Uruguay en la Copa América 2011

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Dios1.png Dios quiere que este artículo sea ampliado
Falta información sobre:
Terminar las secciones
Cita3.png Diego, ¡olvidá a la puta! Cita4.png
Uruguay en la Copa América 2011|El Maestro Tabárez tratando de enfocar al 10 de la celeste.

Cita3.png Carlitos... ¡te cagué! Cita4.png
Uruguay en la Copa América 2011|Fernando Muslera después de atajar el penal a Carlos Tévez.

Muchos decían que la celeste ya no existía, que su legado histórico llegó hasta el Maracanazo de 1950, pero la selección comandada por el maestro Óscar Washington Tabárez logró lo impensado. En la Copa América 2011, los charrúas reeditaron la gran Copa Mundial realizada en Sudáfrica, donde alcanzó el cuarto puesto, y se consagró campeona de América.

En este artículo especial revisaremos el camino al título de los uruguayos, y como, a través de coimas y sobornos, además de uno que otro penal tapado y un golcito por ahí pudieron lograr su decimoquinto título continental.

[editar] Antecedentes

Uruguay, a pesar de venir cumpliendo un papel mediocre para su historia en las pasadas Copas Américas, llegó a Argentina con cartel de favorito para lograr el título por vez décimoquinta. En las eliminatorias para clasificar a Sudáfrica 2010, logró un miserable quinto lugar y clasificó al repechaje para jugar ante Costa Rica. Con gol del capitán Diego Lugano logró llegar a disputar un nuevo mundial, esta vez en África.

En el continenta grone, la celeste hizo un papel impecable y logró el mejor puesto de un sudamericano en el campeonato, un miserable cuarto puesto. Comenzó en un grupo fácil, venciendo a Sudáfrica y México luego de empatar con Francia en el partido más aburrido del mundial.

En el camino quedaron Corea del Sur y Ghana. Éstos últimos protagonizaron junto a la celeste el partido más épico de la Copa, donde en el último minuto del alargue el mesías Luis Suárez sacó, justamente como debería haberlo hecho cualquier uruguayo, la pelota con la mano cuando el grone Gyan convertía. Luego, el tipo mandó el penal a las nubes desatando un ataque epilèptico de Luisito en el tùnel a camarines.

Luego, cayò inapelablemente ante los Países Bajos y Alemania. Pero el gran nivel mostrado por los hèroes los llevò a ser recibidos en Montevideo con orgasmos y desmayos. Uruguay comenzaba a demostrar que mantenía la mística y trampas del siglo pasado.

[editar] Plantel

El maestro Tabárez tenía la dura tarea de convocar 23 jugadores para representar a la celeste. Siendo Uruguay un país tan chico, ¿de dónde carajo iba a sacar tal cantidad de gente? Según declaró en El País, <<Pensé en tomar vacas y pintarlas de azul, pero me dijeron que habían algunos chicos en el extranjero que jugaban y decidí llamarlos.>>

Siete días antes del campeonato, Don Óscar convocó a los siguientes jugadores:

[editar] Porteros

Para guardar el pórtico charrúa llamó a Fernando Muslera. El león, que en ese tiempo jugaba en la Lazio, había respondido totalmente en el Mundial pasado y era carta de confianza del entrenador. No así Juan Castillo, arquero de Colo-Colo el cual tenía manos de mantequilla, y Martín Silva, de Defensor y que no lo conoce nadie.

[editar] Defensores

Inamovible es el capitán, Diego Lug-ano, pieza firme en el esquema del maestro. Lo acompañaban, con cierta regularidad, Diego Godín, del Atlético de Madrid, Sebastián Coates, un chascón alto del Nacional, Mauricio Victorino, el clon de Leónidas I y en ese tiempo jugador del Cruzeiro, y los Pereira, Maxi (el blanco) y Álvaro (el negro).

También jugaba Andrés Scotti y Martín Cáceres, pero eso no le importa a nadie.

[editar] Mediocampistas

Los ases del centro de la cancha eran tres perros de presa, como Walter Gargano, el Ruso Pérez y Egidio Arévalo Ríos, tipos capaces de dejar en coma a cualquier insolente que ose pasar su línea. También se llamó al Cebolla Rodríguez, capaz de dejar llorando a cualquiera con una patada; Nico Lodeiro, que en el mundial debutó siendo expulsado a los 10 minutos, el Seba Eguren y Álvaro González.

[editar] Delanteros

Letales. Rápidos. Artistas.

Esas eran las características de los clavadistas uruguayos, que cruzando la línea del área comenzaban sus acrobacias de nado sincronizado. ¿Sus nombres? Luisito Suárez, amado en Inglaterra y jugador del Liverpool F.C., Diego Cuernos Forlán, el Loco Abreu, Edinson Cavani y Abel Hernández.

Con este equipo, Tabárez tenía la capacidad de conseguir un gran objetivo. Y lo hizo.

[editar] Partidos de preparación

[editar] Llegada a Argentina

[editar] Fase de grupos

[editar] Uruguay vs Perú

[editar] Uruguay vs Chile

[editar] Uruguay vs México

[editar] Fases finales

[editar] Argentina vs Uruguay

[editar] Perú vs Uruguay

[editar] La final

[editar] Celebraciones en Montevideo

[editar] Anécdotas

[editar] Véase también

Herramientas personales