Roger Milla

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Roger Milla
BanderaCamerún.png
RogerMilla1.jpg
¡Cuñaaaaaao!
Nacimiento Defunción Camerún
Sin fenecer por el momento
Origen Ahí en el África central
Su vida
Sobrenombres El Matusalén negro.
Lugar de residencia Camerún
Se dedica a exfurgolista y candidato a la dominación mundial.
Estado actual Chupatintas en la federación camerunesa
Hazañas logradas Ser el furgolista más viejo de la historia.
Relaciones René Higuita, aunque no le gusta que se lo recuerden.
Enemigos Con lo entrañable que es, ninguno. Es imposible.
Poderes especiales El parecer igual a todos los demás negros a ojos de los blancos.
Objetos El banderín de corner, con el que se hace el amo de las fiestas.

Roger Milla (nacido en Yaoundé, Camerún, el 20 de mayo de 1952 antes de Cristo) es un exfurgolista camerunés. Jugaba de palomero y pasó gran parte de su carrera jugando en un país asalvajado y por civilizar como Francia y, para compensar, también en su país natal.

Milla también fue internacional con Camerún, selección a la cual representó en los Campeonatos Mundiales de 1982, 1990 y 1994 y los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984. Es considerado como uno de los pocos futbolistas africanos que supieron jugar a este deporte en todos los tiempos, y fue incluido en la lista de los Cien pelotudos de la FIFA en 2004.

[editar] Biografía

Roger empezó, como todos los niños de su pueblo, a jugar al fútbol descalzo en un barrizal. Al fichar por un equipo profesional se cambió el apellido de Miller a Milla para ser tomado por un pariente de Luisito Milla y así poder jugar algún día en el Barcelona o en el Madrid. Huelga decir que fue en vano y se pasó toda su carrera jugando en equipos de mala muerte.

[editar] Su carrera

Juega en unos cuantos equipuchos franceses en los que no le dan mucha bola porque en esos años solo se asumía que un negro pudiera destacar en disciplinas como baloncesto, atletismo, persecución de gacela, porno y jazz, pero nunca en fútbol, por lo tanto no logra destacar y siempre se resta mérito a sus goles, y eso que en la segunda división francesa se hincha a meterlos. Por darnos una idea, hoy día la liga francesa está considerada como una de las ligas más competitivas a nivel europeo una liga de segunda fila a la que se mira por encima del hombro desde España, Italia o Inglaterra. Entonces ni eso, era el auténtico estercolero del fútbol europeo y ni siquiera el fútbol era el primer deporte en Francia, donde siempre fueron mas de petanca.

Representando a su país a su país, había tenido ya una participación mundialista en España 82 donde no había hecho gran cosa. En realidad nadie del equipo había hecho gran cosa, ni del resto de equipos en grupo donde se encuadraba. Empatados a puntos y aburrimiento con Italia, la FIFA decidió que era mejor que pasaran estos últimos, ya que la mafia siciliana se había presentado en las oficinas de este organismo con una oferta de esas que no se pueden rechazar. Debieron ser unas cuantas ofertas de esas, porque Italia terminó como campeona del mundo, pero eso es otra historia.

Sumido en el tedio y la apatía, Roger Milla decide retirarse a finales de los años ochenta y dedicarse a ver el fútbol por la tele y tomar cerveza en bote.

[editar] El retorno: los negros la saben meter

Zangalewa.jpg

Roger Milla poco antes de recibir la llamada que le convocaba para Italia 90

Cuando se hallaba en este lamentable estado, retirado, fuera de forma y con tripa cervecera y en un momento vital en el que el único ejercicio físico que realizaba era levantarse al frigo a coger otra lata, recibe una llamada del presidente de su país: Camerún se ha clasificado inexplicablemente para la Copa Mundial de Fútbol de 1990 y el equipo es una auténtica filfa, es una cuestión de orgullo nacional no hacer el ridículo. Por ello, la medida que ha tomado el consejo de ministros es el incluir en el equipo al mejor jugador que ha dado el país, aunque sea un abuelo cebolleta cascado siempre será mejor que cualquiera del equipo actual. En otras palabras, le pide que acepte formar parte del combinado nacional a pesar de ser un exfurgolista fondón y más viejo que la orilla del río. Las negociaciones son tensas: en un principio Roger Milla acepta ir como parte de la delegación pero solamente en calidad de mascota del equipo y en representación de las clases pasivas camerunesas. Al final, ni pa tí ni pa mí: convienen en que irá y jugará, pero solo el final de los partidos, para no cansarse mucho.

Su leyenda comienza a forjarse en el segundo partido de la competición. Acabando el partido y cuando el equipo iba empatando contra los rumanos en un partido aburrido como él solo, el entrenador da entrada al vejete Milla, a ver qué pasa. De pronto, un balón muy alto cae como de churro cerca de la defensa rumana. Da un bote absurdo, mientras un defensor hace un melifluo salto para intentar despejarlo de un cabezazo. Roger Milla corre deslabazadamente hacia allí y pega un emburrión al defensor, agarra la pelota y le atiza un puntapie que va justo a colarse en la portería. Uno a cero. Milla corre hacia la esquina y empieza a bailar con el banderín de corner: "no es para tanto, he bailado con mujeres más feas", dirá sobre su celebración.

Poledance.jpg

La particular manera que Roger Milla tenía de celebrar los goles ha servido como inspiración para nuevos tipos de baile

Unos minutos después vuelve a agarrar un balón que se paseaba absurdamente por el campo mientras los jugadores de ambos equipos cogían margaritas. Lanza y hace el segundo tanto de su equipo. Vuelve a bailar con el banderín (lo de este tipo ya es obsesión).

En la siguiente ronda se la juegan contra Colombia, un equipo lleno de grandes promesas que terminaron por resultar un auténtico bluff. En este hizo un par de goles también. El primero fue normalillo, pero el segundo trajo cola: el portero de Colombia era René Higuita, un sujeto que sufría de una variante extraña de esquizofrenia que le hacía creerse delantero (tenía la manía de salir jugando la pelota con los pies por toda la cancha). Cuando Higuita estaba haciendo una de sus excentricidades, o mejor dicho, estupideces, Roger Milla le quitó la pelota como se le quita un caramelo a un niño y marcó a portería vacía dejando en gran ridiculazo tanto a Colombia como a su guardameta. Y vuelta a bailar con el palo del corner.

Como todo tiene un límite, ya en cuartos de final tuvieron que palmar con Inglaterra. No obstante el güelo Roger Milla tuvo tiempo de provocar un penalty y dar una asistencia. Lo malo es que los blancos también la sabían meter y los ingleses metieron un gol mas que los chicos de Camerún.

En el Mundial 94 volvió a ser convocado, y todavía marcó un gol ayudándose del taca-taca, siendo el jugador más decrépito en marcar en la historia de los mundiales. Su equipo, eso sí, no hizo nada de nada.

[editar] Como ex futbolista

Después de todo esto se retiró por segunda y, de momento, última vez. Gracias a él y a sus goles la opinión pública empezó a tomarse medianamente en serio el fútbol africano que en lo sucesivo ha dado unos pocos jugadores de enorme talento. Por todo ello se ha hecho una figura muy popular, y ha decidido emplear su imagen pública al servicio de las más nobles causas, y entrando en política. Tras ocupar varios oscuros[1] puestos en su federación y ser embajador de alguna uqe otra ONG ha dicho sentirse inspirado en la trayectoria de Borís I de Andorra estando listo para ocupar el puesto de Presidente de Camerún al que anexaría la jefatura del Estado de Andorra a título de Rey y, más tarde, el de emperador mundial. En su programa de gobierno mundial entran las siguientes medidas:

  • Imponer clases obligatorias de Pole Dance en todas las escuelas de la Tierra.
  • Situar las principales escuelas de fútbol próximas a los geriátricos, pues él es la prueba viviente de que el reciclaje es posible.
  • Facilitar a la segunda división francesa (no a la primera) acceso a los principales patrocinadores y los mejores contratos televisivos.
  • Adquirir para sí mismo el cargo de intérprete del Rey Baltasar en la Cabalgata de Reyes de Camerún con carácter vitalicio.
  • Gobernar el mundo a pelotazo limpio.

[editar] Referencias

  1. No es un chiste racista ¿vale?
Herramientas personales