Ollantay

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Peruescudo.png ¡Oe! Este artículo tiene humor peruano de Perú, y si es que no eres un peruano del Perú es difícil que lo manyes...
Bueeeno, ¡¡¡Siempre lo mejor es que vengas (a Perú) y preguntes!!!
Si te raya esta nota mejor pon primera y arranca en tu combi
Cita3.png¿Pero no dices que es una estrella?, espera hasta la noche para que la veasCita4.png
Piqui-Chaqui tratando de hacer entrar en razón a Ollantay y recibiendo un golpe en el bajo vientre
Cita3.png¡Ah si! es la adaptacion andina de romeo y julieta Cita4.png
George Bush haciendo gala de sus conocimientos en literatura incaica
Ollanta.jpg

Dudamos que el verdadero Ollantay hiciera esto para ganarse puntos con su suegrito, el inca.

Ollantay es una pieza teatral incaica escrita en quechua. Ésta es única en su género, demasiado única considerando que los incas no tenían escritura, ni en esa época existía el Teatro Peruano Japonés, ni Chela de Ferrari con su festival Sala de Parto [1]). Según la leyenda, ésta obra fue escrita por los Amautas, altas eminencias de la educación en el imperio incaico, sin embargo, últimos hallazgos del Centro de Estudios de la Choledad señalan que ésta fue posiblemente escrita por un español con gusto a la bebida, que durante sus borracheras sin fin con pisco peruano[2] se imaginaba el nuevo Miguel de Cervantes Saavedra, pero dramaturgo, por que la prosa es para nenas, como Oscar Wilde.

Por si te quieres ahorrar los 5 soles que cuesta la edición pirata en la Plaza Francia, te contamos que en la obra se narra el idílio entre el oficial fuerzas armadas Ollantay y la princesa Cusi Coyllur (Lucero Alegre o Estrella), quien era hija nada mas y nada menos que del Inca Pachacútec, éste no acepta la unión de ambos, ya que a nadie le gusta la idea de que su hija se case con un tombo que, aparte de misio, no era parte de las panacas reales... ni tenia apellido compuesto[3]. Así que Ollantay decide revelarse contra el Inca, luego que éste lo bote a patadas del Cusco. Ollantay promete venganza, mucha sangre y entretenimiento en esta obra de dos actos y un intermedio. Apaga tu celular, y anda al baño con anticipación, que las tragedias incas son tan, pero tan trágicas, que seguro botas tu lagrimita antes que acabe el último acto.

[editar] Personajes

  • Ollantay (Huevonaso en quechua): Oficial inca con el porte de Atahualpa, la vara de Manco Cápac pero con el sueldo de tombo sin 24 x 24.
  • Cussi Coyllur (Estrella en quechua): Hija del inca, para ser su niña predilecta preocupa la mala leche con que el inca le pone un nombre tan feo a la pobre.
  • Pachacútec (Digno de respeto en quechua): Inca puro y sagrado, pero sin tanta etiqueta azul. Datazo: su consumo de coca era no procesada y no refinada.
  • Piki Chaqui (Pipi corto en quechua): El chulio de Ollantay, si Ollantay le pide que se tire del tercer piso, él lo hace, para que no lo chanquen.
  • Tupaq Yupanki (Segundo al mando en quechua): Sucesor de Pachacútec, tiene el alma mas buena que el pan. Si le dan la ley de unión civil seguro la firma.

[editar] Argumento

[editar] Acto 1

Ollantay1.jpg

Conversación entre Ollantay y Pachacutec. Nótese la larga y gruesa... la vara, digo ,la vara real de Pachacútec

Ollantay, un polícia misio del imperio incaico se encontraba un día caminando por el Cusco se fijó en una chica llamada Cussi Coyllur, para espiarla se metió al Starbucks que había en la plaza imperial. Lamentablemente lo que Ollantay no sabía es que Cussi Coyllur es la hija favorita del Inca Pachacutec Inca Yupanqui. Sin embargo, al darse cuenta que la chica le hacía ojitos, y que era un buen partido, sobre todo para un simple soldado del ejército del imperio incaico[4], sobre todo con su sueldo mensual de 5 kilos de papas que lo hace tan pobre como el capitán Coyote.

Para ganarse el favor del hijo de puta aquel dios conocido como Sol o Inti (si te vacila chancho alegre), Ollantay arrasa ejércitos mismo Napoleón (pero más grande y menos acomplejado con el tamaño). Cuando vuelve al Cuzco, desea tener una escapadita nocturna para "conversar" con Cusy Coyllur. Luego de una noche de alocada pasión Cusy Coyllur vuelve al palacio. El aguantado de Ollantay le pide a su asistonto Piqui-Chaqui que busque a su agarre amada nuevamente. Pero como Piqui-Chaqui se defeca de miedo, en el probable caso de que se encuentre con el inca, Ollantay decide hacer el trabajo sucio.

Va al palacio del inca, la conversación que tuvo lugar nos llega gracias a los marines chuponeadores de Bussiness Track, aquí desde Inciclopedia esperamos su pronta liberación. [5]

Ollantay: Su real majestad imperial Pachacutec, hijo del Sol y sabio gobernante, he puesto a mil pueblos bajo sus pies y desearia pediros un favor.

Pachacutec: (en voz baja, casi inaudible) Ay yo quisiera que tú estuvierasbajo mis pies, pideme lo que quieras guapote (alto) Mi caro general, usted tiene el favor del Inca, pidame lo que quiera que en el acto el hijo del Sol tratará de satisfaceros.

O: Bueno, amo y señor de estas nobles tierras... estoy enamorado de su pipi.

P: (bajo) Ay ojala y sea de mí (alto) Ollantay, tengo todo un harén a vuestra disposición... aunque si quisieras experimentar otras cosas (sonido de movimiento)

O: ¡No señor!... disculpe... lo que yo quería magnanimo monarca era pedirle la mano de su hija.

P: (bajo, pero suficientemente alto para que lo escuche Ollantay) ¡Ay miserable, desgraciado! (alto) ¡Largate de mi vista desleal!, te trate como un hijo ¿y así me pagas? ay que me da.

O: (groserias en quechua)

P: (mas groserias en quechua)

Muy mortificado por el poco fructífero encuentro con su varonil monarca, Ollantay sale dispuesto a sublevarse contra él.

Cita3.pngCuzco magnánimo, desde hoy soy tu enemigoCita4.png
Ollantay un poquitín molesto

Así que el ofendido Ollantay decidió partir para luchar por el amor de peach y si podía también por los derechos de los gays. Mientras tanto a Cusi Coyllur la encerraban en un Aclla-huasi (lo mismo que un wawa-huasi pero en lugar de niños hay vírgenes del sol) por órdenes del inca.

Según la leyenda, Ollantay se mueve con la elasticidad de la serpiente, actúa con la astucia del zorro, llega hasta donde sólo lo hace el cóndor; es tan valeroso como el jaguar y tan duro como las montañas de los Andes. Claro que las doncellas también hablaban muy bien de su uso del mazo y demás juguetes sexuales, por lo que obtuvo muchos seguidores.[6]

Cuando Ollantay llega al cuzco, Pachacutec ya había muerto y su hijo decide darle la paz. Feliz Ollantay se une con Cusi Coyllur, quien había tenido un hijo suyo durante todo este tiempo (no sabemos si fue el único que tuvo de él en todo ese tiempo que estuvo recluida).

Finalmente, todos fueron felices y comieron urpis con cuy y ricos tamales con esperma de ballena.

[editar] Referencias

  1. Para ser honesto, la viejita De Ferrari si vivía, pero todavía no estaba metida en el mundo del teatro.
  2. ¿Acaso hay otro? Los demás se llaman aguardiente nomás.
  3. Ósea horror, que diría mi bisabuelo Manco Inca Miró-Quesada
  4. El más del grandioso y glorioso. Él único en la historia del Perú que consigue victorias y gana territorios
  5. Vamos que es un trabajo tan decente como hacer lobbies o ser congresista.
  6. Todo esto lo dice Wikipedia, tal vez los usuarios de ahí saben que es cierto.

[editar] Otras grandes obras peruanas


Alan.jpg Artículo Peruano Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Peruana por los compañeros.
Por lo tanto, está autorizado por el mismísimo Alan García, ¡Palmas compañeros!

Herramientas personales