Rey David

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Dios1.png Dios quiere que este artículo sea ampliado
Falta información sobre:
reinado, consortes, muerte


David
Bandisrael.JPG
David censored.jpg
De joven era tan pobre que no le alcanzaba ni para comprarse ropa.
Nacimiento Defunción Reino de Judá
Reino de Israel
Origen Divino
Su vida
Sobrenombres El Deivid
Lugar de residencia En los bares y puticlubs de Jerusalén
Se dedica a Cantar las mañanitas, escribir los Salmos, matar gente porque Dios se lo ordenaba
Estado actual En el Sheol Paraíso
Hazañas logradas Dirigir una de las primeras tiranías teocráticas de Oriente Medio
Relaciones Con todo lo que se moviera
Enemigos Goliat, Dios (a veces)
Poderes especiales Los que les confería ser el Elegido
Objetos Una honda
Cita3.png¡Sólo somos amigos!Cita4.png
David sobre su relación con Jonatán.

El Rey David fue un famoso pastor (de ovejas, no de sectarios), rey de Judá, casanova empedernido, poeta, profeta, salmista, nudista, y compositor del hit "Las Mañanitas", que obtuvo doble Disco de Hierro en 1020 a.C. Pero posiblemente su mayor hazaña haya sido el asesinato del gigante Goliat, aunque ello no le impidió asumir un cargo público.

[editar] Biografía ficticia

[editar] Orígenes y juventud

Casi todo lo que sabemos de David proviene de las Escrituras y de esas estatuas desnudas hechas por escultores renacentistas que intentaban satisfacer su homosexualidad latente haciendo "arte". En realidad sí hay algo de evidencia arqueológica extrabíblica que probaría su existencia histórica, pero la mayoría consiste en fragmentos de texto que apenas mencionan a un tal "David", por lo tanto, hasta donde sabemos bien podría tratarse de este David, o de este otro.

Hijo de Isaí (alias Gesé o G. C.) y de doña Nitzevet, durante su juventud fue pastor en el rebaño de su padre en Belén, por lo que suponemos que su rutina diaria consistía en levantarse a las 4 de la mañana, manipular bosta de vaca, contar ovejas, violar ordeñar cabras y recibir coces de caballo en la quijada.

[editar] Cuando David conoció a Samuel

Samuel e david.jpg

"De tín marín de dó pingüé..."

Resulta que un día, Dios y el rey Saúl de Israel dejaron de hablarse, porque Saúl había cometido el terrible pecado de desobedecer la orden divina de masacrar sin compasión a todos los hombres, mujeres, niños, recién nacidos, plantas y animales domésticos de la tribu de los amalecitas. Y aunque Samuel intentó complacer a Dios descuartizando a Agag, el rey de los amalecitas, todo fue inútil. El Señor entonces le encargó al profeta Samuel una misión ultrasecreta: encontrar a un nuevo títere sediento de sangre para reemplazar a Saúl.

Bajo la excusa de que iba a sacrificar un par de corderos y que vovería enseguida, Samuel se dispuso a iniciar una larga búsqueda por toda Palestina, Asia Menor y Grecia, pero primero pasó a Belén por un trago. Al llegar al pueblo, notó que el cielo se abría y que un rayo de luz iluminaba la casa de Isaí, cosa que interpretó como una poco sutil señal de Dios. Isaí le dijo a Samuel que era pobre y padre de 8 hijos, así que no podría agasajarle como correspondía; cuando Samuel estaba desenvainando su espada para castigar al pastor por su falta de hospitalidad, vio pasar a David, quien tenía en la frente una marca de nacimiento que curiosamente se parecía a la frase "REY DE ISRAEL".

El profeta Samuel no estaba muy seguro si esta era otra señal divina, así que formó en un círculo a los ocho hijos de Isaí, se vendó los ojos y, encomendándose a Dios, empezó a dar vueltas. Sin quitarse la venda, se detuvo frente al afortunado, tomó su cuerno con aceite para ungir y le consagró rey, pero al quitarse la venda vio que estaba ungiendo a una cabra que se había colado. Tras 40 intentos, David fue finalmente ungido rey de Israel y el espíritu de Dios se apoderó de él en contra de su voluntad.

En ese momento todos los animalitos se alegraron, los peces empezaron a beber, las montañas se partieron en dos tragándose a cientos de inocentes y los ángeles defecaron arcoiris. Israel ya tenía rey (pues claro, Saúl) pero David aún tendría que esperar.

[editar] El asesinato de Goliat por el valiente David

Osmar Schindler David und Goliath.jpg

"¡No me hagas reír, pequeño gusano! ¿Qué crees que es esto, una metáfora acerca del poder del Dios de Israel sobre el paganismo o algo así?"

Samuel volvió con Saúl y le consiguió trabajo a David como bufón en la corte del rey, pues además de ser el Elegido, también sabía tocar muy bien el arpa por la gracia de Dios. Sin embargo, Isaí no permitió que su hijo abandonase el hogar y su oficio como pastor, así que David simultaneaba ambos trabajos con la esperanza de ahorrar lo suficiente para la universidad. Saúl sufría de "bipolaridad" (trastorno que hoy se conoce como "ser poseído por un espíritu maligno") y a ratos sentía un impulso irrefrenable por asesinar a David, el cual éste aplacaba con su hermosa música.

Pero no era culpa de David. Saúl tenía problemas con todo el mundo por culpa de sus repentinos cambios de humor; por lo mismo Israel se vio involucrado en muchas guerras con sus vecinos.

Uno de estos pueblos eran los filisteos, liderados por el gigantón de Goliat. Apenas los soldados del ejército israelita vieron a tamaño gigante, se acobardaron y se negaron a luchar. Durante 40 días Goliat se burló de lo maricas que eran los hombres de Saúl y lanzó un reto: si alguno de ellos era lo suficientemente estúpido valiente como para enfrentársele en un duelo mano a mano y derrotarle, los filisteos no atacarían.

Saúl reunió a sus hombres y preguntó "¿Quién de vosotros, bellacos, es lo suficientemente hombre como para luchar y dar su vida en nombre del Dios de Israel? ¡El que se crea capaz de hacerlo, que dé un paso al frente!" Todos dieron un paso atrás, excepto el pequeño David, que se distrajo mirando una ovejita que pasaba. Saúl reconoció su valentía y partió a negociar la rendición con los filisteos, pero David le cogió del brazo y le dijo que su vida de pastor era tan aburrida que en realidad no perdería nada si moría a manos del gigante.

Goliat era uno de los más poderosos Caballeros de Bronce, y como tal llevaba un chaleco antipiedras de bronce, casco de bronce, sandalias de bronce, suspensor de bronce, etc., así que Saúl le prestó su armadura a David. Pero Saúl era de huesos anchos, así que siendo David un diminuto pastorcito desnutrido e ignorante, decidió desecharla y se dirigió al campo de batalla con su honda (no, no la moto).

Después de intercambiar chistes de "tu mamá es tan gorda" por 20 intensos minutos, Goliat se lanzó a la carga cual toro embravecido. David tranquilamente extrajo su honda (en hebreo antiguo: pish-tolah), la cargó con piedras (b'alash), apuntó y disparó cuatro piedrazos a quemarropa. El gigante cayó al suelo, provocando un terremoto que destruyó siete pueblos, pero como seguía respirando y suplicando clemencia, David le dio un piedrazo de gracia entre los ojos. Acto seguido, decapitó el cadáver con la espada del propio Goliat y guardó la cabeza debajo de su cama, nadie sabe con qué propósito.[1]

Saúl quedó complacido con semejante demostración de suerte valor a toda prueba y le felicitó, diciéndole "Buen trabajo, chico, ¿cómo te llamas?".

"Soy Murphy David, hijo de Isaí, el de Belén, y servidor de Su Majestad".

(Todos ríen sin razón alguna. Fin del capítulo "1 Samuel 17". Ruedan los créditos.)

[editar] En la corte del rey Saúl

David y Jonatán.png

"Permíteme quitarte estas ropas o se mojarán, David."
"Pero mi señor Jonatán, no está lloviendo."
"No, pero yo sí estoy muy, muy húmedo."

Cuando las tropas israelitas volvieron a casa (sin un rasguño), las mujeres salieron a recibirles cantando, bailando, chillando histéricamente y portando tablillas con la imagen de David para que éste las autografiara como si fuera un popstar. Las fangirls gritaban cosas como "Mil hombres mató Saúl, y diez mil hombres mató David" o "DAVID DAME UN HIJOOO <33333", lo que provocó la envidia de Saúl. "¡Ahora sólo falta que a David le nombren rey!", decía, sin saber del trato que Samuel y el buenazo de Dios habían hecho a sus espaldas. Pero lo peor fue que Jonatán, el hijo de Saúl, se había enamorado perdidamente del joven y apuesto pastor, al punto de pedirle a Isaí que por favor David se mudara al palacio real.

El punto culminante del odio del rey hacia el pastor fue un día en que David estaba tocando el arpa. Dios le había enviado un espíritu maligno a Saúl, así que andaba de muy mal humor y para intentar relajarse le pidió a David que por favor tocara "How Deep Is Your Love"; cuando éste le respondió que los Bee Gees aún no habían nacido para componer la canción, Saúl enfureció y le arrojó su lanza, que David consiguió esquivar en tiempo bala, a lo Matrix. Como esto no resultó, Saúl lo nombró comandante del ejército, por si algún soldado enemigo con mejor puntería le hacía el favor de matarlo. Para convencerle de aceptar el cargo, le ofreció su hija Merab en matrimonio. David titubeó al principio, pues quería serle fiel a Jonatán, pero al final aceptó.

David participó en muchas campañas militares, pero gracias a un campo de fuerza proporcionado por Dios, siempre volvía ileso. Cuando la fecha en que Saúl debía dar su hija Mecab en matrimonio, dijo "¿Mecab? Quise decir Mical". Mical era la hija fea y solterona de Saúl. Pero éste impuso una última condición para casar a su hija: que David volviera a palacio con 100 prepucios de filisteos (para qué los quería Saúl sigue siendo objeto de variadas conjeturas). Éste cumplió y se casó con Mical, quien realmente amaba a David y le consentía preparándole sus platos preferidos.

Saúl, harto de que sus planes fracasaran una y otra vez, decidió ordenarle personalmente al ejército que asesinaran a David. Pero Jonatán se enteró del complot que preparaba su padre en contra de su amado y lo puso sobre aviso y le aconsejó escapar por un tiempo. Mical puso un muñeco en la cama de David y, esa misma noche, entraron los soldados de Saúl con la intención de cometer el asesinato. Le dieron 42 puñaladas al bulto que había en la cama y fueron a informarle al rey que habían llevado a cabo la orden. Saúl no podía creerlo, pero un soldado le dijo "Es verdad, Su Majestad. David está muerto. Yo mismo ví cómo le chorreaban plumas y algodón de sus heridas, nadie podría sobrevivir a algo así".

Para cuando Saúl se dio cuenta de la estupidez de sus hombres, David ya había huido a Ramá para esconderse en la casa de su amigo, el profeta Samuel, no sin antes llorar mucho y despedirse de su amado Jonatán.

[editar] El fugitivo

David pasó un buen tiempo jugando a las escondidas con Saúl. David se hizo de un grupo de pillos sin oficio y fundó la pandilla "Los desgraciados de Adulam". Y en un par de ocasiones estuvo a punto de ser pillado. Incluso se autoexilió en Filistea donde se dedicó al graffiti y a escribir los primeros papiros de la Inciclopedia en arameo. Luego fue deportado porque ya tenían muchos locos en el lugar y el manicomio no se daba abasto.

Memorable fue cuando en una de esas andanzas Saúl le seguía la pista y entró a una cueva a cagar. Pero David iba ahí un buen rato estreñido escondido. Saúl le defecó los pies, y David en venganza le echó a perder su capa favorita. Cuando la tropa de Saúl ya se iba, David subió al cerro y le gritó:
—Mire majestad, le he cortado la capa. Y no me atrapó. Lero-lero lero-lero.

En una de tantas, David llevó a su tropa de hombres felices con la idea de robar a los ricos para quedarse con todo. Fue así que estuvo a punto de acabar con la hacienda de un chaval, un tal Nabal, que no quiso pagar por protección. Y no era que le estuviera vendiendo condones. Pero la mujer de Nabal fue más astuta y logró interceptar a la tropa de David ofreciéndoles pago en especies; comida, bebida y ella misma. Cuando la demanda fue satisfecha, la mujer regresó satisfecha y le contó a su marido lo cornudo que estaba. Este se infartó y murió. Ella entonces corrió a reunirse con David para casarse con él, y para cuando llegó David ya se estaba tirando a otra. Así que hicieron un menage a trois[2]. Allí inventó el bongó de cuatro nalgas con las que compuso algunas alabanzas[3].

Nuevamente David se autoexilió en Filistea, donde sirvió al rey enemigo y se dedicó al antisemitismo en varias aldeas judías, hasta que ascendió a guardaespaldas del rey filisteo para ser finalmente despedido por sospechoso de ser agente del recontraespionaje y estar trabajando para Saúl.

Al poco tiempo Saúl murió de suicidio grave[4] y David ascendió al trono desde donde les sacó la lengua a los filisteos por despedirlo, presumiendo de su nuevo sueldo.

[editar] El rey David

220px-David SM Maggiore.jpg

David, vestido a la usanza de los reyes de la Edad de Bronce y acompañado de un putto.

Pero la coronación de David no estuvo exenta de polémicas. Primero le exigieron que publicara su certificado de nacimiento para comprobar que realmente era judío y no un sucio inmigrante etíope, hitita o algo peor. Después, sus enemigos intentaron instalar en el trono a un tal Isbaal, que era primo del cuñado del vecino del tío de un conocido de Saúl, lo cual le hacía heredero directo al trono de Judá (Jonatán había muerto de SIDA el mismo día del suicidio de su padre). Pero este problema quedó resuelto cuando dos fanboys de David asesinaron a Isbaal cuando volvía de pasear a su perro, acción que David recompensó ejecutándolos por asesinato.

David unificó las 12 tribus urbanas de Israel, estableciendo la capital del reino en un pueblucho llamado Jebús (mejor conocido como "Jerusalén" o "esa cosa por la que tanto joden los palestinos") luego de aniquilar al poderoso ejército de ciegos y minusválidos que la defendía. El nuevo Reino de Israel fue declarado una teocracia (igual que Estados Unidos y el Vaticano), para que David pudiera echarle la culpa a Dios si las cosas se ponían color de hormiga.

Una de sus primeras acciones como tirano monarca fue recuperar el Arca de la Alianza, que el finado Saúl había usado en batalla como arma de destrucción masiva para derretir a sus enemigos y después había dejado olvidada por ahí. Cuando volvían a Jerusalén, a uno de los pringaos del séquito se le soltó el Arca, por lo que un tal Uzzah se lanzó heroicamente a lo Kevin Costner para impedir que ésta cayera al suelo. Dios premió a Uzzah matándolo en el acto por tocar el Arca. Los demás, horrorizados, decidieron guardar el Arca en casa de Fulano, hijo de Tal, para que Dios lo matara a él y no a David. Pero resulta que Dios bendizquió a Fulano, así que tres meses después el envidioso de David fue a quitarle el Arca de nuevo para llevársela al Templo.

Tan contento estaba David de ver el Arca de vuelta en Jerusalén que se quitó la ropa y empezó a bailar La Macarena afuera del Templo. Esa noche su esposa Mical le obligó a dormir en el sofá.

David y Betsabé.jpg

Betsabé es observada por David y su pandilla de pervertidos, mientras una sirvienta le masajea los juanetes. Nótese lo adelantados que eran en cuanto a la moda.

David también planeó expandir su reino por todo el Medio Oriente, como buen israelita. Pronto, numerosas ciudades y territorios vecinos cayeron bajo sus garras y sus habitantes fueron exterminados despiadadamente en nombre del Señor, amén. Pero durante el sitio de Rabá, David prefirió no ir a la batalla y quedarse en casa viendo una película del antepasado de Adam Sandler.

[editar] Los Salmos

Hombre embarazado.jpg

Salmo 7:14 Miren, he aquí el hombre malvado; tiene dolores de parto, está preñado de la iniquidad y dará a luz a mentira.

El poco tiempo libre que le dejaban las borracheras y las chocadas de ingle con lo primero que se le cruzara, David lo empleó en componer el Libro de los Salmos, una colección de poemas y reflexiones llenas de belleza y sabiduría, que reflejan su particular comunión con Dios. Algunos versículos escogidos:

Cita3.png137:9 ¡Feliz será el que tome a tus hijos y los estrelle contra las rocas!Cita4.png
David sobre la felicidad.
Cita3.png109:9-13 [Dios mío] ¡Haz que lo declare culpable el juez que le dicte sentencia! ¡Haz que lo condenen sus propias mentiras! ¡Quítale la vida antes de tiempo, y que otro haga su trabajo! ¡Que sus hijos queden huérfanos y su esposa viuda! Convierte a sus hijos en vagos y limosneros; ¡haz que los echen de esas ruinas donde viven! ¡Que les quiten todo lo que tienen los que antes les prestaban dinero! ¡Que a esos huérfanos nadie los trate con cariño ni les tenga compasión! ¡Haz que sus descendientes pronto desaparezcan! ¡Haz que en el futuro nadie recuerde que existieron!Cita4.png
David sobre amar al prójimo.
Cita3.png2:12 Y ríndanle reverencia temblando. Besen al Hijo de Dios, para que no se enoje y mueran en el camino, pues su ira se enciende fácilmente.Cita4.png
David sobre el carácter del Mesías si no le dan un besito.
Cita3.png18:15 El fondo del mar quedó al descubierto, los cimientos del mundo quedaron a la vista...Cita4.png
David corrigiendo a Copérnico y Galileo: la Tierra está sobre cimientos inamovibles.
Cita3.png31:6 Odio a los que adoran ídolos inútiles, he puesto mi confianza en el Señor.Cita4.png
David sobre los católicos.

[editar] Legado

[editar] David en el judaísmo

La conversión de Ruth (bisabuela de David) al judaísmo, demuestra teológicamente que lo que hizo Cristian Castro no es para nada una ofensa contra esta religión: cualquiera está en su derecho de convertirse al judaísmo. Sí, incluso idiotas como usted o como yo.

Si bien David era un dotado trovador y bailarín, era un pésimo dibujante, y siempre tuvo problemas para dibujar estrellas de cinco puntas. Para disimular esto, inventó la estrella de seis puntas o "estrella de David", que hoy se conoce como el símbolo de la fe judía. Miles de años más tarde, en el siglo XX, un investigador del folclore hebreo llamado Adolf Hitler, tomó el poder en Alemania sólo para obligar a todos los judíos a que usaran una insignia en forma de estrella de David para que no se olvidaran de sus tradiciones. Y como era fanático de Los Beatles, les añadió a las insignias la leyenda "Jude", para poder gritarles "¡Hey, Jude!".[5]

Por otro lado, en la rama sionista se usa el argumento de que fue David, y no un apestoso palestino, el fundador de Jerusalén como capital de su reino. Por lo tanto, la ciudad es y siempre ha sido de Israel, así que los árabes ya pueden ir pensando seriamente en reconquistar Al-Andalus o apoyar a Estado Islámico, y dejar a los israelíes en paz.

[editar] David en el Islam

Como no podía ser de otra forma, el David del Corán (Dāwūḏ) es una copia al carbón del David bíblico. Eso sí, haciendo una analogía con Batman, digamos que el David judeocristiano es Christian Bale, mientras que el David musulmán es Adam West (el gordo de la serie de los años 60). Es decir, según el Islam, David era puro, intachable y todo un ñoño.

[editar] David en el cristianismo

[editar] Jesucristo en la genealogía de David (o al revés, da igual)

Casamansion.jpg

Casa de David.

El Nuevo Testamento nos dice que José (el que crió a Jesús) era descendiente de David, con lo cual se cumpliría la profecía que decía que el Mesías vendría de la Casa de David. Y ya que lo único que salía de su casa eran prostitutas semidesnudas, los estudiosos de la Biblia tomaron la expresión en sentido figurado, refiriéndose a la genealogía de David.

Pero esperen, hay un pequeño problema. Si tuvieron la desgracia de asistir a la escuela dominical, recordarán que María concibió a Jesús con otro tipo una paloma traviesa enviada por Dios. Es más: según los teólogos católicos más cabrones, la Virgen María permaneció ídem por el resto de su vida, incluso durante su matrimonio, por lo que suponemos que el pobre José terminó suicidándose y por eso no está presente en el momento de la Crucifixión de su hijo. Esto quiere decir que Jesús no es biológicamente descendiente de David, y por lo tanto, no es el Mesías.

Judíos 1 - Cristianos 0.

[editar] David en el rastafarismo

Bueno, en realidad el único nexo que existe entre David y la religión de los porros es que el emperadictador de Etiopía y mesías de los rastas, Haile Selassie I, afirmaba ser descendiente de David a través de una línea monárquica que dejó el rey Salomón tras sus pláticas filosóficas con la reina de Saba sobre la importancia de no dejar caer la semilla de la vida afuera (o sino pregúntenle a Onán).

[editar] Referencias y notas

  1. Fuente: "Informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación sobre el genocidio israelita contra el pueblo filisteo" (932 a.C.).
  2. 1 Samuel 25:42-43
  3. Vea la versión actualizada
  4. Aunque su alma continúa vandalizando artículos de Inciclopedia.
  5. Este plan fue descontinuado en 1945 por motivos de fuerza mayor.
Herramientas personales