Richard Wagner

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Richard Wagner
Banderaalemania
RichardWagner
Nacimiento Defunción El Walhala
Origen El Anillo del Nibelungo
Su vida
Sobrenombres El Patillas
Lugar de residencia El Walhala, ya te lo dije
Se dedica a Dirigir ejércitos orquestas
Estado actual Muerto
Hazañas logradas Asentar las bases del black metal noruego
Relaciones La hija de Franz Liszt
Enemigos Felix Mendelssohn, Friedrich Nietzsche, Giacomo Meyerbeer, Hans von Bülow, Eduard Asslick, Johannes Brahms, Giuseppe Verdi y sus seguidores, los judíos, los franceses, los banqueros, los jesuitas, los periodistas... casi todo el mundo, en realidad.
Poderes especiales Capacidad hipnótica para embaucar incautos, robarles el dinero y acostarse con sus mujeres.
Objetos Boina, batuta
Cita3(...)Es un completo canalla y un idiota, un pedante antipático cuya mayor gracia consiste en sus pintorescas patillas de estilo escocés, y que encima dedica su tiempo a engañar ilusos prometiéndoles una imperecedera estadía en el Walhalla, siempre y cuando veneren su "arte" como algo sagrado, arte que se reduce básicamente a la representación de patéticos melodramas pseudoépicos condimentados por un ruido infernal que ni el más sordo de los cuerdos podría soportar por más de dos minutosCita4
Robert Schumann sobre su estimado colega Richard Wagner
Cita3Él es el redentor de la música!!! El redescubridor del sublime y superior arte alemán!!! Arrodillaos ante Él: de lo contrario, iréis a pasar unas vacaciones en Auschwitz!!!Cita4
Adolf Hitler sobre su operista preferido, Richard Wagner

Wilhelm Richard Wagner, connotado semidiós de la mitología germánica (aunque algunos reputados mitólogos sostienen que sus raíces se remontarían a las creencias de antiguas tribus semitas), hijo de una mortal -aunque no por eso menos walkyria- alemana, y del dios Wotan Wagner (si bien el propio mito deja entrever la posibilidad de que su padre biológico haya sido otra viril deidad del panteón nórdico ). Tras una revelación divina del Arcángel San Georg Otto von Nurnberg y una oportuna conversión al cristianismo, Richard se entregaría de lleno a la mesiánica tarea de resurgir la memoria de los momentos épicos de la gesta nórdica, con sus desenfrenadas bacanales y belicosos y sangrientos enfrentamientos cuerpo a cuerpo, adaptándolos sutilmente al pacifista mensaje de Jesucristo, su antiguo compañero de parrandas e hijo de un barbudo Dios terrateniente hebraico, a quien hasta entonces el semidiós no había prestado mayor atención.

Para estos efectos, Richard se sintió en la obligación moral de trabajar (a su manera, claro está) en pos de un ideal de sublimidad, y entonces se autodenominó músico, dramaturgo, filósofo, teórico de la música, poeta e incluso director de orquesta.

[editar] Orígenes

Young richard wagner

Con esta cara, ¿cómo esperabas que fuera su música?

Según la mitología nazi neogermánica, los orígenes de este semidiós son difusos puesto que un halo de superioridad aria misterio envuelve los hechos tempranos de su inmortal vida. Algunos eruditos de visión más mundana, sin embargo, fechan su nacimiento el 22 de mayo de 1813, haciéndose pasar desde su más tierna infancia por profeta divino y sintiendo una especial afición por los teatros de marionetas y los discos de un tal Ludwig van Beethoven que el joven Wagner oía con devoción en su discman de piedra caliza bávara y reinterpretaba filosófica y musicalmente, una y otra vez, a sus anchas. Esta manía marcaría su posterior dedicación al noble arte de la música.

[editar] Primeros años de creación

Se dice que la deidad en su temprana adolescencia comenzó a exigir una suculenta mensualidad a su padre Wotan, con la finalidad de incrementar su colección de cómics de leyendas medievales alemanas y su cada vez más nutrida colección de discos de Bach, Händel, Mozart, Beethoven, Carl Maria von Weber y Iron Maiden; y, por supuesto, para poder asistir a los numerosos megaconciertos que por entonces ofrecían el afamado teclista Franz Liszt (maestro de Jerry Lee Lewis y Rick Wakeman), el músico de origen argentino Waldo de los Ríos, y la orquesta Emerson, Lake & Palmer entre varios otros que el joven conocería personalmente.

Puesto a triunfar, atraído por su ambiente musical y también por la fama de sus prostitutas, se instala en París, donde conoció a músicos como el magnate judío Giacomo Meyerbeer y el caballero inglés Sir Paul McCartney, quien le enseñaría la magia del vegetarianismo mucho antes de reencarnarse por enésima vez en sí mismo y obtener cuantiosas ganancias con un afamado cuarteto de cámara llamado The Silver Beatles Quartet. Así sería como Wagner comenzaría, motivado por el contacto entre tan notables hombres mortales, a escribir sus primeras óperas, algunas de las cuales fueron cálidamente acogidas con lluvias de tomates y huevos de gallina renana.

Las hadas. Obra basada en las visiones sobrenaturales que acuciaban al compositor cuando le pegaba demasiado a la cerveza (su otra gran afición, junto con la música).

La Prohibición de follar en público amar. Ópera protesta frente a la represión del amor libre que anticipa las prácticas que Wagner realizaría, durante toda su vida, con las esposas de sus benefactores.

Rienzi. Bodrio al más puro estilo Meyerbeer. La overtura es muy resultona pero el resto es un tostón infumable de extensa duración. Trata sobre un líder político, un guía carismático que muestra a su imbécil e ignorante pueblo el camino a seguir. No se sabe muy bien por qué, pero de todas las obras de Wagner esta se convirtió con el paso de los años en la favorita de Adolfito

El holandés traficante errante. Aunque de argumento trivial -trata sobre la típica rubia neurótica que se enamora de un fantasma- la ópera constituye la primera obra maestra de Wagner, quien debido a las mierdas que había hecho hasta ahora estaba en París pasando más hambre que el perro de un ciego. Tanto es así que vende los derechos del argumento para poder costearse el viaje de vuelta a Alemania (con el rabo entre las piernas). Esto resultó en su indignación por el remake indecente que hicieron de la obra en el Moulin Rouge (sustituyendo a los fantasmas por rollizas coristas). Años más tarde, Michael Jackson plagiaría también coreografías de esta ópera en su Thriller. Destaca en esta composición un fragmento conocido como La balada de Senta que en algunas interpretaciones canta una oveja.

[editar] Bombas y barricadas

Capitanwagner

Ha dejado una gran huella en la cultura popular

De vuelta en Alemania decide preparar unas oposiciones y gana la plaza de Kapellmeister de Dresde. Hace muchas propuestas para mejorar el teatro de la corte pero a sus superiores les parecen auténticas majaderías y no le hacen ni caso, con lo cual decide hacerse amigo de Mikhail Bakunin que pasaba por allí. Entre borrachera y borrachera se les ocurre realizar una obra de arte urbano: una performance que incluirá efectos de pirotecnia y participación popular, a la que titulan Revolución del 49. La obra causa gran sensación y a Bakunin se lo llevan detenido a la par que ponen a Wagner, que se escabulle como una rata, en busca y captura, además de quitarle la oposición para disgusto de su mujer que maldice la hora en la que se le ocurrió casarse con ese crápula, que fíjate tu lo difícil que es hoy en día conseguir una plaza fija y perderla así por hacer el ganso con los amigotes. No obstante, antes de preparar la performance Wagner había compuesto dos óperas mas:

Tannhäuser. Aunque el título está inspirado en el final de la película Blade Runner la obra es autobiográfica. Trata sobre un adicto al sexo que, tras presentarse a Operación Triunfo, intenta sentar la cabeza comenzando una relación formal con una cursi de aquí te espero. La cosa termina como el rosario de la aurora.

Lohengrin. También de carácter autobiográfico. Va sobre un tipo que llega por el río montado en un cisne y que se echa una novia. Ésta se empeña en conocer a los padres del mozo y como él no quiere comprometerse más allá de un casquete agarra de nuevo el cisne y se marcha a buscarse un nuevo ligue.

[editar] Los Dramas Musicales

Hitler grupo rock

Su club de fans haciendo la versión rock de La cabalgata de las Walkyrias.

Así que aprovechando que está cerca y que además es un paraíso fiscal se exilia en Suiza. Tras mucho reflexionar y decidir que la ópera de su tiempo era un especátulo tan lamentable como los programas de José Luis Moreno, decide crear el Musikdrama que es, en esencia, lo mismo revolucionó el mundo musical de su tiempo. Y mientras esto sucede aprovechando que su mujer se había muerto del disgusto, se liga a la hija de Liszt siéndole muy útiles los cuernos del marido de la misma para el vestuario de aquellas de sus obras que requerían cascos germánicos. Obras:


Tetralogía de El Anillo del Nibelungo. Magna obra que dura más que un día sin pan y que Tolkien le copiaría en sus películas. Es tan complicada entre tantos dioses, dragones y gigantes que mejor le destinamos un artículo propio.

Tristán e Isolda. Drama autobiográfico de sexo sadomasoquista que socabaría los principios de la tonalidad, la música normal que se entiende, y las buenas costumbres. Están todo el rato que si ven pa' lo oscuro, que si deja la luz.

Los Maestros Cantores de Nüremberg que se la ponía dura tanto gustaba a Adolf Hitler porque allí es todo tan alemán que tras escucharla parece que uno ha comido demasiado choucrut.

[editar] Consideración intempestiva: Friedrich Nietzsche en Bayreuth

Capitanwagnersovietico

También era el compositor favorito de Lenin ¿eh?

Entre que ocurre todo esto se ha hecho amigo de Nietzsche, y ha sableado al rey de Baviera para que le construya su propio parque temático en la localidad de Bayreuth. La amistad con Nietzsche se tuerce, según la versión oficial, porque el parque temático no era lo que el filósofo esperaba: no tiene noria y las entradas al mismo son demasiado caras. Biógrafos posteriores han podido determinar la verdad de lo que llevó esta amistad a la ruptura: Nietzsche se la pelaba todo el día como un mono y Wagner se lo dijo a su médico, no sea que se fuera a quedar ciego, cosa que al bigotón no le terminó de gustar. Aparte de esto, a Wagner se le empieza a subir el tema la cabeza y comienza a inventarse una religión propia en la que él mismo, cómo no, es la única deidad. Cuando Nietzsche le decía que Dios ha muerto Wagner le respondía que de eso nada, que él estaba muy vivo, y claro, pues mal. Todo esto lo plasma en su última ópera:

Parsifal. Es la historia de unos caballeros homosexuales y beatorros que se drogan con el contenido de una copa mágica y un chico medio tonto adicto a la masturbación (en clara alusión a Nietzsche) que les sigue la bola.

[editar] Muerte en Venecia

Estando en la ciudad de Venecia y maquillado como un payaso, volvió su espíritu a Walhalla mientras escribía un relato porno titulado De lo mariposón en lo humano en el que, como era su costumbre, opinaba de todo sin tener ni puta idea de la mayor parte de lo que decía. Un rato antes había tenido bronca con la parienta (la hija de Liszt, que al final se había casado con él) y ésta se pasó las 24 horas posteriores al deceso violando abrazada al cadáver de la pena que le entró.

[editar] Antisemitismo e influencia en el Nazismo

Hitlerbalakala

Su máximo admirador escuchando uno de sus hits.

El influyente compositor judío Giacomo Meyerbeer le había prometido el oro y el moro, promocionarle, etc. y al final todo acabó en un "No nos llames, ya te llamaremos nosotros". Esto unido a la envidia las diferencias con Mendelssohn hicieron que Wagner escribiera un texto titulado "El judaísmo en la música" en el cual despotrica contra ellos, les acusa de ser unos aberrados incapaces de todo arte musical y de ser como una garrapata en el gran arte alemán, obviando el hecho de que entre los considerados grandes compositores de la historia el porcentaje de judíos es tan alto que el panteón musical parece una celebración de Hanukah (pero si algo caracterizó a Richard Wagner fue su valor para luchar contra la misma realidad incluso, si fuera necesario, dándose de bruces contra ella). Así mismo, en sus últimos años se hizo amigo del Conde de Gobineau, pseudoantropólogo suscrito a la Cienciología para quien un negro y un caballo estaban al mismo nivel intelectual.

No obstante algunos biógrafos dicen que el antisemitismo de Wagner se ha exagerado, pues muchos de sus esclavos amigos y colaboradores eran judíos. Incluso Hermann Lévi, el director con contrato basura elegido por Wagner para el estreno de Parsifal era judío. Lo mismo sucede con su racismo, es conocido el hecho de que Wagner y el citado Gobineau se enfadaron hasta llegar a los puños ya que, para disgusto de Gobineau, Wagner defendía que a los negritos había que quererles igual que a los demás.

Sea como fuere, Adolf Hitler se emperró con su obra, y daba el coñazo a todos a todas horas con la Cabalgata de las Walkirias. Esto unido al fetichismo la admiración que le prestaba la nuera del compositor, aburrida de que el hijo de Wagner, Siegfried, fuera marica, hizo que el nombre de Wagner estuviera ligado al nazismo hasta que, tras la Segunda Guerra Mundial su familia sobornase a todo quisque para echar tierra sobre ello.

[editar] Carácter y personalidad

Wagner era muy humilde y sencillo. Si él decía que era el poeta, compositor y pensador más genial que existía, además de guapo y bien plantado, y tenía razón ¿qué culpa tiene él? Eso sí, si uno quedaba con él a tomar unas cañas, mejor no llevar a la churri, por si acaso. Y si pedía dinero, no dejarle ni un céntimo.

[editar] Relacionados o no


Incicito ESTE ARTÍCULO ESTÁ NOMINADO PARA QUEDAR ENTRE LOS DESTACADOS.

¿No es genial? ¡Una sonrisa y prepárate, porque si gana,
podrás verlo en la Portada! (algún día)...


Herramientas personales