Pedro I de Castilla

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngVenga, va, te perdono pero no lo vuelvas a hacerCita4.png
Pedro I de Castilla a su hermanastro Enrique
Cita3.png¡Ejecutad inmediatamente a <inserta tu nombre aquí>!Cita4.png
Pedro I de Castilla , en una de sus citas más célebres
Cita3.png¿Oye, te importa si me pruebo la corona a ver cómo me queda?Cita4.png
Enrique de Trastámara , dirigiéndose a Pedro I
Cita3.png¡¡Pedroooo!!Cita4.png
Penélope Cruz , sobre otro Pedro
Castillo Disney.png
Pedro I el Justiciero el Cruel
BanderaCastilla y León.png
PedroI.jpg
Retratado junto a su mondadientes
CyLEsc.PNG
Rey
de Castilla y de León
Reinado o lo que sea Pocos años, pero intensos.
Predecesor Sucesor
Alfonso XI de Castilla
El cabronazo ese de hrmano suyo, Enriquito II el del Mercedes
Personal
Nombre de verdad Perico el de los palotes.
Nacimiento Defunción Burgos
Montiel, donde Sarita
Casa Irreal Reyes de Castilla
Estado actual Muerto tras sufrir cierto dolor de cuello y falta de aire.
Familia Para tener hermanos como los que él tenía, mejor ser hijo solo.
Relaciones Menos con la borbona esa, muchas.
Enemigos Prácticamente todos los posibles.


Pedro I de Castilla (Burgos, Castilla, 30 de agosto de 1334 – Montiel, Castilla, 23 de marzo de 1369), Rey de Castilla, en vida los que le hacían la pelota le llamaban El Justiciero. Una vez muerto, los que hacían la pelota al siguiente rey (en algunos casos eran los mismos que los anteriores) pasaron a denominarle El Cruel

La historia del Rey Pedro puede resumirse en que entre hermanos, la confianza da asco. O tal vez en que si gobiernas un país no puedes meterte con una minoría privilegiada sin que te echen las manos al cuello. Y bueno, sí, también se cargó a unos cuantos.


[editar] Antecedentes familiares

Aragorn.jpg

Pedro I de Castilla, tal como le veían sus partidarios

Pedro era hijo y sucesor de Alfonso XI el Justiciero -de quien parecía que, además del reinado, iba a heredar el apodo- y de María de Portugal, quienes, debido a la costumbre de la realeza de la época -y no sólo de la época- de casarse todos entre sí eran dobles primos. Esto es que eran primos por parte de padre y de madre. Lo que quiere decir que estadísticamente sus hijos pueden tener más genes repetidos que un hijo de hermanos. Vamos, un jaleo. Quizás por esta razón, el joven Pedrito nació con ese mal pronto que le hizo tan famoso y, posiblemente su nombre derive de la pedrada que tenía el pobre.

Su familia fue un caldo de cultivo muy jodido en un adolescente: sus padres no se trataban, y su padre, ausente, les tenía a él y a su madre confinados en un castillo mientras se dedicaba a fabricar a Pedrito, con otra señora, hermanitos bastardos. Lo que se dice una familia desestructurada. Así el futuro monarca fue acumulando poco a poco rencor, una rebeldía y una mala hostia que le motivaría a poner patas arriba el orden establecido en el reino. Uno de sus hermanastros, Enrique de Trastámara, era particularmente trepa y sabandija, lo cual causaría varios dolores de cabeza -y de cuello- a nuestro protagonista, como iremos viendo a continuación.

[editar] Política

Se caracterizó por favorecer a la burguesía, estimular el comercio, la agricultura y la ganadería, proteger a la comunidad judía y servirse de ella de cara a la administración y las cuentas, y en resumen, tratar de modernizar el país con políticas racionales y de mentalidad aperturista y sacarlo de la fuerte crisis en la que se encontraba. O lo que es lo mismo, lo peor que puede hacer alguien en España si quiere mantener un reinado tranquilo y obtener reconocimiento y prestigio.

Como puede imaginarse, estos magníficos planteamientos socioeconómicos motivaron a la alta nobleza, la Iglesia y las clases privilegiadas a mostrar un gran interés por lo que estaba haciendo el Rey y a planear con presteza su derrocamiento, para lo cual el advenedizo Enrique, que casualmente pasaba por ahí, se postuló pronto como alternativa a la corona.

[editar] Pichabrava

Joffrey.jpg

Pedro I de Castilla, visto por sus detractores

Por una alianza con Francia intentan casarle con Blanca de Borbón, pero a los dos días de la boda ella le confiesa que los franceses no le van a pagar la dote y él la manda, literalmente, "a tomar por el culo", lo cual le valió la enemistad de los gabachos. Y quizás también porque era fea (las borbonas suelen serlo): Pedro I salió por piernas en cuanto le urgieron a consumar el matrimonio y mandó encerrar en una celda a la murciélago esa, para no tener que verla.

Pedrito no era pacato con las mujeres. Podríamos extendernos mucho aquí, pero basta decir que era dado a las bajas pasiones, a cepillarse zagalas en los diferentes pueblos que visitaba, a tener diferentes amantes y a irse mucho de putas. Como buen rey que era.

[editar] Las rebeliones de Enrique de Trastámara

La primera de ellas fue nada más llegar Pedro al trono. Al principio parecía que llevaba las de perder, pero se puso a repartir hostias a rodabrazo y terminó sofocando la rebelión. Siendo esa la primera ocasión que tuvo de conocer a su hermano, vertió copiosas lágrimas de emoción y le perdonó la vida (aunque se cargó a muchos de sus partidarios, ejecutándoles de diferentes e imaginativas maneras, de tal forma que la sangre de los mismos manaba a menudo como si fuera una fuente veneciana). Dice la leyenda que un clérigo errante le profetizó por entonces que Enrique le mataría con sus propias manos. Pedro, muy agradecido al clérigo, pero reacio a dudar del amor de su hermano -no se enteraba de nada- ordenó quemar vivo al fraile allí mismo.

La segunda fue más seria. Puede resumirse en que en un primer momento Pedro I iba tomando ciudades, asesinando a cuantos partidarios de Enrique podía y perdonando una y otra vez la vida de éste -el muy inútil siempre se le ponía a tiro, pero a Pedro le daba un no se qué cargárselo-. Enrique tenía el apoyo de Francia (los franchutes estaban algo despechados después de que Pedro hubiera mandado a la borbona a tomar por el culo) y Pedro de el Príncipe Negro de Inglaterra. Cualquiera que haya leído dos cuentos infantiles no se fiaría de alguien que se hace llamar Príncipe Negro. Pues, bien, Pedro I no los leyó. Este Príncipe Negro, además de traicionero, era más agarrado que una pelea de pulpos y puesto que Pedro le debía y no le pagaba, pronto se marchó a la francesa, aunque era inglés, dejando a Pedro en la estacada. Las cosas se pusieron jodidas y parecía que había que pactar la paz...

[editar] Muerte

... y como agente del enemigo vino un tal Duguesclín, quien intentando ganarse la confianza de Pedro I debido a lo ridículo de su nombre, que le hacía parecer imbécil, le ofreció un plan de fuga. En vez de eso le engañó como a un chino y le llevó directamente a la tienda de su hermano Enrique. Una vez allí ambos se saludaron efusivamente:

Cita1.pngEnriquito: -¿Dónde está ese judío hideputa que se nombra Rey de Castilla?

Pedrito - ¡El hideputa seréis vos, pues yo soy hijo legítimo del buen Rey Alfonso!Cita2.png

Desde luego finos y delicados en sus maneras no eran mucho, que parecían dos verduleras. Tan efusivo fue el saludo que se echaron las manos al cuello para estrangularse. Como Pedro era grande y buen mozo, y Enrique era más bien de natural esmirriado y enclenque, parecía que este último llevaba las de perder, pero en estas el tal Duguesclín intervino sujetando a Pedro para que Enrique pudiera apuñalarlo con el mayor confort. Se dice que fue entonces cuando Duguesclín dijo:

"Ni quito ni pongo rey, sólo ayudo a mi señor... a abrir en canal a su adversario"

[editar] Reconocimiento Posterior

Una vez en el trono, Enrique II, demostrando una vez más su catadura moral, buscaría el desprestigio, la mofa, recochineo y burla sobre la figura de su hermano, y pondría a narrar las crónicas sobre éste y las suyas propias a un tal Pedro López de Ayala, quien trabajaba en Intereconomía. Con el rigor, objetividad y ética que rige a tal medio de comunicación se pintaría a Pedro I como un devorador de niños, asesino sanguinario, vampiro en sus ratos libres, genocida vocacional, perroflauta, masón, comunista, bastardo hijo de un judío -en el bando de Enrique II estaban casi tan bien considerados como llegarían a estarlo en la Alemania Nazi- y demás lindezas. De Enrique II, en cambio, diría que era dadivoso, generoso, adalid del neoliberalismo, amistoso con los animales y los niños, amante de las florecillas silvestres y muy dado a contar chistes y triunfar en fiestas y romerías.

[editar] Sabías que?

Perejil.jpg

Su aliño favorito, ideal para cocinar niños vivos, y con fundamento

  • ... le apodaban Pero Gil debido a su afición a los programas de cocina de Arguiñano?
  • ... su hermano acostumbraba a cogerle el coche sin decirle nada?
  • ... después de lo de la quema del fraile ese, ya no logró invitar mas a sus amigos a barbacoas?
  • ... tenía acento andaluz y hablaba así graciosillo, como Chiquito de la Calzada?
  • ... le crujían las rodillas al caminar haciendo un ritmillo con mucho duende, como de Sevillanas?
  • ... después de todo no era tan mal tipo como dicen?
  • ... dejó tantos bastardos que hasta tú podrías ser descendiente suyo?
  • ... George R. R. Martin se ha inspirado en Pedro I y su hermano para varios personajes de sus novelas?


Jamon.jpg Artículo Español Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Española por el pueblo.
Por lo tanto, se trata de un artículo de Pata Negra, rico rico, y con fundamento.

Herramientas personales