Terremoto (película)

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cine ícono.png
Terremoto
Earthquake
Earthquake movie.jpg
Ficha técnica
Dirección Mark Robson
Producción Mark Robson
Intérpretes Charlton Heston alias Charlestón
Ava Gardner
George Kennedy
Lorne Greene
Geneviève Bujold
Victoria Principal
Guión
Música Toda la que es capaz de producir un seísmo de 9.9 grados más el sensurround
Fecha de estreno 1974
Género Acción y cine catástrofe
Calificación No apta para cardíacos
Premios Nominada a cuatro premios Oscar de la Academia, sólo obtuvo dos: el Oscar al mejor sonido por el sensurround y el Oscar Especial a los mejores efectos visuales

Terremoto: película vieja de 1974 que trata de los sismos y esas cosas que hacen temblar las paredes.

[editar] Argumento

Los Ángeles, California.

Charlon Heston alias Charlestón, es Stewart Graff, un prestigioso arquitecto que construye rarezas de madera y apartamentos de papel para ricos y estrellas de Hollywood. Trabaja para Sam Royce (Lorne Greene) en un despacho en lo alto de una torre de cristal, a dos cuadras del "castillo de la bruja mala", Remy (Ava Gardner), la hija de Sam, y que está casada con el Charlestón. Ella es mala, muy manipuladora y básicamente es especialista en lucir pamelas y beber martinis. Además sospecha que su marido anda liado con Denise (Genevieve Bujold), la viuda alegre y experta en cazar acaudalados maridos.

Paralelamente...

Un policía llamado Lew Slade (George Kennedy), y su colega, andan cazando a mexicanos ilegales, con ansias de seguir siéndolo, por media ciudad. Es cierto que su primer objetivo son los delincuentes, y traficantes de drogas, pero su pasatiempo siempre fueron los latinos, lo cual, asombrosamente le vale un ascenso en comisaría...

A la vez...

Una jovencísima Victoria Principal, descompuesta y sin novio, rehúsa a ser "la chica de portada del playboy" porque un colgao quiere llevársela; se trata de un motorista que aspira LSD para realizar saltos increibres para ser contratado en Las Vegas para estafar a los turistas. Pero ella ya tiene novio: es "el chico del supermercado", el cual para demostrarle su amor, no quita el ojo de encima a Victoria, ni a sus pechos, ni a su culo...

Entonces...

Los Ángeles sufre un pequeño temblor de tierra de nada, pero como esto es una película de desastres, dicho temblor trae de cabeza a un recién graduado en sismología, que como buen sismólogo de película de catástrofe, advierte a quien quiera oirle, que un inmimente y devastador seísmo va a borrar la ciudad del mapa. Lógicamente, y por idiota es golpeado, en otras palabras nadie le cree...

Pero...

Un segundo temblor sacude hasta el embalse de Hollywood, pero a nadie le importa el embalse y se siguen filmando películas y tal. Pronto descubrimos que el Charlestón en verdad está liado con Denise, que Ava Garder es imposible que sea la hija de Lorne Greene ya que, entonces, se llevaban ocho años los dos, y a esa edad es imposible concebir, que nosotros sepamos...o no. Y lo peor: el supuesto "chico del supermercado", es en realidad un predicador del séptimo advenimiento de los Bee Gees que está dispuesto a raptar a Victoria, convencido de que el fin del mundo está próximo. Aún hay más: el de la moto es un hombre negro al que le encanta vestir de luto,a lo Tim Burton y el policía atrapa-mexicanos es bisexual con ansias de ser asexual.

Hawking.jpg

El tal sismologo que predijo el terremoto

Hasta que...

Un gran terremoto de 9.9 grados en la escala de richter asola la ciudad entera en un intento de resolver todo este culebrón, pero a nadie le importa resolver casos en medio de un cataclismo asi que se ponen a saquear .

Ahora, si apetece, explicamos de nuevo el argumento, pero en plan serio... O casi que no.

Groso.png

Charlton Heston al ver un edificio cayendo encima de él

[editar] Orígenes y Desarrollo

En algún momento de la década de los 60 era evidente que la decadencia y la pobreza eran los signos de identidad de la ciudad de Los Ángeles. No había ningún glamour, ni chicas en bikini por las playas, ni California dreamin' y la ciudad era básicamente un estado policial: horteras y delincuentes campaban a sus anchas, mexicanos ilegales, asiáticos alegales y actores fustrados dominaban sus calles. Para limpiar y restablecer el dañado pundonor de la ciudad, los directivos y peliculeros de Hollywood decidieron hacer una película para disuadir a que nuevos posibles inmigrantes mexicanos, chinos o de cualquier otra parte del mundo se instalaran allá: asustarlos a todos mediante una película realista en la cual se mostrara la ciudad de Los Ángeles como una zona peligrosa e inestable para vivir por ser zona de terremotos; que se fueran y que no volvieran más.

En 1972 Mario Puzo, sí, el autor de El Padrino escribió un primer guión que era más largo que un día sin pan. Más que el guión de un largometraje aquello parecía todos los episodios de Dallas y Dinastía juntos. Es decir, un embrollo, un terremoto de personajes y eventos sin principio ni final. Y ése no era el tema de la película. Como entonces Mario Puzo andaba perdido en asuntos familiares, escribiendo a la vez el guión para El Padrino II, se decidió que fuera otro quien asustase limpiase de inmigrantes la ciudad contando otra historia más persuasiva. Mark Robson, quien a su vez iba a dirigir la película, lo cambió todo y presentó una historia soporífera y abúlica, sin pies ni cabeza, en la que un devastador seísmo era el auténtico protagonista de la película.

[editar] Producción

Eqbtspicpainting.jpg

Proyecto de destrucción de la ciudad de Los Ángeles para la película.

En un principio la filmación de la película implicaba cargarse a media ciudad de Los Ángeles, o destruir algunas calles en su defecto. Muchos angelinos protestaron. Hubo manifestaciones en contra, asesinatos, torturas y cundió el pánico, hasta que la Casa Blanca tuvo que llamarles a todos al orden. Llegada la calma, se optó por una solución menos cara: destrozar todos los decorados y hasta el propio estudio de rodaje, contratar muchos extras que hicieran de inmigrantes que huyen despavoridos en medio de la catástrofe, y construir irrisorias maquetas de cartón-piedra, otras con piezas de Lego, según el presupuesto, que representasen edificios de la ciudad para destrozarlas después.

[editar] El sonido sensurround

Los responsables de esta producción cinematográfica buscaban ofrecer un espectáculo visual y sensorial que fuese mucho más allá de lo que supone contemplar un filme en una pantalla de cine. Querían algo así como una performance-movie. Para ello se pensó arrojar sobre el público y desde el techo, en las escenas del terremoto, pedazos de escombros o a algún que otro extra disfrazado de gente corriente. Pero la idea era arriesgada: dado que la película iba a ser vista no sólo por mexicanos o chinos, sino por un público mucho más amplio, se pensó que alguién podría resultar herido o con algún chichón en la cabeza. Evidentemente, tampoco querían matar al público. Entonces, propusieron lo del sensurround, que tampoco fue un gran acierto.

¿Qué es el sonido "sensurround"? Ésta cosa, fruto de las mentes perversas del star-system de Jolivú, consistía en añadir, en las escenas del seísmo, una banda sonora adicional con una longitud de onda imperceptible para el oído humano. Sólo para el oído, puesto que, tu cuerpo y las cosas que estaban a tu alrededor sí la percibían. La sensación general era que, mientras se proyectasen las escenas del cataclismo, en el cine todo vibrase, tanto que hasta el espectador correría el peligro de salir despedido de su butaca. Y sucedió que, en el día de su estreno, el techo del cine donde se exhibió se agrietó y se vino abajo, hiriendo a varios espectadores. En otro cine las lámparas del techo y de las paredes estallaron y en otra sala de proyección aún peor: todo el sistema de audio (altavoces o voceros, que de las dos formas puede decirse) quedó inutilizado, con lo cual, los espectadores volvieron a la época del cine mudo, pero en colores. Si lo que querían con el sensurround era una gran performance sin duda lo consiguieron: la gente salía traumatizada del cine, y nunca mejor dicho; con brazos y piernas escayolados y múltiples vendajes en sus cabezas; hasta la gente que fue a ver otras películas en las salas contiguas terminaron heridos, sordos o simplemente muy enojados porque les arruinaran la tarde. Vamos, que era como un cataclismo real, pero de momias heridas. Y éso causó una gran contrariedad, porque en Los Ángeles no hay pirámides de estilo egipcio, al menos que se sepa hasta la fecha.

[editar] Escenas delirantes

Y por supuesto, la película es tan real y verosímil que contiene escenas imposibles. He aquí las más destacadas por público y crítica.
Q4.jpg

Casa de Denise: Charlestón y Denise encantados de conocerse.

  • Casa de Denise poco después de la primera sacudida: Charlestón acude a casa de Denise y ésta le recibe a medio vestir. Naturalmente la casa está patas arriba, pero ella no: a pesar de hallarse en camisón, Denise aparece perfectamente maquillada y sin un mechón de pelo fuera de lugar. Es como si ella hubiese pensado que el momento del temblor era el adecuado para ponerse guapa, lo cual es imposible porque entonces luciría hecha un cisco.
  • El buzo en el embalse: Tras esa primera sacudida, ingenieros y buzos revisan la estructura de la presa de agua de la ciudad en busca de daños estructurales. Bien. Vemos un buzo que emerge del embalse, y grita: ¡Todo está en orden! ¿Cómo qué todo en orden? ¡Si el buzo sólo lleva por todo equipo de buceo unas gafas baratas de bucear y un tubo de plástico! Con semejante équipo, ¿a cuánta profundidad se puede bajar, en un embalse, para comprobar daños estructurales? A saber. Pero no hay duda de que, más adelante, cuando la presa resulta afectada, debemos culparle a él.
  • El borracho en la barra de un bar: El sismo principal sorprende a Lew Slade, el poli caza-mexicanos ilegales, y a más gente en un bar donde suena la típica música de Starsky y Hucth. Mientras algunos buscan refugio y otros tratan de mantenerse en pie y salir huyendo, tenemos a un borracho frente a la barra que resiste todas las sacudidas del terremoto sentado en su taburete. ¡Inaudito! Y luego va y grita: ¿Quién diablos sirve aquí? Lo que hace el alcohol. ¡Te ayuda a resistir bien un terremoto!
  • Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (verídico): En el LAX, el aeropuerto de Los Ángeles, hay un edificio en forma de platillo volante que en realidad es un restaurante. En la película, dicho edificio iba a quedar reducido a escombros. Pero los propietarios del restaurante no dieron su permiso para llevar a cabo tal hazaña, lo cual quiere decir que no pagaron los suficientes dólares en concepto de publicidad. Como resultado, y para mostrar la destrucción en el aeropuerto, la cámara filmó dicho edificio en un mareante vaivén, que al contemplarlo, más de uno necesitó tomar unas cápsulas de Biodramina. Aquello más que la filmación de un supuesto seísmo, parecía el producto de un sádico tras la cámara.
Terremoto.gif

Efectos especiales de primera para la película

  • El camión en la autopista: Durante el seísmo, un camionero pierde el control de su vehículo en un puente de autopista porque no puede frenar. Para más oprobio, el puente se derrumba, y el camión, cargado de ganado, se precipita al vacío y acaba volcado en el suelo. Asombrosamente, las bestias, permanecen en el camión, como si estuvieran pegadas con pegamento. En principio la escena requería la destrucción total de un tramo de autopista de la ciudad, pero las autoridades locales no consintieron. Así las cosas, los productores construyeron su propia autopista a escala: hecha de corcho y de cartón-piedra y transitada por...¡coches de juguete! ¿Es ésta la solución que proponían para descongestionar la ciudad de tanto tráfico?
    Q19.jpg

    Edificios hechos de piezas de Lego, en vez de correr para salvar tu vida mejor sera que te quedes quieto porque las unicas cosas que te caeran encima son plumavit pintado de cafe, cajas y hasta papel, menudos efectos.

  • Destrucción de la ciudad: Para lograr un mayor realismo muchos edificios conocidos de la ciudad tenían que colapsar a causa del cataclismo. Es lo que contempla un personaje desde lo alto de una torre de oficinas: que medio Hollywood, hogar de ladrones y maleantes, hecho a base de piezas de Lego o del juego de Meccano se va al garete. Ahora cae un pedacito de pared, ahora otro del techo, y aunque en los edificios que colapsan no se vean muebles, todo ello viene patrocinado por una conocida marca de whisky; es decir, bebamos para hacer frente a la adversidad.
  • El ascensor: Un ascensor cargado de mucha gente cae al suelo, quema sus frenos de emergencia y se precipita al fondo sin remedio. Para reflejar la carnicería humana que esto supone, a los encargados de los efectos especiales no se les ocurrió nada más original que pintar la imagen con unos goterones de pintura roja, que ni gotas de ketchup parecen. ¿Dónde contrataron a los de efectos especiales? ¿Extrabajadores de un burguer king tal vez?
    Q23a.jpg

    Extra herida gritandole a Alguien para que le tire más cosas encima.

  • Extras y figurantes que ya aparecen heridos antes de resultar heridos: Dos mujeres corren abrazadas para ponerse a salvo, en medio del temblor, de los desechos de los edificios que caen al suelo. De pronto la cámara enfoca una ventana. Ésta estalla en mil pedazos y los cristales se precipitan al suelo sobre una de las mujeres, la cual contempla la escena, con grandes trozos de vidrios, cual Cristo redimido, clavados en su frente antes de que éstos lleguen siquiera a tocarla. A este respecto, durante un sismo de 9.9 grados en la escala de Richter, en el que se supone que debido a su gran magnitud ni siquiera puedes andar ni correr, miles de extras corren de aquí para allá, como si llegaran tarde al primer día de rebajas. A uno de ellos, hasta le da tiempo a fumarse un pitillo. Pero mala suerte, entra en su casa, con el cigarrillo a medio fumar, para cerrar el gas y...
    Q2.jpg

    Charleston y Ava Gardner. Ella recién levantada, no ha olvidado de colocarse sus pestañas postizas, y está a punto de iniciar una discusión con él.

  • Las pestañas postizas de Ava Gardner: Sin duda alguna, ésto merece una mención aparte. Ya sabemos que las pestañas postizas eran moda en la época, pero nadie para probar su valía como Ava Gardner, que en todas sus escenas luce su magnífico par, tanto como cuando recién levantada discute con Charlestón, como en las escenas de destrucción, como cuando le toca zambullirse en una alcantarilla para ponerse a salvo. Vamos, que en todas sus escenas, las pestañas de Ava permanecen bien pegaditas a sus ojitos todo el tiempo, con gran resistencia, que ya no se sabe si eran de Max-Factor, L'Oreal o lo que se terciara; lo cual demuestra que una mujer de mundo, una fashion-woman como Ava Gardner sabe lucir regia no importa en qué circunstancias.

Hay más pero no me apetece volver a ver el video.

[editar] Dudas existenciales sobre la pelicula Terremoto

Seguramente te hubiste dado cuenta de la simpleza de la pelicula, ahora vamos a tomar en cuenta las estupideces y cosas que seguramente debieron ser puestas o quitadas de la pelicula.

  1. Porque en la escena inicial Charleston trota en una carretera, pudo mejor haber trotado en su vecindario porque hay más posibilidades de que te atropellen, te secuestren, te caigas al vacio o que venga un temblor y una piedra te caiga en la carretera
  2. Porque Charleston tiene que soportar el show de su esposa Remy, porque no mejor la tira de la ventana.
  3. Porque el Calvito de la presa tiene que revisar como esta la presa despues del temblorcito en un ascencor, no sabe el muy inutil que a pesar de ser un temblor de baja intensidad pudo haber provocado una fuga en el ascencor y haberse ahogado ( cosa que paso ).

[editar] Premios y Crítica

Nominada a cuatro premios Oscar, ganó solamente dos: mejor sonido, por aquella cosa tan destructiva llamada sensurround, y mejores efectos visuales. A día de hoy, el hecho de haber logrado ambos premios continúa siendo inexplicable.

La crítica del momento fue implacable: acusaron a los responsables de este film de ser unos intolerables racistas, fascistas y muchas otras cosas terminadas en istas. Tanto hablar de mexicanos y de asiáticos, y de policías corruptos, de maleantes y delincuentes, todo en esta producción, en lugar de incitar a que este colectivo de personas dejaran Los Ángeles y se reformaran, irónicamente, tuvo el efecto contrario: miles de nuevos inmigrantes mexicanos se asentaron en la ciudad, para contribuir a llenar las arcas del estado de California, y los asiáticos siguieron disfrutando de su Chinatown y de su Little Tokio; los aspirantes a actores fustrados siguieron sin tener el papel de sus vidas y Los Ángeles siguió siendo un estado policial.

En conclusión, no sirvió de nada el haber filmado una película como ésta, y no lo sólo lo aseguramos aquí, sino que el propio Charlestón renegó siempre de su participación en el filme.

[editar] Referencias

Herramientas personales