Woody Allen

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Woody Allen


Dirigido por

Woody Allen





Escrito por

Woody Allen





Reparto (en orden alfabético)

Woody Allen




Cita3.pngPerdona, ¿cómo dices que te apellidas?Cita4.png
Woody Allen constatando un terrible error.
Cita3.png¡Cómo! ¿Encasillado? ¡Es usted un obtuso, señor mío!Cita4.png
Woody Allen negando la obviedad.

Un clarinetista, esencialmente. Seguramente, él mismo sería capaz de dar una explicación más freudiana al respecto de sus aficiones. En cualquier caso, me permitiré decir que sus conciertos son insufribles”. Esta es la definición que daba Mia Farrow de Allan Stewart Konigsberg, posiblemente más conocido por la plebe como Woody Allen, ante las preguntas del abogado que cursaba su demanda de divorcio cuando fue interpelada para describir a su inminente futuro ex marido, que acababa de abandonarla por su hija adoptiva en una suerte de inversión perversa del Complejo de Edipo. “Ahora entiendo por qué insistía tanto en que la llamáramos Electra”, se la oyó comentar en más de una ocasión.

Pero, disquisiciones incestuoso-morales aparte, la figura de Woody Allen se presenta como una de las más grandes referencias en el panorama cinematográfico contemporáneo. Desde sus inicios como humorista de segunda en su Nueva York natal, hasta la realización de algunas de las películas más memorables de la historia del cine en su Nueva York natal, tenemos una pila de cosas que contarles. ¡Asómbrense ante las hazañas y vericuetos vitales y mentales de este tipo canijo con gafas de pasta y pinta de haber inventado el actualmente celebérrimo Acoso Escolar (como sujeto pasivo de la acción, evidentemente). Porque, si él pudo hacerlo, ¿por qué no usted también?
Allen.jpg

El sentido de la Vida.

[editar] Vida y Milagros

[editar] La Tierna Infancia: empezamos mal

Allen niño.jpg

Primera visita al oculista

Ser judío y nacer en los años 30 no parece, a priori, una buena idea. Claro que la acomodada situación económica alcanzada por la familia del pequeño Allan, que había llegado a los Estados Unidos con una mano detrás y otra delante, y que en tan sólo unos años se habían acomodado en el seno de las clases altas gracias al negocio de la madera (vendían ataúdes en el barrio italiano, aprovechándose de los grandes proveedores de materia prima que poblaban el lugar), facilitó enormemente la adaptación social de nuestro héroe. ¡Sólo en América, amigos! Enseguida, el joven muchacho comenzó a dar muestras de sus dotes como cómico ácido e inteligente. Se le atribuye la invención del famosísimo “súbito estirón de calzoncillos”, así como de los “falsos pedidos telefónicos al restaurante de comida rápida de la esquina a cargo del furioso vecino de enfrente”. Cuando apenas contaba dieciséis años de edad, fue contratado como cómico habitual en el Club Duplex, donde, a pesar de no cobrar demasiado, aseguraba la provisión diaria de frutas y hortalizas de su nevera. A requerimiento paterno, sustituyó su nombre real por el de Woody Allen, cuya sonoridad y elegancia le facilitaría el acceso a los circuitos profesionales al tiempo que salvaguardaba el honor de la familia. La cosa pintaba bien.

Allen-atado.jpg

Su afición a sacar el clarinete le hacía acabar la mayor parte de las fiestas así.

[editar] La inevitable Universidad y sus terribles consecuencias

Como no podía ser de otro modo, las hondas inquietudes intelectuales de Allen, unido al hecho de que su padre le expulsara de casa por vago tras golpearle con el rodillo de amasar, le llevaron a matricularse en la Universidad de Nueva York. Allí pudo establecer relaciones participando en reuniones y eventos socioculturales con la flor y nata de la intelectualidad neoyorquina, por lo que desarrolló inmediatamente un alcoholismo galopante y algunas enfermedades venéreas sin demasiada importancia. La expulsión de la Universidad no se hizo esperar demasiado, y Woody se encontró en la necesidad de buscar vías de financiación para sus proyectos. Una de las múltiples estrategias utilizadas a tal fin le dieron la idea de la que sería su primera película como director, guionista y actor protagonista: “Toma el dinero y corre”. El mundo artístico estaba de enhorabuena; había nacido una estrella.

[editar] La madurez creativa: ¡Éxito, Dinero, Mujeres…!

Allen entró en una vorágine creativa que le llevó a firmar algunas de las cintas más memorables de la Historia del Cine Universal. A pesar de su incapacidad física para abandonar la ciudad de Nueva York, y más concretamente, su cuarto de baño, sus películas obtuvieron los mayores reconocimientos en el Viejo Continente. Los Europeos (y los franceses también) acogieron con los brazos abiertos a este su nuevo gurú de las artes y las letras. Las influencias de ilustres pensadores como Freud, Bergman o Fellini; la intensa formación clásica griega y latina, y las querencias Shakespearianas y Cervantinas del cineasta resultaron decisivas para ser considerado un ídolo de masas en el continente vecino. Lamentablemente para él, nadie es profeta en su tierra, y la ilustre Academia de los Óscar no le rendía el homenaje del que se suponía merecedor. La explicación ofrecida de uno de sus colegas de profesión acerca de tan curioso fenómeno es digna de mención: “Es normal que allí les guste; están demasiado lejos como para escuchar sus conciertos”.
Mia Farrow.jpg

Mia Farrow pidiendo el divorcio.

En cualquier caso, y dadas las circunstancias, sus relaciones personales se resintieron. La que por aquel entonces era su tercera esposa, la también actriz y musa de gran parte de sus películas, Mia Farrow, reveló que Allen pasaba las noches en vela maldiciendo a los hados adversos y lamentándose de su aciago destino cruel “O eso pensaba yo” –decía Farrow-, "Parece ser que encontró la solución a sus problemas en la filosofía oriental".

[editar] Los escándalos (tenían que llegar)

En efecto, Allen, en una historia digna de la tragedia griega más pintada, y con unas connotaciones freudianas que para sí quisieran muchas de sus películas, decidió poner fin a su matrimonio para comenzar una relación cuanto menos inusual con la que hasta entonces había sido su hija adoptiva, Soon-Yi, considerada por muchos como la nueva Yoko OnoO por lo menos se le parece mucho”, comentó un activo participante del Foro de admiradores de Mia Farrow en Internet. Las justificaciones de Allen (“La verdad es que no se parece nada a mí”) no resultaron suficientemente convincentes para sus detractores, y llegó a sufrir en sus carnes brutales atentados terroristas consistentes en cambiarle los cristales de sus gafas por otros de mayor graduación o alterar la afinación de su clarinete a una octava más alta que el resto de los miembros de su banda, cosa que molestaba en grado sumo al cineasta.

[editar] Actualidad (al final nunca pasa nada)

Allen estatua.jpg

¿Sincero reconocimiento, o Metáfora Plúmbea?

A pesar de aquel revuelo, los devaneos amorosos del Hombre no han logrado ensombrecer la grandiosidad y excelencia artística del Profesional, y Allen disfruta hoy en día de más reconocimiento que nunca.

La multitud de premios que le han sido otorgados, entre los que ya se encuentran varios Premios Oscar de la Academia, Palmas de Oro de Cannes y Estrellas Ninja de la Inciclopedia, amén del solemne Premio Principe de Asturias de las Artes (En palabras del propio Allen: “Esos premios organizados por la Casa Real Española para darse a conocer a sí misma premiando a personajes sobradamente conocidos”), le convierten en uno de los artistas más laureados de nuestro tiempo, al punto de habérsele erigido una estatua en el mismo centro de Oviedo, capital asturiana donde posteriormente rodaría parte de la película Vicky Cristina Barcelona (“Todo interiores”, aclaró). Escritor, dramaturgo, músico y cineasta, este Hombre del Renacimiento nos continúa maravillando con sus neurosis, sus psicosis y sus sarcoidosis. Que sea por muchos años.

[editar] Filmografía Selecta

En general, las películas de Woody Allen se caracterizan porque no hay persecuciones por la autopista, ni presidentes de los Estados Unidos de América que salvan al mundo, ni gente con superpoderes. Además, suelen incluir dos infidelidades, un divorcio, una madre insoportable y al menos tres referencias subrepticias a Ingmar Bergman. El protagonista suele ser un tipo con gafas y poco pelo que se queja por los impuestos, sufre mal de amores, va al psicoanalista y asegura padecer alguna enfermedad terminal. Al final no suele haber explosiones, ni bodas, ni se descubre que algún personaje resultaba estar muerto desde el principio. De hecho, pueden ir enlazándose unas películas con otras sin que el espectador se percate de ello. Suele ser requisito para la interpretación del papel de actriz protagonista el contraer matrimonio con el director. Veamos algunas de las películas más importantes en la filmografía de este genio del celuloide.

[editar] Toma el dinero y corre (1969)

Allen divan.jpg

Practicando su deporte favorito

Debut de Allen como director, guionista y actor. Algunos problemas de presupuesto y otros de personalidad múltiple fueron los detonantes de semejante pluriempleo, que se repetiría en adelante en no pocas ocasiones. Autobiografía en formato documental acerca de métodos alternativos de subsistencia en Nueva York. El desafortunado título con que fue presentada en Latinoamérica ("Robó, huyó y lo pescaron") provocó su rotundo fracaso en taquilla por aquellos lares, al resolverse el desenlace del film en el propio título.

[editar] Annie Hall (1977)

La consagración de Allen como director de culto. Gano una pila de Oscars que el director no fue a recoger "porque se me olvidó". Su estructura narrativa sentó los cimientos de obras posteriores como "Memento", "Reservoir Dogs" y "Aquí llega Condemor (El pecador de la pradera)". Inicialmente se pensó en Katherine Hepburn para el papel protagonista, pero su avanzada edad y su negativa en contraer matrimonio con Allen decantaron finalmente la balanza a favor de Diane Keaton (sobrina de Buster Keaton y prima de Michael Keaton, más conocido como Batman).

[editar] Manhattan (1979)

Una cromatofobia repentina de Allen obligó a rodar este film en blanco y negro. Aunque la crítica especializada la considera un homenaje a la ciudad de Nueva York, el propio director revelaría años después que la película en su totalidad es el resultado de la ingesta masiva de cantidades industriales del célebre cóctel homónimo. "No recuerdo haber rodado eso", manifestó.
Groso.png

¡No es Michael Caine, pero se le parece mucho!

[editar] Hannah y sus hermanas (1986)

Mia Farrow, tras casarse con Woody Allen, fue la seleccionada para interpretar el papel protagonista, aunque deslumbra la interpretación del carismático y fotogénico Michael Caine y su penetrante mirada. La princesa Leia también interviene, aunque Allen no le permitió conservar el peinado-ensaimada que luciera en Star Wars, ni cedió a sus requerimientos de empuñar una espada láser en la escena final del film. La famosa serie de televisión española "Los Serrano" está inspirada en esta cinta de desavenencias fraternales y devaneos sentimentales. La segunda parte planeada por Allen, "Fruela y sus Abuelas" no pasó de mero proyecto al no contar con el beneplácito de la productora.

[editar] Delitos y Faltas (1989)

Un tipo pretende matar (Delito) a su amante (Falta) cuando ésta le amenaza con entablar una animada charla con su esposa. Al final la mata. Obra Maestra.

[editar] Poderosa Afrodita (1995)

Inspirada en la tragedia clásica griega, y protagonizada por el tipo de las gafas y Helena Bonham Carter, más conocida como La Novia Cadáver, en el papel de una prostituta iletrada. Las declaraciones de Allen en la presentación de la película dedicándole la obra a su ya ex esposa Mia Farrow ("sin duda alguna fuente máxima de inspiración para esta cinta"), dejaron a las claras las desavenencias que por aquel entonces les separaban.

[editar] Celebrity (1998)

Considerada una obra menor de Allen, la inclusión de Leonardo Di Caprio en el reparto obligó a extremar las medidas de seguridad. No obstante, la cleptomanía de Wynona Ryder mantuvo suficientemente ocupadas a las fuerzas del orden. La ruina en el presupuesto causada por las desapariciones misteriosas de objetos de valor y el pago de elevadas multas y fianzas fueron la excusa esgrimida por el director para justificar el fracaso del film.

[editar] Match Point (2005)

Scarlett.jpg

El perfil psicológico idóneo

Un decreto ley del alcalde de Nueva York prohibiendo a Woody Allen rodar más películas en sus calles obligaron al director a superar sus problemas de agorafobia y salir por primera vez a rodar al mundo exterior. Allen fue muy astuto y contrató a Scarlett Johansonn como actriz principal "porque su perfil psicológico era el idóneo". La película ganó un premio Goya, lo cual causó mucha risa en el director neoyorquino que, sorprendentemente, no acudió a recoger el galardón que le iba a entregar el hermano feo de Javier Bardem.

[editar] Enlaces Matrimoniales

Herramientas personales