San La Muerte

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
¡Ups! ¿No estarás buscando el artículo Santa Muerte?


Apto para extranjeros.png ARTÍCULO APTO PARA EXTRANJEROS
Este artículo trata de un tema local de Argentina,
pero para entenderlo no hace falta tramitar la visa.
Si lo va a editar, por favor, asegúrese de que se mantenga así.
Papa George.jpg ATENCIÓN: Este artículo no es apto para fanáticos
Su lectura puede causar incendios de embajadas
y hacer llorar sangre a las estatuas de la virgen.

San La Muerte es un personaje, entidad, espíritu, er... cosa... venerada en Latinoamérica. Si quieres conservar el pellejo no debieras confundirlo con La Santa Muerte, pues aunque sea casi lo mismo en realidad no tiene nada que ver. Tiene devotos, adoradores y lameculos sobre todo en Argentina, pero por burda que pueda parecer esta superstición ha llegado a extenderse internacionalmente, llegando hasta Paraguay y Brasil. Incluso <inserta tu nombre aquí> tiene una figurilla de San La Muerte en su casa.

Además de San La Muerte se le llama Divino de la Muerte, Anacleto el Esqueleto o, de manera más familiar, SanLa o Huesitos.

[editar] Origen

SanLaConsolador.jpg

Es un santo de enorme popularidad entre viudas y solteras de cierta edad

El culto a San La Muerte es producto del sincretinismo entre las supercherías guaraníes y las imposturas en las que les adoctrinaron posteriormente a la fuerza los Jesuitas. Sea como fuere, el caso es que el bueno de SanLa tiene su origen legendario, y varias son las leyendas que nos lo refieren.

[editar] El latrocinio Guaracá

Cuenta la leyenda que cuando los Jesuitas fueron expulsados sin miramientos sus posesiones, lógicamente, quedaron abandonadas. Esta circunstancia supuso un acicate para las ansias de rapiña de los nativos, que de esta manera demostraron lo provechoso que les había resultado el ejemplo de los buenos frailes. Tal es así que entraron en la iglesia como un caballo en una cacharrería y dejaron aquello más limpio que una patena. No quedó ni la regadera de rellenar las pilas de agua bendita. Durante la expoliación del retablo se produjeron ciertos conflictos. Puesto que este que representaba a Jesucristo tentado por el Diablo a la vista de la Muerte en el templo de Salomón y a cada nativo le hacía gracia una imagen se resolvió, pues, salomónicamente. Lo partieron en tres cachos de tal manera que algunos nativos siguieron adorando a Jesucristo, otros comenzaron a adorar a San Diablo para lo cual hubieron de hacerse satánicos (y de paso empezaron a escuchar Black Metal) y los restantes... pues empezaron con el tema este de San La Muerte.

[editar] Toda buena acción tiene su castigo

Otra leyenda cuenta que un rey fue famoso por su prudencia y equidad en impartir justicia, lo cual nos hace pensar en que la base histórica de tal leyenda es endeble y más falsa que un billete con la cara de Mafalda: ¿a qué rey podría referirse? a Fernando VII seguro que no. Bueno, no nos desviemos del tema. El caso es que el rey este pasa a estado de fiambre y de justo que era su alma va al cielo y allí le recibe Dios que le dice "pues ahora he tenido la ocurrencia de que vas a cuidar de la vida y de la muerte", y le lleva a una gran sala (siendo el cielo digo yo que las paredes serán de nubes... a saber). En la sala aquella había más velas que en la tarta de cumpleaños de Kirk Douglas, siendo unas grandes y otras pequeñas. Y va Dios, que es un cachondo y salta, "cada vela de estas representa la vida de una persona, así que cada vez que se apague una vas a buscar el alma del pobre infeliz y me la traes. Bueno, ahí te quedas, yo me voy a ver mientras El Equipo A, que ya ha empezado". Y así se quedó el rey realizando este trabajo mecánico, oneroso y tan poco gratificante, como recompensa a toda una vida de justicia. Aunque también es cierto que los reyes en términos generales son poco aficionados a eso de trabajar, así que es posible que eso no sea exactamente el cielo y esté purgando en la eternidad aquello que no hizo en vida, donde no hacía mas que ir de caza y practicar sepso, como hacen los reyes. Quién sabe.

[editar] El curandero que quedó tieso

Cuentan que cuando los Jesuitas fueron expulsados de la Cuenca de la Plata, uno de ellos, que había desertado de la orden, quedó por allí como un clérigo errante dedicándose a la sanación, el poker, el blackjack y la nigromancia. El tipo recorría grandes distancias andando y solo se detenía para cagar acuclillado a la orilla del río, cosa que disfrutaba por encima de ninguna otra. La cosa es que a la vuelta de los sacerdotes cristianos le corren a collejas y le envían a las autoridades que le apresan. Éste se queda de pie en su celda como señal de protesta y se pone a hacer huelga de hambre. Y el caso es que como la soldadesca solamente le alimentaba a base de lonchas de queso de sandwich que le pasaban por debajo de la puerta ni se dieron cuenta de tal protesta, con lo cual la huelga puede decirse que fue un tanto imbécil. De hecho incluso llegó un punto en que se olvidaron de él. Meses después el Brigada Aquilino recordó de pronto que tenían un preso, que a qué debía oler eso ya. Así que bajaron a las mazmorras y se encontraron al curandero ahí puesto de pie, tieso y seco como mojama que ni siquiera despedía tufo, siendo todo piel, huesos y su jesuítica túnica negra (algo parda ya por el tiempo que llevaba sin lavarse).

Otra versión de la leyenda dice que lo del esqueleto viene de esa afición que tenía el hombre de ir a cagar al río. Que los nativos le veían la rabadilla y se daban cuenta de huesuda que era que pasaba más hambre que el coyote de El correcaminos. A saber.

[editar] San La Muerte para católicos y afroamericanos

Los católicos, oficialmente, piensan que es un horror, una blasfemia y que si adoras a San La Muerte te vas de cabeza al infierno, por hereje. No obstante los devotos de San La Muerte esperan que con el advenimiento del Papa Paco, siendo como es él, además de argentino, tan llano, tan tolerante y tan amigo de hacer brindis al sol que escandalizan a los sectores más recalcitrantes de la Iglesia la cosa pueda cambiar en algún momento.

Los afroamericanos por su parte ven en San La Muerte una especie de Exu, que es una cosa así como un espíritu recadero o mozo de cuerda que controla los hilos del karma, pero aunque en sí no les parece ni bien ni mal, como su origen es guaraní dicen que no tiene nada que ver con ellos y se lavan las manos.

[editar] El culto en sí mismo

Los devotos son por lo general muy entregados. Al no ser un santo canónico no tiene una fiesta oficial, por lo que cada cual le festeja cuando le sale de los huevos aunque por lo general el 15 de agosto se le hacen grandes y orgiásticas romerías con afluencia de mucha gente y sentidas interpretaciones de todos los temas de King África.

Las figuritas de San La Muerte pueden estar hechas de cualquier material, siendo lo más común madera, yeso o hasta propiamente huesos, incluso las hay de huesos de recién nacido, mira tu que sórdido. Según el culto a San La Muerte, si la figurita no está bendecida es menos útil que un cenicero en una moto. Dado que la Iglesia Católica no reconoce al santo, los curas se muestran por lo general más bien reacios, cuando no contrarios de manera contumaz, a otorgarle su bendición. Esto origina escenas muy curiosas, como fieles llevando escondidas en el abrigo o en el pantalón figuras de San La Muerte para sacarlas de tapadillo en el momento en que el sacerdote otorga su bendición durante la misa. Mas de un sacerdote se ha visto, por ello, diciendo aquello de... ¿llevas un San La Muerte en el bolsillo o es que estás muy contento de verme?. Luego de esto se le hace un altarcillo en casa y ¡ya estamos listos para empezar con la diversión!

Una vez que la figura del Santo está bendecida, lo suyo es hacerle una petición. Lo normal es que ya que le estamos pidiendo una gracia hagamos una ofrenda al Santo. Suele aceptar de buen grado cualquier tipo de bebida alcohólica (que según sus fieles va vaciando poco a poco, que no es que simplemente se evapore) y también le gustan los cigarros y los puros. Como vemos el Santo es cosa fina y cultiva por lo general vicios bastante novicos para la salud (lo cual puede añadirse a las explicaciones sobre su aspecto desmejorado, marchito y seco de carnes). Según lo que se le pida hay dos tipos de devotos.

[editar] Los que son majetes

SanLaBocaUnidos.jpg

Hinchando por su equipo, cosa que puede hacer si se le coloca el altar cerca de una televisión cuando hay partido

Los fieles suelen pedirles que haga algo por ellos, por lo general que les atraiga la buena fortuna o que haga que alguien se enamore de ellos y así salir del barbecho, ya que algunos no mojan desde ni se sabe cuando. No suelen plantearse mucho cuestiones como que atraer la buena fortuna sobre ellos puede suponer atraer, como efecto colateral, la mala fortuna sobre otros, o que engualichar a alguien para que se enamore de uno igual no denota mucho respeto por la libertad personal ni por esa persona en particular, pero más allá de esto no tienen mala intención. Esta es la oración para conseguir un enamoramiento:

Cita1.pngSanto Espíritu Esqueleto de la buena Muerte, Grande y poderoso más que un Sansón, su majestad inexplicable; en todo momento de peligro y de justicia yo te pido por Dios todopoderoso para que hagas alcanzar para que mi amad@ <inserta tu nombre aquí> no pueda amar a ningun@ hombre/mujer soltero@, casado@, ni prostitut@, que esté siempre pensando y soñando por mí y en mí. Castígalo a este espíritu, Santo Espíritu Esqueleto de la Buena Muerte, al espíritu de mi amad@ larga tus guadañas traémel@ a mi lado sin capricho sin que yo lo adule, tú que eres el poderoso de los vivos y de los muertos yo también me valgo por tus milagrosísimas manos. AménCita2.png

Bueno, igual algo de mala idea sí que tienen.

[editar] Los que no lo son tanto

Algunos devotos, estos resentidos y con mala baba, también le piden que le haga una putada a alguien a quien guardan ojeriza por alguna cosa que haya pasado, cosa que también se vale. Estos devotos resentidos suelen además tener a su San La Muerte castigado, hostigado y acojonado hasta que les cumple lo que le han pedido, tal es así que lo mismo le cuelgan cabeza abajo o le amenazan apuntándole con su propia guadañita. Llegados a este punto la verdad es que SanLa casi nos da pena, pero también es cierto que se lo tiene bien merecido por tratar con gentuza de esta calaña. He aquí una de las oraciones que estos degenerados le hacen al pobre Huesitos, mientras le someten a sus extorsiones:

Cita1.pngOh, Santo Espíritu Esqueleto de la buena Muerte, Grande y poderoso más que un Sansón, su majestad inexplicable; en todo momento de peligro y de justicia con Fe buena de Dios Todopoderoso de hacerme lo que pido: que <inserta tu nombre aquí> se arrepienta y sufra todo minuto seguido, horas, días, semanas, meses y años de su vida, que no pueda trabajar tranquilo, que esté siempre pensando en la injusticia en mi cometida, y sea por mi eternamente castigado por medio de tí, Espíritu Santo Esqueleto poderosísimo, atormenta al espíritu de <inserta tu nombre aquí>. Te pido de Dios Todopoderoso darme un buen pensamiento.Cita2.png

Gulp. ¿Se puede ser más malnacido?

[editar] Tipos de figuras de San La Muerte

Están básicamente los amuletos (que suelen representarlo cagando por esa costumbre que tenía él de ir al río) y las figuras propiamente, que pueden tener el manto de varios colores. Blanco, si se le quiere pedir sin mala hostia; Negro, si median intenciones vengativas en la petición; y Rojo, si lo que se quiere es sepso. También hay otro con el manto rojo y amarillo por ser estos los colores de Boca Unidos, equipo de fútbol muy popular en Corrientes, donde comenzó el culto al Santo y del que éste es hincha.

[editar] Entidades similares

Es también muy amigo de Santa Catalina de Siena.


Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Dibjo monesvol.jpg
Artículo Religioso Destacado
Herramientas personales