antes formara parte de un grupo, pero queda bien decirlo). Su oportunidad se presenta cuando una empresa de pesticidas químicos que por casualidad ha descubierto una sustancia que suaviza la ropa, le ofrece un suculento contrato con la esperanza de que, al ver al osito, la gente se olvide de los efectos secundarios que provoca el uso de dicho producto, como el cáncer de piel y los estigmas en manos y pies. Y así aparece su primer hit, que se llama simplemente Mimosín, al que siguen otros éxitos como Mimosín Caricias,Mimosín Lana y Seda, Mimosín Planchado Fácil o el atrevido y rompedor Mimosín Estallido Verde entre otros. La imagen del peluche revolcándose como Dios lo trajo al mundo entre sábanas y toallas mientras dice cosas absurdas con una voz aflautada parece provocar un efecto hipnótico entre los clientes, que entran en un trance profundo con solo oler el suavizante, algunos incluso llegando al punto de ingerirlo (aunque desafortunadamente demasiado pocos como para lanzar el producto como bebida isotónica o laxante)

[editar] Víctima del éxito

Mimosincabreado.jpg

En los buenos tiempos, la gente tenia que pensárselo dos veces antes de usar otras marcas de suavizante.

Justo en su momento de mayor gloria, Mimosín empieza a cambiar: Su pelaje se blanquea misteriosamente (aunque él afirma que se debe a una enfermedad hereditaria defecto de fábrica) y se somete a varias operaciones de cirugía plástica para modificar su aspecto, dándole una imagen regordeta y tersa, más acorde con los ideales del mundo occidental. Además, con la llegada de la pubertad y ante el temor de que la voz le cambie, sus managers le obligan a tomar drogas que inhiban su crecimiento, para así mantenerle en el negocio de la publicidad.

Cegado por el éxito, desarrolla toda una serie de manías extravagantes, como ser lavado a mano y con agua fría y dormir en una cámara hiperbárica para, según él, conservar su relleno en perfectas condiciones. Incluso llega un momento en que exige participar en la parte creativa, y se niega a trabajar si los anuncios no son dirigidos por profesionales como Spike Lee, Martin Scorsese o Steven Spielberg.

En el ámbito personal, su vida fuera de los platós no es que sea ejemplar: además de su carácter violento y la mala tolerancia a las críticas, tiene una especial obsesión con los niños, con quienes disfruta sometiéndolos y maltratándolos, tal vez por el fuerte complejo de inferioridad que arrastra a raíz de su traumática infancia. A pesar de ser denunciado un par de veces por estas prácticas enfermizas, los casos siempre se resuelven fuera de los tribunales con acuerdos millonarios. El peluche empieza a ser un problema para la empresa.

[editar] Descenso a los infiernos

Mimosinguarrete.jpg

Algunos peluchófilos se aprovecharon de él cuando cayó en desgracia.

El ocaso de su carrera llega de forma repentina cuando, mientras rueda el anuncio de Mimosín Azul Vital, alguien se "olvida" de poner ropa en la cesta donde tenia que tirarse y se rompe todos los hues... todas las costuras. Después de la caída, se engancha a los medicamentos que le recetaron para el dolor, y de ahí pasa a las drogas y el alcohol, deprimido porque en la TV le han sustituido por una versión 3D de él mismo y nadie se ha dado cuenta. Cuando empieza a frecuentar lavanderías de mala reputación, donde se baña en detergente del barato y agua con cal, las ventas descienden y la empresa decide desvincularse de este tipo de comportamientos reprobables, rescindiendo el contrato unilateralmente y obligándole a cambiarse el nombre, ya que años atrás les había vendido los derechos sobre el mismo.

Intentando reconducir su vida, mal aconsejado, prueba suerte en el mundo del cine para adultos con el nombre de Mamosín, pero solo encuentra papeles en películas de temática bizarre, donde además le pagan tan poco que no le da ni para pagar el desinfectante.

[editar] Actualmente

Después de dar tumbos de un sitio a otro en trabajos de friegasuelos, limpiacristales o lavaplatos, AACCM (el Artista Antes Conocido Como Mimosín) decidió encaminar su vida espiritualmente, liberándose de los vicios y pertenencias terrenales (de hecho por aquel entonces ya no tenia nada con que pagar sus vicios) e ingresando en el movimiento okupa. Aunque últimamente ha conseguido volver al mundo de la publicidad anunciado trastos de limpieza en la teletienda, aún sigue llevando una vida sencilla y espartana. No se sorprenda si cualquier día de estos se lo encuentra habitando en su lavadora.

Herramientas personales