Relatos Salvajes

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cine ícono
Relatos Salvajes
A bunch of mad argentinians
Relatos salvajes
Poster promocional de la película en su país de origen
Ficha técnica
Dirección Damián Szifrón
Producción Los hermanos Almodóvar (probablemente)
Intérpretes Ricardo Darín muy molesto, Érica Rivas muy zorrona, y otros más
Guión Damián Szifrón
Música Un argentino que ganó un Óscar
Fecha de estreno 2014
Género Realismo, Comedia, Control de la ira
Calificación 4.5 de 5 bombas.
Premios Nominación al Óscar por única película argentina conocida en EE.UU.
Cita3¡Matá al pelotudo, sacá toda la ira!Cita4
Cristina Kirchner mirando con un ojo la película y con otro al fiscal Nisman.
Cita3¿Cómo que la caída de aviones es tabú?Cita4
Damián Szifrón ante el veto de la película en el primer mundo.

Relatos Salvajes, es una película argentina compuesta por seis películas más chicas, todas escritas por Damián Szifrón (alias el quinto simulador), estrenada en el año de 2014 en su país de origen, y tras su sorpresiva buena aceptación ante sus bajas expectativas como casi todo el cine argentino para los argentinos, fue llevada a un montón de festivales de renombre como Cannes, Goya, o los nada prestigiosos Martín Fierro, donde ganó un montón de premios en todos ellos, para luego ser llevada a los mismos premios Óscar, donde ganó muchos aplausos de uno que otro asistente de la premiación.


[editar] Trama

La historia gira en torno a más historias, o sea que se desglosa en 5 pequeñas historias componentes de la película, y un prólogo un tanto dramático casi de ciencia ficción, dividida en total en 6 partes distintas, que entre sí no tienen ninguna relación en la trama como tal, por lo que puede saltárselas sin problema cuando una de estas le llegue a aburrir. El único punto que entrelaza todas las historias, además de la animosidad de Szifrón por juntarlas sin razón alguna, es el sentimiento de LA CONCHA DE TU MADRE QUE TE RE MIL PARIÓ HIJO DE PUTAAAAAAAAAAAAAAAA, o sea, de ira, locura y desesperación.

En las 6 tramas, se desarrolla un personaje no muy estable de la cabeza, al que se le pone en frente un gran conflicto que termina por hincharle las bolas de manera excesiva, y lo hace perder todos los estribos. Ninguna de las historias va mas allá de la vida cotidiana de cualquier argentino porteño aburrido y un tanto mediocre en algunos casos, por lo que la supuesta emoción surge de las acciones maniáticas que realiza este. Así pues, el espectador puede identificarse y empatizar con los personajes en escena ante tales sentimientos de ira e impotencia tan ordinarios, o si este es un maniático con ganas de cargarse varia gente.

El filme incluye unas cuantas referencias a la cultura argentina moderna, no muy bien interpretadas al final por los guionistas y los actores, así como a otras películas y producciones de Damián Szifrón, siendo solo pequeños guiños un tanto escondidos para el espectador de intelecto, no esperando encontrar un Mario Santos en la puesta en escena.

[editar] Historias

Todas las historias transcurren en un posible mismo espacio-tiempo, en diversos lugares, desde el barrio más rico de Buenos Aires, hasta la dimensión más abstracta en el interior del país. Y como se mencionó antes, todos están un tanto enojados, se le pide discreción.

[editar] Primera historia

Avión caido

La mejor forma que usan los talibanes y los resentidos para vengarse de sus enemigos.

Más como un prólogo, colocado al principio antes de los créditos de inicio para dar como muestra la inestabilidad y locura de lo que se verá a continuación. En sus dos minutos aproximados de duración, la trama desarrolla la historia de un tal Pasternak, que debido a sus constantes fracasos en su vida, y su vida como un fracaso en general, decide vengarse de todos aquellos que de alguna forma le han jodido la vida, lo cual de alguna forma han sido bastantes, entrenándose como piloto de avión por varios años para después estrellar uno con todos sus enemigos dentro, elaborando plan a demasiado largo plazo no muy bien planeado en realidad, aunque todo esto no se ve en pantalla para su desgracia.

La historia en pantalla inicia cuando una mujer joven toma el avión en el que se ejecutará el plan maestro de Pasternak. Ahí la mujer comienza a hablar con un viejo del asiento de la fila de al lado cuando este se le quedó viendo un largo rato al busto. Después de un rato, ambos coinciden en conocer a Pasternak desde el pasado, y ambos le jodieron también la vida en cierto nivel. Un chismoso del asiento de atrás menciona también conocer a Pasternak, siendo escuchado por otros, los cuales mencionan también conocerlo. La conmoción viene cuando se descubre que todos conocen al sujeto, y que todos no le dieron muy buena compañía en el pasado; el antihéroe terrorista, que en realidad nunca aparece, lleva a cabo su plan y pierde el control de avión hacia el suelo. Al final todos mueren de forma brutal y los créditos inician con imágenes de animales bonitos.

[editar] Segunda historia

En un restaurante de carretera bastante olvidado por dios y los departamentos de sanidad, trabaja una joven cocinera acompañada de una gorda algo anciana, exconvicta de aspecto un tanto afable y malvado a la vez. En un día de lluvia fuerte de poca venta y poca joda, arriba al restaurante un hombre, que si bien aparenta modales al inicio, resulta ser un tipo bastante patán, siendo no ese el principal problema de todo, sino que cuando, la joven cocinera se acerca a ofrecer sus servicios, esta reconoce de inmediato al sujeto, que varios años atrás trajo deshonra y dolor a su familia, lo que causó que su padre se suicidara, aunque en realidad solo les embargó la casa con su corrupción.

La cocinera la cuenta todo eso a la vieja gorda y esta le propone la solución más ortodoxa y común, matarlo con raticida en su comida. A pesar de lo tentadora que suena la propuesta, la joven se niega pagar con la misma moneda y en vez de matarlo decide vengarse atendiendo de mala gana y llevando la comida fría. El sujeto comienza joder un poco con la cocinera, y esta aguanta con toda su alma, hasta que descubre que a escondidas, la vieja sazona las papas que come el tipo con un buen mata ratas. Cuando llega el hijo del "hijo de puta", la cocinera entra en pánico, le tira las papas en la cara, y cuando este se calienta y se agarra a la cocinera, la gorda le clava el cuchillo en la espalda, el hijo vomita el veneno, luego la gorda va a prisión y todo termina bien para nadie.

[editar] Tercera historia

El mas fuerte-rs

"I'm the one who knocks wachín"

En la carretera, en medio del desértico e inhóspito paisaje salteño, un Audi salvaje recorre el asfalto a toda velocidad con un patán adinerado con gafas de sol en su aclimatado interior. En su larga travesía, se topa con un oriundo que va a su paso delante de él; el piloto, un negro resentido, comienza a joder al Audi bloqueándole el paso, y cuando por fin lo rebasa, el sujeto adinerado no duda en recordarle y recalcarle que es un negro resentido, y se va a toda velocidad dejando el polvo a su paso.

Poco rato después al Audi se le pincha un neumático y la odisea en la carretera se acaba para el conductor. Al ver que no llega ningún tipo de ayuda, el conductor se da cuenta que se quedó en un lugar completamente olvidado por dios, y decide ensuciarse el trajecito un poco para cambiar el neumático para así ahorrarse la convivencia con los negros de provincia. En eso, el negro (que en realidad no es tan negro) del auto jodido regresa bastante caliente a un reencuentro con el sujeto del Audi, y aunque este último se disculpa y se encierra dentro del auto, el primero no duda en cagarse, mearse y joderse con un tubo el Audi, lo cual le llega al orgullo al conductor, decidiendo aventar a un río cercano al negro con su carro, pero este regresa prácticamente de la muerte, y aunque el Audi lo busca arrollar varias veces, se descarrila y se va también al río. De pronto la situación se torna en una verdadera batalla por la supervivencia dentro del auto, con golpes, piquetes de ojo y ahorcaduras. Antes de que cualquiera escape, el auto explota con los dos bien abrazados, simulando mucho amor al momento de morir.

[editar] Cuarta historia

Bombita

"¿Cómo que Un Cuento Chino es mala, pelotudo?"

Ricardo Darín interpreta a un ingeniero que se encarga de volar edificios, que cuenta con un carácter que también puede hacerle volar las pelotas, y una suerte ciertamente mala, que combinada con la primera resulta una no muy buena combinación, por lo que lleva un mal matrimonio, y este depende de que el día del cumpleaños de su hija, el ingeniero llegue a tiempo para la fiesta con la torta de cumpleaños. Todo le va de maravilla al ingeniero hasta que en una mala movida la policía vial decide multarle y llevarse su carro. Consecuentemente, el ingeniero va a las oficinas de vialidad y se caga en todo, llega tarde al cumpleaños de su hija, su esposa le reprime bien fuerte, y solo se calienta más.

Un rato después, el ingeniero tiene que ir a pagar su multa a las oficinas burocráticas, con el plan de ir solo a quejarse y no tener que pagar ni un centavo a cambio, aunque el plan le sale mal e intenta matar al empleado. El acontecimiento se hace popular, y el ingeniero aparece como sujeto indeseable en los medios, por lo que pierde su trabajo, se divorcia, pierde también la custodia de su hija, y de postre le vuelven a recoger el auto. Al ingeniero literalmente "se le llenan las bolas", y para vengarse decide hacer las dos cosas que mejor sabe hacer, volar cosas y tener mala suerte, y en un atentado bien planeado, con su mismo auto vuela las oficinas de tránsito. El ingeniero reencarna en "Bombita", su nuevo alter ego con el que se identifica con millones de personas también encabronadas con las multas de tránsito. Al final, todo resulta bien para Bombita, aunque esté desempleado, amenazado y en prisión, pero se hace famoso, claro. Bombita deja la moraleja que si lo hacen enojar puede ser peor que Osama Bin Laden.

[editar] Quinta historia

Por la mañana, uno de los muchos niños ricos idiotas, aunque no tan niños del norte de Buenos Aires, regresa a su casa tras una noche en el antro y en el club, y en el regreso, para evitar pasarse una luz en rojo, se lleva a una mujer embarazada por media avenida. Le cuenta a sus padres sobre lo ocurrido, y esperando un consuelo de estos, el padre lo único que hace es quererlo matar a golpes. El padre y la madre comienzan a hacer planes de huida para su hijo, o de dar un buen soborno para salvarle el culo, hasta que en las noticias, aparece que la mujer murió con el hijo, y entonces la situación se torna apta para un verdadero plan de salvación.

El padre llama a su abogado, uno muy bueno y profesional, que logra demostrarlo cuando le presenta un plan que puede salvar a su hijo de la cárcel, echarle la culpa al criado boliviano y que se pudra en prisión a cambio de dinero. El padre acepta la propuesta y le ofrece al criado medio millón de dólares, y aunque este se niega al principio al desconocer la gravedad del asunto y el valor de los dólares, termina aceptando. El plan pinta bien y está a punto de ponerse en marcha hasta que llega uno de los inspectores federales a la casa para revisar. Durante la investigación, descubre que el criado es demasiado estúpido para conducir el auto, y por ende revela la mentira, aunque es silenciado con otra propuesta del abogado de muchos dólares. El padre comienza a darse cuenta que verdaderamente lo están "choreando" entre tantos sobornos, y decide que lo mejor es que su hijo si se pudra en prisión; todos entran en pánico pero el padre prefiere que todos se jodan, hasta que lo convencen de solo pagar medio millón a todos. Todos se dan la mano, el plan se ejecuta y a la salida entre manifestantes por justicia, le clavan un martillo al criado en inmisericorde venganza.

[editar] Sexta historia

Romina, una no muy bien ubicada mujer celebra el día de su boda con Ariel, un noble bastante fornido y rubio, en un magnánimo lobby con miles de dólares derrochados, una gran pista de baile y un buena pastel. El evento comienza, y tras llantos de alegría, gritos y gemidos, se da el baile de casamiento entre ambos. Todo se desarrolla conforme a cualquier cuento de hadas, hasta que Romina, ve que su ahora marido mira con cierta indiscreción a una mujer asistente a la boda; Romina reacciona como sabe hacerlo, se exhalta, y coincidentemente descubre que su hombre en realidad si la estaba engañando, haciendo un verdadero revuelo y saliendo de la fiesta.

Romina se va a llorar a la azotea del lugar y ahí se encuentra con un empleado paraguayo, que intenta consolarle ante su desgracia pero esta se lo termina cogiendo de manera un tanto brutal ahí mismo. Ariel sube a intentar arreglar las cosas pero descubre a ambos en plena acción. Con todo el odio y el clímax sexual en la mente, Romina amenaza a Ariel con que se dedicará a arruinarle enteramente la vida, maldiciéndolo como bruja, y en un extremo estado de locura, baja de nuevo al salón a joder toda la fiesta.

[editar] Producción

Cita3Tomá tu toma 33 y metetela en el orto.Cita4
Darín al errar en una de las escenas de grabación.

El staff de rodaje y producción se caracterizó por incluir en su mayoría a faranduleros que anteriormente trabajaban en Telefé y por muchas gente enojada y potencialmente peligrosa. Durante la grabación, más de un actor y tramoyista se puedo al pedo con alguien más, en algún momento se llegó a los golpes y un par de camarógrafos se agarraron con los tripiés del equipo. Durante la búsqueda de las locaciones para grabar, primeramente se hallaron con un montón de salteños no muy amigables con los cuales, tuvieron que entregar cierto presupuesto y muchas billeteras a estos, mientras que durante los ensayos, Darín explotó un poquito más de lo debido en varias, o casi todas las escenas grabadas con este.

[editar] Véase también

Herramientas personales