Oswaldo Guayasaemo

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaEcuador.png Este es un artículo chévere y bacán con la bola de ecuatorianismos.

Si no cachas de que se trata... te jodiste guambra.

Tarros.jpg ¡Excelente brochazo! Este artículo trata sobre LA PINTURA. Si te gusta colgar figuras y colores raros en los muros de tu chalet lee esto.


Guayasaemo.jpg

Oswaldo Guayasaemo, con todo el estilo que le caracteriza

Oswaldo Guayasaemo fue un grán pintor emo izquierdista ecuatoriano considerado junto a Pablo Pikachu como uno de los más influyentes del siglo XX. Su obra se caracteriza por representar la corriente del expresionismo emista.

[editar] Biografía

Guayasaemoninio1.jpg

Ecce Emo, una de sus más reconocidas obras

Oswaldo Guayasaemo nace en algún lugar del pobre tradicional barrio de "Lucha de los Pobres", al sur de Quito. Su infancia transcurre en medio de los niños callejeros de ese sector de la capital que se juntaban para oir Kudai, Fall Out Boy y otros representantes de este mierda género musical.

Sus dotes artísticos fueron conocidos desde la época en que ingresó a uno de los colegios más cholos tradicionales de la capital, el famoso "Instituto Nacional Patrón Mejía", en donde pasaba la mayor parte de su tiempo en clases dibujando caricaturas de sus profesores en los pupitres. Este problema disciplinario hace que sea expulsado del Mejía para integrarse a otro colegio más cholo aún tradicional de la capital, "El Montúfar", en donde nuevamente vuelve a tener problemas por su comportamiento. Así, basureado de colegio en colegio pasa nuestro querido artista. No obstante, su talento se iba revelando en cada caricatura y esbozo que realizaba, hasta que en su adolescencia empieza a exponer sus cuadros en la tradicional galería de arte quiteña "El Ejido Park".

PHGuayasaemo.jpg

Retrato de Pablo Holman, amigo íntimo de Guayasaemo

Así, Oswaldo podría haberse pasado toda su vida exponiendo sus cuadros en el parque de no haber sido por la visita del vice-presidente de Estados Unidos, Nelson Rockefeller, que aprovechando para pegarse un trote matinal alrededor del Hotel Colón, donde se alojaba, se topó con el mismo Oswaldo que se encontraba montando sus telas para exponerlas. Rockefeller, que la noche anterior había tenido una fiesta de bienvenida en la casa del Embajador regada a Colocatil y ayahuasca, todavía se encontraba con los resquicios de la experiencia cuando contempló las obras de Guayasaemo.

"Impresionado" con su arte, es que decide darle su mano para que vaya con él al viaje para escuchar los sonidos mágicos de Ecuador en las galerías de la Yoni. Desde entonces es que Guayasaemo empieza a alzarse a ganar prestigio internacional y es en la Nueva York de Delfin Quishpe que se codea con artistas influyentes de ese entonces como René Magritte, Andy Warhol, Kandinski, Nietzsche, Che Guevara, Adolf Hitler y otros genios que desenvolvían su ciencia y arte en aquella que se tornaría la capital del mundo.

No obstante, un cambio radical en su personalidad era necesario para que el pequeño Oswaldo pudiera tener más palancas influencias en Europa, la verdadera cuna del arte mundial. Y es que recordando sobre sus raices humildes, y su posición aventajada que conquistó con el auspicio de los Estados Unidos, que se da cuenta que tiene todo listo para darles un yucazo a los gringos y volverse "sociolisto", requisito indispensable para todo aquel que quiera posicionarse con éxito no solamente en Europa, sino también en el mundo del arte contemporáneo, la farándula, el deporte y el espectáculo.

Guayasamin pop.jpg

Guayasaemo en su época pop.

De esta forma, los europeos no consiguieron resistirse para variar a los encantos de aquel joven indígena sudamericano emo izquierdista que desafió a la bestia imperial y conquistaba sus frios corazones post-modernistas con aquel arte forjado bajo el dolor y sufrimiento existencial que caracterizan a los niños emos sureños izquierdistas de toda América Latina.

Así, es que Guayasaemo, tras haber sido el ganador de las respectivas bienales de las tres naciones más emo (Brasil, España y México), se consagra como artista internacional y se dedica completamente a desarrollar su arte.

Fallece a causa de un patatús fulminante. Sus seguidores, no obstante, aseguran que fue ejecutado misteriosamente por la CIA mientras pintaba en su taller en Boston gracias al programa que actualmente mantiene la administración republicana de ese país para prevención del terrorismo, dejando inconcluida aquella que sería su obra magna en la capital ecuatoriana "La capilla del Emo".

[editar] Su obra

Guayasaemo es considerado por ser el padre de la corriente del expresionismo emista, cuyo objetivo es plasmar en una tela el sufrimiento y el dolor del que son víctimas los niños emo de latinoamérica, así como su opresión por parte de los jebis imperialistas. De esta forma, podemos clasificar su obra en tres períodos que caracterizan la personalidad básica de un emo:

[editar] Edad de la Ira

Gritoguayasaemo.jpg

"¿Quién lo hizo? y ¿Por qué lo hizo?" Obra representativa de la Edad de la Ira

Varios críticos de arte aseguran que para el inicio y trayectoria de este período habría sido marcante la amistad "íntima" de Guayasaemo con Delfin Quishpe mientras se encontraba en Nueva York. Ambos se habrían conocido durante alguno de los conciertos de Simple Plan que se realizaban en la ciudad y habrían compartido tras esta experiencia, un lazo de sexo amistad y vivencias que despertarían en Guayasaemo un profundo enamoramiento por Delfin Quishpe. Tras los atentados del 11 de Septiembre, Guayasaemo habría descubierto la bisexualidad de Delfín, y después de escuchar la obra musical que este le dedicó a su verdadero amorcito, Guayasaemo se desilusiona y entra en profunda depresión. No obstante, es en esta oscura fase que el genio se inspira para pintar la obra marcante de este período "¿Quién lo hizo?, y ¿Por qué lo hizo?" Así mismo, en este período Guayasaemo retrata la face obscura de la violencia y sodomización de las que él y su grupo de emos son víctimas por parte de los jebis cuando se cruzaban con ellos en las calles de Nueva York.

[editar] Edad de la Ternura

Guayasaemolovers.jpg

"Amantes" - Obra representativa de la Edad de la Ternura

Esta es la edad en la que más temprano o más tarde, todo emo orienta su personalidad. No podría haber sido diferente con Guayasaemo, quien concentra en este periodo la mayor parte de obras que representan el expresionismo emista. El estado de espíritu de Guayasaemo tras la traición de Delfín, sumado a sus antiguas vivencias como niño emo izquierdista del sur le habrían inspirado para que a través de sus telas y de la música que oía de Kudai, pintara el sufrimiento y el dolor de los niños emo ya no bajo la perspectiva de la negación o rebeldía como lo caracterizaba el período anterior. Durante la edad de la ternura, se reconcilia con la naturaleza sufridora que caracteriza al emo.

[editar] Edad de Hacer Dólares

Tio1guayasaemo.jpg

"Retrato de tio1.jpg - Obra representativa de la Edad de Hacer Dólares

Esta es, probablemente, la etapa que más consagra la obra de Guayasaemo. Tras haber logrado su reconocimiento como artista de renombre internacional, Guayasaemo regresa al Ecuador, en donde se dedica a realizar varios proyectos para su fundación, así como retratar a los personajes ilustres que visitaban la capital a cambio de una foto para la Vistazo, y un chequecito en dólares con seis cifras mínimo. (Al fin y al cabo, los sociolistos también tienen que comer, ¿no?) Se destacan en este período:

Entre varios otros.

[editar] Legado

Aparte de su vasta y extensa obra, Guayasaemo también dejó varios palacetes y castillos que construyó a lo largo de su vida en varias ciudades del Ecuador con sus miserables réditos como pintor sociolisto. Actualmente, estas tierras se encuentran en litigio entre el Estado Soviético Correísta, que quiere emplearlas para financiar a los sociolistos crear centros culturales y los herederos de Guayasaemo, que no quieren admitir la intervención estatal para ayudar a desfalcar administrar el patrimonio de su padre.

Montalvo.jpg Artículo Ecuatoriano Destacado

Este va siendo un artículo destacado, porque el noble pueblo ecuatoriano
así lo va queriendo. Tan fuerte es esta voluntad, que ni Montalvo,
ni Correa ni el Tungurahua se van oponiendo.

Herramientas personales