Venustiano Carranza

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Banderaméxico Este artículo tiene un chingo de humor mexicano.

Igual y no agarras el pedo de lo que habla, lo mejor es ir a México y preguntar.

Venustiano Carranza
Banderaméxico
Carranza
Nacimiento Defunción Cuando nació
Cuando murió
Origen Venus, de ahí el nombre
Su vida
Sobrenombres Sancho Claus
Lugar de residencia En monedas y billetes de antes (de ahora ya no)
Se dedica a Revolucionario conservador
Estado actual Más muerto que los ideales de sus adversarios políticos
Hazañas logradas Llegar a la presidencia únicamente por su barba
Relaciones Álvaro Obregón, Santa Claus, el Jefe Diego
Enemigos Emiliano Zapata, Francisco Villa
Poderes especiales Hacer lo que quería con una sonrisa
Objetos Su barba kilométrica

Venustiano Carranza fue un político de esos de antaño, que preferían usar desgastada ropa de gabardina que traje y corbata, muy reconocido por haber sido revolucionario y tener la barba entre Santa Claus y el Jefe Diego, al que se la heredó. Siendo un señor de negocios de esos que vendían las Cocas bien caras en los pueblos, pasó a ser el vengador de Francisco I. Madero, derrocando a sus malvados asesinos Víctor y Ano. Luego le gustó vengarse y a base de armas, muchos caballos y un chingo de constitucionalistas, logró hacerse de la presidencia de México.

[editar] Juventud

Es difícil de creer, pero este señor al que todos hemos visto viejo y ya chocheando, alguna vez fue joven. Fue el undécimo hijo del lampiño y moreno coronel Jesús Carranza, quien durante toda su vida sospechó que su esposa, doña Leonor lampiña y morena también, tuvo una aventura con Santa Claus, pues no le parecía casualidad que su hijo haya nacido con una barba blanca de 25 centímetros. Cualquiera hubiera dicho que le iba a ir mal con las burlas de los otros niños, pero cuando se querían "pasar de rosca", él imponía su masculino porte de seis pero bien vividos, para hacerlos llorar únicamente acariciándose su gigantesca mata de vello facial.

Nunca le faltó el dinero, ni las comodidades, y por casualidades del destino era el único niño al que Papa Noel le llevaba algo en un mundo dominado por los Reyes Magos. Pronto iría a la Preparatoria de la Ciudad de México a estudiar medicina, título que le otorgaron gracias a su barba, pues los decanos acordaron que el joven Venustiano se veía "médicamente presentable" con ella. Una vez terminado, fue a realizar su labor a su casa, donde su aspecto le otorgaba créditos, trabajos y el respeto de los adultos. Así mero consiguió su puesto como alcalde de Cuatro Ciénegas, con voto unánime por su aspecto.

[editar] Maderismo

Sus primeros desacuerdos con las políticas de Porfirio Díaz fueron cuando el Presidente, Héroe Nacional y Hombre más viejo de México, decretó un nuevo impuesto para las barbas largas, barbas de chivo, patillas y bigotitos de Cantinflas, que generaba al erario público una ganancia de 500 millones de pesos al año. Por supuesto las tiendas de raya, el esclavismo, la entrega al extranjero, el asesinato político y la censura propios del régimen se podían tolerar, pero se había pasado de la raya con lo de las barbas, alguien tenía que ponerle un alto a ese señor. Es por eso que Venustiano decide unirse al maderismo, y su primera acción heroica fue a vivir a Texas pues México andaba muy violento. Por sus esfuerzos Madero lo nombró gobernador de Coahuila, luego secretario de Guerra y Marina, pero luego lo retachó a Coahuila pues aún no se vestía como militar, sino como un simple y corriente gobernador.

[editar] Primer Jefe de la Revolución

CARRANZA

Carranza visto por un villista que se chingó dos litros de mezcal.

Mientras en Coahuila, Venustiano regalaba juguetes a los niños cada navidad, en la Ciudad de México Víctor y Ano Huerta compraba una decena de trágica, o séase que se echaba a los tres grandes hombres del movimiento No reeleccionista: Pino Suárez, Francisco y Madero. Al enterarse de esto, Venustiano decide irse a tomar unas vacaciones a Texas de nuevo mientras el calvo de Huerta se nombraba presidente de esta extraña tierra por sus tanates contrarrevolucionarios. Cuando Venustiano estaba en su casa de verano de Houston, le informaron que el Ejército Constitucionalista había buscando entre varias personas la imagen más idónea para dirigirlos, y él definitivamente se veía viril y fiero con esa barba, y no sólo eso, sino que ese ejército había ocupado la capital del país y que como jefe constitucionalista, también había sido nombrado presidente interino. Carranza sonrió complacido por su trabajo y se fue a gobernar al D.F.

Debido a varios reveses militares y algunos asesinos ninjas antirevolucionarios, Venus “pa’ los compas” se fue montando su fiel caballo llamado “burro” por el norte del país, creando brigadas que le dieran respecto y lo ayudaran a regresar a la silla presidencial mientras él esperaba en Texas las buenas nuevas, estas tropas fueron: El Ejército del Noroeste comandado por Álvaro Obregón cuando todavía tenía su brazo bueno; El Ejército del Noreste; y la División del Norte comandada por un joven afrancesado de buenas costumbres, pero luego Pancho Villa lo jusiló para quedar él, y luego ese Panchito se volvió autónomo y mandó a La Chingada al gobernador de Zacatecas que había puesto Venustiano, pero como Zacatecas era mejor que La Chingada para gobernar, hubo bronca y casi se terminan fusilando entre todos.

[editar] La Convención de Aguascalientes

Cuando Carranza regresó de sus merecidas vacaciones en la Unión Americana, convocó a una reunión en el ombligo de México, no, la capital no, más bien esa sería el aparato reproductivo y a mucha honra, más bien el ombligo de México es Aguascalientes pues esta mero en medio de la geografía nacional para que a los villistas y a los zapatistas les diera el mismo pinche trabajo de llegar, pues fueron invitados de último momento cuando otros cancelaron. Pero Zapata y Villa no gustaban de las barbas, pues ellos eran más mexicanotes y para ellos el bigote era la ley, así que le pidieron a Carranza su renuncia como Primer Jefe y mandaron llamar a los principales líderes rebeldes para echarlos a perder haciéndolos diputados, y luego que llamaran a elecciones y toda esa cosa democrática que tanto irrita a los barbones.

Carranza llamó pronto a sus compas armados para detener a esos rojos, populistas y antisistema de Zapata y Villa en una Convención Pro Barbas para dejarlo como único Presidente por el resto de su vida mortal y más allá (o sea, se le había subido el poder a la cabeza al pobre como cualquier político con hueso o chihuahueño con collar de diamantes), pero como los revolucionarios habían puesto de moda los bigotes, la Convención no sólo no apoyó a Carranza, sino lo desconoció como presidente y lo emplazó a que se rasurara ese matorral sin forma y se dejara un mostacho mexicano. Por supuesto, Venustiano se fue mentando madres, y reorganizó su ejército para repeler a esos detestables bigotones sin chiste.

[editar] El Congreso Constituyente de 1917

Carranza burro

Con este dibujo se nota como lo querían los zapatistas.

Cuando el ejército de Carranza derrotó a todos los demás y reconquistó la Ciudad de México, Venustiano pudo regresar de sus compras en San Francisco. Sabiendo que convocar a un congreso constituyente era lo más CONVENIENTE que podía hacer un líder natural y político larbobarbo como era él, por eso convocó a un montón de generales carrancistas, caciques y porfiristas a reformar la Constitución de 1857 para concretar los triunfos revolucionarios, pero dejó afuera a Villa y a Zapata porque le caían mal por buscar tierra y libertad (en el caso de los del sur) y tequila y mujeres (en el caso de los del norte).

Así que con sus amigos y con antiguos políticos del porfiriato se puso a redactar que la nueva ley suprema, que consistía en que las barbas eran obligatorias y que Venustiano Carranza iba a ser el presidente de México para siempre jamás, a los porfiristas no les pareció mala la idea de tener un gobierno de por vida. Pero los generales que habían sido contagiados por los ideales zapatistas-villistas y que por cierto usaban bigotes muy machos, se rehusaron a tener a otro Porfirio, y más bien agarraron las ideas de Emiliano Zapata sobre la tierra, la libertad, las jornadas laborales, la educación y otras cosas que hicieron que la barba de Venustiano se pusiera verde del coraje, pero que tenía que reconocer a riesgo de que la oposición lo rapara y afeitara toditito Ahí nació la Constitución Política de México de 1917, que ahora los diputados y senadores están “arreglando” para que quede más a lo que Carranza quería, en vez de los guarachudos de machetes.

[editar] Presidencia

Venustiano carranza billete

Para conmemorar su modestia y humildad, mandó a imprimir esta serie de billetes durante su mandato.

En 1917 convocó a elecciones para presidente de la República. Se postularon dos candidatos: por el Partido Liberal Constitucionalista fue Venustiano Carranza, y por el Partido Constitucionalista Liberal fue Venustiano Carranza. Las votaciones estuvieron muy parejas, pero en la recta final en un acto de modestia, Venustiano Carranza declinó por Venustiano Carranza, quien llegó al poder y en agradecimiento le dio a Venustiano Carranza el control del Legislativo.

El primer acto del nuevo presidente fue pacificar al país de tanta guerrilla que no sirve para nada en tiempos de paz (en tiempos de guerra se llaman ejército), luego reorganizó administrativamente acuñando monedas y billetes con su rostro, para que las futuras generaciones creyeran que era un viejito bueno y dulce, y por último, intentó llevar a cabo la Constitución Política, aunque para eso tuviera que violentar la Constitución Política.

[editar] Revolución de Agua Prieta

General-natera-avilla

Tomamos Agua Prieta y Evacuamos Piedras Negras. Telegrama.

Cuando terminó su cargo y acordándose lo que les hacían a los que querían tomar el poder para siempre llenarlos de plomo, exiliarlos a Francia, decidió entregarle el poder a un civil, específicamente al Ingeniero civil Nacho Bonito, pues para entonces ya no se llevaba muy bien con su compa Álvaro Obregón, sobre todo cuando Carranza le quitó su brazo bueno a Obregón. Por ello Álvaro junto a unos nuevos amigos Adolfo de la Huerta y El Plutis por el otro, se sublevó en un sitio conocido como Agua Prieta, no necesariamente llamado así por la claridad de sus manantiales.

Cuando ambos bandos obtuvieron el apoyo de la mayor parte del ejército, Carranza decidió trasladar el gobierno a Veracruz no sin antes embolsarse el tesoro de la nación, consistente en todas las monedas, billetes y barras de oro y plata que había en la tesorería, que misteriosamente fueron a parar a la Hacienda de Venus. Pero la cosa no le fue tan bien, y el karma pronto tomaría su curso natural, cuando viajando en el primer aeroplano de México su barba se enredó en la élice, muriendo de forma graciosa inmediatamente. Dejando su legado de barbas largas para la posteridad.

Presidente de México
Escudo de México
Precedido por:
Francisco S. Carvajal
Venustiano Carranza
1917 - 1920
Sucedido por:
Adolfo de la Huerta

[editar] Véase también

Herramientas personales