Noé

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
FSM.png ATENCIÓN: Este artículo contradice los dogmas sobre el Monstruo Espagueti Volador.
¡Herejía! Si no puedes soportar su lectura vade retro!
Cita3.png¿Y cómo hizo con los animales que se descubrieron hace poco?Cita4.png
Alguien que se cree un listillo sobre el arca de Noé
Cita3.pngPues, Noé los escondió, cómo va a ser.Cita4.png
Yo sobre la cita anterior
Cita3.pngThe animals went in two by two!Stupid!Cita4.png
Oscar Wilde ingleseando
Cita3.png¿Pero qué haces, hombre? ¡Si estamos en el desierto!Cita4.png
Los vecinos de Noé sobre lo absurdo que es construir un barco en pleno desierto
Cita3.pngCuidado, ¿te come una ballena como a Jonás?Cita4.png
Los mismos vecinos de Noé en el desierto
Cita3.png¡Vamos, hombre, baja de ahí y no hagas el ridículo!... hey... el cielo se está poniendo un poco feo...Cita4.png
Los vecinos de Noé minutos antes del desastre.
Cita3.pngSi no es Jamón SuperCerdo... NoéCita4.png
Super Cerdo sobre Noé
Cita3.pngLo siento Noé, pero voy a volver a tenerte que enviar a la Tierra de nuevo en el 2012Cita4.png
Dios sobre Noé.

Noé fue un personaje bíblico y activista de Greenpeace, que lo único que hizo por el bien de la humanidad fue construir una lancha en el medio del desierto de Nosedónde. Fue metiendo animales por parejas con la idea de que se divirtieran en los camarotes y así poder salvar la herencia de los bichos del gran diluvio que iba a caer sobre la Tierra Media, porque Dios se lo había dicho.

Nadie discute que la idea era buena, ahora bien, me van a explicar a mí cómo se meten en un barco una pareja de moscas o una pareja de cualquier otra especie de insectos que, por cierto, hay más de un millón diferentes.

[editar] Construcción

Subruso.jpg

Submarino ruso después de haber sido construido por error.

Hacerse un barco no es cosa fácil, oiga, y si aún encima lo tiene que hacer una persona sola, pues pobre de él. Pero es que si aún encima de tener que construir un barco una persona sola, esa persona tiene que ir por el mundo recopilando animales para meterlos en el barco y luego pretender que ninguno se muera de hambre, no es tarea fácil. Bueno, pues Noé estaba decidido a hacerlo y lo hizo intentó. Primero tuvo que reunir toda la madera necesaria para currarse el barco, que no era poca, ya que según Dios le había dicho, en el barco tenían que caber muchos bichos.

Como en el desierto la madera no es un bien que abunde, tuvo que pedir las piezas de su barco a Alemania. Lógicamente tardaron 6 meses en mandárselas, porque en aquélla época aún no existía Fed-Ex y tenían que llevar las mercancías a caballo o en bicicleta. Lo de la bici no era muy viable, porque en el desierto no funcionan. Así que las tuvo que traer un tipo montando a su pony. Después de 6 meses el tipo llegó al pueblucho donde vivía Papá Noé y le entregó las piezas. Cuando Noé había acabado de montarlas se dio cuenta de que aquello no era un barco, sino un submarino nuclear soviético. A él un submarino no le hacía mucho servicio, porque lo que pretendía era mantener los animales a flote. Entonces tuvo que llamar a la compañía y reclamarles. Después de 6 meses estaba allí otro jinete con las piezas de un barco portaanimales, se llevó el submarino y le devolvió a Noé la diferencia.

Finalmente, Noé pudo construir su barco y así poder complacer a Dios. Todo esto ocuió mientras sus vecinos se burlaban de él y le tiraban piedras. Y él les decía: "Dios me ha encomendado que construya este barco" y ellos no lo entendían, así que Dios, con toda su ovnipotencia y ovnipresencia les pegó a todos un tiro con una Kalashnikov y Noé no sufrió más burlas [1].

[editar] Recopilación de bichos

Bicho raro.jpg

Sí, Noé también metió una pareja de estos en el arca.

Después de tener hecha la barcaza, Noé se dio cuenta de que en el desierto lo único que hay es arena. Esto es un detalle a tener en cuenta cuando lo que se quiere es cazar animales, con lo que se fue a China, pero allí lo único que encontró fue un montón de chinos que para colmo estaban encerrados dentro de una muralla, así que pasó de ellos. Luego decidió irse a Estados Unidos, pero como aún no existía tal país, pues no lo pudo encontrar en los mapas y acabó en Luxemburgo, que es un país pequeño, para ser país digo, como parcela para plantar patatas es bastante grande.

Allí no encontró nada. Luego se decidió por España y allí sí. Allí encontró cerdos/as, zorros/as, lobos/as, cabras/ones... etc. Vamos, que se forró de animales. Por Galicia no pasó, ya que allí sólo hay peces, y como los peces saben vivir en el agua, pues no le hizo falta meterlos en el barco (tipo listo). Volvió a su pueblo con la saca llena de bichos, y los tiró dentro del barco. Aquello parecía un zoo, lógico por otra parte. Noé estaba tardando mucho en recoger todos los bichos y Dios, en Su Suma Impaciencia, no su pudo esperar más y tuvo que mear soltar el diluvio de marras. Fue tan grande que se le llamó el Diluvio Universal. Si es que mira que son brutos los cristianos. Diluvio Universal, ¿me van a decir a mí que llovió hasta en Marte? Los más extremistas dicen que llovió tanto que se llegó a apagar el Sol, pero eso ya es otra historia.

[editar] El meollo de la cuestión Diluvio Universal

Como ya se ha dicho antes, llamarle Diluvio Universal a cuatro gotas que cayeron sobre la Tierra es pasarse un poco, pero lo que sí es verdad es que a Noé le tocaron un poco las narices. El tío no era navegante y no tenía el carnet ni de patrón de barco ni de manipulación de animales, así que la policía costera le metió un palo de la leche. Después de este pequeño incidente, surgió el tema de la escasez de comida. Tuvo que darles de comer a todos los animales durante cuarenta días y cuarenta noches (tiene lógica, por aquello de que los días y las noches se intercalan regularmente). Por suerte, el hermano de Noé se dedicaba a la cría y venta de pollos, con lo que había metido en la barca más de una pareja y tuvo alimento para unas horas.

Luego, todos empezaron a notar la ausencia de algo. Los únicos que estaban a gusto con la escasez de comida eran los elefantes, que habían bajado 1000kg con la dieta. Después de los cuarenta días (con las cuarenta noches), estaban todos tan cansados que no les apetecía ni mirar por la borda ni sacar la mano para ver si había parado de llover, así que los tuvo que avisar una palomita que llevaba una hoja de perejil rica rica y con fundamento. Esa paloma es ahora el símbolo de la paz. Esto tiene lógica porque Científicos de todo el mundo han intentado darle una explicación lógica a la aparición de este símbolo, con resultados inconcluyentes. Bien, pues después de que apareciera la palomita de las narices, todos los animales fueron felices y se comieron a las perdices.

[editar] Mentiras relacionadas

[editar] El nombre

Arca.jpg

El libro pasando la censura.

El arca de Noé. En realidad, Noé y Dios se referían a la lancha como la barca de Noé pero al escribir la historia en la Biblia hubo un errror tipográfico y se editó como La arca de Noé y sus locas estupideces. Después, los censores se dieron cuenta de que ese título no podía ser así, ya que el artículo la se cambia por el cuando la siguiente palabra empieza por vocal tónica. También suprimieron lo de locas estupideces, ya que este término era considerado obsceno. Así quedó el título tal y como lo conocemos ahora: "El arca de Noé".

[editar] La evolución según San Chopanza de Castilla

Durante los últimos 100 años se ha especulado mucho sobre la polémica teoría de la evolución de Darwin, pues bien, el monje etíope San Chopanza de Castilla, después de haber realizado muchos estudios sobre cosas que no tenían nada que ver con el tema, se despertó un día y dijo: ¡Euskera!. Y es que había encontrado la prueba irrefutable de que la evolución existe, pero no tal y como dijo Darwin, sino que lo que él propuso fue que a Noé no le había dado tiempo de meter a todos aquéllos bichos dentro de la barca, así que se dejó a algunos fuera, como por ejemplo los dinosaurios, los mamuts, los dragones, las avestruces, etc. Esto encaja perfectamente, ya que los animales que sabemos que existieron pero que hoy no conocemos eran todos unos bichos enormes y Noé no era tonto, oiga. Pero aquí no acaba la cosa, ya que al carecer de camarotes para cada pareja, tuvo que meter a todos los seres a presión.

Cuando se hacen las cosas con prisa pues pasa lo que pasa. Y lo que pasó fue que la girafa tuvo un desliz con el pingüino, y de ahí salieron las avestruces; el león tuvo una aventura con la cebra y salieron los tigres; la cerda se tiró al rinoceronte para parir un jabalí; evidentemente, la gallina se juntó con el elefante para dar un gallifante y fruto de una orgía salieron los ornitorrincos. Quedan así claramente desbancandas las teorías evolucionistas y creacionistas anteriores. Los animales son así porque a Noé le dio la gana y punto final.

[editar] Artículos relaciobados

[editar] Enlaces de interés

[editar] Enlaces que no interesan



  1. Génesis 42, versículo 69.
Herramientas personales