Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cine ícono.png
Salida de Misa de 12 del Pilar de Zaragoza
The Great Scape
Salida de misa de 12 del pilar de Zaragoza.jpg
Ficha técnica
Dirección Eduardo Jimeno Correas
Producción El Obispo de Zaragoza
Intérpretes Javier Bardem (Señor con sombrero)
Antonio Banderas (Señor con sombrero)
Fernando Fernán Gómez (Señor con sombrero)
Penélope Cruz (Señor con sombrero)
Guión La Virgencita del Pilar
Música 4´33, de John Cage
Fecha de estreno 1896
Género Religioso.
Calificación Cscr-featured.pngCscr-featured.pngCscr-featured.pngCscr-featured.pngCscr-featured.png en la Escala Maña
Premios Premio de la Academia Aragonesa de Cine al mejor montaje.
Apto para extranjeros.png ARTÍCULO APTO PARA EXTRANJEROS
Este artículo trata de un tema local de España,
pero para entenderlo no hace falta tramitar la visa.
Si lo va a editar, por favor, asegúrese de que se mantenga así.
Cita3.pngCumple lo que prometeCita4.png
Crítico de cine sobre la película
Cita3.pngLo mejor se guarda en frascos pequeñosCita4.png
Eduardo Jimeno Correas defendiendo su película

"Salida de Misa de Doce del Pilar de Zaragoza" es una larga y densa superproducción española dirigida por Eduardo Jimeno Correas que narra la aventura épica del hombre que sueña con salir de aquellos sitios en los que antes ha entrado. La película acabó por convertirse en un fenómeno de masas, siendo considerada una de los mejores films jamás hechos junto con "El Jardín de Roundhay", y puso de moda entre las gentes del S.XIX y principios del XX el noble arte de salir, que aún hoy se sigue practicando entre todos los sectores de la población.

[editar] Sinopsis

Les ofrecemos aquí un completo resumen parcial de la peícula, junto con una banda sonora por sección para acompañar la lectura y que el aburrimiento que produce este artículo sea menor

[editar]


Año 1896, fiestas del Pilar. Tras un milenario periodo de una hora, el cura anuncia el fin de la misa con un "podeis ir en paz". Los feligreses caen conmocionados "¿Adonde irán ahora?", "¿Morirán solos por no tener una iglesia que les acoja?", "¿Que echaran ahora por la tele, y lo que es más importante, cuando inventaran la tele?"... Todos tienen miedo al cambio: En las butacas de la iglesia se está muy cómodo, y todos saben que no tendrán otro sitio donde sentarse. Claro que siempre pueden esperar a la misa de mañana, pero... ¿Quien sabe cuando ocurrira eso? Esta claro de que nadie en este mundo vivirá para verlo.

Empieza a haber estallidos de ira. La gente clama y protesta, preguntando por qué a la estatua de la Virgen la dejan quedarse y a ellos no. El cura decide calmar a los feligreses sacudiendoles con un crucifijo en las muelas.

[editar] Se abren las puertas

Pero la situación cambia bruscamente cuando se abren las puertas de la Iglesia: Todos se quedan maravillados al ver como la luz del mediodía entra en las dependencias e inunda el altar. La gente, que no ha visto tanta luz desde hacia una hora, no puede soportarla y ve como su piel se abrasa en un fuego purificador, lo cual les ayuda a ponerse morenos. Pero los que no tienen las corneas fundidas se encuentran con que el exterior les llama. Empiezan a concebir una nueva forma de vida en el que los aragoneses caminaran por la calle, podrán saludar a sus conocidos y familiares e incluso podrán ir a comprar el pan. Esa utopía se abre en la mente de los feligreses mientras el cura y los monaguillos empiezan a interpretar el poema sinfónico "Así habló Zaratrusta".

[editar] La salida

Cita3.png¡Mein Führer, puedo andar!Cita4.png
Un tal Doctor Extraño al levantarse de su butaca
Salida.jpg

Momento culmen de la acción

Tras hallar la ruta hacia el exterior, la gente se da cuenta de que puede articular sus piernas poniendo un pie delante y otro detrás, y al variar el papel que tiene cada extremidad se consigue un movimiento rectilíneo conocido como andar. Todos salen a la calle, encontrando cosas maravillosas e increíbles como el aire, los edificios y las ofrendas florales a la virgen del pilar. La humanidad ha conocido el mundo exterior al fin.

Tras haber cedido a este impulso de salir, vemos como un hombre lanza su zapato al aire, el cual se convierte en unas pantuflas. Esto es una metáfora de como el hombre ha logrado evolucionar positivamente en los métodos empleados para la salida de un sitio.

Al día siguiente, a las once en punto, la gente vuelve a la iglesia. Para saber que sucede a partir de este punto, vuelva a leer este articulo desde donde pone sinopsis.

Herramientas personales