Tepetitla

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaMéxico.png Este artículo contiene un chingo de humor mexicano.

Igual y si no le agarras el pedo, lo mejor es ir a México y preguntar, pero si no entendistes el nahuañol de los mexicanos, ya te chingaste.

Cita3.pngTepelt... Tlepet.. Telepit...Cita4.png
Un español medio... intentando pronunciar correctamente la palabra "Tepetitla"
Tepetitla
México
Escudo de Tepetitla
Lema Entre dos tierras cerros

Establecida por los olmecas, los teochichimecas y los españoles.

Tipo de Gobierno Intermitente

Alcalde Carlos Augusto César.

Situación Deslocalizada. Borrosa.

Población 16.000 tepetos

Gentilicio Tepetitleñico

Himno Si muero lejos de ti...

Se le denomina así al lugar del estado de Tlaxcala donde una tribu de misteriosos nómadas estableció sus dominios, en el año 5 000 A.C. (Antes de las Chelas). Durante los siguientes siglos, fueron fortificando y reforzando sus asentamientos hasta crear una de las ciudades más prósperas que viven del cultivo del carbón. Ya en nuestra era, han alcanzado la plenitud como cavernícolas altamente involucionados: su sociedad se rige por lo estúpido que puede ser un Tepetitla. Su extraña lengua es una mezcla de rebuznos y ladridos. Sin embargo, suelen ser una masa enfurecida muy bien organizada, pues cuando ocurre algún suceso extraño fuera de la diminuta comprensión de un Tepetitla, éste llama a cada miembro de su clan cavernícola y proceden a ocasionar desastres de proporciones catastróficas, terminando cada desmán en un linchamiento colectivo, y una posterior merienda conjunta en la plaza del pueblo.

[editar] Características de la escuela Tepetitla

Se dice que el líder de la APPO vino a tomar un diplomado en organización de tribus y destrucción de bienes ajenos en Tepetitla. Hasta el momento no hay nada comprobado, pero las acciones de este tipo tienen características de la escuela Tepetitla: para hacerse respetar, el líder de un clan de Tepetitlas (aparte de cara de chango estreñido y cuerpo de tamal mal amarrado), debe rebuznar y ladrar a niveles que puedan destrozar los oídos. Eso sin contar con que, armado de un mazo propio de la época de las cavernas, intimida a cualquier ciudadano común y corriente. El acercarse a un Tepetitla requiere de un gran valor, pues además de la agresión, se corre el riesgo de contagiarse de la estupidez e involución de esta espantosa tribu.

El nivel de inteligencia de un Tepetitla sólo es comparable a... Mmmm... bueno, un poco más bajo que.... Mmmm... De hecho, aún no hay parámetro científico para medir la inteligencia de estos seres, pues según estudios hechos recientemente, se ha comprobado que un simio tiene una inteligencia infinitamente superior a cualquier Tepetitla.

[editar] Hechos Históricos

Se dice que esta tribu, conformada al inicio por una simple decena de nómadas cavernícolas que vagaba debido a que habian sido cagados, miados y maldecidos por todos los dioses y demonios del mundo antiguo, buscaba un lugar donde crecer y reproducirse, hasta poder tener un ejército de cavernícolas lo suficientemente grande como para poder vengarse de todos los que los habían maldecido, para posteriormente conquistar el mundo y repoblarlo con sus genes por doquier.

En aquel entonces, Tepetitla era un lugar apacible localizado entre dos cerros, donde había ríos con aguas cristalinas y una ingente cantidad de flora y fauna, sufrio la maldición más grande de todas. El grupo de cavernícolas había encontrado por fin el lugar donde desarrollarían sus malevolos planes, pero los dioses y demonios del antiguo mundo, al darse cuenta de estos hechos, quisieron que desapareciera esta aberración de la faz de la Tierra, por lo cual enviaron a sus mas grandiosos guerreros, como Kratos, Memin Pinguin, Barney y los Telechobis (version mexicana de los guerreros salvajes conocidos como los Teletubbies). Sin embargo, la organización de esta plaga conocida como los Tepetitlas los superó en todo momento, e incluso llegaron a reclutar a algún que otro Telechubi para quedárselo como guardián de Tepetitla, la nueva ciudad de la desesperanza....

En esos momentos de oscuridad, donde la Humanidad veía cómo llegaba su degradación a niveles insospechados, optaron por firmar una tregua, en la que se hacía referencia a los siguientes puntos:

  • Cuando un Tepetitla visite cualquier otra ciudad, tendrá que ir encadenado de pies y manos, sin su mazo para agredir, o en su defecto, sin su mazo y con bozal para evitar cualquier pelea con mascotas de la ciudad que visite (Rotweillers, Bull Terrieres, Doberman, etc, etc, etc...)
  • Los Tepetitlas de sexo femenino deberán vestir ropas atractivas y sexis para evitar que cualquier perro en celo, burro, caballo o cerdo, tenga contacto con ellas, y a su vez, ástas contagien a estos inocentes animales de las peores enfermedades del bajo mundo... o en su defecto salga una aberración en las crías de estas especies de animales.
  • Ponerse pañal, o en su defecto, usar letrina o retrete. Lo segundo es imposible, puesto que acostumbrados a vivir en las cuevas, a los Tepetitlas no les importaba ir caminando y miccionando, en el mejor de los casos. Esto resultaba peligroso, ya que los aromas que podían desprender sus deposiciones eran altamente contaminantes y tóxicos.
  • Los otros 50.000 acuerdos previstos no llegaron ni siquiera a mencionarse, pues al segundo punto antes mencionado ya comenzó la elevación de enmiendas a la totalidad del tratado por parte de los Tepletitas, que, furiosos por los denigrantes términos del acuerdo, se mostraban inconformes por no poder exportar su estilo de vida y cultura más allá de sus fronteras.

[editar] Modus Vivendi

Burromexico.jpg

El medio de transporte habitual.

Hasta el momento, sólo hemos relatado cómo se origino la sociedad conocida como Tepetitla, pero muchos de ustedes se preguntaran.... ¿cómo han subsistido tanto tiempo? ¿De qué viven? Todo esto tiene sus respuestas, igual de desalentadoras que los capítulos anteriores... Sin embargo, es justo mencionarlas.

Al tratar de evitar a toda costa que las agresiones externas destruyeran su cultura indígena de tolerancia razonable de la misería y porquería, evitaron que entraran otras plagas, como la Iglesia Católica o la política. Pasaron largos añosde resistencia heroica ante la singular embestida de tan peligrosos enemigos. Finalmente, el acoso fue tan grande que no tuvieron más remedio que dejarlas entrar a su territorio, y aunque sólo han sido infectados por la plaga de la política, esto ha sido suficiente para explicar el modus vivendi de un Tepetitla, que desarrollaremos a continuación:

Una de las costumbres más arraigadas del buen Tepetitla pasa por presentarse ante presidencia, ya sea en solitario, o acompañado de la clásica turba iracunda, furiosa, cavernícola y armada con palos, piedras y antorchas, solicitando amablemente el apoyo del gobierno para poder comprar cosas de primera necesidad para ellos, como alcohol, marihuana, cigarrillos... este proceso lo llevan a cabo dos o tres veces por semana, dependiendo de cuánto sea el apoyo, y claro está, de cuán caros estén los artículos anteriormente mencionados.

Si el retoño de algun Tepetitla de sexo femenino está por cumplir sus quince años, la antiquísima tradición indígena exige la celebración de una monumental fiesta con suficiente alcohol y drogas como para poder aparearse con lo primero que encuentre. En este momento es cuando el Tepetitla, o toda la tribu, acude a "pedir" de manera amable al Sr. Presidente (cabe mencionar que el Sr. Presidente suele ser el Tepetitla más experto en cuestiones diplomáticas) su "amable cooperacion" para el evento de proporciones cataclísmicas en honor de la ... cosa... a quien llaman "hija que está en la edad de la ilusion". Una de las más frecuentes peticiones realizadas por parte de la emocionada familia es el cierre de las calles a la circulación. Este cierre es arduamente defendido por parte de los encargados de la seguridad de la zona, mordiendo a cualquier ser humano indefenso que se acerque, apedreando y rompiendo vidrios y propiedades propias y ajenas, etc. Detalles como ese son los que convierten en algo inconfundible el sello de un buen Tepetitla.

Y asi ha sido, es y será hasta el fin de los tiempos... Desafortunadamente, hay informes altamente desalentadores para la raza humana, que aseguran fervientemente la comprobación del hecho fatídico de que ya hay Tepetitlas reproducidos e insertados en otras partes del globo terrestre, lejos de las fronteras en las que se ha puesto el cerco sanitario para la protección de esta sociedad milenaria. Tal vez ya estén entre nosotros, en su misma ciudad, en su mismo vecindario, aguardando pacientemente el momento de cogerle desprevenido y explicarle algunas de sus tradiciones indígenas. Habrá que andarse con mucho ojo.

Herramientas personales