Tito Maccio Plauto

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngLupus est homo hominiCita4.png
Plauto y su famosa frase
Cita3.png¡Que no es lupus, coño!Cita4.png
Gregory House en la décima temporada
Cita3.png¡Te voy a dar por culo!Cita4.png
Esclavo usando un elegante neológismo plautiano

Tito Maccio Plauto fue un escritor romano de comedias e intérprete de sus propias obras. Modernamente se le ha acusado de plagiar a Menandro y a otros comediógrafos griegos poco conocidos en la península Itálica.

Wikilogo botante.gif Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
Plauto

[editar] Vida y milagros

Romano ligón.jpg

Imagen de Plauto disfrutando de las cosas buenas de la vida. Suerte que tuvo que no existían los derechos de autor ni La In Nomināre.

Como ocurre con el 90% de los autores clásicos, se desconoce la fecha exacta de su nacimiento y se eligió una al azar (año 254 a. C.) fiándose de los datos recogidos en una nota de Cicerón. Que por cierto, ya hay que tener valor para creerse lo que decía este picapleitos mentiroso. Nació en Romaña, la versión pordiosera de Roma (si esto era posible). De joven se trasladó a la capital y como buen chico de provincias que era, se alistó en el ejercito. Tras una carrera militar brillante (era el encargado de sacarle lustre a los cascos y corazas) ingresó en el sector privado de la marina. En concreto, trabajó varios años como comerciante y se atrevió a comprar su propio barco. Trágicamente sufrió el ataque de los piratas, en concreto del afamado capitán Jackus Sparrous, y acabó arruinándose al no poder pagar al banco los intereses del préstamo. A partir de este suceso tuvo que trabajar dando vueltas a un molino pero, al contrario que Conan, no se convirtió en un musculoso bárbaro, sino que más bien envejeció barbaramente. Suerte tuvo que entre vuelta y vuelta escribía modestas comedias adaptadas del griego, lo que le permitió abandonar el trabajo de molinero y en su vejez se convirtió en toda una celebridad. En el Paseo de la Fama del puerto de Ostia le pusieron una estrella con la huella de sus alpargatas en la acera.

[editar] Obra

Mosaico.jpg

Daba igual si se trataba de Edipo en Colonia o de El alegre descuartizamiento de Tebas. Con una máscara divertida, Plauto conseguía adaptar las tragedias griegas y transofrmarlas en comedias familiares.

A Plauto se le atribuyeron más de 130 obras, de las cuales, y siguiendo a Varrón, alias "el ladrón de obras ajenas", sólo serían suyas unas 21. Sus obras estaban directamente inspiradas en la llamada Comedia nueva griega. Más o menos como hacen hoy en día los productores estadounidenses faltos de ideas con las películas o series de éxito extranjeras.

Para que los entendidos no le gritasen "plagiador" durante las representaciones, Plauto recurrió a un ardid muy ingenioso. Para confundirlos decidió mezclar dos obras y usar distintos temas de las tramas. A esto se le llamó contaminatio, voz latina inventada ad hoc proveniente de Conta Minatius (la frase completa era «cuenta Minatio —nombre típico de esclavo—, ¿de qué trata el argumento? Que no me he enterado de nada»). Por eso, cuando alguien gritaba «¡Plagiador!», Plauto se giraba al público y respondía «¡A ver, listo! ¿Qué obra he plagiado?». En ese momento, los críticos comenzaban a pelearse cuando uno mantenía que era un plagio de Menandro y otro crítico sostenía que era de Filemón, y así, la obra proseguía su curso. De tal forma que el lío argumental era tan grande que tenía que recurrir a la figura del prólogo: un actor salía a escena y realizada un somero resumen para que la gente no se perdiese. Sin darse cuenta, Plauto acababa de inventar los monólogos. Esto explica por qué su tumba fue profanada tantas veces, y sus huesos usados en misas satánicas.

Su estilo era mucho más gracioso que el griego, no en vano mezclaba dos obras, quitando la morralla y dejando los chistes verdes. Era también bastante más soez y la verdad es que tuvo un éxito a pesar de coincidir en el tiempo con una época ultraconservadora y con Catón el Viejo. Éste era un terrible censor quien en una ocasión le retiró la ciudadanía romana a un tal Tito Nero por enseñar el hombro izquierdo al caérsele la toga.

[editar] Obras más destacadas

Plauto es el creador de la mayoría de comedias modernas.

  • Anfitrión - Júpiter se encapricha de Alcmena, por lo que ordena a Mercurio que se disfrace de Sosias, el siervo de Anfitrión, y monte un lío ciclópeo para que mientras tanto pueda yacer con su amada. Aquí nació la comedia de enredos.
  • Asinaria - El protagonista está casado con una vieja rica que no la da un peso. Lo soluciona estafando al esclavo de su mujer en la venta de unos asnos. La comedia picaresca tuvo sus orígenes en esta obra..
  • Casina - Padre e hijo se disputan una esclava. La comedia romántica tiene su origen aquí.
  • Los cautivos - Un hombre pierde a sus hijos que acaban siendo convertidos en esclavos. Se dedica a comprar esclavos eleos para buscar pistas que le lleven a encontrarlos de nuevo. Ha nacido la comedia social.
  • Grogojo - Un soldado compra una esclava, para sorpresa de todos resulta ser su hermana. La comedia incestuosa ha nacido y muerto a la vez. Nadie más se ha atrevido a seguir esta variante.

[editar] Personajes recurrentes

Esclavo (servus traviesus)

Es el verdadero protagonista de las obras de Plauto. Su ingenio sin igual llega hasta el punto de que es capaz de confesarle al viejo que le va a quitar el dinero y lo consigue. Su peso interpretativo (no en vano siempre eran gordos) es muy importante, y se encarga junto a los demás esclavos secundarios de explotar el lenguaje más soez y a realizar chistes con dobles sentidos de alto contenido sexual e inmoral. Tal vez esto se deba a que para obtener una confesión válida de ellos era necesario torturarlos; daba igual que mostrasen predisposición a decir la verdad, y como dijo Francisco Bizarro: «La necesidad agudizó mi ingenio... y mi espada.»

Viejo (senex pervertis)
Mosaico cachondo.jpg

Las casas romanas estaban llenas de estos mosaicos para recordarles a los esclavos quién mandaba (el esclavo es el que porta la vara).

Este viejo verde suele entrar en la trama para que nos podamos reír de él a gusto. Es el que normalmente trata de comprarle la virgo al lenón. Sin embargo, ya sea su hijo o el esclavo, se la acaban arrebatando y dejándole en ridículo delante de su uxor o parienta si estaba casada cum manus.

Joven (ens)

Es el compinche del esclavo. Juntos se dedican a engañar al viejo. Curiosamente, no es rara la comedia donde el joven viola a la joven y la deja totalmente embarazada. Naturalmente, al descubrirse la verdad y tras reconocerse, se acaba celebrando una boda por todo lo alto.

La joven (virgo o meretrix)

Es la víctima. Es usada como un objeto por todos los personajes de la trama. En ocasiones es una esclava que acaba siendo reconocida como una ciudadana ateniense.

Soldado (miles)

El objeto de burlas. Suele ser un comprador de buena fe de la joven. Finalmente acaba apaleado por tratar de comprar una mujer libre.

Vieja (uxor)

Anda pasaeando por el escenario con una sartén a la espera de que su marido cometa algún desliz.

Lenón (Jaius Lenus)

Eran los proxenetas del pasado. Siempre acaban pagando la fiesta que se celebra al final del último acto.

[editar] Su influencia en las telenovelas

Los Menecmos.jpg

Típica adaptación de las obras de Plauto.

La historia de nunca acabar. Al leer cualquiera de las obras de teatro o de tener la oportunidad de verlas representadas, se siente una especie de emoción interna que nace en el ombligo, va subiendo por el estómago, la sientes en el esófago, sube por la garganta, vibra y cuando emerge por la boca escuchas: «Pero si esto ya lo he visto yo. El protagonista de la telenovela que sigo en secreto para que mis amigos no se rían de mí, Ambrosio Manuel María, está en la misma vicisitud que el joven protagonista de esta obra... ¡Hasta la criada de la que se enamoró también es hija ilegítima del amigo de su padre!»

Así que ya sabe, la próxima vez que critique la típica telenovela que echan en la televisión después de comer recuerde de dónde vienen las fuentes. Tal vez, mientras está sentado en la comodidad de su sofá, descubra una nueva dimensión en Pasión de gavilanes.

[editar] Véase también

Herramientas personales